Edición Nº 691 - viernes 13 de octubre de 2017        

Confidencialidad y UPM

El Presidente Vázquez anunció que la semana próxima se firmará el acuerdo con UPM y que luego informará a la oposición. Pudo y debió hacerlo antes, dado que el Estado asumirá obligaciones que van más allá de este período de gobierno.

El doctor Tabaré Vázquez le aseguró a Radio Sarandí que la semana próxima quedará pronto el acuerdo con UPM para la instalación de la segunda planta de celulosa de la empresa finlandesa. Ese convenio no se conoce hasta ahora, ya que al iniciarse las negociaciones se firmó entre las partes un documento de confidencialidad que obliga a mantener reserva respecto al contenido de las ventajas que reclama la empresa y que el gobierno está dispuesto a conceder.

Comprendemos que las negociaciones deben llevarse con cautela, pero a la vez señalamos que si el gobierno asumirá, en nombre del Estado, obligaciones que van más allá de la finalización de su período —como todo hace pensar que así sucederá— el Presidente Vázquez y sus ministros debieron informar con anticipación a los líderes de la oposición.

Hace un tiempo, cuando cundió en el gobierno la idea de que podrían encontrarse reservas petroleras, el Presidente Vázquez citó a los ex Presidentes —y concurrieron a la reunión todos ellos, los doctores Sanguinetti, Lacalle Herrera y Jorge Batlle y el señor José Mujica— para acordar la forma de actuación del Estado en el caso de que la prospección en marcha tuviera un resultado exitoso. Luego se supo que la empresa que realizaba la exploración no halló reservas relevantes, por lo que no fue necesario insistir con las consultas. Similar conducta había mantenido el ex Presidente Mujica en torno a la explotación de hierro en Valentines, cuando citó a la oposición y se instaló un grupo de trabajo que acordó un documento base y preparó un proyecto de ley. Luego el mismo gobierno violó lo establecido en el acuerdo interpartidario (como te digo una cosa…) pero la consulta previa se hizo.

¿Qué ocurrirá ahora si la oposición entiende, por ejemplo, que las concesiones que ofrece el gobierno son exageradas? Acaba de renunciar un alto jerarca del Ministerio de Economía y Finanzas por entender que el gobierno ha cedido demasiado, otorgando facilidades que inclusive pueden comprometer la conveniencia de la inversión, esto es, el país perdería recursos en vez de obtenerlos. El gobierno se compromete a realizar obras de infraestructura por U$S 1.000 millones, los que seguramente se financiarán con más deuda externa y no estaría recaudando la contrapartida impositiva equivalente. Versiones de prensa indican que UPM reclama algo más que las exoneraciones que se han establecido a Botnia primero (luego UPM 1) y a Montes del Plata después, solicitando que la exoneración del impuesto a la renta se extienda a las plantaciones de árboles y no sólo a la actividad fabril. Lo que, al pasar raya, significaría una ecuación negativa para las finanzas del Estado.

Si esto es así, se daría una situación en que la consulta a la oposición sería ficticia, porque una vez firmado el acuerdo se generan obligaciones que hacen imposible cambiar sus términos, quedando la oposición sin margen para influir. En esa medida se trataría de una puesta en escena sin ninguna consecuencia, como la que montó el gobierno en torno a la seguridad pública.

No dudamos que las inversiones son importantes y precisamente fue el Partido Colorado el que inició —con la oposición del Frente Amplio— el camino de las plantas de celulosa. Pero da la impresión de que en esta oportunidad, y tras la renuncia del economista Masoller al Ministerio de Economía al entender que las concesiones del gobierno son excesivas, el asunto está planteado en términos de conveniencia política más que económica, ya que el doctor Vázquez obtendría el propósito de mostrar un logro concreto de su administración pero con poca o dudosa repercusión en el progreso real.

En suma, entonces, lo que el país merece saber es si estamos ante una gran inversión que le favorezca o ante una operación política del señor Presidente.


El subsidio y la Constitución

Mucho se ha discutido estos días sobre el subsidio que la ley otorga a los titulares de cargos electivos y al momento en que él puede funcionar. Se han intentado interpretaciones antojadizas, pero la letra es muy clara y la intención del constituyente más que evidente.

En la reforma constitucional de 1967 se establecieron algunas normas moralizadoras de la función pública a fin de superar las fuertes críticas que se oían en aquel momento ya difícil de nuestro periplo democrático. Fue así que tácitamente se derogó el beneficio para los legisladores de la importación automóviles sin impuestos, se prohibió ser candidatos a cargos electivos a los directores de organismos jubilatorios hasta pasado un período desde su cese y se dictó esta norma para impedir lo que por entonces se llamaban “cooperativas electorales”.

La cuestión fue que en que la práctica política se hacían acuerdos de división del mandato legislativo, de modo que tres o cuatro titulares se iban sucediendo y generando así varias jubilaciones de diputado o senador basadas en la misma banca. Como es natural, llovían las críticas y por eso es que, con toda claridad, se estableció que “ningún Legislador ni Intendente que renuncie a su cargo después de incorporado al mismo, tendrá derecho al cobro de ninguna compensación ni pasividad que pudiera corresponderle en razón de cese de su cargo, hasta cumplido el período completo para el que fue elegido” (art. 77, inciso 10). Más claro, echarle agua. No hay dos interpretaciones posibles.

Luego se disponen dos excepciones: la renuncia por enfermedad debidamente justificada ante Junta Médica o bien la autorización expresa de los tres quintos de integrantes del cuerpo al que pertenecían. Si la letra es clara, su espíritu lo es más aún.

Queda claro enteonces que ha sido una alcaldada la disposición administrativa de la Vicepresidente de la República, disponiendo el pago inmediato del subsidio a su antecesor. Si con anterioridad hay precedentes de que se consideró suficiente la aceptación de la renuncia, ellos carecen de todo valor. Todos ellos habrían sido resoluciones inconstitucionales, como lo es la comentada.

La norma constitucional posterga, entonces, claramente, el cobro del subsidio a la fecha del cese del mandato.

Se ha discutido también el fundamento mismo de ese subsidio y en ese caso creemos que se trata de una norma de estirpe democrática, porque atempera en algo los riesgos propios de una función política que en cualquier momento puede terminarse, sea porque no se logró una reelección u otras circunstancias. En su versión original el subsidio era por 3 años y luego se redujo a l.

Como es habitual en estos casos, suelen descargarse cuestionamientos por lo que se considera un privilegio, que no lo es porque en términos generales la legislación procura siempre atender las situaciones de desocupación, que en el caso de los cargos políticos es muy particular. En efecto, agregarle a su incertidumbre connatural, el peso de una intemperie penosa, solo hace desalentar el esfuerzo de quienes, al ocupar funciones exigentes, deben sacrificar sus habituales medios de vida. Esto hace a un debate más general aún, que es el de la remuneración del político en democracia, que debe ser suficientemente generosa para que la función pública no quede exclusivamente en manos de ricos o de “vivillos”, alejando a quienes , viviendo de su trabajo, no pueden comprometer su futuro y el de sus familias.

Valgan estas consideraciones para dejar bien en claro que este debate no es de mezquindad sino de constitucionalidad, que no se trata de golpear al caído sino de que nos atengamos a las normas que son la garantía de todos.


La locura catalana

Por Julio María Sanguinetti

Lo que viene ocurriendo en Cataluña es una macabra exhibición de los niveles insospechados a donde puede llevarse a un pueblo por medio de la demagogia nacionalista.

Cataluña es parte de España hace 500 años. Con anterioridad no había sido reino, como sí lo habían sido otras regiones, y en aquel 1492 en que Isabel de Castilla y Fernando de Aragón acordaron la unidad de España, pertenecía precisamente al reino de Aragón . No estamos entonces ante una anexión ni un sometimiento a España. Cataluña era Aragón, y como tal pasó a ser parte de ese nuevo Estado.

Los independentistas no niegan este hecho, pero se abrazan al conflicto que se planteó en 1700, cuando murió el último rey Habsburgo y se desató una fuerte pulseada de hegemonías entre las potencias monárquicas. Luis XIV de Francia invocaba los derechos dinásticos de los Borbones a favor de su nieto, que sería luego Felipe V, mientras el Imperio Austríaco proclamaba al Archiduque Carlos III como heredero legítimo. La causa austriaca era apoyada por Inglaterra y Holanda, que veían por ese camino una mejor oportunidad para el desarrollo del comercio, temerosos de la fuerte potencia francesa. Barcelona pareció inclinarse primero por los Borbones, pero luego se cambió de bando y eso llevó a un enfrentamiento militar en que aquellos resultaron vencedores. Está claro que era una lucha entre monarquías imperiales y cuesta creer que la defensa de un príncipe austríaco fuera la expresión de una independencia catalana.

Por cierto, el independentismo catalán no es nuevo. Especialmente desde 2006, en que la Autonomía se dictó un Estatut, que luego en parte declaró inconstitucional el Tribunal Constitucional, recrudeciendo el discurso soberanista de proclamar un república independiente.

El hecho es que Cataluña, adentro de España, creció y prosperó, al punto que en torno al 900 organizó dos enormes Exposiciones Universales en 1888 y 1929. La burguesía industrialimpulsó esos acontecimientos y financió una inédita e imaginativa expansión urbanística, con la notable arquitectura de Gaudí, Domenech y Montaner y Puig y Cadalfach. Esa expansión tuvo que enfrentar, sin embargo, un radicalismo político muy fuerte, de raíz anarquista, en que los atentados a gobernantes menudeaban. Fue por esos años en que comenzó la prédica nacionalista que llega hasta nuestros días.

Los tiempos de Franco fueron muy duros para ese sentimiento de catalanidad. La dictadura les restringía el uso de su idioma, cortaba todo brote autonomista, aunque apoyaba con vigor la expansión industrial. A ella se añadía una fuerte actividad cultural, que hacía de Barcelona la ventana europea de un país que estaba desgajado de su América y aun de Europa. Los nuevos tiempos democráticos abrieron otros horizontes y la Constitución de 1978 no solo estableció una monarquía constitucional sino que aseguró la unidad de España con el reconocimiento al “derecho a la autonomía de las nacionalidades que la integran”. Ese fue el gran pacto, consagrado por un referéndum, en que Cataluña votó a favor con el 91% de los sufragios.

Bajo esa Constitución, España y Cataluña han vivido los mejores tiempos de su historia, en cuanto a libertades y desarrollo. ¿Cómo puede entonces atropellarse ese gran código político, que no prevé ninguna secesión, para lanzarse a dividir el país de un modo pasional? Hoy por hoy no solo España se siente ofendida con Cataluña sino que éstaaparece dividida por sentimientos muy fuertes.

Durante años se ha cultivado la idea de que Cataluña estaba expoliada por el resto de España, para solventar las regiones más pobres y menos productivas. Eso no es así porque Cataluña no aporta más que Madrid en ese empeño solidario que todos han compartido para vivir en un país más justo. Imaginar que la independencia les dará un mejor vivir a los catalanes es tan absurdo como que perderán el mercado europeo a donde hoy entran sin aranceles, no tendrían reconocimiento internacional, provocarán —como ya se está viendo— el éxodo de empresas, la imposibilidad de la banca de continuar sin el respaldo del Banco Central y del Banco Europeo y se alejarían de una España que también es para ellos una importante fuente de negocios.

El Rey ha fijado un límite. No se resignará a ser el monarca de la división y de eso debieran tomar nota los irresponsables que han lanzado este golpe de Estado institucional, alzándose contra las claras decisiones de todos los tribunales, que establecen la ilegalidad absoluta de esos procedimientos unilaterales. El martes se esperaba la declaración pomposa de la independencia pero el Presidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha superado todos los récords de la ambigüedad al decir que asume el referéndum ilegal como un mandato para construir una república independiente, pero que ella queda en suspenso. O sea que suspende lo que no declaró, aunque subraya la validez de esa votación nula según la Justicia. Ahora está entre la espada y la pared: de un lado tienen a todos los radicales que apoyan la independencia y que hoy están decepcionados y del otro un gobierno que le intima que aclare si declaró o no la independencia y que si sigue adelante le va a intervenir al amparo de la Constitución.

Esun dilema de hierro. El gobierno no puede aceptar el diálogo que pide la Generalitat mientras siga diciendo que la decisión es la independencia, porque entonces de qué diálogo se hablaría. A su vez, si interviene las autoridades de la autonomía, tendrá que usar la fuerza pública, con todos los inconvenientes que ya se vieron el día del referéndum.

