Edición Nº 712 - viernes 20 de abril de 2018        

Un país al revés

El Ministro de Interior se tomó a la broma la interpelación y no dio respuestas claras al problema que más aflige a la gente, que es la inseguridad. Relevaron a la directora de Secundaria por un viaje, pero las autoridades no se ocupan de la enorme deserción que sufre la Enseñanza. El Presidente Vázquez asistirá a la inauguración de un memorial a los presos por haber atentado contra la paz y la Constitución. Uruguay es un país al revés.

El ministro de Interior Eduardo Bonomi quiso desviar la atención del tema principal por el que le interpelaron —los altos grados de inseguridad que vive el país— e hizo una pantomima poco seria, haciendo creer que renunciaba a su cargo, con lo que logró que buena parte de la prensa haya enfocado el tema con ese punto. Pero faltaron las respuestas en serio y el ministro no divulgó las cifras con probidad, ya que hizo comparaciones estadísticas antojadizas, manejando los períodos caprichosamente. El señor Bonomi se tomó la interpelación como un torneo político, sin darse cuenta que a la población no le importan sus acusaciones contra el senador interpelante —Pedro Bordaberry, que tuvo que soportar otra vez las menciones a su padre y a su situación política— sino que le interesan los enormes riesgos que sufre la gente en su vida cotidiana, que puede ser asesinada en un asalto en la calle o en un comercio. El gobierno mostró insensibilidad y falta de responsabilidad para enfocar un asunto de extrema gravedad que hubiera merecido respuestas sinceras y mesuradas. El ministro se amparó en la impunidad que le otorga la mayoría automática que le respalda y desaprovechó la oportunidad de hablar en serio sobre la cuestión principal que preocupa a la población.

Reflexiones similares podrían hacerse respecto al relevo de la directora de Secundaria Celsa Puente, cesada tras diversas desinteligencias con el Codicen. La profesora Puente sostuvo tras su remoción que “es muy difícil ser frenteamplista independiente”, con lo que confirmó que el episodio refiere a una puja de poder entre los sectores oficialistas y no a una discusión pedagógica o institucional. En medio de la crisis, se supo que la Ministro de Educación y Cultura, Dra. María Julia Muñoz, reclamó que la sustituta de Puente sea una mujer para mantener la cuota femenina. Si es buena docente o mejor administradora no importa, sino que lo que le interesa al gobierno, en boca de la Ministro, es que el cargo sea provisto con una mujer.

Mientras tanto, los temas de fondo de Secundaria siguen tan campantes. Somos el país que tiene el peor rendimiento en América Latina en materia de aprendizaje y de deserción, pero eso parece no importar a las autoridades, que se empeñan en una lucha de facciones sin dedicarse a los temas de fondo.

A su vez, en este país de cabeza que nos impone el Frente Amplio, se supo que el presidente Vázquez asistirá el 15 de mayo a la inauguración de un memorial en la entrada al penal de Libertad. Los organizadores del acto promueven “la creación de un espacio que recuerde a las personas que fueron presos políticos entre el 1 de marzo de 1972 y el 10 de marzo de 1985”. Tanto agravio a la historia merecería una larga y detallada réplica que excede la intención periodística de esta nota, pero alcance con decir que se trata de una mentira más en la larga saga de engaños que el Frente Amplio ha venido sumando desde que se inventó que los tupamaros fueron presos por luchar contra la dictadura. Fueron aventureros sangrientos que se alzaron contra la democracia y la Constitución y en esa medida el presidente Vázquez rebaja frontalmente su investidura al convalidar la mentira. Pero así estamos, en el reino del revés, un país que no tiene el encanto ni la música de María Elena Walsh y que se despierta todos los días entre la mediocridad y la desesperanza.


Hora de cambiar

Por Julio María Sanguinetti

En el mes de febrero, alarmados por la ola de homicidios que se había desatado en el comienzo del año, escribimos un artículo preguntándonos y preguntando cuánto tenía que ver la droga en esa lamentable tendencia. Estamos ahora en abril y el tema ha llegado a un punto que parece insoslayable la necesidad de intentar un cambio en lo que se viene haciendo sobre la cuestión del consumo de estupefacientes.

Como es notorio, un reiterado argumento del entonces Presidente Mujica era que, con la legalización de la marihuana, le íbamos a “robar” el mercado al narcotráfico. La ley es de 2013, han pasado cinco años y más de uno y medio desde que se comenzó a proveer oficialmente de marihuana.

