Edición Nº 882 - viernes 3 de diciembre de 2021        

Amor incondicional por la dictadura chavista

La Declaración de la Mesa Política del Frente Amplio sobre elecciones en Venezuela es nauseabunda. El cinismo con el que la izquierda local, que se dice democrática, saluda a la dictadura chavista es brutal. Una verdadera provocación.

Las elecciones regionales celebradas el pasado 21 de noviembre en Venezuela, estuvieron marcadas por una enorme abstención y múltiples hechos de violencia chavista, incluyendo un asesinato en el medio de la jornada electoral.

Bajo amenaza,votó poco más del 40 % y las irregularidades se contaron por miles. Por ejemplo, una organización que nuclea a ex chavistas, registró más de 12.000 violaciones, entre las que se destacan: abuso de poder, amenazas, presiones, inhabilitación de candidatos, intimidación a electores, violaciones de la Constitución y violencia.

En consonancia con las denuncias de las organizaciones locales, los veedores de la Unión Europea (UE) constataron irregularidades como el uso indebido de recursos públicos, la inhabilitación arbitraria e injustificada de candidatos opositores y el establecimiento de puntos de control del partido de gobierno en centros de votación.

Nuestra misión ha podido constatar la falta de independencia judicial, la no adherencia al Estado de derecho y que algunas leyes afectaron la igualdad de condiciones, el equilibrio y la transparencia de las elecciones”, dijo la portuguesa Isabel Santos, jefa de la delegación de observadores de la UE.

Como era de esperarse, los candidatos chavistas ganaron todas las gobernaciones del país salvo las de tres estados, Cojedes, Nueva Esparta y Zulia. En el Estado de Barinas, natal de Hugo Chávez y donde competía su hermano, la dictadura detuvo el conteo de los votos ante la inminente derrota chavista. Luego de inhabilitar al candidato opositor, Maduro ordenó repetir las elecciones de ese Estado en enero.

La impunidad es de un grado tal, que el propio Partido Comunista de Venezuela se manifestó en duros términos frente al suceso de Barinas. Los comunistas calificaron al proceso electoral en el Estado Barinas como“la mayor estafa política contra el pueblo, sin precedentes en la historia contemporánea”.

Partamos desde una realidad perceptible. Hace años que en Venezuela no funciona el Estado de Derecho. Hay miles de presos políticos y muertos extrajudiciales. No existe libertad de expresión, ni medios independientes. No hay garantías. No hay democracia. Ninguno de los hechos referidos podría sorprendernos, la historia se repite en cada circo electoral organizado por la dictadura.

Sin embargo, donde el mundo entero ve fraude y violencia, la Mesa Política del Frente Amplio ve un “proceso exitoso”, un “clima de tolerancia y respeto” y –las infaltables– “acciones desestabilizadoras por parte de EEUU y potencias extranjeras”. En una declaración pública, que se puede consultar en el sitio web oficial del Frente Amplio, su máximo órgano de conducción, mostró su “beneplácito” y “satisfacción” por el “clima de tolerancia y respeto que se vivió en la jornada electoral del domingo”.

¡Murió una persona! ¡Hubo miles de hechos violentos! ¡Los denunció la propia izquierda local! ¿De qué “tolerancia” hablan? ¿Cuál es el “éxito”?

El grado de hemiplejia es tal, que la izquierda vernácula “reconoce”, además,“las garantías que ofrece el sistema electoral venezolano” y saluda a los veedores de su propio partido. ¿Cuáles garantías? ¿La de los más de 250 presos políticos? ¿La de los medios clausurados? ¿La de los millones exiliados, incluyendo a los miles que se encuentran hoy en nuestro propio país? ¿La de los muertos?

Por si fuese poco, el Frente Amplio finaliza su nauseabunda declaración exigiendo –¡sí, exigiendo!– que el gobierno de nuestro país “honre” su “rica historia” y “apoye estos intentos de superar los desencuentros entre los distintos sectores en Venezuela”.

Vaya si tenía razón el Dr. Sanguinetti cuando en el balotaje aseguraba que de un lado íbamos a estar los que creíamos que Venezuela era una dictadura y del otro los que creían que era una democracia.

Y aunque no lo parezca, ese hecho, aunque ajeno a nuestra política interna, es fundamental para ella. Los que no creen que en Venezuela hay una dictadura es porque no son demócratas, así de sencillo.


Desempleo cayó al 8% y mantiene tendencia descendente

En octubre se registró un nuevo descenso en la tasa de desempleo, así como un incremento en la tasa de empleo y en la tasa de actividad. Ello significa que el mercado de empleo se encuentra en recuperación, circunstancia previsible en virtud del incremento de la actividad económica.

De acuerdo a los datos publicados por el INE, la tasa de desempleo se ubicó en 8%, o sea, una caída de 1,4% respecto del mes anterior y el registro más bajo desde abril de 2019.

Pero al tasa de desempleo (porcentaje de la población desempleada que busca trabajo) no es el único guarismo relevante para tomarle el pulso al mercado de trabajo. También es necesario ver la evolución de la tasa de empleo (porcentaje de personas en edad de trabajar que están empleadas) y la tasa de actividad (porcentaje de personas en edad de trabajar que tiene empleo o busca un empleo).

En tal sentido, la tasa de empleo se ubicó en 56,8%, o sea, 1% más que en relación a setiembre. Y la tasa de actividad registró un 61,8%, o sea, 0,2% más en relación a setiembre.

En suma, hay una reducción significativa del desempleo en un contexto donde hay más gente buscando trabajo y más gente empleada.

Si a eso sumamos que en noviembre las exportaciones uruguayas crecieron (excluyendo a las zonas francas) un 50,9% respecto a noviembre de 2020 y un 40,4% en lo que va de 2021, podemos esperar una evolución auspiciosa de la economía del país, pese a las dificultades de los países vecinos, que no nos benefician ciertamente.


Un sistema centrado en los estudiantes

A raíz de la polémica sobre los supuestos “recortes” de horas docentes que denuncian los sindicalistas de la educación, el Presidente del Codicen, Robert Silva, aclaró que el sistema educativo está al servicio de los estudiantes. “Si hay grupos que no tienen estudiantes no hay grupos”, resumió con elocuencia.

En el marco de la presentación del plan de transformación educativa de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), el presidente Luis Lacalle Pou fue increpado por un grupo de sindicalistas que se agruparon en las afueras de la Torre de las Comunicaciones, donde se realizó el evento.

“La educación técnica se está destrozando, la gente más necesitada se queda sin grupos, los alumnos se quedan sin clase”, dijo a los gritos la vocera de AFUTU, Mabel Mallo.

“Podemos no estar de acuerdo con algunas decisiones, pero la responsabilidad de la conducción del gobierno de la educación la tenemos nosotros”, señaló el Presidente del Codicen, Robert Silva,en respuesta a quienes increparon al Presidente Lacalle Pou. “Hay muchas cosas que dicen que lamentablemente pretenden sembrar el terreno con falsos relatos que quieren amedrentar la toma de decisiones y la necesaria transformación educativa”, aclaró.

Silva fue contundente: “Si hay grupos que no tienen estudiantes, no hay grupos. Porque la razón de ser del sistema educativo son los estudiantes, y el docente que se queda sin horas ahí tendrá otro grupo. Nosotros no podemos crear grupos si no hay estudiantes. No podemos crear grupos del mismo grado en el mismo turno con muy pocos estudiantes, porque seguramente se lo estemos quitando a otro. ¿Y sabe a quién se lo quitamos, que lo he visto muchas veces? Al interior profundo”.

A comienzos de semana, en entrevista con El Observador, el consejero del Codicen Juan Gabito se había referido a un fenómeno que denominó “grupos fantasma”. Según explicó, en UTU hay 17 clases sin ningún alumno y 283 clases con menos de diez alumnos, cada uno con al menos diez profesores designados. Además, Gabito aseguró que esos datos fueron puestos en conocimiento de los sindicatos, que no lo negaron.

En línea con Silva, el consejero citó el artículo 59 de la Constitución, que rige para los docentes: “El funcionario existe para la función y no la función para el funcionario”, dijo, criticando a los docentes que “cobran sin alumnos”.

Una vez más, dato mata relato.


XXVI Reunión Plenaria del Círculo de Montevideo en España

Entre el lunes 29 de noviembre y el miércoles 1 de diciembre, el Círculo de Montevideo, fundado hace 25 años por el Dr. Julio María Sanguinetti, se reunió en Santiago de Compostela (Galicia), a fin de analizar la situación de las sociedades democráticas en medio de la pandemia.

Además del ex Presidente Sanguinetti, participaron los ex Mandatarios Felipe González, de España, Ricardo Lagos, de Chile, y Leonel FernándezReyna, de República Dominicana. Desde el mundo académico, se hicieron presentes el economista uruguayo Enrique Iglesias y los analistas políticos argentinos Natalio Botana y Carlos Pagni. La visión empresarial, estuvo a cargo del empresario mexicano Carlos Slim.

El martes 30 de noviembre, en la Ciudad de la Cultura de Galicia, Xosé Antonio Sánchez Bugallo, Alcalde del Ayuntamiento de Santiago de Compostela, y Alberto Núñez Feijóo, Presidente da Xunta de Galicia, dieron la bienvenida al evento inaugurando las jornadas.

El Presidente de la Fundación Círculo de Montevideo, Julio María Sanguinetti, disertó sobre “La Política en tiempos de redes” y Carlos Slim, Presidente empresarial de la Fundación Círculo de Montevideo, sobre las “Nuevas formas de trabajar” .

Para finalizar, Felipe González, Ricardo Lagos, Alberto Núñez Feijóo, Julio María Sanguinetti y Carlos Slim Helú, reflexionaron sobre los “Nuevos y viejos enemigos de la democracia” y Martín Santiago, Natalio Botana, Carlos Pagni y Alberto Ruiz Gallardón sobre “La tensión entre realidades y expectativas” .

En la jornada de cierre, el miércoles 1, Enrique Iglesias, Carlos Magariños y José Juan Ruiz intercambiaron sobre “Nuevas ideas para nuevos mercados” . Para finalizar, todos los participantes arribaron a diversas conclusiones sobre las jornadas.

Los videos completos de las distintas jornadas del evento se pueden consultar en el siguiente enlace:

http://circulodemontevideo.org/inicio.asp


¡NO!

En estos días, se cumplieron 41 años de la hazaña cívica en la que el NO se impuso en las urnas dando inicio a las negociaciones que terminaron consagrando el “cambio en paz” de 1984. A continuación, reproducimos una columna sobre los hechos que el ex Presidente Sanguinetti escribió aquí en Correo el año pasado.

1980 era lo que podría decirse un buen año. La economía había crecido 6,1% en 1978, 8,7% en 1979 y ese ritmo se mantenía. La “tablita” que prefijaba el dólar generaba tranquilidad y el consumo de lo importado, automóviles, electrodomésticos, florecía. En ese contexto es que la dictadura resolvió procurar una legitimación, conforme a un cronograma publicitado en agosto de 1977 y que establecía ese 1980 como año de una nueva Constitución, marzo de 1981 como fecha de una elección interna de autoridades y noviembre para la elección del nuevo gobierno, que asumiría el 1° de marzo de 1982.

La situación interna del gobierno no era sencilla. Había crecido mucho, en la Armada y en la Fuerza Aérea, el sentimiento que había que poner punto final a la dictadura. También en el Ejército venía ocurriendo algo parecido, al tiempo que se endurecía el talante de quienes pensaban en el continuismo. La Comisión de Asuntos Políticos de las Fuerzas Armadas, presidida por el Brigadier Jorge Borad, por el mes de marzo elevó un proyecto con unas pautas constitucionales, que fueron devueltas por el Presidente de la dictadura Dr. Aparicio Méndez con un conjunto fuerte de rectificaciones. Borad lo acusó de “fracasado” y que respondía a su frustración como “político y como profesional”. Desde el otro sector, el Tte. Gral. Queirolo, Comandante en Jefe del Ejército, anunció que habría elección, pero con un candidato único de los partidos y manteniendo la proscripción de todos los dirigentes políticos, incluso el ex Presidente Pacheco, pese a que era Embajador.

Borad siguió adelante con su proyecto y convocó al Dr. Carlos Manini Ríos, colorado histórico, y al Dr. Héctor Paysée Reyes, nacionalista, para que formaran unos grupos representativos de sus colectividades con los que procurar algún entendimiento sobre el proyecto de reforma. La Comisión Colorada, de seis miembros, generó una gran expectativa y la prensa se hizo amplio eco de su oposición a las pautas, planteada en la Comaspo. De inmediato el Tte. Gral. Alvarez, dos años antes retirado del Comando del Ejército, pero aspirante a la presidencia, saltó con una diatriba contra los políticos por sus “presiones” y “maniobras”. El Comandante en Jefe Queirolo, a su vez, lanzó el exabrupto de que “a los ganadores no se les ponen condiciones” (sic), lo que contestó Enrique Tarigo en “El Día” con un artículo diciendo que no hay condiciones sino “presupuestos lógicos y necesarios” como “levantar las proscripciones que afectan a los hombres del Partido Colorado y contra los cuales no existe otra imputación que la de haber ocupado cargos electivos”.

Lo cierto es que se elaboró un proyecto y tanto el Partido Colorado como el Partido Nacional nos pronunciamos mayoritariamente en contra. Lo hizo Tarigo en la primera edición de “Opinar” y lo hicimos nosotros en “El Día” en un artículo que titulamos “Hasta el 30 un No”, señalando que considerábamos las disposiciones propuestas como “incompatibles con una concepción democrática del Estado y de la vida”.