La verdad es que dividir a esta exitosa España post franquista esun crimen. En buena parte ya consumado porque el resentimiento está instalado en todo el país y en Cataluña misma. En algún momento habrá un diálogo y probablemente una reforma constitucional que redefina las autonomías, pero ello es demasiado lógico para estos energúmenos que se han lanzado al espacio sin paracaídas.


Trabas brasileñas: nada es gratis

El pasado martes cobró vigencia una traba al comercio de lácteos uruguayos hacia Brasil. Hay razones de política interna, pero la conducta del gobierno uruguayo no hay ayudado —ni ayuda— en lo más mínimo.

Aunque resulte insólito, el gobierno se enteró… ¡por Whatsapp! Efectivamente, un funcionario recibió un mensaje a través de esa plataforma en el que aparecían declaraciones del Ministro de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento de Brasil, Blairo Maggi, luego de que éste se reuniera con la bancada de parlamentarios ruralistas, anunciando la suspensión de la importación de productos lácteos uruguayos hasta que nuestro país demuestre que produce toda la leche que envía a Brasil. Los productores brasileños acusan a Uruguay de triangular leche de origen neocelandés.

El gobierno uruguayo respondió con una “medida espejo”.

El gobierno sabía que la probabilidad de problemas con Brasil en el tema lácteo era muy alta. En primavera siempre hay más producción láctea y el mercado brasileño queda en condiciones de auto-abastecerse, por lo que la presión de los productores lácteos brasileños para reducir la competencia externa siempre se intensifica por esta época. Además, hacía tiempo que el país norteño venía reclamando al gobierno uruguayo para que acepte una cuota de 3.000 toneladas mensuales de productos lácteos, igual a la cuota que aceptó Argentina en 2009, lo cual ha sido sistemáticamente rechazado, tanto por productores como por el gobierno. Adicionalmente, el gobierno de Temer, debilitado políticamente, necesita desesperadamente fortalecer su frente interno, lo cual lo torna más vulnerable a las operaciones de lobby.

El Ministro Nin ha señalado que le sorprende que no haya habido ninguna comunicación oficial, agregando que —además de perjudicial para Uruguay— la medida brasileña es en todo punto inconveniente en plena negociación con la Unión Europea, mostrando que los socios del Mercosur se bloquean recíprocamente el comercio, debilitando la posición del bloque en esa negocación.

La verdad es que, además de las razones ya señaladas, que refieren a la política interna brasileña, el gobierno uruguayo no ha hecho “méritos” con Brasil. La frialdad con el gobierno de Temer es ostensible, tanto como el apoyo de diversos políticos oficialistas a Lula (por ejemplo, el ex Presidente Mujica). En Brasil también cayeron muy mal las declaraciones del Ministro Ernesto Murro criticando duramente la reforma laboral brasileña, así como la amenaza de denunciar a Brasil ante el Mercosur por ese motivo. Y tampoco nos podemos olvidar el incremento de la tasa consular, que cayó mal en Buenos Aires y en Brasilia.

¿Se darán cuenta de que nada es gratis en materia de política exterior?


La falsedad en el alma

Por Luis Hierro López

El centenario de la revolución rusa y el cincuentenario de la muerte del Che Guevara son acontecimientos que demuestran que los grupos de la así llamada izquierda radical han aceptado y cultivado la mentira durante décadas.

Hace un siglo de la revolución rusa, movimiento que provocó durante varias décadas el elogio y la admiración de algunas corrientes políticas de izquierda en todo el mundo, bajo la interpretación de que significó el derrocamiento de un régimen autocrático y antipopular. Los hechos indesmentibles demuestran que la revolución culminó en octubre de 1917 cuando los bolcheviques dieron un golpe de estado que instauró un sistema más autoritario que el de los zares. Allí se instaló a sangre y fuego una dictadura que, basada en el terror –justificado por Lenin– y extendida hasta 1989, estuvo signada por el centralismo burocrático y antidemocrático, la persecución perversa a los opositores, los asesinatos contados por millones, las hambrunas más dramáticas, el aplastamiento de todas las libertades y derechos. La mera existencia de los Gulags como campos de confinamiento y de lento exterminio, la colectivización forzosa de la tierra –que provocó tantas muertes como la propia Revolución– y la creación e imposición de una cultura y un pensamiento únicos fueron expresiones claras de un totalitarismo que, por su extensión en el tiempo y por la cantidad de sus víctimas, fue peor que el nazismo.

Pese a ello, en nuestro país y hasta no hace mucho tiempo, varios sectores elogiaban esa dictadura y justificaron todos sus atropellos, incluso las crueles invasiones a Hungría y a Checoeslovaquia.

Lo mismo ocurre con Cuba y con el Che Guevara. La ciega y religiosa adhesión a esas causas que todavía mantienen varios sectores políticos y sindicales es elocuente respecto a su falta de principios democráticos. Son los mismos que defienden a Maduro.

El cincuentenario de la muerte del Che tras su aventura en Bolivia dio lugar acá a una sesión de la Cámara de Diputados, en la que varios legisladores frenteamplistas elogiaron su lucha. Uno de ellos, Gonzalo Martínez dirigente de la juventud del 26 de Marzo, sostuvo que Uruguay debe seguir el camino del Che porque es la única forma de luchar contra el imperialismo. Es decir, el diputado reivindicó la lucha armada para llegar al poder aunque haya que fusilar por centenares a los adversarios, lo que significa un delirio además de una enorme irresponsabilidad política e ideológica.

Falsedades de similar entidad han tejido los tupamaros, ocultando sus violentas agresiones a los derechos humanos y su ataque a la democracia al crear el relato de que fueron especies de Robin Hood y que fueron presos por luchar contra la dictadura. Por suerte para las nuevas generaciones, la sociedad está conociendo ahora la historia real, que muestra que los tupamaros fueron unos revolucionarios delirantes y soberbios que creyeron que podían implantar acá el ejemplo cubano y que podían llegar al poder a través de las armas y a lo que diera lugar, aunque tuvieran que secuestrar y asesinar inocentes. El relato auténtico muestra que la trayectoria tupamara no tuvo nada de heroica y se basó en una turbia trama de traiciones y engaños.

Pero aunque las mentiras se vayan desmantelando con el paso del tiempo, estas tendencias políticas tienen la enorme capacidad de inventar cada tanto nuevas falacias y enemigos. Son personas y grupos que creen que la imposición de sus ideas y la conquista de sus metas justifican cualquier conducta, la mentira sostenida en el tiempo, la calumnia repetida y machacona e incluso el odio y el asesinato. Estos tres procesos históricos verificados durante un siglo, la revolución rusa; la revolución cubana y el endiosamiento del Che; y el relato tupamaro, así lo confirman. Eso es lo que la “sociedad abierta” debe tener siempre en cuenta.


La verdad sobre la Toma de Pando

El periodista Leonardo Haberkorn, autor del libro “Historias Tupamaras”, publicó en su blog El Informante un artículo –que acá reproducimos– sobre el ataque tupamaro a la ciudad de Pando.

Como cada 8 de octubre, el Movimiento de Liberación Nacional (MLN) - Tupamaros volvió hoy a celebrar la llamada "Toma de Pando", ocurrida en 1969.

Esta vez lo hizo difundiendo en redes sociales un artículo de Julio Marenales, fiel reflejo de la historia oficial de la guerrilla.

Marenales titula su nota como "la toma de Pando" y en su interior habla del "copamiento de la ciudad de Pando". En realidad, ninguna de las dos cosas existió.

Uno de los primeros tupamaros, Aníbal de Lucía, con más sinceridad que los redactores del mítico relato rosa del MLN, ha puesto en sus justos términos lo que fue la acción de Pando: una serie de asaltos simultáneos.

Lo dice en el libro Historias tupamaras: "El MLN no tomó Pando. Lo que hizo fue ir a la comisaría, a los bomberos, a dos bancos y a la central telefónica, pero cuando vos tomás un pueblo de verdad, te quedás con todo el pueblo, cerrás la entrada y lo mantenés una hora, dos horas, tres horas, lo que te dé la nafta. Pero lo que hicimos nosotros no fue tomar Pando. Tomar Pando es quedarse con Pando, aunque sea por quince minutos. Ser el dueño. Y cuando viene el Ejército, decís, bueno, tenemos tomado esto, vamos a hablar. Pero lo que ocurrió fue mucho menos que eso".

Ese "mucho menos" real, sin embargo, tuvo un altísimo costo de vidas: cinco muertos.

Marenales, en su artículo, solo recuerda los nombres de los tres jóvenes tupamaros que perdieron la vida en la operación: Alfredo Cultelli, Jorge Salerno y Ricardo Zabalza.

A Carlos Burgueño, un uruguayo cualquiera, que murió baleado por estar en las calles de Pando cuando lo sorprendieron los asaltos tupamaros y la obligada respuesta policial, Marenales no lo nombra. No escribe su nombre ni su apellido, como si no valiera la pena, como si el hombre no hubiera tenido padres, esposa y e hijos, como si su vida hubiera valido menos que las de Cultelli, Salerno y Zabalza.

Para el MLN hay muertos de primera y muertos de segunda.

Burgueño, Marenales, el pobre hombre se llamaba Burgueño.

Marenales apenas alude a su muerte diciendo que durante la operación "hay un enfrentamiento con heridos y un muerto por parte de la Policía".

La muerte de Burgueño fue objeto de versiones contradictorias. Lo que es seguro es que lo mató una bala perdida. Marenales le achaca la muerte a la policía. Pero -incluso suponiendo que así haya sido- Marenales se saltea por completo el hecho de que Burgueño nunca habría muerto si los tupamaros no hubieran ido a Pando aquel día.

Qué facilidad tienen los líderes del MLN para no asumir sus responsabilidades.

No es algo nuevo. Como también consta en Historias tupamaras, en su biografía escrita por Miguel Ángel Campondónico, Mujica se explaya tres páginas sobre los errores que su organización habría cometido en Pando sin nombrar siquiera a Burgueño, ni dedicar una sola palabra a su muerte gratuita.

¡Tres páginas hablando de errores y ni una palabra sobre la muerte de un inocente!

En Pando, además, hubo un quinto muerto: el sargento de la policía Enrique Fernández Díaz, herido por los tupamaros y fallecido tras varios días de agonía. A él, Marenales no refiere ni siquiera en forma anónima como hace con Burgueño. Es como si no hubiera existido, como si no hubiera muerto, como si los tupamaros no hubieran matado, como si los muertos de Pando hubieran sido cuatro y no cinco.

Para el MLN hay muertos de primera, de segunda y también de tercera.

Reescribir la historia. Moverla. Contarla a piacere. Especialidad de la casa.

Una pequeña muestra adicional: en su artículo, Marenales insiste con una de sus afirmaciones preferidas: "el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros nunca fue una guerrilla". Era solo un grupo político que "realizaba operaciones de pertrechamiento y de propaganda armada".

Debería explicarle su punto de vista a las familias de las decenas de muertos que dejó el accionar de ese grupo de buenos muchachos dedicado apenas al pertrechamiento y la propaganda.

Siguiendo el razonamiento de Marenales, la jornada de Pando fue simplemente un acto propagandístico.

Una acción publicitaria que le costó la vida a cinco personas.


Incertidumbre en las negociaciones Ue-Mercosur

Por Tomás Laguna

La primera instancia de intercambio de ofertas entre la Ue y el Mercosurconcluyó con sabor de insatisfacción para nuestras urgentes expectativas de una mejor inserción internacional.

Este ejercicio transaccional tan particular estaba interrumpido desde el año 2004, cuando las ofertas ingresaron en una dinámica de cotización en baja hasta que la UE pateó el tablero y rompió la mesa de diálogo. Ya hemos comentado al respecto. 

Una particularidad en el reinicio del diálogo lo pautó el hecho que el  Mercosur tuvo tantos negociadores como países lo integran, en tanto la Ue era mono comando, con una sola persona representando al bloque. Esto se puede explicar de varias maneras. Desde que la consolidación institucional de la Ue es mucho mayor (vaya novedad), hasta reconocer que las expectativas de los países del Mercosur tenían cada uno sus énfasis al momento de la negociación, aun cuando compartían algunos denominadores en común.  