Basta leer el diario de estos días para comprobar lo contrario. La Aduana ha informado públicamente que este año que pasó duplicó las requisas de drogas. Fueron 12 kilos de cocaína, 408 ladrillos de marihuana y12.640 pastillas de éxtasis, la mayoría en la aduana de Carrasco. Esto es solamente la Aduana, pero marca claramente una tendencia.

El domingo pasado, en la serrana, tranquila y  pintoresca Minas, mataron a un joven de 23 años, considerado sospechoso de haber asesinado a otro joven, de 22 años, el viernes. Ya había otro, días antes, que había quedado paralítico de un balazo. La Policía informa que integran bandas que están disputando el mercado de narcóticos. En Minas….

En Salto, la segunda capital cultural del país, se han duplicado las rapiñas y las bocas de droga. A fin de año se estimaron en 80, cuando se hicieron unas reuniones plurales en las que sus participantes atribuyeron a la droga la principal responsabilidad en la expansión del delito. Hoy, según fuentes policiales que consigna “El País”, también el domingo pasado, las “bocas” son 130.

Lo que ocurre en el Chuy ya es otra dimensión. En lo que va del año se han incautado 1.500 kilos de marihuana, lo que indicaría, según señala un informe de “El Observador” del sábado pasado, que “los narcotraficantes están empezando a mover mayor cantidad de dinero y que el negocio se está haciendo más redituable”. En los últimos meses ha habido 20 muertos en el choque entre bandas rivales. El 6 de abril fue asesinado “Pelé”, un brasileño que comandaba un grupo, enfrentado a otro, liderado aparentemente por un uruguayo. Los asesinos del brasileño se escondieron y desaparecieron en Uruguay. Hasta ahora no hay ningún detenido por los 20 homicidios

Está claro que el tema crece, tanto el consumo como el narcotráfico. Según el Monitor Cannábico oficial, la mitad de los consumidores de marihuana se provee en el mercado negro. Se reconoce que su consumo ha aumentado y opera, sobre todo, como puerta de entrada. Después está visto que los productos sintéticos son los de mayor expansión. La alcaldesa del Chuy dice que “el único tema que lastima a los jóvenes es la droga. Combatiendo la droga se combate todo esto”.

Además del aumento en el consumo, está claro también que hoy tenemos bandas operando en todo el país. Los famosos “ajustes de cuenta” son —justamente— la macabra revelación de su existencia, que agrava la implicancia social de los homicidios.

¿Es la consecuencia de la legalización de la marihuana? Cabe pensar que no solamente. Pero que ella ha provocado un aumento del consumo y del tránsito de la droga, lo dicen los hechos.

Es notorio que el Presidente reitera, cada vez que habla, de que toda droga es nociva. También lo es que, como el ex Presidente Mujica ha sido el promotor de la legalización, está constreñido políticamente. Por eso pensamos que el propio Mujica es quien más debiera preocuparse y, como lo había anticipado, tener el coraje de saber que hay que pasar raya, analizar el tema y empezar a cambiar el rumbo.

¿Salir de la legalización? No lo estamos proponiendo. Ya hay todo un andamiaje de 23.000 compradores registrados, 8.451 plantadores y 90 clubes. Tampoco ignoramos que en el mundo la tendencia va hacia ese lado y que la aplicación medicinal del cannabis va camino a ser importante, como lo fueron el opio y otros vegetales. El tema es otro y va más  allá: es lo que ha ocurrido debajo del manto de esa legalización: 1) una banalización generalizada del consumo, asumida ya por los jóvenes como una refrescante  novedad y por los veteranos (que importamos menos del punto de vista adicciones) como un “curalotodo”; 2) una ignorancia sobre los efectos nocivos de la marihuana, especialmente en los jóvenes; 3) un claro aumento del mercado general de drogas, con un impulso creciente de las sintéticas; 4) la aparición de bandas armadas de narcotraficantes, que no las imaginamos demasiado poderosas, dadas nuestras dimensiones, pero que muestran no tener límites; 5) la expansión del Uruguay como lugar de tránsito, dada la permisividad del ambiente; 6) incipientes modalidades de corrupción del sistema oficial, con un mercado secundario de quienes compran la marihuana oficial y la revenden; 7) la “montevideanización” de las capitales del interior.

No es un programa liviano. Por el contrario, urge entrar de lleno porque estamos frente a un tema de salud pública muy crítico y de seguridad realmente alarmante, que se extiende por interior. Que ya haya “Casavalles” en Salto es para agarrarse la cabeza. Como siempre, el desafío es no llegar tan tarde que ya el remedio sea tan doloroso como la enfermedad.


Entre el dogmatismo y el delirio

Por Luis Hierro López

Varias expresiones ideológicas de las últimas semanas son definitivamente delirantes.