La propaganda oficialista dominaba los medios diciendo que la propuesta era el único modo de retornar a la institucionalidad y que el No era un salto al vacío, que cerraría todo horizonte de futuro. La Juventud del Partido Colorado, sin embargo, fue autorizada a realizar un acto en el Cine Cordón el 31 de octubre. Pocos días después lo hizo la juventud blanca. Poco más pudo hacerse en público, pero lo más resonante fue la polémica que en el Canal 4 sostuvieran los Dres. Tarigo y Pons Etcheverry, defendiendo el No, frente a los Dres. Bolentini y Viana Reyes, que sostenían la posición oficialista. La opinión pública asistió asombrada a un espectáculo inédito: la impugnación clara y fuerte a la dictadura, en boca de quienes hoy representaban a los partidos tradicionales, cuyos dirigentes seguían proscriptos. Arreciaron los ataques militares, se denunció un complot sedicioso en el Penal de Libertad y se generó todo el temor posible.

Nosotros trabajábamos desde la sombra. Unos recorriendo el interior, otros moviéndonos por todo Montevideo y Canelones, acompañados de una juventud que afloraba. Con todo, reinaba la incertidumbre. En la víspera del plebiscito, veníamos caminando con Maneco Flores Mora rumbo a El Día y yo le expreso mis temores por el resultado. Acababa de ganar un plebiscito parecido Pinochet en Chile y la tradición mostraba siempre a las dictaduras venciendo, por buenas o malas maneras, pero venciendo. “No te preocupes”, me dice, “mañana sabremos si alguna vez merecimos el título de Suiza de América”. Y así fue, porque en ese 30 de noviembre inolvidable, el pronunciamiento fue claro: 57,2%. Por el No, contra 42,8% por el Sí. Desde ya que la votación por el Sí no era pro dictadura sino mayoritariamente de gente que de buena fe pensaba que era un principio de salida, aunque fuera regular y que luego habría tiempo para seguir avanzando.

Nosotros pensamos siempre que se precisaba una solución clara, que no subordinara al gobierno democrático a la influencia militar de modo alguno, y esta no lo era.

Los mandos militares no esperaban el resultado. Debemos reconocer que no intentaron el fraude y que la Corte Electoral, con sus funcionarios de siempre, organizó el acto con honestidad e independencia. El malhumor del alvarismo, sin embargo, fue tremendo y las declaraciones estuvieran en consonancia. Las provocaciones arreciaron, pero no tuvieron otro remedio que abrir otra instancia de diálogo. Todo sería trabajoso, desde que, incluso, se sustituyó al Dr. Méndez, otro derrotado del plebiscito, por el propio Tte. Gral. Álvarez, quien pasó a ser el mayor obstáculo para la salida institucional.

Estos fueron los hechos. Primer paso de cuatro difíciles años de ir y venir, pero que, con la perspectiva que nos dan los 40 años que se cumplen estos días, podemos con orgullo decir que hubo en los partidos tradicionales una dirigencia notable, que desde la sombra logró doblegar a la dictadura y mostrarle que, pese a toda su propaganda y el alto nivel de consumo del momento, no era posible violar impunemente los grandes principios de nuestra República, grabados en el corazón de la ciudadanía.

Así como días pasados recordamos al Almirante Zorrilla por su solitaria resistencia al golpe de febrero de 1973, hoy lo hacemos -con la misma emoción- por otro enorme batllista, el Dr. Enrique Tarigo, hasta entonces un respetado abogado, profesor de Derecho Procesal, que asumió la representación política del Partido Colorado y marcó un hito de dignidad ciudadana.


Arena de Debates: Liberalismo y Jacobinismo

El ex Presidente Julio María Sanguinetti debatió con el cardenal Daniel Sturla en un ciclo organizado por la Dirección Nacional de Cultura del Ministerio de Educación y Cultura que promueve el intercambio de ideas a partir de temáticas y polémicas que generan el pensamiento intelectual y crítico.

El debate, inspirado en el título de la obra del escritor y político colorado, José Enrique Rodó, se realizó en el marco de la celebración de los 150 años de su nacimiento. “Liberalismo y jacobinismo” (1906) es una obra que recoge una serie de artículos publicados por Rodó sobre la polémica que mantuvo con el Dr. Pedro Díaz a partir de la decisión de retirar los crucifijos de los hospitales públicos durante el primer gobierno de José Batlle y Ordóñez.

Sanguinetti comenzó agradeciendo la oportunidad de debatir sobre temas que “hacen a los valores esenciales de nuestra república” . No obstante, aclaró Sanguinetti, “no solo estamos hablando de historia, sino de una realidad feliz de una república que a lo largo casi dos siglos de existencia ha logrado construir una democracia sobre la base de la libertad política, de la libertad de conciencia, de la tolerancia y de la convivencia de todas las creencias y de un sentido de libertad y solidaridad que es el elemento distintivo” .

Entre los elementosconstitutivos, dijo Sanguinetti, está la laicidad: “…siempre presente, como característica de nuestra república. Naturalmente, no es un tema que nazca con ella, ya que en aquellos tiempos [la república]nacía íntimamente vinculada a la iglesia católica” .

Tras un proceso de secularización en el mundo, explicó el ex Presidente, se generan amplios debates:

“En Uruguay empiezan temprano, en 1861, con Berro, cuando un cura se niega a sepultar a un masón y el Estado seculariza los cementerios. Se genera un fuertedebate, que se traslada a otros ámbitos y termina, nada menos, que con el destierro del arzobispo. Luego vienen otros debates, pero el fundamental se da en 1876-77, cuando José Pedro Varela propone la escuela laica gratuita y obligatoria, que pasa a ser uno de los elementos sustantivos de nuestra república, uno de los más exitosos...”

Sanguinetti recordó que Varela tuvo que enfrentar embates a dos puntas. Por un lado, “una fuerte oposición de la iglesia católica” , y por otro, “la de sus propios correligionarios liberales por el hecho de estar colaborando con una dictadura” . En ese marco, el expresidente recordó la celebré frase del reformador: “la dictadura va a pasar, mis escuelas van a quedar...”.

Por otra parte, el exmandatario se refirió a las críticas que los clericalistas le hacían a José Pedro Varela, “que descalificaban la posibilidad de una enseñanza laica, la posibilidad de una enseñanza mixta, ya que consideraban que reunir en una misma aula a niños y a niñas era el principio de un comienzo de la degeneración de la sociedad” .

Para finalizar el primer bloque, Sanguinetti aseguró que el punto final de las diferencias fue la Constitución del 17, que separa a la iglesia del Estado.

El debate completo se puede ver en la web del Ministerio de Educación y Cultura:

https://www.gub.uy/ministerio-educacion-cultura/comunicacion/noticias/arena-debates-liberalismo-jacobinismo


Julio Luis Sanguinetti: hay “ánimo populista al presionar” para reducir tarifas, cuando el Frente no las bajó “un gramo”

En conversación con Búsqueda, el Vicepresidente de UTE, Julio Luis Sanguinetti, apuntó contra el Frente Amplio y la política populista y cortoplacista que realiza la representante opositora en el directorio de la estatal eléctrica. A continuación, compartimos los pasajes principales de la entrevista.

“El año pasado se adecuó la tarifa por debajo de la inflación. Por lo cual, se ganaron casi dos puntitos. Ahora vamos a lo mismo: a intentar seguir en eso. Hemos tenido un buen año, pero también hay que ser muy cuidadosos con las cuentas de la empresa”
, comentó a Búsqueda el vicepresidente de UTE, Julio Luis Sanguinetti, al referirse a su postura para el próximo ajuste de tarifas. Sería “una baja indirecta de costos”.

Sin embargo, aclaró que los directores deberán reunirse con la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) y con el Ministerio de Economía (MEF) para “ver cómo sigue la película”.

Exportaciones y la tarifa

Una crisis hídrica afecta la cuenca del río Uruguay y esto provocó que UTE tenga que recurrir a las usinas de generación térmica. Pero la empresa estatal tuvo un rédito por esta sequía. Como Brasil es uno de los principales afectados, el ente está teniendo récords en exportaciones hacia ese país.

Los ingresos de UTE por estas exportaciones son el argumento utilizado por el director cabildante para justificar una baja de tarifas en términos reales. Cardona, por su parte, explicó en el programa Buen Día, de Canal 4, que UTE tiene “números beneficiosos” que se dan como resultado del “cambio de matriz” energética. Estimó que su propuesta es bajar “todas” las tarifas “por lo menos” dos puntos porcentuales.

Sobre las perspectivas a futuro de exportaciones a Brasil, el vicepresidente de UTE comentó que no se puede “trabajar sobre eventualidades

“Ojalá pueda seguir exportando, pero no somos el único país de la región que tiene excedentes de energía. Paraguay también los tiene. Hay que ir con pies de plomo, no es tan sencillo
”.”, comentó.

Sanguinetti dijo que “no coincide en nada” con Cardona porque los ingresos de UTE de este año son “extraordinarios y coyunturales” y se dieron por las exportaciones de energía a Brasil.

Tiene que tener en cuenta que no son ingresos permanentes. Mañana Brasil nos deja de comprar y nuestra cuenta vuelve al día anterior al que empezó a comprar”, explicó.

Si bajo las tarifas hoy, ¿qué sentido tendría si las tengo que subir el año que viene? ”, se preguntó Sanguinetti. El vicepresidente de la empresa prefiere “atender” las inversiones del ente y a otros sectores productivos. “No creo en repartir a lo loco ni bien tenga un verano. Después del verano, viene el otoño y después el invierno”, indicó.

Sanguinetti sostuvo que le “llama la atención” que Cardona esté “preocupada”, cuando “durante 15 años de gobiernos del Frente Amplio las tarifas no bajaron un gramo. En todo caso, (hicieron) lo que nosotros estamos haciendo aún poniendo la casa en orden”.

“¿Cuál fue la gran baja de tarifas del Frente? En un contexto de una economía con el show de precios internacionales
”, comentó.

Sanguinetti dijo que hay un “notorio ánimo populista en presionar para hacer cosas que no se hicieron antes”.

“No estimo pertinente distribuir riqueza coyuntural. Y me parece populista decir que se puede hacer. (Si) se puede hacer una vez, ¿después se puede mantener? La responsabilidad del que gobierna la empresa es mirar el mediano y el largo plazo para que siga con la misma salud financiera y económica que tiene hoy
”, sostuvo.

Cambio regulatorio

El Ministerio de Industria está preparando un decreto con cambios en la regulación del mercado eléctrico, que les permitiría a los grandes consumidores de energía tener la posibilidad de adquirirla en el mercado spot, que tiene precios más bajos, informó Brecha el viernes 26. Este asunto provocó cuestionamientos de la directora Cardona.

Para Sanguinetti, al proyecto que circula “le falta mucho” trabajo. “Así como está, nos obliga a estudiar las sensibilidades de cómo te puede afectar que se cambien las reglas de juego”, comentó en referencia a “la ecuación económica de la empresa”. Agregó que lo que “inspira” a esa cartera es “alinearse con la ley” y sostuvo que proponen cambios a los que UTE deberá “adaptarse”.

Comentó además que el proyecto “afecta” a UTE, pero no está claro si para bien o para mal. “Hay que estudiarlo. A mí no me gusta jugar para la tribuna. Yo siento acá que la directora del Frente Amplio juega para la tribuna. Y yo no: yo juego para la empresa”, comentó. Esas opiniones “tienen una lógica política”, que no es “necesariamente empresarial”.

Refinanciación

Por la pandemia de Covid-19, UTE implementó una batería de medidas y deberá tomar otras en el futuro, dijo Sanguinetti. Cuando el gobierno decida derogar la emergencia sanitaria, el ente deberá establecer “planes específicos de financiamiento” para las personas que, por el incumplimiento de los pagos, estén en “situación de corte”. Es para que “puedan formalizarse. La idea no es excluirlos”, explicó el jerarca.

De cerca de 1.500.000 clientes, UTE tiene entre 50.000 y 60.000 en esta situación. “Son pocos”, sostuvo. “Es una situación que hay que atender —porque son una buena cantidad de familias las que están afectadas—, pero antes de la pandemia teníamos 25.000. Tampoco hay que hacer una cosa drástica”, agregó.


Sanguinetti y Mujica en el cierre de cursos de la Escuela de Periodismo de Búsqueda

Los expresidentes tuvieron un ameno intercambio en el que reflexionaron e intercambiaron sobre el pasado, el presente y el futuro. A continuación compartimos con nuestros lectores la crónica, publicada en Búsqueda, que el periodista Federico Castillo realizó sobre el encuentro.

Afuera llovía. Caía agua sin parar en la tarde del jueves 25 de noviembre. Y el expresidente de la República Julio María Sanguinetti ingresó unos 10 minutos antes de lo previsto y con un ligero malhumor a la redacción de Búsqueda. Peñarol, el cuadro de sus amores, terminaba de empatar sin goles contra Progreso en uno de esos partidos llenos de barro y pocas emociones en el que dejó otros dos puntos por el camino hacia el campeonato uruguayo. El traspié deportivo fue una de las primeras cosas que comentó, con cara larga, a los periodistas mientras aguardaba por la llegada de su compañero de charla, el también expresidente José Mujica. A las 19.00, la hora acordada para el conversatorio entre estas dos figuras políticas reunidas por Búsqueda a un año de su histórico y simbólico retiro del Senado, llegó Mujica con estricta puntualidad. Subió pesadamente las escaleras hacia una de las salas de reuniones del semanario y le estrechó la mano a Sanguinetti.

Se saludaron con mucha cordialidad, se interesaron por los estados de salud de cada uno, pasaron rápida revista a sus cuestiones de octogenarios. Bromearon con que los dos subieron trabajosamente las escaleras y que sus anfitriones les habían hecho notar demasiado tarde la presencia de un elevador disponible en el edificio. “¿Y ahora me avisan que hay un ascensor? ”, se rio Mujica mientras bajaba los escalones hacía el hall de la redacción en donde esperaban los alumnos de la Escuela de Periodismo de Búsqueda. Pocos minutos después de las 19.00 horas empezó la charla entre dos expresidentes de la República que al final de sus vidas políticas parecen tener mucho más en común de lo que marcan sus historias y legajos.