Como sea, en Brasilia se constituyeron las representaciones de las Cancillerías de los 4 países acompañadas de una nutrida delegación de los privados, procurando apoyar desde el “cuarto de al lado” como se suele decir. Ni que mencionar que para nuestro país la trascendencia de alcanzar acuerdos para colocar nuestra producción eximiendo los costos arancelarios que operan en el marco de las normas de la Omc resultan cruciales. Exportamos el 70% de la carne y lácteos, más del 90% del arroz y soja en relaciones prácticamente inversas a las de nuestros socios más grandes, Argentina y Brasil. Esto también puede ser un diferencial en las actitudes al momento de negociar. Sin embargo Brasil fue un buen aliado, más contundente, negociador y ofensivo que nuestros vecinos del otro lado del río, más proclives a firmar “algo” no importa lo que se logre, en una actitud difícil de comprender. Hay que entender  que más allá de los cambios de gobierno, Argentina sigue siendo proteccionista de su sector industrial en extremo con medidas que suelen ir mucho más allá de lo permitido a nivel de Omc. Por lo tanto seguramente le sirva más la mera formalidad de un acuerdo que su contenido.

¿Cómo nos fue en nuestras expectativas? Bien gracias. Obviamente que lejos de las mismas pero tampoco para inmolarnos por el desencanto. Porque esto sigue...

Los lácteos en comunión de acuerdos quedaron fuera de la negociación. Triste perspectiva de futuro para nosotros, a partir de la cual asumimos que producimos para abastecer a Brasil, aún a despecho de su intención de protegerse mediante cupos de las importaciones intra bloque. Pero es otra historia sobre la que también hemos dado nuestra opinión.

Nuestros arroceros acompañaron a la delegación oficial con representantes de los productores y de los molinos. En este rubro la delegación más numerosa y representativa del Mercosur. El bloque solicitaba un cupo de 400.000 tt, la UE ofreció la décima parte. Aún no sabemos cuál sería el criterio de distribución, pero como sea rige aquello de  “peor es nada”. El mercado europeo es altamente exigente en particular en aspectos fitosanitarios, pero a la vez es codiciado por los valores logrados. De las 44.000 toneladas que van negociadas en esta zafra el 12% fue con ese destino, pero venimos en años dónde no más del 5% del arroz fue  exportado a la UE. Lograr una cuarta parta de las 40.000 tt ofrecidas no deja de ser un estribo para ocupar mejores posiciones en un mercado tan exigente a partir de la excelencia de nuestra calidad arrocera.

La carne es el rubro que más ha dado que hablar. La delegación de nuestro país involucró a varias gremiales de productores y las dos principales de la industria. En los fluidos ámbitos de encuentro regional, tales como el Foro Mercosur de la Carne como la Federación de Asociaciones Rurales del Mercosur (Farm), ambos lugares de encuentro de las gremiales de productores e industria en el primer caso y solo rurales en el segundo, las expectativas eran muy fuertes, marcando como aspiración máxima el 5% del consumo interno de carne de la UE, algo así como 390.000 tt. Insólitamente se venía discutiendo  como distribuir este posible generoso cupo cuando aún no se conocían las ofertas. Lógicamente cuando las expectativas son grandes el desencanto es aún mayor ante ofertas mezquinas, y esto ocurrió. Como muy bien fue caracterizada en un comunicado de la “FARM”, las 70.000 tt ofrecidas (50% enfriada y otro tanto congelada) dan para que los europeos consuman dos hamburguesas de carne del Mercosur por año. Pero tanta mezquindad obedece a una fuerte resistencia  de los ganaderos europeos, quienes hasta realizaron manifestaciones callejeras protestando contra cualquier posible intento de acuerdo en materia de este rubro con el Mercosur. Con este panorama, la exigua oferta tiene como único aspecto positivo que fue plasmada por escrito otorgándole validez formal como piso de negociación. De distribuirse por partes iguales, como lo pretende Paraguay (dudoso criterio), las 17.500 tt que le corresponderían a Uruguay significan algo así como el 25% de nuestras exportaciones  a la UE. Lejos de lo pretendido pero tampoco para despreciarlo...

Entre los productos sensibles, dónde no la vamos pero integran una misma unidad de negociación, está el etanol, particularmente de interés para Brasil y Argentina. Ambos también consideraron la oferta de 600.000 toneladas como desilusionante.

Desde la UE se dice tómelo o déjelo, desde el Mercosur se entiende que la pelota está en aquella cancha y se espera una mejor propuesta de aquí a noviembre, próxima instancia de negociaciones previo a la fecha límite para lograr un acuerdo, en diciembre próximo.

A esta altura se pueden definir dos expectativas distintas entre los negociadores del Mercosur o bien lograr un acuerdo base para marcar un avance, cuyo valor es más que nada político, lo que parece ser las expectativas del gobierno argentino, o bien fijar como posición terminal una  relación de intercambio consolidada y efectiva caso contrario romper las negociaciones. Una posición intermedia resulta siempre más pragmática y es a lo que nos debemos jugar como país esencialmente exportador. 

Nuestros cuadros de Cancillería, los de carrera, son buenos, no desentonan en estos ámbitos tan exigentes. Sin duda lo que nos está faltando es la convicción político institucional que asuma de una vez que la inserción internacional no obedece a razones ideológicas o políticas sino a intereses comerciales. Es claro que nuestro actual Canciller opina de esa manera, no así la interna de su partido, el de gobierno, desde dónde se continúan cuestionando cualquier intento de acuerdos cuando estos no son con países que responden a sus concepciones ideológicas o  políticas. Un lastre peor que el más duro adversario en las negociaciones con la Ue.

Nuestros sectores productivos exportadores, la base de nuestra economía, cargan con dos pesadas cruces. Al momento de producir costos crecientes y relaciones laborales rígidas, y al momento de exportar, con  una inserción internacional débil y con una estrategia minimalista que parece diluirse en ante el fracaso de los acuerdos comerciales.

Esto no resiste más...


El mal humor del gobierno ante las denuncias sobre Asse

Provocativa, ocultando datos y atacando a la prensa, la titular de Asse doctora Muñiz, se siente con apoyo político y sigue adelante. El Presidente y el Dr. Miranda también expresan su mal humor.

Mientras el Presidente Vázquez sostiene que las irregularidades en Asse se han enfrentado ya pese a que la comisión investigadora parlamentaria recién inicia su actividad y a que la Justicia todavía no se ha expedido, la presidente de Asse, refugiada en el cascarón que le ofrece el Partido Comunista, sigue desafiando a la prensa y al sentido común. Afirmó que el diario El Observador defiende los intereses privados de las mutualistas, que estarían incómodas ante la competencia de Asse. El diario le contestó con dureza pero la señora ni se inmutó.

Ahora agregó una nueva perlita a su larga saga de agresiones, al sostener que “a la gente le importa poco si compramos por compra directa o licitamos”, lo que es una verdad a medias, porque puede ser cierto que los usuarios de los servicios no estén pensando en esas cosas mientras hacen colas para obtener números o están en las salas de espera de los hospitales, pero eso no quiere decir que la forma en que compra sus servicios Asse no interese. A la prensa le importa, para el sistema político y seguramente para buena parte de la población que observa y sufre el desquicio en los gastos del Estado, el asunto les preocupa. Por algo la Constitución y las leyes establecen los procedimientos que deben seguir las oficinas públicas al hacer sus adquisiciones; normas que han sido sistemáticamente violadas por Asse.

Es que, tras el calvario vivido con el ex Vicepresidente Sendic, da la impresión de que el Frente Amplio no quiere dejarse arrinconar otra vez y en esa medida, el Presidente Vázquez le contestó en mal tono al diputado blanco Martín Lema, quien le aportó documentos sobre las irregularidades; el presidente del Frente Amplio Dr. Miranda luego sostuvo que ese diputado es un atrevido por haberse dirigido al Presidente y la doctora Muñiz arremete contra la prensa.

Todo ello habla de soberbia y de desacomodo, porque se advierte que las investigaciones del Parlamento y de los medios de comunicación no le caen bien a los gobernantes, quienes en vez de reaccionar con mal humor deberían impedir los acomodos o sancionarlos de inmediato. Por lo visto, en vez de ello el Frente y el gobierno se abroquelan y usan el mal tono y el agravio como contra ataque.


A confesión de parte....

La fobia del Pit-Cnt y de algunos sectores frenteamplistas contra las Afaps tendrá ahora una nueva faceta, ya que quieren ahogar a las administradoras privadas para que Afap República se quede con el monopolio.

Aunque cuando se intentó, en 1999, derogar la ley de Afaps a través de un plebiscito para reformar la Constitución sus opositores no obtuvieron las firmas necesarias– lo que indica un expreso respaldo de la población al nuevo sistema jubilatorio – el Pit-Cnt y varios sectores del Frente Amplio no pierden oportunidad para tratar de desestabilizar el sistema, atacándolo de todas las formas posibles.

En una reunión organizada por la central sindical para celebrar el 25º. Aniversario de la asunción en el directorio del BPS de un delegado de los trabajadores, el señor Ramón Ruiz, quien ejerce actualmente esa representación, sostuvo que al aprobarse la reforma jubilatoria de 1995 por la que se establecieron las Afaps, “sentimos que habíamos perdido una batalla, pero no la guerra”. En esa medida, Ruiz indicó que "hoy no estamos en condiciones de eliminarlas", por lo que la estrategia pasa "por afearles el negocio". Para ello, detalló que desde hace unos años se impulsó una reducción de la comisión por administración que cobra República AFAP —propiedad del BPS, el Banco República y el Banco de Seguros— buscando que "el trabajador que no tenga más remedio que estar afiliado a una AFAP elija la de menor comisión así va más dinero a su cuenta individual, y así no le es tan rentable el negocio (a las AFAP privadas)".

Al desarrollar su idea, indicó que “quizás no tengamos las condiciones para aprobar una ley en el Parlamento o hacer un plebiscito para eliminarlas (a las AFAP), pero si en vez de eso todos los trabajadores se van a República AFAP hacemos tambalear a las privadas". En ese sentido, sostuvo que "no vamos a esperar las condiciones para hacer las transformaciones", sino que se busca "un camino gradual" para llegar a los objetivos.

El director del BPS explicó que el Pit-Cnt aspira a un sistema de seguridad social con tres pilares y que brinde a los jubilados "prestaciones suficientes". El primer pilar sería contributivo en busca de una cobertura "universal" y teniendo en cuenta que "hay gente que con sus aportes nunca va a llegar a una prestación digna". Otro pilar contributivo "con énfasis en la solidaridad" y bajo el entendido "que quienes tenemos trabajo debemos ayudar a los que hoy no lo tienen y a quienes están jubilados". El tercer pilar sería de ahorro pero no con cuentas individuales como actualmente brindan las AFAP sino "colectivo, no lucrativo y que garantice una prestación mínima". A propósito de esto último, Ruiz dijo que "la incertidumbre del sistema actual es la próxima batalla a dar" luego de tener una solución legal para los cincuentones”.

En la medida en que el Pit-Cnt propone que el ahorro de los trabajadores vaya a un sistema colectivo, ya sabemos que están proyectando: que desaparezcan las Afaps, más tarde o más temprano, el ahorro individual y la garantía de que el ahorro de cada persona irá a su jubilación particular y no a un pozo innominado que puede utilizarse para cualquier cosa.

El enorme avance que ha significado la ley de 1995, que salvó entonces al BPS de un inminente quiebre financiero y que garantizó a los futuros jubilados mejores retribuciones, intenta ser otra vez derogado por quienes dicen representar a los trabajadores pero que no defienden sus intereses, como en este caso, sino que los atacan descaradamente.


Alas U: un final tan previsible como escandaloso

Por Jorge Ciasullo

El lamentable caso de Alas U es expresivo de una pésima gestión: se causó un daño al Estado y también a los trabajadores, a los que se le alimentaron expectativas imposibles.

Recordemos algunas etapas de esta situación, que lleva a que en los próximos meses se determine el quiebre de la empresa, hoy en concurso de acreedores. En el año 2012, al cierre de Pluna, a la vez que los ex funcionarios comienzan a cobrar el seguro de desempleo, se inician las gestiones por parte de estos, con el fin de desarrollar una empresa aérea en forma de cooperativa. Proyecto que fue reiteradamente cuestionado, particularmente desde el punto de vista de la factibilidad, del mercado -con fuerte competencia de empresas internacionales- como desde la gestión que, para un emprendimiento de este tipo, exige conocimientos especiales.

Sin embargo, bajo la proclamada “velita al socialismo” del Presidente Mujica, se alentó y sobretodo se dispuso un crédito del Fondo de Desarrollo (Fondes) de 15 millones de dólares, para que Alas U comenzara a operar, que se hace efectivo en Julio de 2014. Mientras tanto, seguía corriendo el seguro de desempleo especial que, extensión tras extensión, se prolongó hasta junio de 2014.

Luego del arrendamiento de aviones e intensas gestiones ante la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia), se logra la habilitación para operar en enero de 2016. Se anuncian entonces frecuencias a Asunción, Buenos Aires, Santiago de Chile, San Pablo y conexiones Buenos Aires -Punta del Este, las que en definitiva no se pueden cumplir.