Todo el mundo tiene derecho a expresar sus opiniones y, a la vez, todos tenemos derecho a rebatirlas y a calificarlas. En este caso me voy a referir a un conjunto de expresiones que me resultan totalmente delirantes.

Los así llamados sectores de izquierda –que tienen poco de renovadores y modernizadores, características que deberían identificar a los progresismos– vienen reiterando disciplinadamente la versión de la restauración “de la derecha”, manto que permite ocultar los desastres morales y económicos que han consagrado varios gobiernos latinoamericanos. La corrupción de Lula y de Cristina Kirchner; la corrupción, el desastre económico y social y el ataque a las libertades de Maduro; el militarismo encubierto pero antidemocrático de Evo Morales, son todas creaciones propias de esos gobiernos, y esos procesos no se deben a maniobras del imperialismo ni de la derecha. A escala menor, las indecencias de Sendic no fueron inventadas en Atlanta, como intentó pretextar el ex Vicepresidente. Son todas consecuencias muy lamentables de las inconductas de gobernantes sin rigor ético ni hondura conceptual. Pese a estas evidencias, hay una insistencia machacona en alertar contra el golpe y el imperialismo. Veamos.

Al analizar la crisis brasileña y la prisión de Lula, el politólogo Agustín Canzani aseguró que “la burguesía industrial” y los “hombres de negocios del sector financiero” quieren hacerse del poder, lo que erizó los pelos de su auditorio formado por los integrantes de la mesa política del Frente Amplio. Para Canzani, la acción judicial por la cual decenas de políticos de todos los partidos y los más poderosos empresarios brasileños fueron encarcelados, es una maniobra de esos mismos sectores para quedarse con el poder.

Otros voceros advirtieron nuevas catástrofes. La psicóloga y edil del movimiento de participación popular Lucía Gulisando entendió que la resistencia feminista es la única chance que se alza para luchar contra el golpe patriarcal y neoliberal. La autora sostuvo que “las estrategias imperiales varían: fue el Plan Cóndor en la década de 1970, el Consenso de Washington en la década de 1990, y en la actualidad el Plan Atlanta. Este último busca producir y reproducir un modelo social, cultural y político que legitime el modelo neoliberal conservador del siglo XXI. Este modelo está fundado en el miedo, en la despolitización de los procesos históricos, en la postergación del pueblo como sujeto político, en la judicialización de la política, en el fundamentalismo religioso, en la sumisión racial, sexual, de género, de clase, y en la segregación territorial”

Para no quedarse atrás, el Sindicato de los Trabajadores de la Enseñanza Privada propone un documento para el próximo congreso de la central obrera en el que –tras un larguísimo análisis– reivindica la lucha de clases como eje de la historia y del progreso, convocando a los sectores populares a luchar para apropiarse del excedente económico. Ese sindicato ve una contraofensiva de la clase dominante y en ese marco se inscriben “la creación de la confederación de gremiales empresariales”, la “escalada contra el gasto público”, “la ofensiva mediática” y el movimiento “Un solo Uruguay” que tiene “una agenda regresiva y antipopular”. “Este conjunto de demostraciones de fuerza tienen por objetivo táctico presionar por derecha al actual gobierno, pero van encaminados hacia otros horizontes políticos”, que refieren sin duda a la toma del poder.

Esa vocinglería supuestamente ideológica no es diferente a las expresiones de los dirigentes de la central obrera o a las proclamas que hacen los voceros del Partido Comunista. Esas interpretaciones son del mismo tono acusatorio y apocalíptico –la revolución o la toma del Palacio de invierno será esta noche– que esos sectores utilizan hace décadas, inventando siempre una confabulación del capitalismo o del imperialismo y ocultando tras esas monsergas los peores crímenes y atentados a los derechos humanos y a las libertades de que los comunistas son autores.

Es triste que a casi treinta años de la caída del muro de Berlín y tras la confirmación inapelable del arrasamiento de las libertades que han significado los regímenes comunistas, siga habiendo personeros sin independencia de criterio ni racionalidad que apuestan aún al engaño y al viejo vicio latinoamericano de culpar al otro. Su palabrerío no es otra cosa que una expresión de dogmatismo y de ignorancia.


Generosidad mal entendida

Acaba de salir un trabajo de dos consultores de la CEPAL, Marín Lavalleja y Victoria Tenenbaum, que calcula que la llamada Ley de Flexibilización del sistema jubilatorio significó un drenaje de entre 1.639 y 1.917 millones de dólares.