Hubo un primer disparador para ambientar la conversación entre Sanguinetti y Mujica. Y fue esa coincidencia que los terminó uniendo, el hecho de que los dos se hayan retirado de política activa el mismo día, cuando renunciaron a su banca en el Senado un año atrás.

Sanguinetti arrancó haciendo una aclaración. “Los políticos nunca nos retiramos en la medida que uno sigue opinando, discutiendo, y los que tenemos vocación de militancia, militando”. Recordó que estuvo en cuarteles de invierno, pero que “hubo circunstancias particulares” de su Partido Colorado que lo “obligaron” a retornar a la contienda. “A calzarme de nuevo los zapatos con tapones y entrar a la cancha. Lo hicimos con sentido del deber. Y en eso estamos”.

También destacó que en el 2018 arrancó con la idea de la coalición, hablando con los líderes blancos. Y reconoció las dificultades de su partido para sustituir a la vieja generación. Habló sobre el retiro que espera sea “momentáneo” de Pedro Bordaberry. Y mencionó la aventura de Ernesto Talvi en la política, “que terminó de modo drástico”. Dijo que al Partido Colorado le ha “costado mucho” el proceso de renovación. “Por eso estoy yo, soplando la llama para mantenerla viva”, se rio.

Mujica se puso en modo filosófico. “¿Cuál es el sentido de la vida? ”, comenzó. “Conscientes o no, los humanos estamos programados para querer vivir, pero inapelablemente vamos hacia la muerte. Vaya contradicción: amar la vida y saber que nos morimos”, reflexionó. Agregó que esa certeza angustiante necesita de una causa que la disperse, de algo que “justifique el milagro de la vida”. Y explicó que por esa razón se siente un “animal político”. Dijo que la política es una “pasión” y no una profesión. “No se es político para ganar un sueldo para vivir”, afirmó. Y sobre las vías de ese tren filosófico en el que estaba encarrilado, ubicó a la política como su “llama interior que le da sentido a la vida”.

Eso sí, habló sobre lo “insoportable” de ocupar bancas en el Senado “bancándose los mismos discursos” de hace 20 años -“Estoy de acuerdo” interrumpió el otro expresidente entre risas-, pero subrayó que no por eso se abandona la pasión. Añadió que hoy por hoy se permite dar “algún consejo de vez en cuando”, aunque lamentó que en general no le hacen mucho caso. “Ese es el papel de los abuelos”, resumió. Y cerró: “Me siento feliz. Me voy a morir siendo feliz. Es un lujo que mucha gente no se lo puede dar”.

No es poca cosa”, acotó Sanguinetti.

Pasado

¿Se puede dar vuelta la página? ”. La eterna pregunta sobre el pasado reciente y las cuentas pendientes de la guerrilla y la dictadura se instaló en el segundo tramo de la charla. El director periodístico de Búsqueda, Andrés Danza, le recordó a Mujica sus propias declaraciones, esas que decían que el tema se iba a zanjar cuando todos los protagonistas estén muertos. “Me equivoqué”, interrumpió resignado el exguerrillero. “Tampoco va a terminar cuando todos estemos muertos”.

Luego reflexionó: “Los intelectuales y la intelectualización de la historia es una cosa muy sabrosa. No dejan de cometer a veces errores brutales de evidencia. Yo fui presidente de la República, me eligió la gente, me votaron a cara de perro. ¿Qué les importó mi pasado y nada de lo demás? ¿No se hacen esa pregunta? ”. Mujica señaló que la sociedad “tiene mucha más apertura de lo que parece” y que también cambia y está sometida al devenir de la historia. Aunque concedió que los puntos de vista personales “a veces se mantienen, se mantienen y se mantienen”. Lo ejemplificó: “Si yo me pongo a discutir con el doctor Sanguinetti, a quien aprecio mucho, sobre la figura de Venancio Flores, seguramente que tenemos un lío. Aprender a convivir en una sociedad es entender el juego de todas esas diversidades que existen”.

Se preguntó si el pasado está superado. Y se respondió que se pudo haber superado con mayor inteligencia. “No la tuvimos”, lamentó. “Nos faltó un Mandela, nos faltó una justicia restaurativa. No tanto para cobrar sino para hacernos cargo. Son fenómenos muy difíciles. No se manejan como quien maneja un Volkswagen”. Dijo que personalmente no tiene cuentas para cobrar y que eso es por una filosofía que ha firmado a lo largo de su vida. “Pero eso no quiere decir que mis antiguos compañeros piensen igual. Si uno queda prisionero del ayer, y de la nostalgia y de todo lo que pasó, y de las cuentas, jamás mira para adelante. Y lo que importa es mañana. Es mi filosofía de ver la vida. Yo sé que hay muchos que no le gusta (sic) ”.

Sanguinetti compartió lo expresado por Mujica. Reconoció que hubo una época en la que estuvieron en campos “muy opuestos”. Vaya si son de trincheras distintas. Pero que después la vida los puso en campos “mucho más cercanos”. Ahí recordó cuando en su segunda presidencia el flamante diputado Mujica le dijo: “Cuente conmigo”, minutos después de su discurso de asunción. “Creo que eso es importante en la medida en que coincidimos en mirar hacia el futuro. Siempre miramos al futuro”, valoró el expresidente. Señaló que a veces sus correligionarios le reprochan no haber discutido lo suficiente sobre la historia reciente y así dejar instalar un relato distinto. Dijo que lo hizo deliberadamente, para no atarse al pasado. “No hay que quedarse prisioneros del odio, de episodios que tenían que quedar atrás. Nuestra generación hizo la guerra e hizo la paz. Hicimos las dos cosas”.

Remarcó nuevamente su coincidencia con Mujica en la mirada sobre el pasado reciente. “No tenemos espíritu de revancha, no tenemos espíritu de venganza para nadie”, dijo. Y afirmó: “Si Pepe no tiene cuentas para cobrar, yo tampoco las tengo”.

Presente

El referéndum para derogar o mantener 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración (LUC) fue el tema del hoy que ocupó la atención de los expresidentes. En ese intercambio hubo coincidencias y discrepancias. Los dos usaron la misma expresión para despejar cualquier dramatismo sobre las consecuencias de su resultado: no será un “apocalipsis”. La vida sigue. Sanguinetti, sin embargo, advirtió sobre la herramienta del referéndum. Dijo que ha sido siempre “muy contrario” a las “elecciones de medio término” porque “dificultan mucho la gobernabilidad”.

“El gobierno termina siempre en campaña electoral y la oposición también. Lo cual no es bueno. Ni para uno y ni para otro. Se contaminan del sentimiento opositor o del sentimiento oficialista
”. Sobre la ley en sí, dijo que es “buena”, que produce una serie de cambios que había propuesto en campaña electoral y que en ese sentido “no ofrece ninguna novedad”. “¿Qué va a pasar después? ”, se preguntó. “Tampoco va a ser el apocalipsis. Estamos en una vida democrática donde los pronunciamientos democráticos se respetan”.

Mujica coincidió en que “no hay ningún apocalipsis en juego”. Destacó que esos 135 artículos en disputa “no cambian demasiado la historia”. Y resaltó que para él fue mucho más importante el referéndum para defender las empresas públicas durante el gobierno de Luis Alberto Lacalle Herrera a principios de la década del noventa. Un evento que los encontró espalda con espalda a Mujica y Sanguinetti.

Lo que sí criticó Mujica fue el recurso gubernamental de presentar una ley ómnibus al inicio de su mandato. Le cuestionó su aire “refundacional”. Dijo que es una herramienta “fantásticamente peligrosa” que puede llevar a un proceso de “argentinización de la política” con la confrontación de bloques. “No hablo de los contenidos de la ley, hablo del recurso. De toquetear rápidamente por encima de las posibilidades del Parlamento y de la discusión del país con un sentido de urgencia que es muy propio del herrerismo. No es la primera vez para los que tenemos memoria histórica: llegamos y tenemos que hacer”.

Sanguinetti discrepó con que haya una pasión refundacional o que esto sea un tic herrerista. “Esto no es así”, cortó el expresidente. Y señaló que el recurso de la LUC se usó por primera vez en el gobierno colorado de Óscar Gestido en la década del sesenta con una ley que “tocó muchos temas” y “no por eso tenía una pasión refundacional”. Y mirándolo a Mujica, le dijo: “Usted y yo hemos firmado presupuestos de 500 artículos. Los dos, los dos lo hemos firmado. Si es por 500 artículos, todos hemos pecado. No es refundacional. Hay cosas importantes, pero no es una reforma de Estado. No le veo ninguna peligrosidad particular. Es el razonable derecho del gobierno de plantear estos temas cuando entra. Nadie puede llamarse a engaño ni a sorpresas”.

Futuro

El escritor israelí Yuval Harari dijo alguna vez que la política no estaba prometiendo un futuro, sino que el que lo prometía era la tecnología. Ese pensamiento disparó la parte final de la charla, en donde los dos líderes veteranos se permitieron mirar lo que viene. “Eso es el transhumanismo y eso de que la tecnología nos va a suplantar. A mí me queda grande”, empezó Mujica. “Con 86 años el partido mío termina ahí nomás”, agregó y fue interrumpido por Sanguinetti: “Yo tengo 85 años y el partido no termina aquí nomás, Pepe. Tenemos partido para jugar todavía”, arengó.

Es probable que se estén gestando máquinas mucho más eficientes que el cerebro humano, pero siempre las tendrán que programar los seres humanos. Es posible que en el futuro los programadores sean los próximos políticos, por los datos que les van a meter a las máquinas”, siguió Mujica. Y nuevamente en el plan reflexivo y filosófico que guiaron la mayoría de sus palabras, dijo que las “cosas vivas tienen un algo que no tienen las máquinas”. “Creo que la chispa de la vida no tiene sustitución. Es medio poético. Pero no puedo concebir un mundo donde la vida esté subordinada a lo que planteen máquinas brillantes”.

Sanguinetti dijo que las máquinas dan respuestas pero las preguntas las seguirán poniendo los humanos. “Ese es el gran tema y esa es la sustancia. Toda etapa histórica está marcada por el cambio tecnológico, desde la edad de piedra hasta la Revolución Industrial”. El expresidente valoró el poder de las instituciones como defensa al avance robótico. “Yo soy optimista. La historia a uno lo hace optimista. Al final siempre salimos adelante. Y vamos a salir, vamos a salir. Soy optimista. Biológicamente optimista”.


"Chile como metáfora..."

Con estas palabras, el ex Presidente Sanguinetti tituló su habitual columna en el diario La Nación de Buenos Aires. Reproducimos la misma a continuación.

Hasta hace pocos años, Chile era el modelo en cualquier seminario o mesa redonda de ciencia política. Luego del gobierno de Pinochet, durísima dictadura que dejó –sin embargo– una economía vigorosa, los gobiernos de la llamada Concertación respondieron con éxito al desafío.

Fueron cuatro gobiernos ejemplares, presididos por dos democristianos (Patricio Aylwin y Eduardo Frei Ruiz-Tagle) y dos socialistas (Ricardo Lagos y Michelle Bachelet), pero ya la inquietud empezaba. Una nueva generación irrumpía, la dictadura se había alejado, se encontraban con una institucionalidad ya consolidada y el punto de partida quedaba lejos.

Comenzaba algo parecido a lo de España, luego de la transición (Adolfo Suárez y Calvo Sotelo) y los catorce años estelares de Felipe González. Iba creciendo un malestar, alimentado por el avance de la sociedad de consumo, que satisfacía unas necesidades y a la vez iba generando otras, mientras la persistencia de la desigualdad social se hacía más ostensible con el crecimiento económico. También una nueva generación, distante de los sacrificios de la anterior para conducir a España a un presente inédito en su historia, exigía la perfección y cargaba a quienes habían modernizado a España por no haber llegado al nirvana.

Por cierto Chile no es España, pero este aburrimiento español, esta malaise como dicen los franceses, también nació detrás de los Andes cuando el país crecía más que nunca. Es verdad que las protestas comenzaron –allá por 2006– entre estudiantes reclamando por un sistema educacional muy poco solidario. Eso es verdad. También lo es que hubo respuestas favorables, pero ello no alcanzó y 2011 vivió una revuelta a la francesa, con estrellas como una joven comunista que parecía ser la Marianne del célebre cuadro de Delacroix, La libertad guiando al pueblo, emblema de la “liberté, égalité et fraternité”. Más tarde, no bien llegado al poder el presidente, luego de una elección limpia, vinieron las revueltas de 2019, más graves, más violentas. No ha faltado ni la reacción de los llamados “pueblos originarios”. A la crisis política se le respondió con una Asamblea Constituyente, cuya elección mostró un giro a la izquierda y una gran debilidad de los partidos. Luego viene una cierta reacción en las municipales hasta que esta elección nacional deja desnudos a socialistas, democristianos y aun a conservadores liberales.

He ahí la cuestión, dijera el príncipe Hamlet. Estos estados de ánimo han debilitado a los partidos que canalizaban las grandes tendencias de la opinión y le daban anclaje a la institucionalidad. Ahora Chile tiene que elegir entre dos candidatos instalados en las dos puntas del espectro político y que inevitablemente tendrán que gobernar en minoría, porque el Parlamento (por lo menos una de las cámaras) ahora es un reflejo de esa dispersión política.

El Chile del éxito se transforma en una metáfora del descontento. Metáfora de una política en crisis en toda nuestra América, en que las excepciones son muy pocas.

Por supuesto, la violencia juega un rol. Ya no son las viejas guerrillas que alimentaba la Guerra Fría. Son protestas como la de Chile o situaciones de auge delictivo como vivió Brasil, que catapultó al poder al presidente Bolsonaro. Y ni hablar de las invasoras redes sociales, cuyo impacto es una granada de fragmentación de consecuencias aún imprevisibles sobre el sistema de representación política.

En Perú, Pedro Castillo es otro fruto de la dispersión política. Obtuvo 19% en la primera vuelta y hoy gobierna zigzagueando desde la extrema izquierda hasta un difuso centro. Colombia, que parecía haber consolidado su ansiada paz y sostenerse en una economía estable, se hunde también en un clima de protestas.