Agotados en abril de 2016 los fondos obtenidos como préstamo, sin capital de giro y sin lograr nuevos créditos, Alas U deja de volar en octubre, comenzando sus directivos a la búsqueda de socios para recapitalizar la compañía, lo que no se logra, a la vez que se vencen la certificación y habilitación para operar.

No obstante, en particular sus directivos Sabrina Acevedo y Nicolás de los Santos, continúan fungiendo como directores y percibiendo su salario hasta junio de 2017, cuando el síndico interventor los suspendió en sus funciones. Alegaban hasta entonces, que se estaba en gestiones reservadas con un interesado en asociarse a la compañía. (Recordemos ya con las habilitaciones vencidas y los aviones negociados).

En definitiva, se han malgastado 25 millones de dólares- 15 del préstamo del Fondes incluidos 1 millón de intereses, que no se recuperarán, 10 millones de seguro de desempleo, existiendo garantías totales por 450 mil dólares.

De lograrse recuperar efectivamente esta última suma, se destinarán al pago de acreedores, que corresponden a los prestadores de servicios y créditos laborales, estimándose que éstos últimos probablemente se cobren, llegándose entonces a decretar la quiebra de la compañía.

Desde ya que, ni nosotros ni creemos que nadie en Uruguay, puede alegrarse ante esta situación, que implica el cierre de una empresa y la pérdida definitiva de una fuente de trabajo, pero tampoco podemos dejar de manifestar nuestra contrariedad ante quienes, a pesar de todas las indicaciones en contrario, alentaron, con total irresponsabilidad por donde se le mire, a un proyecto destinado al fracaso y que finaliza de manera escandalosa.


Acto de Homenaje a Jorge Batlle

Un acto político de homenaje a Jorge Batlle convocado por los jóvenes del Partido Colorado y auspiciado por el Comité Ejecutivo Nacional se realizará el próximo miércoles 25 en la sala de la Convención a las 19 y 30.

Ese día Jorge Batlle cumpliría 90 años y el día anterior, el 24 de octubre, se cumplirá el primer año de su fallecimiento. Por ese motivo, los familiares realizarán en esa primera jornada y a las 11 horas una reunión recordatoria en el Cementerio Central.


Un merecido reconocimiento

La Junta Departamental de Canelones y con el apoyo de todos los sectores políticos realizó un sentido homenaje al ex intendente Tabaré Hackenbruch.

Con las barras colmadas de público, la Junta Departamental de Canelones realizó, el viernes último, un acto de reconocimiento y homenaje a don Tabaré Hackenbruch, ex Intendente del Departamento y gran caudillo colorado, fallecido el 19 de junio pasado.

Hablaron ediles de todos los sectores así como se leyó una carta de adhesión del ex intendente y actual senador Dr. Marcos Carámbula y a su vez, fue muy destacada la presencia y la oratoria del actual intendente Prof. Yamandú Orsi.

Todos los ediles resaltaron las condiciones cívicas y morales de Hackenbruch, destacando su activa militancia democrática durante la dictadura de 1973 y su actuación militante en el plebiscito de 1980. A su vez, se señaló el hecho de que el ciudadano homenajeado fue electo tres veces como Intendente, lo que habla del respaldo popular que cosechaba. Aún los representantes de los sectores que durante sus gestiones fueron sus acérrimos adversarios, tejieron elogios sobre la personalidad de don Tabaré, su espíritu de servicio, su humildad y su honestidad.

El ex diputado Tabaré Hackenbruch Legnani, hijo del ex Intendente, agradeció en nombre de los familiares, destacando que el acto que se realizaba en ese momento era demostrativo de un gran sentido de madurez política y de tolerancia, reivindicando la política como expresión de virtudes colectivas y de realizaciones.

Habló también el ex Presidente Dr. Julio María Sanguinetti, quien fue invitado a integrar la Mesa del acto. Sanguinetti trazó una emocionada semblanza de Hackenbruch, con quien se inició conjuntamente en la vida política en 1953, al empezar a escribir precisamente en el semanario Canelones. Sanguinetti expresó que desde entonces tuvieron ambos, una lealtad mutua y una amistad inquebrantable, forjada en el espíritu de lucha y en la identidad de ideales y principios.

Al concluir el acto, el Intendente Yamandú Orsi señaló que Hackenbruch fue siempre un genuino representante popular con fuerte raigambre en  los sectores más humildes. El hecho de haber sido electo en tres oportunidades sucesivas, dijo Orsi, demuestra que Hackenbruch fue un servidor público extraordinario y muy querido por la población canaria.


Todo Salto homenajea a Malaquina

A solicitud del Intendente frentista de Salto, Andrés Lima, el lunes se realizó un homenaje al Esc. Eduardo Malaquina, poniéndole su nombre al tramo de la Costanera entre las calles 19 de abril y Artigas.

En el acto hicieron uso de la palabra, el Presidente de la Junta Departamental Alberto Villas Boas, el Presidente de la Comisión Departamental del Partido Nacional Carlos Albisu y el propio Intendente. Con la emoción del caso, agradeció el homenajeado este reconocimiento votado por unanimidad de la Junta Departamental salteña, en gesto inusual para quien ha sido un combatiente por su Partido Colorado a lo largo de más de medio siglo.    

Malaquina fue tres veces Intendente de Salto, , miembro de la Comisión Mixta de Salto Grande y Senador de la República. El Intendente destacó que fue fundamental para la construcción del local universitario de la Universidad de la República, impulsor de la instalación del Centro de Profesores e ideólogo del Parque agroalimentario.   

Siempre al frente de la Lista 1, fundada por Armando Barbieri, Malaquina marcó en la vida de Salto la impronta de  un gran realizador y un demócrata a carta cabal.


Libertad de prensa, diálogo periodístico

Charla entre periodistas en la Casa del Partido Colorado.

El miércoles de noche, organizado por la Prosecretaría de Derechos Humanos del Partido Colorado, se realizó un coloquio sobre libertad de prensa. Participaron la periodista de “Santo y Seña” Ana Matyszcyk, su colega de “Búsqueda” Daniel Lema y el ex Presidente Sanguinetti, que en estos días ha publicado un libro que recoge testimonios de su vida periodística. Fue una charla muy abierta, en que se tocaron diversos temas, referidos fundamentalmente al ejercicio de esa libertad en un contexto distinto de los medios de comunicación, en que la digitalización impone desafíos de enorme magnitud.


Se presentó “El cronista y la historia”

El lunes, día final de la Feria del Libro, se presentó “El cronista y la Historia”, libro del Dr. Julio María Sanguinetti que recoge testimonios de un trabajo periodístico de 60 años referido a temas históricos.

En un Salón Azul de la Intendencia desbordado de público, con gente sentada hasta en el piso, el autor conversó con el historiador Gerardo Caetano y el periodista Gerardo Sotelo.

Abrió el acto el Dr. Sanguinetti con una breve explicación de por qué abordó esta obra, a fin de recoger sus artículos sobre temas históricos, en general envueltos en polémicas, y como luego le añadió otros que en su tiempo fueron periodismo de actualidad pero que hoy ya son historia, como los que escribió desde Cuba en 1959 o desde Corea del Norte en 1968, cuando gobernaba Kim Il Sung, el fundador de la dinastía comunista que sigue rigiendo ese país.

Luego se fueron alternando las intervenciones de los tres participantes, tocando aspectos distintos.

Caetano recordó su acuerdo con el autor en cuanto a la necesidad de debatir sobre el calendario cívico, a fin de no mantener la confusión que hoy se produce con la fecha de la independencia. Reflexionó también a propósito de otros temas, como los referidos al uso de la historia con finalidades políticas contemporáneas.

Sotelo abordó el valor de las crónicas escritas en el momento de la dictadura y las de los asuntos internacionales, como Corea, con total vigencia en nuestro tiempo. Destacó el sello personal de los artículos, reveladores de un pensamiento coherente sobre el desarrollo y la democracia.

El Dr. Sanguinetti comentó esas intervenciones y fue muy enfático en el rechazo a la tesis del “invento británico” de nuestra independencia, recordando las etapas de unas configuración nacional, a lo largo de una lucha de 17 años, entre la batalla de Las Piedras y la Convención Preliminar de Paz que reconoció la independencia nacional.

A lo largo de una hora y quince minutos el público siguió con atención el diálogo que rubricó con varios entusiastas aplausos.


Redes sociales y democracia

En un inicio, plataformas como Twitter y Facebook eran vistas como herramientas de difusión de ideas democráticas, pero hoy levantan dudas porque pueden ser manipuladas por gobiernos autoritarios e incluso por organizaciones terroristas, se indica en un informe de El Comercio de Perú que aquí nos interesa divulgar.

Hace pocos años, Facebook y Twitter eran bienvenidos como herramientas democráticas, permitiendo el surgimiento de movimientos como la "primavera árabe".

Hoy, crecen los temores sobre la forma en que estas redes pueden ser manipuladas para, por ejemplo, perturbar la elección estadounidense, o ser utilizadas por gobiernos autoritarios para reprimir a los disidentes.

Las últimas revelaciones de Facebook y Twitter, en las que reconocen que fueron utilizadas por entidades respaldadas por Rusia para desinformar y sembrar la discordia política, han potenciado las preocupaciones sobre el impacto de las redes sociales en la democracia.

"Ambos servicios son pasibles de ser objeto de abusos y manipulaciones por toda suerte de personas problemáticas, incluyendo servicios de inteligencia hostiles", dijo Andrew Weisburd, miembro no residente de la Alianza para la Seguridad de la Democracia, creada este año para contrarrestar lo que considera esfuerzos de Rusia para socavar las instituciones democráticas, y que aglutina a investigadores estadounidenses y europeos.

El investigador Tim Chambers dice en un trabajo para el New Policy Institute que la proliferación de 'bots' o cuentas automáticas para que los temas se vuelvan virales, como los empleados en la campaña electoral estadounidense de 2016, son peligrosos para las elecciones y la democracia.

"Falsifican firmas en peticiones. Desvían los resultados de las encuestas y los motores de recomendación", dijo Chambers.

"Los bots engañosos crean la impresión de que hay apoyo popular, un apoyo humano positivo y sostenido por determinado candidato, causa, política o idea. Al hacerlo, imponen un auténtico peligro al entramado político y social de nuestro país", agregó.

Investigadores de la Universidad de Oxford dijeron en junio que redes sociales como Facebook y Twitter, las que se supone son una plataforma para la libre expresión, "también se han convertido en herramientas de control social" en muchos países.

Los gobiernos utilizan gran número de personas "para generar contenido, direccionar la opinión y comprometerse con el público tanto local como extranjero", señala el informe del Proyecto de Propaganda Computacional de la Universidad, que investiga las redes sociales en 28 países, y concluye que "cada régimen autoritario tiene campañas en las redes".

En Turquía, por ejemplo, las cuentas de los líderes opositores han sido blanco de campañas difamatorias.

En otros países, los gobiernos lanzan "bots" que amplifican algunas voces para crear una sensación artificial de popularidad, indicaron los investigadores, que agregan que algunos regímenes emplean "tropas cibernéticas" o contratan a privados para tales efectos.

Zeynep Tufekci, una socióloga de la Universidad de Carolina del Norte que estudia las redes sociales y los grupos de activismo, consideró que las plataformas que permitieron el surgimiento de la "primavera árabe" son ahora utilizadas contra los disidentes.

"Esto no necesariamente es (la novela) 1984 de Orwell", señala en su libro de 2017 "Twitter and Tear Gas: How Social Media Changed Protest Forever" (Twitter y gas lacrimógeno: como las redes sociales cambiaron para siempre la protesta).

"Más que un totalitarismo absoluto basado en el temor y en la censura, los nuevos métodos incluyen la demonización de los medios online y la movilización de ejércitos de seguidores o empleados pagos que embarran las aguas de la web con desinformación, sobrecarga informativa, dudas, confusión, hostigamiento y distracción", afirma.

Además, las revelaciones de Facebook y Twitter sobre el uso de sus redes por entidades rusas para manipular a la opinión pública y polarizar al electorado antes de las elecciones de noviembre generaron preocupación.

Twitter compartió información con las comisiones del Congreso que investigan las sobre promociones en Estados Unidos de Rusia Today (RT), un grupo televisivo que tiene lazos con el gobierno de Moscú y que fue acusado por los servicios de inteligencia estadounidenses de entrometerse en la elección.

RT "gastó 274.000 dólares en contenidos patrocinados en Estados Unidos en 2016", dijo Twitter el pasado jueves en su blog oficial.