El trabajo comprueba un aumento de las altas de jubilaciones en las tres causales (vejez, invalidez y común), hasta alcanzar las 211.000. Los autores encuentran también que en los dos últimos años considerados la causal de invalidez salta de 2.200 jubilaciones nuevas en 2015 a —nada menos— 6.487 en 2016, o sea un aumento de 288% (!). Podemos añadir que esta tendencia llega hasta hoy y que se está dando un verdadero abuso que, por más que se ha denunciado, nadie detiene.

En 2007 se jubilaron 12.590 personas. En el 2010 se llegó a 33.115, en 2017 fueron 29.319. O sea que se introdujeron de un saque unos 75 mil jubilados nuevos.

Esa “generosa” ley bajó el requisito de edad de 35 a 30 años en la jubilación común. Se otorga a la mujer un año adicional de servicio por cada hijo nacido vivo o adoptado menor o discapacidad, con un máximo total de cinco años. Más allá de la justicia de esta última disposición, la rebaja de la edad ha sido un disparate, contrario a la tendencia del mundo. Vivimos más años, los vivimos con mejor calidad de vida y, en lugar de subir la edad, la bajamos, como si todo fuera gratis.

La “flexibilización” de las condiciones (menos años, más remuneración) para las solicitudes por incapacidad total generó un desvío enorme, al punto que hasta los propios funcionarios del BPS se jubilan hoy, mayoritariamente, por esta causal. De un día para el otro, entonces, todo el mundo está incapacitado.

Así es como se corrompen los sistemas y se pone en riesgo la conquista para todo el mundo. Si no se hubiera tomado esa medida, los jubilados del 2009 y el 2010 hoy también estarían jubilados pero habrían trabajado cinco años más.

No se trata entonces de negarle a nadie su derecho. El tema es que ahora el propio Ministro de Economía dice que el sistema está al borde de una desfinanciación de difícil manejo y que hay encarar una reforma. El próximo gobierno, por supuesto. Como dice el viejo refrán, “que el que venga atrás, arree”...

Luego de que la reforma de 1995 salvara al sistema —y al país—, creara las AFAPs, defendiera el ahorro de los trabajadores y asegurara su historia laboral, el “generoso” (demagógico) impulso del 2008 ha resquebrajado la situación. Ahora hay que encarar otra reforma y ya saldrá el Ministro Murro a decir que hay que retornar al viejo sistema. Esperemos que para entonces no esté el Ministro, porque está claro que este gobierno ya no encarará nada porque no es electoralmente redituable, y el que viene no tendrá otro camino que hacerlo.

Se dice que de este modo bajó la pobreza l.6%. ¡Qué maravilla! Con ese criterio, si hubiéramos gastado 4.000 millones en vez de 2.000, de pronto bajaba aún más. Pero vendría el empobrecimiento general por la necesidad de nuevos impuestos y más intereses, porque a un país desfinanciado de ese modo le costaría mucho más conseguir dinero.

La magia no financia sistemas de pensiones que, como el nuestro, ya se lleva —encima de los aportes— la mitad del IVA para sostenerse y que este año pidió 400 millones de dólares más para pagar al día.

No es simpático decir lo que estamos diciendo. Pero esa es la verdad. Y nada más que la verdad.


La hemiplejia de los Derechos Humanos

Organizaciones de “derechos humanos” arremeten contra el director de seguridad de la selección por su pasado. Pero no dicen una palabra de las violaciones que cometieron algunos de los actuales gobernantes

Unas 300 personas pertenecientes a 20 organizaciones vinculadas a la “defensa” de los derechos humanos hicieron una dura campaña contra el director de seguridad de la Auf, el policía retirado Miguel Ángel Zuluaga, quien fuera durante el desarrollo de su carrera profesional, oficial de inteligencia en tiempos de la dictadura. Zuluaga fue designado por la Asociación Uruguaya de Fútbol y presta servicios en el equipo que conduce el maestro Wáshington Tabárez.

Los denunciantes sostienen que el objetivo de su acción es que se produzca una “condena social como gesto simbólico y formativo” contra quienes “ocupan algún lugar de referencia en la sociedad”.

Entre las organizaciones firmantes están Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos, la Confederación de Federaciones de Funcionarios del Estado, la Federación de Estudiantes Universitarios y la Mesa Permanente por derechos humanos. La dirigente de Familiares, Elena Zaffaroni, dijo que Zuluaga fue “marcado como que estuvo presente en lugares donde estuvieron detenidas varias personas”.

A su vez, el funcionario de la Selección presentó una denuncia penal sosteniendo que es víctima de un escrache público y sostuvo que los denunciantes manejan información equivocada sobre su persona.