Así entran a jugar otros factores. Carlos Pagni, en reciente artículo, recordaba con razón la incidencia del auge de los precios internacionales de las materias primas en el lapso entre 2003 y 2014, en que se pone punto final al crecimiento generalizado.

Se van añadiendo luego, según los países, variables autónomas. Por ejemplo, no puede ignorarse que el fenómeno de la corrupción política ha puesto a la Justicia en el centro del sistema, judicializando la política y politizándose ella misma de modo inevitable. El caso brasileño es emblemático y la Argentina no queda atrás. Venezuela es el paradigma: Chávez no fue el que derrumbó a los dos grandes partidos históricos; a la inversa, fue el resultado de su caída.

La pandemia también ha puesto todo el sistema en tensión, con muy variadas consecuencias. En la Argentina, le ha pasado factura al Gobierno por sus confinamientos estériles y su mala campaña de vacunación. No ha sido, sin embargo, el caso chileno, en el que este tema no fue importante en la elección. En términos generales, es inocultable que la pandemia ha generado temor, inicialmente en la salud, y ahora, en la salida, dejando al desnudo lo que ya venía dándose: un profundo cambio en el empleo. La caída económica obligó a las empresas a mejorar su competitividad, el teletrabajo se impuso, ahora no quiere retroceder y la nueva economía digital experimentó un salto tan repentino que aceleró las tendencias preexistentes. Hoy la mayoría siente que se le mueve el piso. Su futuro laboral está entre nubarrones.

Digamos, por último, que este desasosiego ha estimulado tendencias extremas. Ha pasado en Europa y ocurre entre nosotros. La elección argentina, por ejemplo, mostró la inesperada presencia, en la culta Buenos Aires, de un agitador antisistema dedicado a apostrofar a la política. Y ahora un comando encapuchado ataca con bombas Molotov a un gran diario como Clarín, una vez más víctima de los intolerantes. No hay que subestimar a estos grupúsculos. Desatan rencores escondidos, prejuicios larvados, y terminan entronizando a los monopolistas de la indignación o a los salvadores del orden.

Más que nunca, entonces, cuidemos de la política. No asegura la prosperidad, pero, cuando se degrada, nos arrastra sin piedad al infierno.


Portabilidad numérica, más libertad a la hora de decidir...

Con estas palabras, el Director Nacional de Telecomunicaciones y Servicios de Comunicación Audiovisual, Dr. Guzmán Acosta y Lara, tituló una interesante columna en Crónicas a propósito de la portabilidad numérica. Compartimos a continuación sus reflexiones.

En el marco de lo previsto por la Ley de Urgente Consideración N° 19.889 del 9 de julio de 2020, de acuerdo a lo establecido por los artículos 471 a 474, los operadores de servicios de telefonía móvil que tengan derecho a asignación directa de numeración están obligados a prestar el servicio de portabilidad numérica. Esta se entiende como la posibilidad del usuario de conservar su número telefónico sin deterioro de la calidad y confiabilidad, en el evento de que el usuario decida el cambio de operador del servicio de telefonía móvil, de conformidad con los requerimientos establecidos por la Ursec, así como por el Reglamento de Portabilidad Numérica aprobado por Decreto Nro.20/2021 y 104/2021 del 19 de Enero de 2021.

Se constituyó el Comité de Portabilidad Numérica, en la que participaron Dinatel, MIEM, Ursec, Agesic, Telefónica, Claro y Antel, quienes acordaron el reglamento y el cronograma de implementación del Proceso de Portabilidad Numérica, el cual esperamos esté vigente antes de fin de año.

De esta manera, Uruguay reconoce el derecho del usuario de este servicio a conservar su número telefónico, el cual pasa a ser propiedad de la persona y no de las empresas telefónicas. Este nuevo derecho, que se tiene sobre el número que identifica al usuario, pasa a ser parte de su identidad digital, dando libertad al usuario para elegir con qué operador quiere contratar, eliminando la barrera que le impedían conservar el mismo número de teléfono si cambiaba de compañía telefónica. Se otorgó mayor libertad al usuario, y esto va a mejorar la competitividad entre las empresas, en un mercado de libre competencia como el nuestro.

¿Por qué decimos esto? Porque creemos en la libertad. Son las personas las que tienen que decir con quienes quieren contratar sin ningún tipo de barreras administrativas, ni restricciones que le impidan tomar dicha decisión. Decimos que es un derecho porque cambia la propiedad del número de teléfono que, a partir de la LUC, no pertenece más a las empresas de telefonía. En el mundo digital, para inscribirse en cualquier red social, plataforma digital, y hasta para verificar la contraseña de una cuenta digital o bancaria, el proceso de autenticación de la identidad del titular más habitual y seguro es el número de teléfono celular.

Imagínense lo que significaría tener que cambiar en todos los contratos vigentes que uno tiene el número de teléfono, solo porque decidí cambiar de empresa que me presta el servicio. Este es un dato personal que identifica a las personas, como el número de cédula de identidad, que no puede variarse por circunstancias comerciales o de oportunidad. La contratación de los servicios que recibe la gente en un mercado de libre competencia debe ser libre y sin barreras o restricciones.

Si como consecuencia de este derecho que tiene el usuario a conservar su número de teléfono, las empresas mejoran sus ofertas comerciales y el servicio se mejora sustancialmente haciendo más accesible y de mejor calidad para todos, significa que hicimos un aporte en beneficio de la gente que necesita hoy más que nunca tener mejores telecomunicaciones, con mayor cobertura, mejor conectividad, y a mejores precios. El beneficiario final es el usuario, la gente, y ese es un hecho en el que este gobierno de coalición pone el foco, es decir, la universalidad de los servicios en todo el país, sin distinción de precio ni calidad de este.

Este derecho que da la LUC a ser titular de nuestro propio número de teléfono, y que el mismo ya no pertenezca a las empresas de telecomunicaciones, es un derecho que tardó más de 20 años en ser reconocido por ley. En 1997, Singapur fue el primer país en el mundo en donde se instrumentó la portabilidad numérica, y rápidamente se extendió por todo el mundo, menos en dos países en América Latina: Venezuela y Uruguay.

Se han inventado y esgrimido razones para evitar que esto llegue a nuestro país. Se argumentó en forma falsa que iba a generar grandes costos para las empresas de telecomunicaciones, se habló de US$ 6 millones por parte del director de la oposición y que esto iba a afectar a Antel como empresa, quien perdería clientes. No solo son apreciaciones falsas e infundadas, porque Antel apenas va a gastar US$ 365.000 por este proceso, y en relación a las pérdidas de los clientes es imposible solo mediante una encuesta valorar si realmente va a perder usuarios. Por suerte, al ser de los últimos países del mundo en tener la portabilidad numérica, nos permite saber qué pasó durante estos 20 años en otros mercados. La empresa que lidera el mercado, que tiene la mayor cantidad de radiobases, y cobertura territorial, es generalmente la que tiene las mejores condiciones para crecer en un proceso de portación. Como dice el Sr. presidente de la República, el malla oro es quien tiene todo para ganar y liderar, por eso estamos convencidos que si Antel cuida a sus clientes no va tener problemas en seguir liderando el mercado de telecomunicaciones.

El gobierno está para pensar en mejorar los servicios públicos, sean estos bajo la modalidad de monopolio, o los que están en régimen de competencia, como es el mercado de la telefonía móvil. En ese camino estamos; que la gente se sienta libre de elegir, que tenga los mejores servicios públicos que la tecnología puede dar, y que el mismo llegue en forma universal hasta el último rincón del Uruguay. En donde no exista diferencia entre los servicios que tienen los que vivimos en la capital con los que viven en el lugar más alejado del país. Que no exista diferencia de tarifas y que todos podamos acceder a la mejor tecnología disponible en el mercado sin barreras ni restricciones. Esta es la filosofía de este gobierno de coalición que a través de la LUC da derechos para que la gente sea más libre.


Pobrismo, una ideología de ricos para aliviar el sentimiento de culpa

Llegados con la promesa de combatir la pobreza y promover la prosperidad, los populistas terminan combatiendo la prosperidad y promoviendo la pobreza, asegura el historiador Loris Zanatta en una reciente columna para La Nación que reproducimos aquí.

Andrés Manuel López Obrador es un “hombre sin tarjeta”. Nunca he tenido una, se jactó el presidente mexicano. La primera reacción instintiva es: ¡a quién le importa! Pero la segunda, más meditada, es: ¿por qué lo cuenta? Vale la pena reflexionar sobre ello, porque hay frases que esconden un universo moral, un legado cultural. Y esta, “no tengo tarjeta”, es una de ellas.

Si lo hace público, se ve que quiere comunicar algo. ¿Pero qué? A ojo, que es mejor que nosotros, de una calidad humana superior a la nuestra. Porque está más cerca de los pobres, es más parecido a ellos. Y acercarse al pobre es acercarse a Dios, volver al estado de naturaleza. Tiren las tarjetas de crédito, ¡serán más puros! Como predicaba el padre Carlos Mugica, “deben ascender a la clase popular, deben hacerse pobres

Pasemos por alto algunos aspectos triviales. El hecho, por ejemplo, de que la tarjeta hace tiempo que dejó de representar un estatus. Es una herramienta útil y práctica que, como el teléfono móvil, usa todo el mundo, directores de empresas y agricultores africanos. Vanagloriarse de no tenerla es, por lo tanto, bastante esnob. Y además de esnob, una ficción. De hecho, una cosa es ser pobre y otra muy distinta hacerse el pobre: el primero espera poseer algún día su tarjeta, señal de que por fin tendrá algo en el bolsillo; el segundo puede prescindir de ella porque no le cambia nada. Desde que el mundo es mundo, el pobrismo es una ideología cultivada por los ricos para aliviar el sentimiento de culpa de serlo. Y para salvarse el alma pensando compensar así a los pobres. Hacia los cuales prueban un amor sincero, que sin embargo a veces recuerda al de los pedófilos por los niños.

Pero lo que más importa es el universo ideal pobrista al que aludía. Un universo que AMLO comparte con la vasta y variada galería de populistas latinos de América y Europa. Cuando Fidel Castro tomó el poder, por nombrar a uno famoso, arremetió contra las tasas de interés: lo escandalizaban. Igual que a los teólogos medievales, le parecían inmorales. Y pensar que hacía ya siglos que los comerciantes flamencos o florentinos habían encontrado la manera de eludir el tabú religioso inventando instrumentos financieros que permitían el comercio y alimentaban la prosperidad europea. Cuando era niño, recuerdo las quejas de los militantes comunistas el día en que en las fiestas del partido los viejos bancos de madera comenzaron a dar paso a mesas adornadas con manteles: preferían Esparta a Atenas, la ruda autarquía a la frívola elegancia de la actividad comercial.

Hijos más o menos conscientes de siglos de cristiandad, educados en una lectura pobrista del Evangelio, los populistas como AMLO encuentran que manejar una tarjeta de crédito equivale a ensuciarse las manos con el estiércol del diablo. Es un poco como montar en el famoso camello que, todos lo sabemos, nunca pasará por el ojo de esa maldita aguja. Tienen una relación enfermiza con el dinero. Les da pudor, les causa vergüenza. Como el sexo, es pecaminoso. No conocen su valor, no aprecian su utilidad. Entonces hacen mal uso de él. No hablo del suyo personal, no sería relevante, sino del público. Piensen en Hugo Chávez, en sus gastos faraónicos, en Eva Perón, en sus dádivas, en Evo Morales, en su manía por los estadios, en el propio Castro, cuyo derroche clama venganza. El tema valdría un libro, sería bestseller.

Y como odian el dinero, odian a los bancos que se benefician de él y maldicen las finanzas. Busquen allí y encontrarán una de las raíces más importantes del antisemitismo. No entienden su lógica. Y si la entienden, no la aceptan: el antiguo estigma sigue gozando de excelente salud. Cualquiera que conozca el magisterio papal o los clásicos del marxismo no puede dejar de deducir que los papas y los comunistas están mucho más obsesionados con el dinero que la mayoría de los ciudadanos de a pie. Será que velan por nuestra probidad, que aspiran a moralizarnos, que quieren enseñarnos qué es el bien y qué es el mal. Sin embargo, tengo la impresión de que la mayoría de nosotros tiene una relación más serena con el dinero que la de ellos: lo usamos sin abusar, lo ganamos sin ansiarlo, hablamos de él cuando es necesario hacerlo, distinguimos entre actividades remuneradas y relaciones gratuitas, dinero y afectos.

Este legado cultural plantea cuestiones fundamentales. Si los “defensores de los pobres” desprecian el mercado porque es contrario a la ética evangélica, si en sus instrumentos –por ejemplo, la tarjeta de crédito– ven el humo de Satanás, si no tienen una teoría del capital porque el capital ensucia las manos, si en la propiedad ven un robo y en la prosperidad, un pecado, ¿son creíbles cuando prometen erradicar la pobreza? Si creen que los ricos son ladrones y los pobres, víctimas a resarcir, ¿crearán condiciones favorables para la producción de más riqueza o simplemente distribuirán la existente hasta secar sus fuentes?

La economía mercantil no posee el don de la perfección ni pretende tenerlo. Es un orden espontáneo a través del cual durante siglos una infinidad de seres humanos que no se conocían intercambiaron bienes e ideas que de otro modo no habrían estado disponibles. Por mano de esta forma no planificada de cooperación, miles de millones han ido mejorando sus condiciones de vida, que en el pasado habían sido pésimas para todos. La mentalidad liberal aspira a liberar estas energías de rentas y monopolios, privilegios y constricciones, para que el mayor número posible de personas puedan subirse a la escalera del “escape de la pobreza”. La mentalidad pobrista pretende aplicar su plan ético al mundo y obligar a todos a seguir su objetivo moral, a costa de serrar los peldaños de esa misma escalera y hacer caer a los que la están subiendo hasta que todos puedan escalarla juntos al mismo tiempo. Es decir, nunca. En términos históricos y lexicales, la primera es progresiva; la segunda, regresiva.