Facebook también reconoció que entidades extranjeras vinculadas a Rusia pagaron la promoción de mensajes políticos en la campaña, una potencial violación de las leyes electorales estadounidenses.

Los investigadores de la Universidad británica de Oxford indicaron en un informe el jueves que la campaña para difundir "información basura" durante la campaña presidencial de 2016 a través de Twitter al parecer tenía como objetivo estados clave, capaces de modificar los resultados en el Colegio Electoral.

Emily Parker, autora de un libro sobre el tema, advierte contra idealizar o demonizar a las redes sociales. "Las redes sociales siempre han sido un arma de doble filo", afirmó.

"Los ciudadanos las utilizan para decirle la verdad al poder, y los gobiernos autoritarios las utilizan para desinformar. Y sí, los gobiernos aumentan sus esfuerzos para censurar internet, pero eso es porque reconocen que internet impone una amenaza a su control".


Che: el revolucionario desolado

En los dos últimos años de su vida, Ernesto Che Guevara personificaba al soldado que va a la batalla sospechando la pérdida de antemano, sostiene el historiador cubano Rafael Rojas en esta nota internacional que nos parece interesante divulgar

“Esta es la historia de un fracaso”, así comenzaba Ernesto Guevara el Diario del Congo (1965), relato de su frustrado intento de auxiliar a los socialistas congoleses, herederos del proyecto descolonizador de Patrice Lumumba. Tras el golpe de Estado de 1960 y el asesinato de Lumumba en 1961, organizados por la CIA, la Guerra Fría se instaló en la nueva nación independiente del centro de África. Estados Unidos apoyó al régimen de Joseph Mobutu y la Unión Soviética a Laurent Kabila, un exalumno de la Universidad de Belgrado, en Yugoslavia, que defendía la vía socialista dentro de los movimientos de liberación nacional al sur del Sahara.

El Che Guevara, que siguió de cerca el proceso congolés desde su posición como figura clave del Gobierno revolucionario cubano, en la primera mitad de los 60, se involucró en aquella guerra civil con la doble condición de artífice y observador, guerrillero y antropólogo. Una condición que antes había experimentado en su rol de soldado y luego comandante de la insurrección contra la dictadura de Fulgencio Batista, en Cuba, y que, en sus últimos días, repetirá en la guerrilla de Ñancahuazú, Bolivia. Esa dualidad le permitió dirigir la Revolución y, a la vez, advertir su imposibilidad, practicar la utopía y el realismo al mismo tiempo.

“Más correctamente, esta es la historia de una descomposición”, vuelve a decir Guevara a propósito de la guerrilla congolesa. ¿Qué quería decir? En esencia, que en el Congo no se estaba gestando una Revolución sino una guerra civil, que pudo evolucionar hacia un cambio violento del régimen post-colonial, pero que se fragmentaba en múltiples frentes. El campesinado congolés, agregaba, era “libre” en condiciones tribales, no estaba sometido a grandes latifundios o compañías extranjeras, contra los cuales movilizar los agravios populares. Algo que, otra vez, volverá a constatar en Bolivia. Él, que había defendido con vehemencia que el caso cubano no era excepcional, que Cuba era, en realidad, la “vanguardia” de la lucha contra el imperialismo, comprobaba en cada experiencia que sí lo era, que la isla no se repetía.

En la Sierra Maestra y en Vallegrande Guevara encabeza masas rurales a las que intenta sacar de la pobreza, pero también de la ignorancia, la superstición y el fanatismo. Es un modernizador, un laico, un partidario de la secularización, de la corrección de mitos y creencias populares. Un marxista heterodoxo, tal vez el caso más emblemático, después de José Carlos Mariátegui, de un marxista que se atreve a pensar a Marx desde América Latina, sin pagar costos de aduana a Moscú. Hasta 1962, nos dicen sus biógrafos, Guevara creyó que la solución para Cuba y América Latina estaba “del otro lado de la Cortina de Hierro”. Pero después de la Crisis de los Misiles se enfrasca en la búsqueda febril de un socialismo alternativo, capaz de entrelazar a los movimientos de liberación nacional y descolonización del Tercer Mundo.

El núcleo de aquel proyecto fue, en buena medida, una estrategia de política económica en Cuba que no ha sido suficientemente dilucidada. Con frecuencia se le ubica en una refutación binaria del cálculo económico soviético, defendido por Carlos Rafael Rodríguez y otros economistas afiliados al viejo partido comunista. Una lectura más atenta de El gran debate (2007), el libro de Ocean Sur que reúne la polémica de Guevara con los economistas cubanos, entre 1963 y 1964, y que involucró a marxistas occidentales como el francés Charles Bettelheim y el trotskista belga Ernst Mandel, arroja que la idea de Guevara no era simplemente privilegiar los estímulos morales sobre los materiales o reemplazar la autonomía empresarial con un presupuesto financiero único sino generar una agresiva transferencia de alta tecnología y una racionalización de la sociedad.

La teoría del “hombre nuevo” de Guevara no puede aislarse de aquel experimento económico redentor y modernizador a la vez. El valor que concedía al debate intelectual dentro de la construcción socialista lo alejaba del carácter cada vez más restrictivo de la esfera pública en Cuba. La descolonización y el desarrollo, es decir, la salida del subdesarrollo, estaban unidos en su pensamiento: cualquiera de esas dos metas, por sí sola, estaba incompleta. No es extraño que tras defender, sin éxito, su proyecto económico, el revolucionario argentino ideara una ofensiva, primero diplomática y luego guerrillera, de impulsión del socialismo en Asia, África, el Medio Oriente y América Latina.

Desde 1964, cuando su proyecto fue desechado por la máxima dirigencia del Partido Comunista de Cuba, de línea prosoviética, Guevara inició una serie de viajes por China, Mali, Guinea, Ghana, Benin, Tanzania, Egipto y Argelia, que reafirmaron su apuesta por el socialismo en el Tercer Mundo. Jorge Castañeda y Jon Lee Anderson han documentado la compleja estrategia de aquella ofensiva dentro del bloque soviético. Las giras y guerrillas del Che cuestionaban la falta de compromiso de Moscú con la causa de la descolonización y el desarrollo. Un cuestionamiento desde el interior del campo socialista que, sin embargo, generó evidentes fricciones con Moscú, toda vez que Guevara no ocultaba su rechazo a la burocratización del socialismo en Europa del Este.

Cuando Fidel Castro leyó la carta de despedida del Che, en el acto de constitución del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, en octubre de 1965, se hizo evidente que el guevarismo no tendría futuro en la isla. Las naves se habían quemado y el Congo y Bolivia fueron intentos de probar la validez de que otra revolución, como la cubana, podía triunfar en cualquier nación del Tercer Mundo. Los textos del Che de aquellos años, especialmente los diarios del Congo y Bolivia, revelan una fe dubitativa o una certeza racionalmente mediada en el éxito de la empresa. En los dos últimos años de su vida, Ernesto Guevara personificaba al revolucionario desolado, el “perdedor radical” del que hablara Hans Magnus Enzensberger: el soldado que va a la batalla sospechando la pérdida de antemano.


Nuevo populismo que polariza y conquista

Los permanentes ataques de Trump a personas y corporaciones no son casuales, sino el eje de una estrategia populista, sostiene el profesor de ciencias políticas del Amherts College, Javier Corrales, en un análisis que nos interesa compartir

Ahora está claro que el presidente de Estados Unidos es el “odiador en jefe”. Atacar a la gente verbalmente parece ser lo que mejor hace y lo que más disfruta. Twitter, como sabemos, es su arma favorita. Lo utiliza para ir tras gente e instituciones que salen en las noticias. Apenas el jueves, tuiteó para criticar al Comité de Inteligencia del Senado por investigarlo a él en vez de a los medios. Antes de eso, atacó a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, por su “débil liderazgo”. Días antes, su blanco fueron los jugadores de fútbol americano y los propietarios de los equipos de la NFL. Antes de eso, fue Stephen Colbert, y antes de eso, el senador John McCain, y antes de eso, el senador Mitch McConnell. La lista continúa.

Pelearse con la gente que sale en las noticias tiene una lógica política: profundiza la polarización del país y eso puede ser una ventaja para el presidente. Diseminar odio hacia las celebridades es parte de su plan de juego.

El principal objetivo de detestar públicamente a alguien es encolerizar a tus críticos para que te odien aún más. Los insultos tienden a provocar posturas más extremas. Un resultado es que Trump convierte a los blancos de su odio, y a quienes los defienden, en una imagen todavía más extrema de lo que las bases del presidente de por sí ya desprecia.

Puede que el uso del odio como una táctica de provocación no sea tan común entre los presidentes estadounidenses, pero sí lo es en otros casos. Los presidentes marxistas son especialmente famosos por eso. Cuando adoptan la lucha de clases, básicamente están adoptando una política de odio hacia un sector de la sociedad, el sector privado. Si el sector privado responde defendiéndose, los presidentes marxistas ganan políticamente porque ahora tienen pruebas de lo que han estado arguyendo desde un principio: que los capitalistas son malvados.

Los presidentes populistas con frecuencia también emplean el odio como táctica política. Para ellos, el blanco siempre es una figura de autoridad. No tiene que ser un capitalista. Puede ser cualquier élite: políticos experimentados, periodistas respetados, profesores ilustres, miembros del clero, celebridades, atletas profesionales y — ¿por qué no?— alcaldes de islas pequeñas.

Algunos de los populistas más famosos del mundo durante la última década han sido maestros de este juego del odio. Recep Tayyip Erdogan en Turquía, Viktor Orban en Hungría y Hugo Chávez en Venezuela han utilizado el odio como una manera de polarizar y, por lo tanto, sobrevivir en el cargo.

En algún momento, los tres estuvieron abajo en las encuestas y resurgieron radicalizándose. La radicalización significó adoptar las mismas políticas que la oposición temía más: antisecularismo en Turquía, antieuropismo en Hungría y antipluralismo en Venezuela. Pero también implicó diseminar insultos épicos contra figuras clave en sus países, entre ellos respetadas figuras públicas y celebridades. La lógica tras estos ataques era hacer que la oposición también se volviera extrema.

Cuando la oposición adopta posturas extremas, paradójicamente puede expandir la base electoral del presidente porque provoca una integración de los simpatizantes más fanáticos y los moderados ambivalentes. Los de línea dura responden diciendo: por malos que sean los defectos de nuestro presidente, no son nada comparados con los excesos del otro bando. Los moderados, siendo testigos de los excesos dentro de la oposición, comienzan a estar de acuerdo con ellos.

Mientras que un presidente no polarizador podría pedirles a sus seguidores más extremos que se tranquilicen, un presidente polarizador necesita que enloquezcan. Así puede ofrecerse como protección para sus bases. Por lo tanto, es importante siempre asociar a sus blancos con la ideología del enemigo. Así que cuando Trump atacó a la alcaldesa Cruz, se aseguró de añadir que ella estaba respondiendo a dictados de los demócratas.

Trump ha descubierto los beneficios de hacer que la oposición grite. Y puesto que sabe que sus bases, en el fondo, son una coalición antiélite, entiende que tiene luz verde de su parte para convertirse en el principal iconoclasta de Estados Unidos. Cuanto más desacredite a la gente y a las instituciones de buena reputación, sus bases se sentirán más políticamente satisfechas. Ese es el alimento que se le da a todas las coaliciones populistas antiélites.

Desde luego, la polarización produce una animosidad intensa del otro lado, y eso es riesgoso para cualquier presidente. Al enfrentar este riesgo, un presidente puede cambiar de la dirección de las políticas o cultivar la antidisidencia. Trump está eligiendo lo último.

La antidisidencia requiere exagerar lo infundada que es la disidencia. Por eso es que, en sus tuits de odio, al presidente le gusta invocar el argumento de “Cómo te atreves”. Con la alcaldesa Cruz, Trump preguntó cómo se atrevía a criticarlo con todo lo que estaban haciendo los empleados federales por Puerto Rico. Con los jugadores de fútbol americano, se aseguró de recordarles su “privilegio de ganar millones de dólares” en la liga que los aglutina, la NFL.

Dado que la estrategia de supervivencia de Trump es polarizar, sus críticos deben aprender a participar en su guerra de palabras con cuidado. Deben tomar una postura, y al mismo tiempo protegerse de emular la táctica de intensificación del presidente para no validar la imagen que este quiere presentar de ellos.

Sin embargo, la moderación es difícil de mantener, sobre todo si el presidente es el principal polarizador. En determinados momentos, algunos de sus blancos también harán algo imprudente o incluso extremo. Si eso sucede, el ganador más probable será Trump.