Mientras se resuelve el pleito judicial, cabe señalar la incongruencia que representa la acción de las organizaciones que dicen defender los derechos humanos, ya que hay cientos de personas en el gobierno que en el pasado han cometido atentados – secuestros, asesinatos – y que no son actualmente perseguidas ni señaladas. No sabemos cuál ha sido el pasado del señor Zuluaga, ni nos interesa, pero en un país que ha tenido un presidente tupamaro, no podría ni siquiera insinuarse una acción de represalia de este tipo. Quizás algún lector esté pensando que Mujica fue electo, lo que es cierto, pero nada menos que el Ministerio de Interior y la Policía son dirigidos por personas que en el pasado atentaron contra los derechos humanos. Y sin embargo, nunca hubo una acción de esas organizaciones contra los ex tupamaros ministros o subsecretarios.

El hecho demuestra la notoria politización de los sindicatos y organizaciones que firman, lo que le hace mucho mal a su causa y desacredita la verdadera defensa por los derechos humanos, que merece siempre acciones más imparciales y generosas.


Difícil para sagitario...

La ex Consejera de Secundaria Celsa Puente sostuvo al retirarse que va a ser difícil cumplir la promesa presidencial de que todos los jóvenes cursen el sistema educativo y que el 75% termine el ciclo básico

Una de las principales promesas electorales del doctor Tabaré Vázquez en 2014 fue que en 2020, al final del período gubernamental, iba a erradicarse la deserción en la enseñanza media ya que todos los jóvenes años accederían a ella y egresaría un 75% de los mismos. “Nos comprometemos a crear un sistema integrado para la educación básica de 3 a 14 años. Y que para 2020 el 100 % de jóvenes de hasta 17 años estén en el sistema educativo y el 75 % termine el ciclo de enseñanza media”, dijo el presidente Vázquez en cadena nacional el 1° de marzo de 2015.

Pues bien, la destituida o renunciante Celsa Puente declaró a Búsqueda que será muy difícil cumplir esa meta. Consultada al respecto, la profesora Puente no abundó en detalles pero su respuesta fue muy elocuente: “va a estar difícil, va a estar difícil”.

Como se sabe, la deserción estudiantil es uno de los serios problemas que no ha podido resolver Anep, encontrándose Uruguay en los peores lugares de las comparaciones internacionales.

El semanario no le consultó a Puente sobre la otra promesa del Frente Amplio de llegar en el Presupuesto al 6% del producto bruto interno destinado a la Enseñanza. La inversión actual se ubica en torno al 4.5%, lejos de la propuesta reiteradamente comprometida. En los últimos años, ante la evidencia de que no se llegaría al 6%, los dirigentes frenteamplistas empezaron a argumentar que habían prometido “tender a” una inversión del 6%. Eso es una apelación retórica, ya que la promesa del 6% existió, sin recorte, completa y ampulosamente declarada.

Pero a la hora de la verdad, el asunto es “difícil, difícil...”


Crecimiento y destrucción de empleo

La economía uruguaya volvió a crecer en 2017 y también lo hará en 2018 y 2019. Las bases de ese crecimiento, empero, son frágiles y ello se ha traducido en la destrucción de empleo.

El pasado 10 de abril, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dio a conocer la situación del empleo para el mes de febrero, que mide la Encuesta Continua de Hogares.

El comunicado da cuenta de que la tasa de actividad (el conjunto de población que trabaja o busca trabajo) se encuentra prácticamente inmóvil: 63,2%, 0,6 puntos porcentuales de diferencia con el valor calculado para enero (62,6%), y 0,2 puntos porcentuales inferior respecto a febrero del año 2017 (63,4%).

En relación a la tasa de empleo, ésta se ubicó en 57,3%, valor similar al de enero, pero 9 décimas porcentuales inferior respecto a febrero de 2017 (58,2%).

Y en cuanto a la tasa de desempleo, ésta asciende a 9,3%, una diferencia de 0,8 puntos porcentuales con respecto a enero 2018 (8,5%) y 1,1 puntos porcentuales superior al valor de febrero de 2017 (8,2%).

No son cifras muy sorprendentes porque es la situación que se viene dando desde 2016, con la diferencia que en aquel año hubo una situación de virtual estancamiento que empezó a superarse el año pasado.

Ahora bien, ¿cómo es posible que el PIB crezca y se destruyan empleos? Porque el PIB está creciendo impulsado por el consumo y por sectores que no tienen impacto en la generación de empleo.