La amenidad de López Obrador, una de las tantas expresadas por los muchos dirigentes verborrágicos de nuestra época, explica así una regularidad histórica latinoamericana: llegados con la promesa de combatir la pobreza y promover la prosperidad, los populistas terminan combatiendo la prosperidad y promoviendo la pobreza. No lo hacen a propósito. Es que las ideas cuentan y las suyas producen esos resultados. Pero como son dogmas, les importa que sean "justas", no que funcionen.


La seguridad cibernética es la nueva libertad en internet

El problema no es el hablar de seguridad cibernética, sino la forma en que se abusa del término. Aunque nadie quiere un internet donde proliferen las acciones ilegales, la meta tampoco debería ser uno menos global o menos respetuoso de los derechos humanos, asegura el especialista KonstantinosKomaitis en una interesante columna para Letras Libres que compartimos aquí.

El 25 de enero de 2011, una ola de manifestaciones contra el régimen de Hosni Mubarak estalló en Egipto. Mientras unos dos millones de personas protestaban en la Plaza Tahrir de El Cairo, el gobierno trató de controlar la información sobre esos hechos, bloqueando primero el acceso a Twitter y luego a Facebook. En un par de días, los servicios de telecomunicaciones egipcios dejarían de funcionar. Según las notas periodísticas publicadas en esos días, “el cierre provocó una caída del 90% del tráfico de datos hacia y desde Egipto, paralizando una importante herramienta de comunicación utilizada por los manifestantes antigubernamentales y sus partidarios para organizarse y difundir su mensaje”.

El encierro digital de Egipto dejó boquiabierto a todo el mundo, llevando a la gente a una conclusión: la libertad en internet estaba amenazada. En un discurso, la entonces secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, dijo que la libertad en internet “depende que vivamos en un mundo con un solo internet, una sola comunidad global, y un cuerpo común de conocimientos que nos beneficia y nos une a todos, o en un mundo fragmentado en el cual el acceso a la información y a las oportunidades depende de dónde vivamos y de los designios de los censores”.

Una década después, el panorama es muy diferente, pues tanto el mundo como internet han cambiado drásticamente. En 2011, Facebook era alabado por acelerar el despertar de Egipto, pero en 2021 es vilipendiado por tomar pocas medidas para moderar las publicaciones en los países más violentos del mundo y por sus dificultades para contener las publicaciones de los extremistas. Hoy en día, internet exige seguridad en vez de libertad, y los gobiernos están dispuestos a intervenir, como lo demuestra la aprobación de leyes que limitan el derecho a la privacidad en Canadá, Australia, el Reino Unido y otros.

Desde la Ilustración, garantizar la seguridad pública ha sido considerado el deber primordial del gobierno. Según los pensadores de la Ilustración, para que el gobierno garantice la seguridad, los individuos deberían abandonar su naturaleza libre. Hobbes escribió al respecto: “El fin por el cual un hombre renuncia, y cede a otro u otros, el derecho de protegerse y defenderse por sus propios medios, es la seguridad que espera con ello, mediante la protección y defensa de aquellos a los que así renuncia”. Para los filósofos de la Ilustración, la seguridad era el eje fundamental de las concesiones que la gente le haría al Estado.

La lucha contra la desinformación (especialmente durante una pandemia) y los contenidos extremistas o el intento de evidenciar a los pederastas que hacen uso del internet son cuestiones que caen fácilmente bajo la noción de “seguridad pública” y justifican la intervención del Estado. Si la soberanía está condicionada a la capacidad del soberano para garantizar la seguridad del pueblo, entonces el Estado debería tener todo el derecho de tomar medidas en cualquiera de los casos anteriores.

Sin embargo, en la práctica, la seguridad en internet está en conflicto con los beneficios más fundamentales de la red: el empoderamiento ciudadano, la interconexión global y la apertura de nuevas vías de innovación. Mientras que antes se buscaba un internet más global y abierto, el movimiento a favor de la seguridad en internet se cierra sobre sí mismo, está fragmentado y, a menudo, peligrosamente equivocado.

La iniciativa de ley sobre seguridad cibernética propuesta en el Reino Unido es un claro ejemplo de ello. Bajo la promesa de convertir al Reino Unido en “el lugar más seguro del mundo para acceder a internet”, la propuesta de ley, amplia y sin objetivos definidos, contiene amenazas a la libertad de expresión, a la privacidad, a la seguridad, y al internet. Su principal objetivo, luchar contra los contenidos ilegales y dañinos, se lograría imponiéndoles a los proveedores de servicios de internet un “deber de cuidado”. Este deber se extendería también a los usuarios, quienes podrían enfrentar hasta dos años de cárcel por enviar mensajes o publicar contenidos que causen “daño psicológico” a otros. Si la iniciativa de ley se aprueba, el gobierno del Reino Unido, en colaboración con la Oficina de Comunicaciones, el ente regulador del proyecto, deberá implementar “códigos de conducta para especificar los diferentes niveles del deber de cuidado y responsabilidad penal” (por el momento, no están claros el alcance y el ámbito de la obligación). Además, la iniciativa de ley prohibiría los servicios de comunicación cifrados de extremo a extremo en nombre de la seguridad. Los proveedores de servicios serían penalmente responsables por los actos de sus usuarios si las fuerzas del orden no consiguen acceder a los datos encriptados y a comunicaciones cifradas. Por último, la iniciativa de ley de seguridad cibernética justificaría la persecución penal de las empresas tecnológicas que no tomen las medidas necesarias para limitar el impacto negativo de sus algoritmos. “Retiren hoy sus algoritmos dañinos y no estarán sujetos a una responsabilidad penal y no deberán enfrentar a la justicia”, dijo la ministra de Cultura del Reino Unido, NadineDorries.

Australia enfrenta una situación similar. El informe Libertad en la Red 2021 de Freedom House afirma que “la libertad en internet en Australia [ha] retrocedido” gracias, en particular, a la aprobación de su propia Ley de Seguridad Cibernética. Esta ley, aprobada en junio, establece un conjunto de “lineamientos básicos sobre seguridad cibernética” que los proveedores de servicios de internet, las plataformas de redes sociales y otros proveedores de servicios deben observar. Dichos lineamientos incluyen proteger a los menores de ciertos contenidos, atender las quejas de los usuarios sobre el ciberacoso dirigido a los niños australianos y el intercambio de contenidos sin consentimiento previo, y la eliminación de los contenidos abusivos hacia los australianos en general.

Por último, en Canadá, las elecciones han puesto en pausa, por ahora, una iniciativa de ley que define cinco categorías diferentes de contenidos dañinos: el discurso de odio, la pederastia, el terrorismo, la incitación a la violencia y el intercambio de imágenes íntimas sin consentimiento previo. La atención se enfoca en las grandes plataformas (como Facebook, YouTube, TikTok y Pornhub), las cuales deberán tomar medidas razonables para bloquear estos contenidos en Canadá; una vez que se identifique el contenido como dañino y/o ilegal, deberá ser retirado en 24 horas. La ley también otorga a las fuerzas del orden poderes discrecionales “para identificar amenazas a la seguridad pública”. En el blog de Mozilla, Owen Bannett escribe que “al proponer que las plataformas retiren más contenidos de forma cada vez más rápida, el enfoque del gobierno simplemente responde a los síntomas y no a las causas estructurales de las situaciones de riesgo que pueden surgir en internet. Peor aún, la propuesta del gobierno incluye ciertas ideologías, lo cual tendría un efecto contrario a conseguir que los espacios en línea sean más saludables e inclusivos”. Por ejemplo, argumenta Bannett, “el aparente enfoque de ‘tolerancia cero’ del gobierno hacia los contenidos dañinos… se manifiesta mediante la propuesta de que los servicios en línea deban informar sobre los casos de ‘contenido potencialmente ilícito’ a las agencias de seguridad nacional. Esto… conllevaría una vigilancia mayor y más invasiva de las personas por parte de las plataformas (por ejemplo, filtrar los contenidos que se suben a internet; el uso obligatorio de nombres reales) y tendría un impacto dispar en aquellas personas y comunidades que ya se enfrentan a una opresión estructural por parte del sistema de justicia penal”. Está previsto que la iniciativa vuelva a debatirse bajo el nuevo gobierno, y no pareciera existir ningún obstáculo que impida su aprobación.

En nombre de la protección ciudadana, los gobiernos están imponiendo condiciones que dificultan cada vez más que los proveedores de servicios en internet prioricen la seguridad. El cifrado es un claro ejemplo. Las herramientas de cifrado constituyen importantes elementos de seguridad y son la muestra de que tenemos una red saludable. Por ello, cuando las intervenciones de los gobiernos en nombre de la protección comprometen la integridad del cifrado, crean islas de redes inseguras que tendrán dificultades para interconectarse con otras redes seguras, lo cual fragmentará internet aún más.

La seguridad y la libertad no son irreconciliables, y no deberían tratarse como tales. Benjamín Franklin dijo: “Aquellos que renuncian a la libertad esencial para comprar un poco de seguridad temporal no merecen ni la libertad ni la seguridad”. Es responsabilidad del gobierno encontrar el equilibrio entre seguridad y libertad. Sin embargo, en su aplicación actual, al enfocarnos en la seguridad, facilitamos la creación de puntos esenciales que permiten la intervención del Estado. Dado que la naturaleza global del internet es una característica inherente y no un error, esta intervención conduce a la fragmentación y al conflicto.

Entonces, ¿por qué se ha vuelto tan popular la idea de crear un internet más seguro?

Hay una razón práctica, y tiene que ver con la incapacidad del mercado para autorregularse y abordar eficazmente las cuestiones de seguridad. Las mismas empresas que hace diez años eran consideradas como faros de la libertad en internet en todo el mundo, hoy son señaladas como las causantes de un entorno cibernético inseguro. Las filtraciones de datos, el secuestro de datos, la oleada de información errónea y desinformación, y diversos incidentes de ciberseguridad han hecho que todos nos sintamos menos seguros y, a menudo, menos libres. Por ejemplo, a principios de este año se publicó la noticia de que la empresa israelí de vigilancia NSO Group estaba vendiendo software de informática a gobiernos autoritarios en todo el mundo para apuntar a activistas de derechos humanos, periodistas, políticos y abogados. Sin una solución que provenga de los proveedores de servicios, los gobiernos no han tenido más remedio que intervenir, principalmente mediante normativas que perpetúan la tensión entre seguridad y libertad. De hecho, el informe Libertad en la Red 2021 constató que “aunque algunos gobiernos democráticos han hecho esfuerzos de buena fe para regular la industria tecnológica, la intervención del Estado en la esfera digital en todo el mundo ha contribuido al undécimo año consecutivo de declive global de la libertad en internet”.

Nadie quiere un internet donde se produzcan acciones ilegales o dañinas, en la que se acceda a las redes sin autorización, en la que proliferen los fraudes por phishing y correo electrónico, y en la que proliferen los abusos sexuales y el terrorismo. La meta tampoco debiera ser un internet menos global, más inseguro o donde no se respeten los derechos humanos básicos. El problema no es el término seguridad cibernética en sí mismo. Se trata, más bien, de la forma en que se abusa del término y, a menudo, se utiliza como excusa para controlar las comunicaciones globales.

Debemos vigilar cómo se utiliza la seguridad cibernética y denunciar los casos en que se abusa de ella. De esto podría depender el futuro de internet.


Morir por Kiev

No se sabe cuándo ni cómo, pero es seguro que Putin está a punto de lanzar una nueva campaña para recuperar Ucrania, asegura el periodista español Lluís Bassets en una columna para El País de Madrid que compartimos a continuación.

No sabemos el día ni la hora, como en la parábola evangélica. No hay dudas, en cambio, sobre el propósito de Vladímir Putin. Ucrania debe regresar a la esfera de influencia de Moscú, si no es voluntariamente, por la fuerza. El presidente ruso lo ha formulado en varias ocasiones, la más solemne y argumentada, con precisiones históricas más que discutibles, en un artículo el pasado julio que puede leerse en el portal digital del Kremlin y cuyo título sintetiza perfectamente su pensamiento: Sobre la unidad histórica entre rusos y ucranios.

Pilar Bonet, corresponsal en Moscú durante cuatro décadas, señaló entonces en estas mismas páginas la obsesión de Putin por Ucrania y “la falta de respeto por aquel Estado, sus dirigentes y sus ciudadanos” (El juego de Putin con culturas y fronteras, 21-VII-2020). De forma que no debe extrañar que todo cuanto acontece en las lindes orientales de Ucrania se interprete en clave de advertencia a la que puede seguirle una inminente invasión rusa que lleve a la anexión por Moscú de un nuevo pedazo de su territorio o la desestabilización de su Gobierno y la instalación de otro Gobierno dócil al Kremlin.

No es nuevo, aunque esta vez la intención es que sea el golpe definitivo. Así sucedió en 2014, cuando Rusia se anexionó Crimea y las regiones de Donetsk y Lugansk se declararon independientes. Y así viene sucediendo desde 2004, cuando el candidato y luego presidente VíktorYúshenko estuvo al borde de la muerte de resultas de un clásico envenenamiento como el que suelen utilizar los servicios secretos rusos.

Rusia está acumulando fuerzas y realizando maniobras militares en las fronteras con Ucrania. El presidente ucranio, VolodímirZelenski, denunció este viernes la preparación de un inminente golpe de Estado con la participación del oligarca RinatAjmetov. Todo precedido por el uso de métodos de guerra híbrida, como son el flujo de refugiados transportados desde Oriente Próximo a Bielorrusia o el suministro del gas ruso.

Estos acontecimientos suceden justo cuando europeos y americanos, muy solidarios con Kiev en las palabras, dicen con los hechos que no quieren morir por Kabul. Sin la protección del artículo 5 de la OTAN, vigente solo para los países miembros, Ucrania se enfrenta a la amenaza rusa en solitario.