Cómo acabar con las drogas entre adolescentes.

En los últimos 20 años, Islandia ha reducido radicalmente el consumo de tabaco, drogas y bebidas alcohólicas entre los jóvenes. ¿Cómo lo ha conseguido y por qué otros países no siguen su ejemplo? El País de Madrid nos ofrece un extenso análisis al respecto.

Falta poco para las tres de una soleada tarde de viernes, y el parque Laugardalur, cerca del centro de Reikiavik, se encuentra prácticamente desierto. Pasa algún que otro adulto empujando un carrito de bebé, pero si los jardines están rodeados de bloques de pisos y casas unifamiliares, y los críos ya han salido del colegio, ¿dónde están los niños?

En mi paseo me acompañan Gudberg Jónsson, un psicólogo islandés, y Harvey Milkman, catedrático de Psicología estadounidense que da clases en la Universidad de Reikiavik durante una parte del curso. Hace 20 años, cuenta Gudberg, los adolescentes islandeses eran de los más bebedores de Europa. “El viernes por la noche no podías caminar por las calles del centro de Reikiavik porque no te sentías seguro”, añade Milkman. “Había una multitud de adolescentes emborrachándose a la vista de todos”.

Nos acercamos a un gran edificio. “Y aquí tenemos la pista de patinaje cubierta”, dice Gudberg.

Hace un par de minutos hemos pasado por dos salas dedicadas al bádminton y al pimpón. En el parque hay también una pista de atletismo, una piscina con calefacción geotérmica y, por fin, un grupo de niños a la vista jugando con entusiasmo al fútbol en un campo artificial.

En este momento no hay jóvenes pasando la tarde en el parque, explica Gudberg, porque se encuentran en las instalaciones asistiendo a clases extraescolares o en clubs de música, danza o arte. También puede ser que hayan salido con sus padres.

Actualmente, Islandia ocupa el primer puesto de la clasificación europea en cuanto a adolescentes con un estilo de vida saludable. El porcentaje de chicos de entre 15 y 16 años que habían cogido una borrachera el mes anterior se desplomó del 42% en 1998 al 5% en 2016. El porcentaje de los que habían consumido cannabis alguna vez ha pasado del 17 al 7%, y el de fumadores diarios de cigarrillos ha caído del 23% a tan solo el 3%.

El país ha conseguido cambiar la tendencia por una vía al mismo tiempo radical y empírica, pero se ha basado en gran medida en lo que se podría denominar “sentido común forzoso”. “Es el estudio más extraordinariamente intenso y profundo sobre el estrés en la vida de los adolescentes que he visto nunca”, elogia Milkman. “Estoy muy impresionado de lo bien que funciona”.

Si se adoptase en otros países, sostiene, el modelo islandés podría ser beneficioso para el bienestar psicológico y físico general de millones de jóvenes, por no hablar de las arcas de los organismos sanitarios o de la sociedad en su conjunto. Un argumento nada desdeñable.

“Estuve en el ojo del huracán de la revolución de las drogas”, cuenta Milkman mientras tomamos un té en su apartamento de Reikiavik. A principios de la década de 1970, cuando trabajaba como residente en el Hospital Psiquiátrico Bellevue de Nueva York, “el LSD ya estaba de moda, y mucha gente fumaba marihuana. Había un gran interés en por qué la gente tomaba determinadas drogas”.

La tesis doctoral de Milkman concluía que las personas elegían la heroína o las anfetaminas dependiendo de cómo quisiesen lidiar con el estrés. Los consumidores de heroína preferían insensibilizarse, mientras que los que tomaban anfetaminas preferían enfrentarse a él activamente. Cuando su trabajo se publicó, Milkman entró a formar parte de un grupo de investigadores reclutados por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de Estados Unidos para que respondiesen a preguntas como por qué empieza la gente a consumir drogas, por qué sigue haciéndolo, cuándo alcanza el umbral del abuso, cuándo deja de consumirlas y cuándo recae.

“Cualquier chaval de la facultad podría responder a la pregunta de por qué se empieza, y es que las drogas son fáciles de conseguir y a los jóvenes les gusta el riesgo. También está el aislamiento, y quizá algo de depresión”, señala. “Pero, ¿por qué siguen consumiendo? Así que pasé a la pregunta sobre el umbral del abuso y se hizo la luz. Entonces viví mi propia versión del “¡eureka!”. Los chicos podían estar al borde de la adicción incluso antes de tomar la droga, porque la adicción estaba en la manera en que se enfrentaban a sus problemas”.

En la Universidad Estatal Metropolitana de Denver, Milkman fue fundamental para el desarrollo de la idea de que el origen de las adicciones estaba en la química cerebral. Los menores “combativos” buscaban “subidones”, y podían obtenerlos robando tapacubos, radios, y más adelante, coches, o mediante las drogas estimulantes. Por supuesto, el alcohol también altera la química cerebral. Es un sedante, pero lo primero que seda es el control del cerebro, lo cual puede suprimir las inhibiciones y, a dosis limitadas, reducir la ansiedad.

“La gente puede volverse adicta a la bebida, a los coches, al dinero, al sexo, a las calorías, a la cocaína... a cualquier cosa”, asegura Milkman. “La idea de la adicción comportamental se convirtió en nuestro distintivo”.

De esta idea nació otra. “¿Por qué no organizar un movimiento social basado en la embriaguez natural, en que la gente se coloque con la química de su cerebro –porque me parece evidente que la gente quiere cambiar su estado de conciencia– sin los efectos perjudiciales de las drogas?”

En 1992, su equipo de Denver había obtenido una subvención de 1,2 millones de dólares del Gobierno para crear el Proyecto Autodescubrimiento, que ofrecía a los adolescentes maneras naturales de embriagarse alternativas a los estupefacientes y el delito. Solicitaron a los profesores, así como a las enfermeras y los terapeutas de los centros escolares, que les enviasen alumnos, e incluyeron en el estudio a niños de 14 años que no pensaban que necesitasen tratamiento, pero que tenían problemas con las drogas o con delitos menores.

“No les dijimos que venían a una terapia, sino que les íbamos a enseñar algo que quisiesen aprender: música, danza, hip hop, arte o artes marciales”. La idea era que las diferentes clases pudiesen provocar una serie de alteraciones en su química cerebral y les proporcionasen lo que necesitaban para enfrentarse mejor a la vida. Mientras que algunos quizá deseasen una experiencia que les ayudase a reducir la ansiedad, otros podían estar en busca de emociones fuertes.

Al mismo tiempo, los participantes recibieron formación en capacidades para la vida, centrada en mejorar sus ideas sobre sí mismos y sobre su existencia, y su manera de interactuar con los demás. “El principio básico era que la educación sobre las drogas no funciona porque nadie le hace caso. Necesitamos capacidades básicas para llevar a la práctica esa información”, afirma Milkman. Les dijeron a los niños que el programa duraría tres meses. Algunos se quedaron cinco años.

En 1991, Milkman fue invitado a Islandia para hablar de su trabajo, de sus descubrimientos y de sus ideas. Se convirtió en asesor del primer centro residencial de tratamiento de drogadicciones para adolescentes del país, situado en la ciudad de Tindar. “Se diseñó a partir de la idea de ofrecer a los chicos cosas mejores que hacer”, explica. Allí conoció a Gudberg, que por entonces estudiaba Psicología y trabajaba como voluntario. Desde entonces son íntimos amigos.
Al principio, Milkman viajaba con regularidad a Islandia y daba conferencias. Estas charlas y el centro de Tindar atrajeron la atención de una joven investigadora de la Universidad de Islandia llamada Inga Dóra Sigfúsdóttir. La científica se preguntaba qué pasaría si se pudiesen utilizar alternativas sanas a las drogas y el alcohol dentro de un programa que no estuviese dirigido a tratar a niños con problemas, sino, sobre todo, a conseguir que los jóvenes dejasen de beber o de consumir drogas.

¿Has probado el alcohol alguna vez? Si es así, ¿cuándo fue la última vez que bebiste? ¿Te has emborrachado en alguna ocasión? ¿Has probado el tabaco? Si lo has hecho, ¿cuánto fumas? ¿Cuánto tiempo pasas con tus padres? ¿Tienes una relación estrecha con ellos? ¿En qué clase de actividades participas?

En 1992, los chicos y chicas de 14, 15 y 16 años de todos los centros de enseñanza de Islandia rellenaron un cuestionario con esta clase de preguntas. El proceso se repitió en 1995 y 1997.

Los resultados de la encuesta fueron alarmantes. A escala nacional, casi el 25% fumaba a diario, y más del 40% se había emborrachado el mes anterior. Pero cuando el equipo buceó a fondo en los datos, identificó con precisión qué centros tenían más problemas y cuáles menos. Su análisis puso de manifiesto claras diferencias entre las vidas de los niños que bebían, fumaban y consumían otras drogas, y las de los que no lo hacían. También reveló que había unos cuantos factores con un efecto decididamente protector: la participación, tres o cuatro veces a la semana, en actividades organizadas –en particular, deportivas–; el tiempo que pasaban con sus padres entre semana; la sensación de que en el instituto se preocupaban por ellos, y no salir por la noche.

“En aquella época había habido toda clase de iniciativas y programas para la prevención del consumo de drogas”, cuenta Inga Dóra, que fue investigadora ayudante en las encuestas. “La mayoría se basaban en la educación”. Se alertaba a los chicos de los peligros de la bebida y las drogas, pero, como Milkman había observado en Estados Unidos, los programas no daban resultado. “Queríamos proponer un enfoque diferente”.

El alcalde de Reikiavik también estaba interesado en probar algo nuevo, y muchos padres compartían su interés, añade Jón Sigfússon, compañero y hermano de Inga Dóra. Por aquel entonces, las hijas de Jón eran pequeñas, y él entró a formar parte del nuevo Centro Islandés de Investigación y Análisis social de Sigfúsdóttir en 1999, año de su fundación. “Las cosas estaban mal”, recuerda. “Era evidente que había que hacer algo”.

Utilizando los datos de la encuesta y los conocimientos fruto de diversos estudios, entre ellos el de Milkman, se introdujo poco a poco un nuevo plan nacional. Recibió el nombre de Juventud en Islandia.

Las leyes cambiaron. Se penalizó la compra de tabaco por menores de 18 años y la de alcohol por menores de 20, y se prohibió la publicidad de ambas sustancias. Se reforzaron los vínculos entre los padres y los centros de enseñanza mediante organizaciones de madres y padres que se debían crear por ley en todos los centros junto con consejos escolares con representación de los padres. Se instó a estos últimos a asistir a las charlas sobre la importancia de pasar mucho tiempo con sus hijos en lugar de dedicarles “tiempo de calidad” esporádicamente, así como a hablar con ellos de sus vidas, conocer a sus amistades, y a que se quedasen en casa por la noche.
Asimismo, se aprobó una ley que prohibía que los adolescentes de entre 13 y 16 años saliesen más tarde de las 10 en invierno y de medianoche en verano. La norma sigue vigente en la actualidad.

Casa y Escuela, el organismo nacional que agrupa a las organizaciones de madres y padres, estableció acuerdos que los padres tenían que firmar. El contenido varía dependiendo del grupo de edad, y cada organización puede decidir qué quiere incluir en ellos. Para los chicos de 13 años en adelante, los padres pueden comprometerse a cumplir todas las recomendaciones y, por ejemplo, a no permitir que sus hijos celebren fiestas sin supervisión, a no comprar bebidas alcohólicas a los menores de edad, y a estar atentos al bienestar de sus hijos.

Estos acuerdos sensibilizan a los padres, pero también ayudan a reforzar su autoridad en casa, sostiene Hrefna Sigurjónsdóttir, directora de Casa y Escuela. “Así les resulta más difícil utilizar la vieja excusa de que a los demás les dejan hacerlo”.

Se aumentó la financiación estatal de los clubs deportivos, musicales, artísticos, de danza y de otras actividades organizadas con el fin de ofrecer a los chicos otras maneras de sentirse parte de un grupo y de encontrarse a gusto que no fuesen consumiendo alcohol y drogas, y los hijos de familias con menos ingresos recibieron ayuda para participar en ellas. Por ejemplo, en Reikiavik, donde vive una tercera parte de la población del país, una Tarjeta de Ocio facilita 35.000 coronas (250 libras esterlinas) anuales por hijo para pagar las actividades recreativas.

Un factor decisivo es que las encuestas han continuado. Cada año, casi todos los niños islandeses las rellenan. Esto significa que siempre se dispone de datos actualizados y fiables.