El caso de la industria manufacturera lo pone en evidencia. El Índice de Volumen Físico (IVF) del INE aumentó 9,2% en febrero de 2018 respecto a febrero de 2017. Parecería una mejora pero no lo es. La variación en esos 12 meses del Índice de Horas Trabajadas por obreros (IHT) fue de -3,9%, y la del Índice de Personal Ocupado (IPO) fue de -2,7%. Y si a todo ello le quitamos la actividad de la refinería de La Teja, el IVF respecto a igual mes del año anterior de -2,1% y en el IHT de -4,0%. En el promedio del acumulado del año respecto a igual período del 2017, las variaciones con y sin refinería para el IVF fueron 3,8% y -2,4% respectivamente, y para el IHT fueron -3,3% en ambos casos. En los últimos doce meses, las variaciones con y sin refinería para el IVF fueron -9,8% y -0,1% respectivamente, mientras que para el IHT fueron -2,4% y -2,5% respectivamente.

Los grandes pilares de la economía son la industria, la construcción y el sector agropecuario. Y éstos están atravesando por severos problemas de costos que retraen el empleo, ya fuere porque no se hacen inversiones o las inversiones van dirigidas a la automatización de los procesos productivos.

En setiembre de 2016 cuando se dio a conocer que la tasa de desempleo de julio se había ubicado en 8,6% (1,1% más que en junio), el Ministro Murro dijo que esa cifra a su cartera esa cifra la “ocupaba y preocupaba”. Recientemente, cuando el Ministro Astori señaló que había grandes restricciones fiscales de cara a la Rendición de Cuentas, el Ministro Murro salió con la misma ocurrencia, señalando que el déficit fiscal “ocupa y preocupa al gobierno”, pero que en realidad no era un tema tan importante.

En la cabeza del Ministro Murro, de la dirigencia sindical y de la mayor parte del oficialismo, no se hace un vínculo entre el déficit y la realidad laboral preocupante. No terminan de entender que mayor déficit supone mayor apriete a las empresas y menos rentabilidad por el efecto cambiario del mayor endeudamiento.

Desde esa mentalidad —que es hegemónica en la izquierda— difícilmente pueda esperarse una mejora en la calidad del crecimiento y, por ende, una mejora en la situación del empleo, quedando a la espera de algún shock externo positivo que permita superar la situación sin introducir ninguna reforma estructural.


Al fin la granja tendrá su nuevo mercado

Por Tomás Laguna

Tras casi 30 años de haberse tomado la decisión de trasladar el Mercado Modelo, la IMM festejó la colocación de la piedra fundamental del futuro mercado concentrador de la producción granjera.

12 de abril de 2018, luego de 29 años del cese de la concesión a la Concentración Nacional de Productores Agrícolas (sociedad anónima administradora del Mercado Modelo desde su construcción en 1930) y a 27 años de la presentación del informe final de la consultoría internacional contratada para el estudio de los canales de comercialización horti-frutícolas y consecuentemente la ubicación del nuevo mercado concentrador de la producción granjera, la Intendencia Municipal de Montevideo procedió a colocar la piedra fundamental de la nueva planta, precisamente en la zona del departamento de Montevideo elegida por aquella consultora. Ambas circunstancias, la recuperación del Mercado Modelo por la IMM y el estudio de consultoría para su reubicación y diseño, ocurridas durante la administración municipal colorada y batllista, y primer gobierno del Dr. Julio Ma. Sanguinetti.

Se trata de un caso paradigmático en el tiempo incurrido desde que se estudia y se toma una decisión hasta el momento en que se implementa.  Lo que importa es que los procesos para la construcción de lo que se ha dado en llamar Unidad Agroalimentaria Montevideo están encaminados. En julio del año pasado se realizó el llamado internacional para la construcción, el cual ya fue adjudicado y se está en proceso de firma de los contratos. Los inicios de obra están previstos para el mes que viene y se espera que en un plazo de 24 a 30 meses se esté entregando la estructura central del nuevo mercado concentrador. La inversión prevista se estima entre los 60 y los 70 millones de dólares (bastante más que los 16 millones estimados hace 27 años cuando se finalizó el estudio de consultoría). Además, y a partir de la construcción del edificio central, se estiman entre 30 y 40 millones de dólares adicionales para lo que se ha dado en llamar la zona de actividades complementarias. En este caso serán capitales de origen privado a partir de las empresas interesadas en ubicarse dentro del perímetro logístico del futuro mercado. Aún más, el Estado deberá prever la inversión en rutas de acceso y distribución del tránsito en el cruce del Camino Luis Eduardo Pérez y ruta 5.