Su regreso al área de influencia rusa no tan solo daría satisfacción al irredentismo nacionalista ruso y corregiría “la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX”, que fue la desaparición de la Unión Soviética según Putin. Ucrania sería también la primera pieza que caería, a la que luego seguiría la presión sobre el resto de países desprendidos del yugo soviético, empezando por las repúblicas bálticas. Significaría un revés para el modelo europeo de democracia liberal y de integración regional, dos engorros y contraejemplos para la Rusia putinista. Los europeos no querrán morir por Kiev, pero en Kiev también se juega el futuro de Europa.


Mercosur: el desafío de no morir en la irrelevancia

Con treinta años de existencia, sigue siendo una interrogante si es una herramienta útil o es solo una cáscara vacía sin contenido para sus protagonistas, asegura la especialista Alejandra Sanabria en una interesante nota para Infobae que compartimos con nuestros lectores.

El Mercado Común del Sur (Mercosur), ya con treinta años de existencia, ha traído poca prosperidad y más que algún problema para los países que lo integran. Sigue siendo una interrogante si el Mercosur es una herramienta útil o es solo una cáscara vacía sin contenido para sus principales protagonistas: Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. El Mercosur, técnicamente, es uno de los tratados que está en ALADI (Asociación Latinoamericana de Integración), siendo esta el grupo latinoamericano más grande de integración conformada por trece países. ALADI está compuesta por tres bloques, uno con costa al Pacífico donde hay zonas de libre comercio, sea con Estados Unidos, con la Unión Europa o con Oceanía, donde por ejemplo se ubica Chile. Otro bloque, geográficamente en el medio, que tiene problemas de inserción externa y de desarrollo y que políticamente conserva un alineamiento ideológico desfasado con la modernidad. El tercer bloque es el Mercosur, el cual padece de una preocupante irrelevancia, en la que el socio principal es China, según señala el Secretario General de Aladi, el abogado y político Sergio Abreu.

El Mercosur adolece de problemas técnicos, dice el experto. Y agrega que mundialmente el sistema de organización de comercio está en ruinas. Las grandes potencias como EE.UU. y China han entrado en un sistema de comercio bilateral, en una suerte de comercio administrado, y esto ha repercutido sobre los demás países que son miembros de la Organización Mundial del Comercio. La Unión Europea, por su parte, tiene sus propios problemas, está tratando de redefinir su estrategia y se relaciona con los países del Mercosur mediante discursos políticos, pero a la hora de dotar contenido a algún acuerdo. Se trata solo de una entelequia: no tiene real intención de vincularse con ninguno de los cuatro países sudamericanos a los cuales ve sin fuerzas de negociación y hasta con un espíritu paternalista. Para la Unión Europea, los miembros del Mercosur no están en condiciones de ser interlocutores comerciales.

El diagnóstico detallado que realiza Abreu sobre las deficiencias del Mercosur abarca desde la normativa, las relaciones de vecindad y la carencia de infraestructura. El Mercosur tiene un problema técnico. No es una unión aduanera, tiene solo un arancel externo común que es el doble del promedio del arancel externo de casi todos los países en el mundo. No tiene políticas comerciales comunes, ni tampoco coordinación de políticas macroeconómicas, y menos un tipo de cambio común. De manera que países pequeños como Uruguay y Paraguay, cuando se produce una devaluación en Argentina o Brasil, se ven afectados notablemente. Les desvía comercio y su cadena de producción.

Si algo es imperioso para que el Mercado Común del Sur funcione es dejar la ideologización de lado y que esta no sustituya las relaciones comerciales. Más allá de las discrepancias que tengan Argentina y Brasil, están condenados a entenderse porque la geografía es la madre de la historia y porque están en la vecindad, señala Abreu. Mientras los dos países grandes no se entiendan, Paraguay y Uruguay van a terminar siendo rehenes de sus dificultades, de sus devaluaciones y van a tener serios problemas en el comercio. El Mercosur debe negociar en forma conjunta pero necesita la coincidencia de Brasil y Argentina que hoy se miran pero no se tocan. Claro que así como Argentina y Brasil están condenados a entenderse, Paraguay y Uruguay son, por su tamaño y población, los que sufren las consecuencias de los cambios abruptos en la gestión macroeconómica sus vecinos grandes. Esto además de generar turbulencias en el comercio de bienes y servicios constituye un elemento negativo para las inversiones porque las posibilidades de exportación pueden estar sujetas a estas variaciones. Lo que haga Argentina y Brasil en materia de inversiones afecta a los países más pequeños, y esto se llama vulnerabilidad y asimetría, señala Abreu. Además la infraestructura tampoco favorece al Mercosur ya que se requiere de una red moderna y digitalizada y sin ellas, se pierde productividad y competitividad. Los países deben apelar a la “inteligencia molesta”. Es el desafío a las propuestas, las ideas, los temas comerciales. Todo aquello que es nuevo, por ejemplo la agenda digital que viene avanzando de manera irreversible en todos los países.

El Secretario General de ALADI señala que en la actualidad a nivel regional y luego de la pandemia de coronavirus se han perdido más de treinta y cinco millones de puesto de trabajo. Esa pérdida de puestos es de la clase media, refiere a la micro, pequeña y mediana empresa. Sin inversión no hay comercio, sin comercio no hay empleo y sin empleo no hay paz social.

La integración requiere de concesiones de las economías grandes hacia las pequeñas para romper con la asimetría y salir al mundo en condiciones de competitividad. Los países del Mercosur deben sincerarse y hacer prevalecer lo técnico sobre lo político para no estar condenados a la irrelevancia.


Un salto cualitativo en la mentira

Por Santiago Torres

Al “relato” de que los tupamaros se alzaron para resistir la dictadura ahora sucede otro, que supone un salto cualitativo en la construcción de una historia ficticia: en Uruguay no hubo guerrilla, apenas hubo “acciones armadas focalizadas”.

Efectivamente, para la diputada del MPP Lilián Galán “es erróneo afirmar que en nuestro país hubo guerrilla”. Vale la pena consignar que, además de diputada, Liliana Galán es profesora de historia egresada del IPA y cuenta con una maestría en Historia Económica. O sea, no estamos hablando de una muchacha con escasa formación histórica. Pero antes de continuar, contextualicemos su temeraria afirmación.

El pasado lunes 29 tuvo lugar en el Palacio Legislativo una actividad organizada por la Secretaría de Derechos Humanos de Presidencia de la República. La misma se denominó “Río de Libertad”, conmemorando el 38° aniversario del acto del Obelisco, y contó con la participación de jóvenes de todos los partidos políticos con representación parlamentaria.

En la ocasión hubo una intervención inicial de la Secretaria de Derechos Humanos, Rosario Pérez, y a continuación se proyectó un video. Ambos provocaron la ira de la diputada Galán que, indignada, se retiró del lugar y abrió un hilo en Twitter en el que formuló los siguientes comentarios:

Acabo de retirarme de una actividad en @DiputadosUY en conmemoración del “Río de Libertad”. Desde la secretaría de DD.HH de Presidencia afirmaron en la intervención central que el Golpe fue consecuencia de la guerrilla y además tuvo gran apoyo popular.

Es una falta de respeto grave hacia la historia reciente construir el relato de la paz y del orden que la Dictadura Cívico Militar impartió como respuesta hacia acciones armadas focalizadas. Es erróneo afirmar que en nuestro país hubo guerrilla.

Pero además es quitar responsabilidad al Estado. Es desconocer el papel de las cámaras empresariales, la embajada estadounidense y los medios de comunicación en un Cono Sur que desapareció, asesinó y persiguió gente hasta fines de la década del 80.

Las nuevas generaciones merecen nutrirse de discusiones serias sobre nuestro pasado reciente. Lo de hoy fue una tergiversación innecesaria, nada más y nada menos que en la casa de las leyes, que estuvo 12 años oscuros sin actividad en aquella época
”. Las negritas son mías.

¿Y cuáles fueron las expresiones de Rosario Pérez y del video que causaron la indignación de la diputada?

Como no estuve en el evento, decidí apelar a quienes sí estuvieron y a las notas de diversos medios, pero a efectos de evitar cualquier sesgo de simpatía hacia Pérez opto por transcribir lo que señala la nota de “Caras & Caretas”, escrita por Sofía Pinto Román:

Rosario Pérez, secretaria de Derechos Humanos de Presidencia, aseguró en un acto oficial que el golpe de Estado «fue consecuencia del deterioro que atravesaba el país» por «el surgimiento de los movimientos guerrilleros». También aseguró que «una parte de la población sintió que los militares eran la solución para un país en declive, pero, a cambio, perdió uno de sus bienes más preciados: la democracia».

(…)

Pérez cerró su intervención asegurando que los años de dictadura «fueron de oscuridad, pero también de aprendizaje». Ese aprendizaje «comenzó a civilizarse en 1980 cuando la población habló a través de las urnas dando un no a una reforma constitucional propuesta por el gobierno de facto que, entre otros cometidos, tenía el fin de legitimar ese gobierno por la vía democrática»”.

En lo que refiere al video, señala la nota de la referida revista:

Luego de la intervención de Pérez, que fue la primera en hablar, se proyectó un video sobre la dictadura en Uruguay y el retorno a la democracia. La primera placa repetía palabras que Pérez pronunció: «El surgimiento de la guerrilla, en los años previos al golpe de Estado, generó inestabilidad y violencia en el país. Huelgas, paros, ataques sorpresivos, secuestros, robos, saqueos, asesinatos, fueron generando miedo y frustración en la gente».

Luego se veía un video de la explosión del bowling en septiembre de 1970 con la leyenda: «Tupamaros explotan el Bowling». Y la siguiente imagen eran tapas de diarios de la época con los titulares «Sediciosos roban caso 100 millones»; «Tupamaros raptan embajador inglés»; «Chofer de CUTCSA asesinado por tupamaro ya detenido».

A continuación, otra placa con texto: «El golpe cívico-militar se dio en momentos en que la guerrilla estaba prácticamente desarticulada, y la mayoría de sus integran[t]es se encontraban presos o exiliados en el exterior»
”.

Más allá de que, en su lugar, yo hubiera usado tal vez otras palabras para referirme a ciertas cosas (lisa y llanamente “dictadura”, en lugar de “gobierno cívico-militar”) o hubiera separado las huelgas y paros de las acciones sediciosas, no advierto en las palabras de Rosario Pérez o en el guion del video —todo según la crónica de “Caras & Caretas”— nada que pueda catalogarse de invento o mentira.

En ningún momento Pérez expresó, como le atribuye la diputada, que el golpe tuvo “gran apoyo popular”. Pero sí es indudable que el golpe tuvo sus partidarios entre los uruguayos de a pie, que no deben haber sido pocos porque de lo contrario no hubiera podido sostenerse (como dijo alguna vez Talleyrand, las bayonetas sirven para muchas cosas, menos para sentarse en ellas). ¿Debía negarse ese hecho objetivo y recurrir a la narrativa pueril de que los golpistas actuaron contra toda la opinión pública?

¿Debía haberse omitido toda referencia a las acciones de aquellos que incursionaron en la lucha armada?

Otra: es claro que el golpe de estado no se dio para combatir a la guerrilla porque —como en el propio video se plantea— ésta ya había sido derrotada en 1972. Pero la irrupción de los militares en el escenario político es inseparable de su ingreso al combate a la sedición dispuesto por el gobierno de Pacheco —a regañadientes— en setiembre de 1971, luego de la fuga masiva de tupamaros del penal de Punta Carretas. Desconectar esa sucesión de hechos va contra la realidad. Guerrilla, FF. AA., golpe de estado constituyen un continuo que rompe los ojos. La especulación de que “el golpe se daba igual por el plan del imperialismo”, etc., etc., es pura especulación contrafáctica.

Eso sí: faltaron hechos cruciales, si me guío por la crónica de “Caras & Caretas”, porque no se mencionaron —aparentemente— ni las negociaciones clandestinas entre militares y tupamaros para desprestigiar al sistema político (circunstancia denunciada oportunamente por Jorge Batlle en octubre de 1972) y para llevar a cabo detenciones clandestinas de empresarios y profesionales, ni el apoyo del Frente Amplio a la sublevación militar de febrero de 1973. Galán y Olesker (que salió en su apoyo) deberían estar agradecidos por esas omisiones y meter violín en bolsa.

Si no fue invento ni el discurso de Pérez ni el guion del video, sí lo fue la negación de la guerrilla por parte de Galán, reduciéndola a “acciones armadas focalizadas”, como si éstas hubieran constituido espasmos de acción directa, sin responder a ningún plan, ni estrategia, ni siquiera a una organización. ¿Galán nunca leyó el Documento N.º 1 del MLN?

La necesidad de crear una narrativa autojustificatoria no se detiene —parece— ante ninguna realidad histórica incontrastable. Primero fue que el MLN surgió para evitar un golpe de estado. Luego que fue porque los gobiernos colegiados blancos, el gobierno de Gestido-Pacheco Areco y el gobierno de Bordaberry eran “represivos”. Como eso no alcanzaba, que surgieron para combatir a la dictadura (contra la cual no dispararon un tiro porque ya habían sido desarticulados). Y ahora se da un nuevo salto cualitativo: el MLN no era una guerrilla; apenas, suponemos, un grupo de muchachos indignados que llevaron a cabo algunas “acciones armadas focalizadas”…

Pero hay algo en lo que coincido con la diputada Galán: las nuevas generaciones merecen nutrirse de discusiones serias sobre nuestro pasado reciente. Eso incluye desmontar las operaciones de mitificación y/o de minimización de las acciones tupamaras.


Breve reflexión una vez superado el conflicto sindical en la industria frigorífica

Por Tomás Laguna

Las tensiones sindicales apenas empiezan ante un gobierno al que políticamente están enfrentados los sindicatos. El conflicto en la industria frigorífica no es un hecho aislado en el actual contexto sindical.