Entre 1997 y 2012, el porcentaje de adolescentes de 15 y 16 años que declaraban que los fines de semana pasaban tiempo con sus padres a menudo o casi siempre se duplicó –pasó del 23 al 46%–, y el de los que participaban en actividades deportivas organizadas al menos cuatro veces por semana subió del 24 al 42%. Al mismo tiempo, el consumo de cigarrillos, bebidas alcohólicas y cannabis en ese mismo grupo de edad cayó en picado.

“Aunque no podemos presentarlo como una relación causal –lo cual es un buen ejemplo de por qué a veces es difícil vender a los científicos los métodos de prevención primaria– la tendencia es muy clara”, observa Kristjánsson, que trabajó con los datos y actualmente forma parte de la Escuela Universitaria de Salud Pública de Virginia Occidental, en Estados Unidos. Los factores de protección han aumentado y los de riesgo han disminuido, y también el consumo de estupefacientes. Además, en Islandia lo han hecho de manera más coherente que en ningún otro país de Europa”.

El caso europeo

Jón Sigfússon se disculpa por llegar un par de minutos tarde. “Estaba con una llamada de crisis”. Prefiere no precisar dónde, pero era una de las ciudades repartidas por todo el mundo que han adoptado parcialmente las ideas de Juventud en Islandia.

Juventud en Europa, dirigida por Jón, nació en 2006 tras la presentación de los ya entonces extraordinarios datos de Islandia a una de las reuniones de Ciudades Europeas contra las Drogas, y, recuerda Sigfússon, “la gente nos preguntaba cómo lo conseguíamos”.

La participación en Juventud en Europa se hace a iniciativa de los Gobiernos nacionales, sino que corresponde a las instancias municipales. El primer año acudieron ocho municipios. A día de hoy participan 35 de 17 países, y comprenden desde zonas en las que interviene tan solo un puñado de escuelas, hasta Tarragona, en España, donde hay 4.200 adolescentes de 15 años involucrados. El método es siempre igual. Jón y su equipo hablan con las autoridades locales y diseñan un cuestionario con las mismas preguntas fundamentales que se utilizan en Islandia más unas cuantas adaptadas al sitio concreto. Por ejemplo, últimamente en algunos lugares se ha presentado un grave problema con las apuestas por Internet, y las autoridades locales quieren saber si está relacionado con otros comportamientos de riesgo.

A los dos meses de que el cuestionario se devuelva a Islandia, el equipo ya manda un informe preliminar con los resultados, además de información comparándolos con los de otras zonas participantes. “Siempre decimos que, igual que la verdura, la información tiene que ser fresca”, bromea Jón. “Si le entregas los resultados al cabo de un año, la gente te dirá que ha pasado mucho tiempo y que puede que las cosas hayan cambiado”. Además, tiene que ser local para que los centros de enseñanza, los padres y las autoridades puedan saber con exactitud qué problemas existen en qué zonas.

El equipo ha analizado 99.000 cuestionarios de sitios tan alejados entre sí como las islas Feroe, Malta y Rumanía, así como Corea del Sur y, muy recientemente, Nairobi y Guinea-Bissau. En líneas generales, los resultados muestran que, en lo que se refiere al consumo de sustancias tóxicas entre los adolescentes, los mismos factores de protección y de riesgo identificados en Islandia son válidos en todas partes. Hay algunas diferencias. En un lugar (un país “del Báltico”), la participación en deportes organizados resultó ser un factor de riesgo. Una investigación más profunda reveló que la causa era que los clubs estaba dirigidos por jóvenes exmilitares aficionados a las sustancias para aumentar la musculatura, así como a beber y a fumar. En este caso, pues, se trataba de un problema concreto, inmediato y local que había que resolver.

Aunque Jón y su equipo ofrecen asesoramiento e información sobre las iniciativas que han dado buenos resultados en Islandia, es cada comunidad la que decide qué hacer a la luz de sus resultados. A veces no hacen nada. Un país predominantemente musulmán, que el investigador prefiere no identificar, rechazó los datos porque revelaban un desagradable nivel de consumo de alcohol. En otras ciudades –como en la que dio lugar a la “llamada de crisis” de Jón– están abiertos a los datos y tienen dinero, pero Sigfússon ha observado que puede ser mucho más difícil asegurarse y mantener la financiación para las estrategias de prevención sanitaria que para los tratamientos.

Ningún otro país ha hecho cambios de tan amplio alcance como Islandia. A la pregunta de si alguno ha seguido el ejemplo de la legislación para impedir que los adolescentes salgan de noche, Jón sonríe: “Hasta Suecia se ríe y lo llama toque de queda infantil”.

A lo largo de los últimos 20 años, las tasas de consumo de alcohol y drogas entre los adolescentes han mejorado en términos generales, aunque en ningún sitio tan radicalmente como en Islandia, y las causas de los avances no siempre tienen que ver con las estrategias de fomento del bienestar de los jóvenes. En Reino Unido, por ejemplo, el hecho de que pasen más tiempo en casa relacionándose por Internet en vez de cara a cara podría ser uno de los principales motivos de la disminución del consumo de alcohol.

Sin embargo, Kaunas, en Lituania, es un ejemplo de lo que se puede conseguir por medio de la intervención activa. Desde 2006, la ciudad ha distribuido los cuestionarios en cinco ocasiones, y las escuelas, los padres, las organizaciones sanitarias, las iglesias, la policía y los servicios sociales han aunado esfuerzos para intentar mejorar la calidad de vida de los chicos y frenar el consumo de sustancias tóxicas. Por ejemplo, los padres reciben entre ocho y nueve sesiones gratuitas de orientación parental al año, y un programa nuevo facilita financiación adicional a las instituciones públicas y a las ONG que trabajan en la mejora de la salud mental y la gestión del estrés. En 2015, la ciudad empezó a ofrecer actividades deportivas gratuitas los lunes, miércoles y viernes, y planea poner en marcha un servicio de transporte también gratuito para las familias con bajos ingresos con el fin de contribuir a que los niños que no viven cerca de las instalaciones puedan acudir.

Entre 2006 y 2014, el número de jóvenes de Kaunas de entre 15 y 16 años que declararon que se habían emborrachado en los 30 días anteriores descendió alrededor de una cuarta parte, y el de los que fumaban a diario lo hizo en más de un 30%.

Por ahora, la participación en Juventud en Europa no es sistemática, y el equipo de Islandia es pequeño. A Jón le gustaría que existiese un organismo centralizado con sus propios fondos específicos para centrarse en la expansión de la iniciativa. “Aunque llevemos 10 años dedicados a ello, no es nuestra ocupación principal a tiempo completo. Nos gustaría que alguien lo imitase y lo mantuviese en toda Europa”, afirma. “¿Y por qué quedarnos en Europa?”

El valor del deporte

Después de nuestro paseo por el parque Laugardalur, Gudberg Jónsson nos invita a volver a su casa. Fuera, en el jardín, sus dos hijos mayores –Jón Konrád, de 21 años, y Birgir Ísar, de 15–, me hablan del alcohol y el tabaco. Jón bebe alcohol, pero Birigr dice que no conoce a nadie en su instituto que beba ni fume. También hablamos de los entrenamientos de fútbol. Birgir se entrena cinco o seis veces por semana; Jón, que estudia el primer curso de un grado en administración de empresas en la Universidad de Islandia, practica cinco veces. Los dos empezaron a jugar al fútbol como actividad extraescolar cuando tenían seis años.

“Tenemos muchos instrumentos en casa”, me cuenta luego su padre. “Hemos intentado que se aficionen a la música. Antes teníamos un caballo. A mi mujer le encanta montar, pero no funcionó. Al final eligieron el fútbol”.

¿Alguna vez les pareció que era demasiado? ¿Hubo que presionarlos para que entrenasen cuando habrían preferido hacer otra cosa? “No, nos divertía jugar al fútbol”, responde Birgir. Jón añade: “Lo probamos y nos acostumbramos, así que seguimos haciéndolo”.

Y esto no es lo único. Si bien Gudberg y su mujer Thórunn no planifican conscientemente un determinado número de horas semanales con sus tres hijos, intentan llevarlos con regularidad al cine, al teatro, a un restaurante, a hacer senderismo, a pescar y, cada septiembre, cuando en Islandia las ovejas bajan de las tierras altas, hasta a excursiones de pastoreo en familia.

Puede que Jón y Birgir sean más aficionados al fútbol de lo normal, y también que tengan más talento (a Jón le han ofrecido una beca de fútbol para la Universidad Metropolitana del Estado de Denver, y pocas semanas después de nuestro encuentro, eligieron a Birgir para jugar en la selección nacional sub-17), pero, ¿podría ser que un aumento significativo del porcentaje de chavales que participan en actividades deportivas organizadas cuatro veces por semana o más tuviese otras ventajas, además de que los chicos crezcan más sanos?

¿Puede que tenga que ver, por ejemplo, con la aplastante derrota de Inglaterra por parte de Islandia en la Eurocopa de 2016? Cuando le preguntamos, Inga Dóra Sigfúsdóttir, que fue votada Mujer del Año de Islandia 2016, responde con una sonrisa: “También están los éxitos en la música, como Of Monsters and Men [un grupo independiente de folk-pop de Reikiavik]. Son gente joven a la se ha animado a hacer actividades organizadas. Algunas personas me han dado las gracias”, reconoce con un guiño.

En los demás países, las ciudades que se han unido a Juventud en Europa informan de otros resultados beneficiosos. Por ejemplo, en Bucarest, la tasa de suicidios de adolescentes ha descendido junto con el consumo de drogas y alcohol. En Kaunas, el número de menores que cometen delitos se redujo en un tercio entre 2014 y 2015.

Como señala Inga Dóra, “los estudios nos enseñaron que teníamos que crear unas circunstancias en las cuales los menores de edad pudiesen llevar una vida saludable y no necesitasen consumir drogas porque la vida es divertida, los chicos tienen muchas cosas que hacer y cuentan con el apoyo de unos padres que pasan tiempo con ellos”.

En definitiva, los mensajes –aunque no necesariamente los métodos– son sencillos. Y cuando ve los resultados, Harvey Milkman piensa en Estados Unidos, su país. ¿Funcionaría allí también el modelo Juventud en Islandia?

¿Y Estados Unidos?

Trescientos veinticinco millones de habitantes frente a 330.000. Treinta y tres mil bandas en vez de prácticamente ninguna. Alrededor de 1,3 millones de jóvenes sin techo frente a un puñado.

Está claro que en Estados Unidos hay dificultades que en Islandia no existen, pero los datos de otras partes de Europa, incluidas ciudades como Bucarest, con graves problemas sociales y una pobreza relativa, muestran que el modelo islandés puede funcionar en culturas muy diferentes, sostiene Milkman. Y en Estados Unidos se necesita con urgencia. El consumo de alcohol en menores de edad representa el 11% del total consumido en el país, y los excesos con el alcohol provocan más de 4.300 muertes anuales entre los menores de 21 años.

Sin embargo, es difícil que en el país se ponga en marcha un programa nacional en la línea de Juventud en Islandia. Uno de los principales obstáculos es que, mientras que en este último existe un compromiso a largo plazo con el proyecto nacional, en Estados Unidos los programas de salud comunitarios suelen financiarse con subvenciones de corta duración.

Milkman ha aprendido por propia experiencia que aun cuando reciben el reconocimiento general, los mejores programas para jóvenes no siempre se amplían, o como mínimo, se mantienen. “Con el Proyecto Autodescubrimiento parecía que teníamos el mejor programa del mundo”, recuerda. “Me invitaron dos veces a la Casa Blanca; el proyecto ganó premios nacionales. Pensaba que lo reproducirían en todos los pueblos y ciudades, pero no fue así”.

Cree que la razón es que no se puede recetar un modelo genérico a todas las comunidades porque no todas tienen los mismos recursos. Cualquier iniciativa dirigida a dar a los adolescentes estadounidenses las mismas oportunidades de participar en la clase de actividades habituales en Islandia y ayudarlos así a apartarse del alcohol y otras drogas, tendrá que basarse en lo que ya existe. “Dependes de los recursos de la comunidad”, reconoce.

Su compañero Álfgeir Kristjánsson está introduciendo las ideas islandesas en Virginia Occidental. Algunos colegios e institutos del estado ya están repartiendo encuestas a los alumnos, y un coordinador comunitario ayudará a informar de los resultados a los padres y a cualquiera que pueda emplearlos para ayudar a los chicos. No obstante, admite que probablemente será difícil obtener los mismos resultados que en Islandia.