En el cronograma y los plazos que del mismo surgen, se espera realizar en el 2021 la mudanza desde la calle Cádiz 3280, actual dirección del Mercado Modelo, a su nueva ubicación en la zona de Melilla. Será sin duda todo un suceso que impactará fuerte en la producción granjera, agilizando sus procesos de comercialización tanto en lo que refiere a las exigencias y mejores condiciones para el producto ofrecido, en la misma formación del precio, pero por encima de todo en la prevención del contrabando que tanto está dañando a la producción nacional.

Nuestra granja no es una realidad única sino que son muchas realidades, según los productos y la escala de los productores. Esto lleva a que no más del 20% de la producción esté en manos del 80% de los productores, precisamente los que enfrentan el mayor desafío en su futura remisión a la UAM. No olvidemos que ha sido la granja el sector del agro que más productores perdió en las estimaciones del último censo agropecuario (2011) y que siguió luego perdiendo.

Hemos sostenido que la granja es el sector postergado de la agropecuaria nacional. No pudo gozar las mieles del agro negocio de exportación en aquellos años fantásticos que se iniciaron en el 2004 y se diluyeron 10 años después. Su condición dependiente del mercado interno, salvo excepciones acotadas a la exportación frutícola, la siguen condicionando en su supervivencia. Sus enemigos no son únicamente el contrabando o las importaciones indiscriminadas desde la región. Últimamente sufren los ataques del sabotaje ambientalista, promotores de la neurosis orgánica, contraria al consumo de productos de la agricultura moderna por considerarlos contaminados. Estúpida prédica sin fundamentos pero de fácil captación de adeptos entre ingenuos, ignorantes y esnobistas. La mejor defensa de la producción tecnificada es la misma familia granjera, la que convive en el predio con los insumos necesarios para una buena sanidad de los cultivos, a sabiendas que tóxico es todo aquello que se utiliza mal, fuera de los parámetros indicados, no importa si es un fitosanitario o un analgésico. Pero en fin, la estupidez suele ser una característica de lo políticamente correcto.

Como sea, el sector más frágil en su condición productiva y social, el que ocupa más mano de obra por superficie ocupada y dónde está más representada que en ningún otro la familia rural, debió esperar más de 30 años por una estructura moderna para la comercialización de su producción, y en ese tiempo debió resignarse a perder el único programa de reconversión previsto para proyectarlo técnica y productivamente. El PREDEG, aquel programa diseñado e implementado a partir de la segunda administración del Dr. Sanguinetti fue prontamente cerrado por el gobierno del conglomerado de izquierda, lo mismo que los mecanismos financieros ideados por la administración del Dr. Jorge Batlle para apoyar la integración agroindustrial.

Para el año 2021 seguramente se inaugurará con pompas y circunstancias la Unidad Agroalimentaria de Montevideo, y uno piensa, ¿cuantos productores podrían haber sobrevivido manteniéndose en sus chacras de haberse construido el mercado en los tiempos lógicos mientras el PREDEG apoyaba la reconversión tecnológica?

Todo ha llevado mucho tiempo y muchos fueron quedando por el camino. Son las víctimas desconocidas de la incompetencia política.


70 años de Israel

El 14 de mayo de 1948, a las 4 de la tarde, en el Museo de Tel Aviv, David Ben-Gurión, el padre de la independencia de Israel, hizo la proclama del nuevo Estado, reivindicando la unidad histórica del pueblo judío. El día antes se había retirado el Comisionado Británico Sir Allan Cunninghan, último administrador del Mandato Británico sobre Palestina. Por diferencias con el calendario judío, se celebró el 19 de abril, una fecha que es móvil porque siempre debe coincidir con el 5 de Iyar de ese calendario.

Fue este uno de los grandes episodios del siglo XX. El mejor momento de la historia de Naciones Unidas, en que EE.UU. y la URSS coincidieron para dar un territorio a los pueblos judío y árabe-palestino. Para los judíos, que habían mantenido su identidad por un milagro de la voluntad, era el gran día. Para los palestinos pudo haberlo sido, pero todo el mundo árabe se opuso y se lanzó a la guerra. Les importaba más el odio al Israel que nacía que el deseo de darle un espacio real a esos palestinos que estaban repartidos por toda la región.

De haberse aceptado esa solución, la humanidad —y muy particularmente los pueblos involucrados— se habrían ahorrado este tributo de sangre y pesares que hasta hoy siguen pagando. Las mayores victimas de esa intransigencia musulmana han sido justamente los palestinos, que hoy se amontonan en Gaza y Cisjordania en pobres condiciones, en un proto-Estado o en una enorme diáspora que los disemina por Jordania, Siria, Líbano y otros países.