Relatan José Pedro Barrán y BenjamínNahúm, en “Batlle, los estancieros y el imperio británico” , que en mayo de 1911, luego de votada la huelga general a partir de la huelga tranviaria, la multitud manifestó por 18 de julio en dirección a la Casa de Gobierno. La guardia civil intentó disolverla, no obstante, llegaron a la sede de la Presidencia de la República al grito de “Viva la huelga general”, “Viva Batlle”. Don Pepe salió a los balcones rodeado de sus secretarios y de alguno de sus hijos. Fue entonces que el poeta anarquista Ángel Falco subido a un árbol se dirigió al Presidente Batlle expresando: “Ciudadano Batlle y Ordoñez, el pueblo que os conoce espera de vos que sabréis mantener la actitud de siempre en esta emergencia, ante la batalla que se está librando entre los huelguistas y las empresas… Vos no podes permanecer extraño a este movimiento… se ha decretado la huelga general no contra el gobiernosino contra las empresas que no han respetado las condiciones pactadas con los obreros…” finalizando con un “¡¡¡Viva Batlle!!!” que la multitud repitió. Ante el pedido insistente de los manifestantes, y luego de un breve momento de meditación, Batlle respondió a la multitud: “Las leyes y el orden que estoy obligado a mantener por deber a mi cargo no me permiten tomar participación activa en vuestra contienda. Soy el encargado de hacer cumplir el orden y los derechos de todos los ciudadanos… Por lo tanto, el Gobierno garantizará vuestros derechos mientras os mantengáis dentro del terreno de la legalidad. Organizaos, uníos y tratad de conquistar el mejoramiento de vuestras condiciones económicas, que podéis estar seguros que en el Gobierno no tendréis nunca un enemigo, mientras respetéis el orden y las leyes.” Los manifestantes prorrumpieron en aplausos y vivas estruendosos al Primer Magistrado y a la huelga general.

Eso fue hace 110 años, cuando la construcción de aquel país modelo socialmente equilibrado recién empezaba a construirse a impulso de una de las voluntades más maravillosas con las que este país fue bendecido, Don José Batlle y Ordoñez.

Afirmado ya en su devenir el siglo XXI, hay condiciones que se mantienen incluso con mayor énfasis desde aquel lejano 1911. Nuestro país, con inexorable destino agro exportador, debe enfrentar el desafío permanente de acceder a los mercados externos. En la inconmensurable dimensión del comercio internacional, nuestra pequeña economía se las debe ingeniar para superar los proteccionismos y las ayudas internas de los países desarrollados, las trabas no arancelarias, además de las crecientes exigencias sanitarias y ambientales. Estamos preparados para eso, hay equipos para proyectar la economía uruguaya hacia el mundo, en un esfuerzo ganar-ganar de todos los involucrados en la cadena productiva. Para lo que no estamos preparados y termina siendo nuestro peor enemigo es para los enfrentamientos internos, la mera confrontación por una porción mayor en el valor de la cadena productiva. Conflictos como el que sufrió la industria frigorífica solo tienen por consecuencia el daño para todos y cada uno de los actores de la cadena cárnica. Productores, industriales, trabajadores y la inmensidad de prestadores de servicios a la producción.

Respetando las reivindicaciones que puedan surgir de la dinámica de cualquier actividad, en este país no haylugar para la lucha de clases. Desde Batlle y Ordoñez en adelante nunca la huboen una sociedad integrada como pocas o ninguna en el continente. No obstante, existen y persisten los cultores de la confrontación que terminan desvirtuando las razonables reivindicaciones obreras.

La única lucha válida es aquella que damos todos para hacer crecer la economía para beneficio de sus ciudadanosen esa permanente búsqueda por alcanzar las condiciones de país modelo. El país de Don José Batlle y Ordoñez.


Se vienen tiempos de reintegrar

Por Consuelo Pérez

Hemos tomado conocimiento con naturalidad y con regocijo, que la Ancap requerirá a Raúl Sendic -que fuera vicepresidente de la compañía entre 2005 y 2008 y presidente de la misma entre 2010 y 2013- que reintegre al erario de la empresa el dinero que malgastó usando su tarjeta corporativa, motivo por el que fuera oportunamente condenado por el delito de peculado.

En efecto, un informe al respecto elaborado por el Departamento de Servicios Jurídicos, y que es citado por el Semanario Búsqueda, sentencia que “Descartados los gastos que podrían vincularse a la función (hoteles, restaurantes, combustibles), de los resultados de cuentas resultan numerosas compras en tiendas de ropa, supermercados, calzados deportivos, electrónica, joyas, librerías en nuestro país y en el exterior, respecto de los cuales no se han presentado comprobantes justificativos de dichos gastos, ni recibos que acrediten el reembolso de los importes”.

Independientemente del escarnio, de la vergüenza que entendemos supone ante la ciudadanía, y del costo político que presumimos ya se concretó de alguna manera, el ciudadano Raúl Sendic renunció a la vicepresidencia dela República, en un capitulo sin precedentes en nuestra historia. Nunca se disculpó, cosa que no nos extraña, y ahora – sin perjuicio de otros castigos - debe devolver los dineros de los que se apropió indebidamente. Punto.

Sin intención ni interés de entrometernos en la interna de la “fuerza política” opositora, vemos con asombro y con cierto regodeo oculto (sic) que el ciudadano de marras sigue presente en los asuntos internos del Frente Amplio, en el ámbito donde se eligen sus representantes ante el pueblo. Es curioso. Y no es curioso, en un ámbito en el cual no existe la autocrítica, aun cuando se ha dilapidado y manoseado el erario público, en múltiples y repetidas ocasiones, de las que la Justicia se está haciendo cargo. Tarda, pero llega.

Por eso decimos que se vienen tiempos de reintegrar. En el más amplio sentido del término. Dignidad, transparencia, representatividad ciudadana. Y dinero.

Porque los justos reclamos de muchos colectivos identificados sin pudor con la oposición, se resuelven con dinero. El mismo dinero que el Frente Amplio siendo gobierno malgastó o dilapidó de diversas formas, muchas de las cuales están a la vista del que lo quiera apreciar. De ahí una de las tantas contradicciones que aquejan, valga la redundancia, a los quejosos.

Tarde o temprano, hay que “bajar el copete” y admitir los errores, a veces transformados en delitos, que hacen desfilar a sus responsables por los aposentos del Crimen Organizado.

La actitud mencionada la hemos visto muchas veces en la Argentina, donde parece que se tiene la sensación o la certeza de que en la política, allí, funciona la impunidad. Los presidentes hacen cualquier cosa, son acusados ante la justicia, hunden al país en la miseriay al final la gente los perdona. Pero los “K” han recibido un duro golpe reciente, que aun así, no los acalla. Pero inexorablemente se vienen cambios.

Por aquí las cosas son distintas. El pueblo ya lo entendió, y los constantes mensajes y actuaciones del actual gobierno - que además goza de creciente aprobación - nos dicen que el rumbo es otro.

Como demócratas iremosaprontando los corazones, y aportaremos, en la medida de nuestras capacidades y oportunidades, al proceso de reconstrucción y crecimiento.

Muchos, además, deberán aprontar sus bolsillos.


Contra todo y contra todos

Por Jorge Ciasullo

El paro realizado la pasada semana por la Federación de Obreros y Empleados de la Industria Cárnica (Foica), se inscribe, sin lugar a dudas, en el programa de distorsión permanente, elaborado por el Pit-Cnt y el Frente Amplio (FA), independientemente del legítimo derecho a reclamar mejoras para los obreros.

De forma sorpresiva, el pasado miércoles 24 y jueves 25 de noviembre, se llevó a cabo un paro por parte de Foica, llegando así a tres paros consecutivos, que llevaron a los frigoríficos a suspender las faenas. Se suma también el paro en la industria láctea, lo que además de generar incertidumbre, afecta a los agronegocios, que, a pesar de la pandemia, el clima y los mercados internacionales, tenía un horizonte de buen cierre de año. En efecto, la economía viene en recuperación lo que es visible en los índices de empleo. Factor clave en ellos -históricamente- es el agro.

Es atendible-pero a veces no justificado- que todos los trabajadores aspiren a mejoras salariales y beneficios, pero ello no debe ser desmesurado, en particular en un sector en que los salarios son buenos o muy buenos.

Basta comprobarlo en publicaciones del Instituto Nacional de Carnes, (Inac) en gráficas relativas al comparativo entre salario y exportaciones del sector cárnico, en el cual el salario crece por encima de las exportaciones. En el sector (industria frigorífica), presenta salarios promedios de 85 mil pesos con expectativa de aumento a fin de año, asílos salarios en la industria continuarán siendo superiores a la media del país. Pero, además, el sector empresarial presentó una propuesta de recuperación salarial, tres veces superior a la pauta sugerida por el Poder Ejecutivo.

Estos paros sorpresivos llevaron a los frigoríficos a suspender la faena con caso 10 mil cabezas de ganado encerradas en los corrales, lo que llevó luego de dos o tres días a devolverlos a los casi 300 productoresremitentes. Ello provoca una gran pérdida de kilos -y con ello miles de dólares (estrés, falta de agua y alimento) que afecta el bienestar animal, algo que es siempre observado particularmente por el mercado europeo- y el encarecimiento por el transporte ida y vuelta de los animales, a los consignatarios y a los industriales.

Afecta también la imagen del país, por lo anteriormente señalado y por el incumplimiento de contratos de exportación.

En definitiva, ¿aquién favorece estos paros sorpresivos? Creemos que a nadie, salvo que sólo se considere como “éxito”, el dañar la imagen, la economía del país y a los propios trabajadores del sector. O que así se logre el objetivo disruptivo que llevan adelante sin freno y sin pausa, el Pit-Cnt y el FA. Es entonces, lo del título.


Uruguayos por el mundo

Por Francisco Berchesi

Están siendo semanas muy movidas, además de exitosas, para el deporte nacional.

Quizás el vacío de éxitos y buenas noticias en el seleccionado de fútbol ayudó, pero la realidad es que, con gran acierto y felicidad, se ha difundido y conseguido grandes logros en diversas disciplinas deportivas.

El fin de semana pasado la selección nacional de rugby 7s, plantel del que fui parte, consiguió en Costa Rica la clasificación al mundial de Sudáfrica 2022. Con rivales de diverso nivel, se consiguió además el primer puesto tras vencer a Chile en la final 21 a 0.

Quizás el dato más sorprendente del campeonato fue que no recibimos ni un solo punto en contra en todo el fin de semana. Dato que sorprende al ser el “seven” una modalidad tan ágil y sorpresiva, en la que incluso un equipo de bajo nivel puede sorprender con algún tanto. Mérito de la defensa uruguaya.

A su vez, en Colombia se están llevando a cabo los Panamericanos Junior, en los que tenemos representación en diversas disciplinas.

Las buenas noticias no tardaron en llegar, y al día miércoles acumulábamos triunfos para el medallero. Se tratan de dos medallas de oro, una en natación y otra en remo (dos sin timonel), una plata en canotaje y dos bronces, uno en taekwondo y otro en remo, más precisamente en cuatro sin timonel.

Este sábado compite en estilo libre de lucha, Ícaro Amarillo De León. A sus 17 años, compite en la categoría de hasta 97 kg. Jugador de rugby desde antes de nacer, pertenece a una gran familia de deportistas, nieto del gran Washington “Quique” Amarillo, hijo de Bernardo Amarillo y Marcia De León.

A él y los nuestros, la mejor de las suertes.

Celebro que se le de esta difusión y atención a tantas disciplinas que han transcurrido décadas en las sombras, con deportistas que iluminan nuestra imagen por todo el globo.


Nada nuevo bajo el sol: la Unión Europea y el oprobio de sus listas

Por Jonás Bergstein

En su prólogo a los Estudios de Derecho Tributario Internacional, Don Ramón Valdés Costa escribía: “La OCDE ha cumplido, sin duda alguna, una labor de grandes repercusiones en el Derecho Tributario Internacional (…). Pero es también indudable que sus soluciones responden fundamentalmente a los intereses de los países desarrollados. Se explica pues que muchas de ellas merezcan serias reservas (…) Esas soluciones chocan frontalmente con las de los países latinoamericanos, que cuentan con una larga y peculiar tradición (…) La reciente labor de la OCDE se caracteriza por la firmeza -por no decir intransigencia- en lo que respecta a mantener las soluciones resistidas por los países latinoamericanos”.

Estas palabras fueron escritas hace más de 50 años. Con algunas variantes (que no hacen al punto), bien podrían haber sido escritas ayer o incluso hoy, pues su vigencia se mantiene intacta.

Estas reflexiones vienen a cuento de la decisión del Consejo de la Unión Europea del pasado 5 de octubre, que volvió a incluir a nuestro país en una de las innumerables listas que desde el Olimpo se vienen estableciendo hace ya varios años.

Veamos un poco más de qué trata este asunto. En el año 2017, el mencionado Consejo inició la práctica de revisar, dos veces al año, su lista de “jurisdicciones no cooperantes” a nivel tributario, esto es, la lista de países cuya legislación tributaria no se ajusta cabalmente a los lineamientos que el propio Consejo imparte. Su objetivo declarado es promover la llamada buena gobernanza global en materia de tributación, (como se dice en inglés: whateverthatmeans) e informar a los Estados de la Unión Europea la nómina de jurisdicciones (no europeas) que incurren en las llamadas conductas impositivas abusivas. ¿Para qué? Para instar a los países miembros de la Unión, a aplicar medidas defensivas -contra las naciones no cooperantes (o sea: ¡las díscolas desobedientes!)- para proteger sus fuentes de recaudación y combatir el fraude, la evasión y el abuso fiscal. Las medidas defensivas son diversas: prohibición de las empresas de la Unión de deducir como gastos los pagos efectuados a esta clase de jurisdicciones (pagos que en otras circunstancias serían deducibles); la obligación de aquellas empresas de considerar como resultado gravado las rentas obtenidas en tales jurisdicciones; y un largo etcétera.