La visión a corto plazo también es un obstáculo para la eficacia de las estrategias de prevención en Reino Unido, advierte Michael O’Toole, director ejecutivo de Mentor, una organización sin ánimo de lucro dedicada a reducir el consumo de drogas y alcohol entre los niños y los jóvenes. Aquí tampoco existe un programa de prevención del alcoholismo y la toxicomanía coordinado a escala nacional. En general, el asunto se deja en manos de las autoridades locales o de los centros de enseñanza, lo cual suele suponer que a los chicos solamente se les da información sobre los peligros de las drogas y el alcohol, una estrategia que O’Toole coincide en reconocer que está demostrado que no funciona.

El director de Mentor es un firme defensor del protagonismo que el modelo islandés concede a la cooperación entre los padres, las escuelas y la comunidad para ayudar a dar apoyo a los adolescentes, y a la implicación de los padres o los tutores en la vida de los jóvenes. Mejorar la atención podría ser de ayuda en muchos sentidos, insiste. Incluso cuando se trata solamente del alcohol y el tabaco, abundan los datos que demuestran que, cuanto mayor sea el niño cuando empiece a beber o a fumar, mejor será su salud a lo largo de su vida.

Pero en Reino Unido no todas las estrategias son aceptables. Los “toques de queda” infantiles es una de ellas, y las rondas de los padres por la vecindad para identificar a chavales que no cumplen las normas, seguramente otra. Asimismo, una prueba experimental llevada a cabo en Brighton por Mentor, que incluía invitar a los padres a asistir a talleres en los colegios, descubrió que era difícil lograr que participasen.

El recelo de la gente y la renuencia a comprometerse serán dificultades allá donde se proponga el método islandés, opina Milkman, y dan de lleno en la cuestión del reparto de la responsabilidad entre los Estados y los ciudadanos. “¿Cuánto control quieres que tenga el Gobierno sobre lo que pasa con tus hijos? ¿Es excesivo que se inmiscuya en cómo vive la gente?”

En Islandia, la relación entre la ciudadanía y el Estado ha permitido que un eficaz programa nacional reduzca las tasas de abuso del tabaco y el alcohol entre los adolescentes y, de paso, ha unido más a las familias y ha contribuido a que los jóvenes sean más sanos en todos los sentidos. ¿Es que ningún otro país va a decidir que estos beneficios bien merecen sus costes?


Frases Célebres 691

“La izquierda lleva 13 años sin hacer nada por la educación”. Juan Grompone, ingeniero, escritor y frentista disidente. Observador TV (12/10/17).

“La ciencia puede parecer un lujo en determinado momento, pero en rigor es la clave del éxito de un país. Si un país no invierte en ciencia está en problemas, y no hay ciencia sin científicos. Los países que dejan de invertir en ciencia sufren fuga de cerebros e hipotecan su futuro. Hace 10 años las principales empresas pertenecían al mundo físico; hoy, las cinco marcas más importantes son de la industria de las TIC (tecnología de la información y de la comunicación)”. Liat Ben David, directora del Instituto Davidson, el brazo educativo del Instituto Weizmann de Ciencias de Israel, la sexta institución más importante en investigación científica del mundo. Semanario Búsqueda (12/10/17).

“Genera vergüenza institucional”. Luis Alberto Heber, senador Blanco, sobre la autorización de la vicepresidenta Lucia Topolansky para que Raúl Sendic cobre el subsidio. El Observador (11/10/17).

“El tema de fondo es una cuestión de actitud política: hay que cambiar”. Julio Bocca, exdirector del ballet del Sodre. El País (10/10/17).

“Debo decir que esta negociación fue muy intensa, de horas y horas de trabajo y reuniones con nuestros equipos y con el de UPM. No fue fácil. Una vez firmado el acuerdo se presentará toda la información a la oposición”. Tabaré Vázquez, Presidente, refiriéndose al acuerdo sobre la instalación de una segunda planta de celulosa de la empresa finlandesa UPM que se cerrará la próxima semana. Informativo Sarandí, radio Sarandí (11/10/17).

“Los cuidacoches son parte clave de la convivencia”. Fabiana Goyeneche, directora de Desarrollo Social de la Intendencia de Montevideo. La República (05/10/17).

“A la gente le importa poco si a la ambulancia nosotros la compramos por compra directa o la licitamos”. Susana Muñiz, presidenta de ASSE. De Ocho a Diez, radio Uruguay (11/10/17).

“El gobierno del Frente Amplio no tiene agenda y está congelado”. Luis Lacalle Pou, senador Blanco y líder del sector Todos. El País (12/10/17).

“Sería bueno que la oposición pusiera la agenda sobre la mesa, pero no con titulares, sino profundizando cada idea (...) si dice que hay que mejorar la seguridad del país y la propuesta que viene es cambiar al ministro (del Interior) eso no es serio, esas son ´pompitas de jabón´”. Tabaré Vázquez, Presidente. Informativo Sarandí, radio Sarandí (11/10/17).

“Cuando los negociadores de la UE ven cómo entre nosotros nos seguimos poniendo trabas, nuestra posición se vuelve muy inconsistente y nos deja un flanco muy grande en el futuro de las negociaciones”. Rodolfo Nin Novoa, Canciller, sobre la informalidad de la decisión del gobierno brasileño de suspender temporalmente la importación de lácteos, hasta que se demuestre que la mercadería es de producción nacional. Informa Nacional, radio Uruguay (11/10/17).

“Causa gracia que Brasil diga que Uruguay triangula leche (...) se trata de una medida política que se puede resolver rápido. Estamos esperanzados que se resuelva a corto plazo. Pero si no fuera así nos va a pegar fuerte sin duda. Fue una medida muy sorpresiva y cayó mal”. Darío Jorcín, productor lechero. Inicio de Jornada, radio Carve (11/10/17).

“No es una compadrada, es defender los intereses nacionales”. Tabaré Aguerre, ministro de Ganadería, refiriéndose al enlentecimiento del paso de camiones brasileños por la frontera, ante el anuncio de Brasil de que suspenderá las licencias de importación de lácteos uruguayos. Subrayado, canal 10 (11/10/17).

“Hay preocupación por su situación laboral. Ha salido a la prensa y hoy lo conocen, saben quién es Hugo Leites, y no tenemos una propuesta laboral para él (...) Ernesto Murro (ministro de Trabajo) estuvo en contacto con Andrés Lima (intendente de Salto) para pedirle algún tipo de lugar [en la Intendencia] o que pueda hacer la gestión para que Leites obtenga un empleo”. Gabriel Cartagena, abogado de Hugo Leites, el peón rural que denunció haber sido agredido por el dueño de la estancia en que trabajaba. Montevideo Portal (06/10/17).

“Es un abuso de poder conseguir trabajo en el Estado al peón rural (...) Propongo que el ministro Murro haga una lista de víctimas, de personas víctimas de injusticia y con esa lista se comience a dar trabajo a todos. No se deben hacer estas cosas, porque está prohibido”. Gerardo Sotelo, periodista. Inicio de Jornada (10/10/17).

“La reglamentación de la comuna no permite el ingreso de funcionarios sin sorteo”. Andrés Lima, intendente de Salto, respondiendo a la solicitud del ministro de Trabajo sobre el dar una solución laboral al peón rural. Portal Salto Informa (07/10/17).

Esta ley es un tema central para el FA, porque en definitiva estamos hablando de cómo se financia la democracia. En un momento en el que la política está cuestionada desde la ética, la transparencia en el financiamiento de los partidos es clave para la población. No tengo dudas: hoy está en juego la credibilidad de todo el sistema político”. Javier Miranda, presidente del Frente Amplio, refiriéndose a que la Comisión Parlamentaria Especial sobre Financiación de los Partidos Políticos envió al plenario de la Cámara de Senadores un proyecto de ley que, entre otras disposiciones, prohíbe que las empresas aporten a los partidos políticos. La Diaria (07/10/17).

“Para los escenarios a futuro de OPP es muy importante la cuestión de género y conformación de hogares porque esto tiene fuertes impactos en al menos tres dimensiones clave: la mayor incorporación de las mujeres en el mercado laboral, nuevas demandas de cuidados y cambios en demandas y necesidades de vivienda. En definitiva, la conformación de los hogares y los patrones de género afectan también las tendencias demográficas de mediano y largo plazo. Se retroalimentan entre sí, aunque es más fuerte la relación de la demografía y las relaciones de género a la conformación de hogares que al revés. Todo esto impacta tanto en la matriz de protección social como en la seguridad social”. Santiago Soto, subdirector de la OPP. Semanario Búsqueda (12/10/17).

“El transporte está en una crisis profunda”. Fernando Nopitsch, secretario General de la Intendencia Municipal de Montevideo, sobre la caída de la venta de boletos. La tarde D10, radio El Espectador (11/10/17).

“Es francamente desagradable que la prensa pueda escribir todo lo que quiera escribir”. Donald Trump, presidente de EE.UU, durante una conferencia de prensa. CNN en español (11/10/17).

“El país está deshecho con penurias y hambruna. No hay probabilidad de que el gobierno gane”. Luis Salamanca, politólogo venezolano, acerca  de las elecciones de gobernadores que se realizarán este domingo 15 en Venezuela. AFP (12/10/17).


Mapa de un engaño

Por LA LIBRERIA

"Mapa de un engaño. El lado oculto de la trama tupamara", de Álvaro Diez de Medina – Penguin Random House, 2017.

La aventura sangrienta de los tupamaros aún está por develarse en forma completa. Los recientes episodios en torno a Héctor Amodio Pérez han dado lugar a nuevas versiones, contrapuestas a las que durante décadas monopolizaron los escritos de Fernández Huidobro y otros líderes guerrilleros, quienes inundaron las librerías con sus versiones sobre la supuesta heroicidad y victimización de la subversión. Ahora aparecen otras interpretaciones de esas historias, como las que han venido alimentando los textos de Leonardo Haberkorn y otros periodistas.

Entre esos nuevos aportes luce como imprescindible el reciente libro de Álvaro Diez de Medina, abogado, periodista y diplomático, quien con pluma amena pero a la vez profunda nos ofrece otro sesgo de los engaños, las traiciones y las conspiraciones –por cierto, nada heroicas– que los protagonistas fueron acumulando antes de caer prisioneros y luego estando en la cárcel.

El autor reconoce que realizó su investigación casi por casualidad, ya que inicialmente estaba embarcado en un estudio sobre el ex embajador británico en Uruguay, Geoffrey Jackson, secuestrado en Uruguay por los tupamaros, cuando se puso en contacto con Amodio Pérez y fue a raíz de esa entrevista que surgió su interés por el famoso manuscrito que éste redactó o habría redactado mientras estaba detenido en el Batallón Florida en 1972. Tenemos que agradecer a esa casualidad que ahora podamos acceder a un texto por demás interesante.

Dice Diez de Medina en la introducción que “el llamado libro de Amodio Pérez, recordé, había por momento cobrado condiciones de leyenda: era el supuesto guion de un complot militar; era la proclamada prueba de una traición, era una obra diseñada con el propósito de derribar las instituciones, era un amaño destinado a destruir la reputación de la dirigencia tupamara; era un trabajo de los servicios de inteligencia militar de la época. Era, en fin, tantas cosas, que me despertó curiosidad por saber qué es lo que realmente era”.

Diez de Medina contrastó las copias de esos textos –escritos primero en hojillas de tabaco y luego a máquina– llegando a la conclusión de que el famoso libro de Amodio tiene varias versiones, provenientes probablemente de diversos autores y con guiones contradictorios. La investigación meticulosa y confirmada, con abundantes referencias documentales, permite concluir que se ha tejido toda una leyenda y que a esta altura es difícil discriminar dónde está la verdad.

De esa manera, el texto de Diez de Medina tiene dos virtudes fundamentales, entre otras: su historia sobre la anécdota del “libro de Amodio” termina siendo, en el trasfondo, una historia del alzamiento guerrillero y su injustificada violencia que promovió secuestros y asesinatos. En segundo término, Mapa de un Engaño no sólo refiere a un texto en particular, sino a todos los testimonios que los tupamaros fueron levantando a través de los años, demostrando que fueron como dirigentes políticos y cronistas mucho más eficaces que como guerrilleros, ya que lograron construir un relato –ese que indicaba que los tupamaros eran como Robin Hood; que fueron presos por luchar contra la dictadura y que fueron víctimas y no victimarios– que hasta ahora les ha beneficiado indudablemente. Por suerte para las nuevas generaciones de uruguayos, aparecen cada vez más libros como el que comentamos, que demuestran con la contundencia de los hechos que aquella fue una historia turbia, preñada de mentiras y de traiciones.

Correo de los Viernes.
Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.