Según se expresa en el propio sitio de la Unión, el objetivo no es “avergonzar” a los países incluidos en esas listas, sino estimularlos a efectos de que adopten cambios positivos en su legislación y en su práctica tributaria (Cola de paja, como le dicen en criollo). Aquellas jurisdicciones que no cumplan con la totalidad de los standards tributarios internacionales, pero que -siguiendo las orientaciones de la Unión- se comprometan a reformar sus sistemas, son incluidos en un documento de avance -un anexo- que registra los progresos de esas jurisdicciones en la materia (state of playdocument). Una vez que las jurisdicciones en cuestión hayan cumplido la totalidad de los compromisos, serían removidos del anexo, siempre según las expresiones de la propia Unión Europea. Es éste el anexo en el cual Uruguay ha sido incluido el 5 de Octubre, junto a Costa Rica, Hong Kong, Malasia, y Qatar.

Considerando que el país ha aprobado una serie de reformas impositivas radicales a partir del 2006 -por citar algunos: impuesto a la renta de las personas físicas, impuesto a la renta de los no residentes, precios de transferencia, tratados de intercambio de información tributaria, intercambio automático de información, perforación al régimen de zona franca-, con buenos fundamentos el lector podría indagar cuáles son esos standards tributarios internacionales a los que nuestro país no estaría dando cumplimiento. La decisión del 5 de Octubre -no disponible en idioma español al día de hoy en el sitio de la Unión (30 Noviembre)- despeja todo margen de duda: “las siguientes jurisdicciones que se comprometieron a enmendar o a dejar sin efecto sus nocivos regímenes tributarios de exención sobre la renta de fuente extranjera: (…) Uruguay”.

Quiere decir que las múltiples excepciones que Uruguay ha introducido al principio de la fuente nacional durante los últimos15 años-nada menores según se vio- para la Unión son ahora insuficientes. Desafortunadamente, el documento -redactado en un lenguaje críptico, sibilinoal decir de Valdés- no explicita las razones. Pero dado que ya al día de hoy el sistema uruguayo grava mediante el IRPF tanto las rentas financieras de fuente extranjera como las del trabajo (cuando éste se ejecuta en favor de contribuyentes de impuestos en el país), no queda mucho espacio para la especulación. La Unión Europea va por el todo: es decir, que las personas físicas tributen sobre la totalidad de sus rentas de fuente extranjera (cualquiera sea su naturaleza), y que también las personas jurídicas comiencen a tributar sobre sus rendimientos en el exterior (hasta ahora mayormente excluidos de tributación en el Uruguay).

Colocado el tema en su contexto, es hora de hacer los eufemismos a un lado y hablar con claridad, para que todo el mundo lo entienda de una buena vez. Para decirlo en blanco sobre negro, la Unión Europea nos exige -lisa y llanamente- que abandonemos el criterio de la fuente nacional como pilar del sistema tributario uruguayo.

Tratemos de explicar qué significa todo esto. Históricamente, Uruguay ha postulado y adoptado el criterio de la fuente nacional: en Uruguay (como norma general, y con las perforaciones arriba aludidas),sólo se gravan las ganancias o rentas que nacen en Uruguay; no se gravan ni se han gravado las rentas de fuente extranjera (es decir: las que un residente en Uruguay, persona física o jurídica, obtiene en el exterior). Este sistema, de larguísimo arraigo en la cultura jurídico-tributaria del país -se remonta por lo menos a los tiempos del Impuesto a las Ganancias Elevadas (para ser más exactos: al Art. 5 de la Ley No. 10.597, de 1944)-, choca frontalmente -como decía Valdés-, con los criterios que promueve la Unión Europea: ésta nos exige que gravemoslas rentas de nuestros residentes dondequiera sea que ellas se generan.

Planteada la cuestión en esos justos términos, cabe indagar acerca de los fundamentos, jurídicos y éticos, de las exigencias crecientes de la OCDE en relación a países como el nuestro.

Va a ser una faena estéril: porque esos fundamentos no existen: en el plano jurídico, mal pueden existir toda vez que Uruguay no es miembro ni de la Unión Europea ni de la OCDE. Y en el plano ético, se trata, simplemente, de la ley de la selva, o sea, la ley del más fuerte. De muestra basta un botón: las dos principales potencias económicas del mundo actual, Estados Unidos y China, ni siquiera figuran entre los 92 países que son objeto de monitoreo y evaluación permanente. (Si se nos permite un símil: es como organizar un campeonato de fútbol sin que participen Peñarol y Nacional).

El gran tema es dónde y cómo termina todo esto. En su momento la embestida arremetió contra las llamadas SAFIs (¿alguien se acuerda de ellas?), para luego seguir con el intercambio de información tributaria, y más recientemente con la tributación del software. Como escribiera mi Padre hace más de 12 años, qué seguridad tenemos que luego no se nos habrá de exigir la eliminación de los incentivos o preferencias a la inversión, o el cierre de las zonas francas o la derogación del régimen de promoción de la forestación o el software (…) (Nahum Bergstein, ¿Paraíso o Infierno? La República, 16 Abril 2009).

Las vías de acción son múltiplesy con seguridad varias de ellas ya han de estar en curso hace rato: la diplomacia persistente y silenciosa; la acción mancomunada con otras naciones (no somos los únicos que estamos en esta situación); el respaldo diplomático de Estados Unidos (bastante más rezagado que Uruguay en aspectos varios que hacen a estos temas); el involucramiento de organizaciones civiles especializadas en aras de sumar al sector privado en la defensa de nuestro régimen; la participación de juristas internacionales que se expidan sobre la responsabilidad legal de la Unión (Cuesta creer que se pueda ocasionar un daño a un Estado que actúa dentro de los confines de la ley internacional -todos sabemos ya del efecto estigmatizante de este tipo de iniciativas- sin ningún tipo de consecuencias legales).

En cualquier caso, creemos que esta iniciativa de la Unión Europea dice mucho más del victimario (Europa) que de nosotros. No son pocos los especialistas que ya desde hace tiempo nos hablan del fin del Viejo Continente que ha renegado de sus raíces éticas más profundas (la civilización judeo-cristiana). A juicio de quien esto escribe, medidas como las que comentamos es improbable que puedan llevar a Europa a buen puerto; bien por el contrario, son precisamente una expresión más de los males que la aquejan.


Frases Célebres 882

“La madre de todas las reformas es la apertura comercial” . Ignacio Munyo, director ejecutivo del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres), presentó las perspectivas de ese instituto para 2022 y subrayando la importancia de firmar un Tratado de Libre Comercio con China. Informativo 930, radio Monte Carlo (30/11/21).

“Se están relevando datos del sector para llegar a fin de año con todos los insumos recaudados para realizar el estudio de prospectiva para el Tratado de Libre Comercio (TLC) con China (…) También se está estudiando los sectores que van a ser los más perjudicados a la hora de firmar el TLC. Hay otros sectores como la carne, la madera y la soja que están compitiendo en inferioridad de condiciones porque hay países que tienen un acuerdo con China, y estos tres están pagando 180 millones de dólares de impuestos al ingresar al país, con un acuerdo bilateral podríamos evitar pagar estos impuestos”. Teresa Aishemberg, gerente general de la Unión de Exportadores de Uruguay. 970 Noticias (30/11/21)

“Sería injusto que no dijera que la obra se inició en 2019, cuando el doctor Tabaré Vázquez era presidente (…) Administramos sueños, esperanzas y necesidades públicas; hay sensibilidades distintas, por eso, la gente toma opciones cada cinco años, pero tenemos claro en nuestro país que nadie tiene complejos refundacionales ni es cambiar una mitad por la otra”. Luis Lacalle Pou, presidente de la República, al inaugurar en Tacuarembó la nueva residencia universitaria que albergará a 250 estudiantes. Info 24, M24 (30/11/21).

“El rezago comienza en la enseñanza primaria y se agudiza en la enseñanza media” .Guillermo Fossati, director de Ineed, acerca del informe que presentó el Instituto sobre el estado de la educación en Uruguay 2019-2020. Otra mañana, radio Oriental (30/11/21).

“Grupos fantasma: hay 17 clases sin ningún alumno y 283 con menos de 10 personas en UTU” . Título de un artículo de El Observador (29/11/21).

“La educación es una inversión, no un gasto (…) La educación técnica se está destrozando. La gente más necesitada se queda sin grupos, los alumnos se quedan sin clases” . Mabel Mallo, presidenta de la Asociación de Funcionarios de la Universidad de Trabajo del Uruguay al Presidente Luis Lacalle Pou. Telemundo, canal 12 (29/11/21).

“Nosotros podemos existir como educación pública porque la gente paga sus impuestos, por lo que tenemos que ser muy cautos y profesionales en el manejo de los recursos públicos. Parece tan obvio que si no hay alumnos no hay grupo. No tendríamos ni que discutirlo. Se abrían grupos que no eran necesarios, grupos fantasmas. Ayer le mintieron al presidente. Le dijeron que los chicos más pobres se están quedando sin estudiar, y eso no es cierto” . Robert Silva, presidente del Codicen, refiriéndose a los reclamos por cambios en UTU que se generó ayer a las afueras de la Torre de las Telecomunicaciones. Informativo Sarandí, radio Sarandí (30/11/21).

“En lo que se ha logrado avances es en la respuesta” . Mónica Bottero, directora de Inmujeres, analizando los datos del Ministerio del Interior que señalan que cada ocho días se mató o se intentó matar a una mujer por razones de género durante los primeros diez meses del año. Primera mañana, radio El Espectador (30/11/21).

“Si se deroga (la LUC) habrá un retroceso en materia de seguridad que impactará a nivel social. No se trata de dramatizar, pero sí de decir la verdad (…) La seguridad pública del país mejoró a partir de marzo de 2020, cuando asumió el actual gobierno. Lo hizo porque cambio el mando. Cambiaron las políticas de seguridad y cambiaron las normas. La LUC le dio muchas herramientas a la Policía, lo dicen los propios policías. Le dio el respaldo material y jurídico para muchas de sus acciones. Diría que cambió el paradigma, porque, de una Policía estática, que solo reaccionaba, pasamos a una Policía que tiene elementos para anticiparse e investigar” . Luis Calabria, director general de Secretaría del Ministerio del Interior. Informativo Carve del Mediodía (30/11/21).

“Hay que estar alertas y ser cautos, pero no alarmistas. Esta nueva variante es un llamado de atención porque surge en un continente absolutamente olvidado en materia de vacunas. Hasta que no desviemos los recursos necesarios para aumentar la cobertura en estos lugares, esto va ser un volver a empezar” .Gonzalo Moratorio, virólogo, sobre la variante ómicron. Fácil Desviarse, Del Sol (30/11/21).

“La respuesta mundial deber ser calmada, coordinada y coherente. Comprendo la preocupación de todos los países por proteger a sus ciudadanos contra una variante que todavía no entendemos perfectamente. Pero también estoy preocupado por el hecho de que varios Estados miembros implanten medidas generales y brutales que ni están fundadas en pruebas ni son eficaces de por sí, y que no harán más que agravar las desigualdades. Pedimos a todos los Estados miembros que tomen una respuesta racional y proporcional al riesgo, conforme al Reglamento Sanitario Internacional. Todavía tenemos más preguntas que respuestas” .TedrosAdhanomGhebreyesus, director de la OMS, sobre la nueva variante del coronavirus. Telenoche, canal 4 (30/11/21)

“Hubo un error de gestión inicial en la construcción del Antel Arena. Se gasta tres veces más de lo que tenía previsto; no hay buen negocio que le permita recuperar la inversión” . Gabriel Gurméndez, presidente de Antel. Periodistas, canal 5 (30/11/21).

“Si eres del norte o eres del BíoBío, por favor, no digas que vas a votar, porque de esa forma los vas a tener en ascuas (…) Es el momento que tanto deseamos y que, por fin, las regiones fueran los principales elementos de discusión política y no siempre Santiago” . Franco Parisi, excandidato presidencial del Partido de la Gente, que llamó a través de un video compartido por sus redes sociales, a sus adherentes del norte del país y de la región del BíoBío a no revelar por quién votarán el 19 de diciembre en segunda vuelta, entre los candidatos chilenos Gabriel Boric y José Antonio Kast. Portal biobiochile.cl (28/11/21).

“Saludo y me uno a ustedes en celebración de una nación, de un pueblo y de un futuro que ahora está en nuestras manos (…) Como República debemos de vernos como líderes y como agentes del cambios”. Sandra Mason asume como primera presidenta de Barbados que se independizó completamente del Reino Unido y se convirtió en la República más joven del mundo. TeleSUR TV (29/11/21).

“NasryAsfuraZablah, Candidato del PN, acepta la voluntad del pueblo, reconoce la victoria de Libre en alianza, y mi triunfo como Presidenta electa de HN. ¡Gracias!. ¡Pueblo, no te voy a fallar! Con mis promesas retornaremos al orden democrático” .Xiomara Castro, del partido Libertad y Refundación (Libre) y esposa del expresidente Manuel Zelaya, ganó las elecciones de Honduras y se conviertió en la primera mujer que gobernará el país poniendo fin a 12 años de gobierno conservador. BBC Mundo (01/12/21).

“Quienes vinieron como enemigos, la delegación de espías de la Unión Europea, no encontraron ni un elemento para criticar el sistema electoral. En un informe lleno de improvisaciones y mal redactado, buscaron y trataron de manchar el proceso electoral impecable y democrático de Venezuela, y no pudieron” . Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, en defensa de los comicios, en los que el chavismo ganó la gran mayoría de los cargos en las elecciones de gobernadores y alcaldes de ese país. Agencia AFP (29/11/21).

“He dicho que es una persecución política que termina en esto que ya todos sabíamos .Mauricio Macri, expresidente de Argentina, al ser consultado en Chile sobre el procesamiento que le dictó hoy el juez Martín Bava por presunto espionaje a familiares de los 44 marinos fallecidos en el hundimiento del submarino militar ARA San Juan en 2017 -cuando era jefe de Estado-. Infobae (01/12/21).

Correo de los Viernes.
Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.