Mientras ellos viven así, Israel ha hecho el milagro de construir una formidable democracia, un país desarrollado económica y científicamente y erigirse en el centro mismo del mundo judío. Su existencia sigue siendo cuestionada por la intransigencia musulmana, pero sus acuerdos de paz con Egipto y Jordania, luego de varias guerras, le permiten hoy vivir una consolidación irreversible de su existencia.  Desgraciadamente, esos triunfos militares, que le aseguraron su vida, también le han generado incomprensiones y envidias. Ya no es el pequeño David, que enfrenta al poderoso Goliath. Su lucha ha demostrado que eran capaces de defenderse frente a enemigos mucho más numerosos y teóricamente más poderosos militarmente.

Hoy el mayor lugar de conflicto es la franja de Gaza, que estuvo en poder de Egipto hasta que Israel la conquistó en la guerra de los seis días, para retirarse décadas más tarde, en la esperanza de que fuera una prenda de paz. Los hechos, infortunadamente, han dicho lo contrario. Desde allí se alimenta una constante agresión a Israel. El petróleo ha servido para financiar esa guerra latente, en vez de usarse para ofrecerle a esa pobre gente, tan desvalida, oportunidades de trabajo.

Lo que importa hoy, como celebración, es exaltar lo que ha construido el pueblo judío. Lo que ha hecho en tierras áridas, desiertos incluso, para sostener su vida, educar su gente y ser lo que hoy es. 70 años son un período cuantitativamente insignificante en los 4.000 años de historia de su pueblo, pero relevantes para marcar ese espacio temporal en que el sueño de una nación asentada se hizo verdad. El sueño de que ese pueblo que vivía en “el Libro”, que preservaba su identidad leyendo la Torá, en una dispersión universal, se enraizaba en una tierra, la misma tierra en que un día, hundido en la leyenda de los tiempos, se fundó el reino de Judá.


¡Qué bajo hemos caído!

Por Julio Aguiar Carrasco

La complicidad del gobierno uruguayo con Venezuela sólo podría explicarse por intereses escondidos que nada tienen que ver con el interés del país

El 9 de abril de 1949, se reunía en el Ateneo de Montevideo (su sede), la Junta Interamericana de Defensa de la Democracia.

Esa noche, hablaron, su presidente, Juan Andrés Ramírez, los doctores Alfredo Palacios, Gustavo Gallinal, Emilio Frugoni, Ernesto Sanmartino, Eduardo Rodríguez Larreta, Dardo Regules, etc.

Se recibieron mensajes de Vaz Ferreira, Rómulo Bentancourt y Rómulo Gallegos.

Cuando nadie lo esperaba, se hizo presente el propio presidente de la República, don Luis Batlle Berres, quien hizo uso de la palabra, en forma inmediata, para luego retirarse.

Aquella no era un época fácil. Perón en la Argentina, el inicio de la Guerra fría, un mundo que comenzaba a cambiar a pasos agigantados, etc.

Sin embargo, siempre hubo en Luis Batlle una preocupación puntual, casi obsesiva: la defensa de la República y de la Democracia.

Los tiempos han cambiado: ¡si habrán cambiado!. Y para mal, lastimosamente mal.

Los uruguayos todos pagamos, una vez sí y otra también, las profundas divisiones del Frente Amplio. Hay varios ejemplos notorios, pero el de Venezuela roza con la vergüenza.

Que Venezuela es una democracia, que no lo es; que las elecciones son libres, que no lo son; que la culpa de todo la tiene Estados Unidos (faltaba más) que se quiere quedar con el petróleo venezolano (Estados Unidos ya se autoabastece de petróleo) y es el único comprador del mismo, etc.

Como los cubanos están detrás de Maduro y la mafia de coroneles venezolanos, el respaldo de los radicales se vuelve imprescindible.

Estas abismales diferencias en la interna del Frente Amplio han quedado en evidencia, una vez más, en la reunión cumbre realizada en Perú, la semana pasada. Cuando se reunió el Grupo de Lima, que trata justamente la situación venezolana, se planteó emitir un comunicado aparte, de condena al régimen venezolano, por realizar unas elecciones fraudulentas, el 20 de mayo próximo.

Catorce países votaron a favor de la declaración, de que las elecciones fuesen “democráticas, transparentes y creíbles”: no parece ser una exigencia exagerada. Sin embargo, tres países lo hicieron en contra, Bolivia, Ecuador y el Uruguay.

Tomar estas posturas quedando relegados, en minoría y votando con gobiernos populistas, nos hacen un flaco favor. En el prestigio del Uruguay y también en nuestros intereses, porque en el mundo de hoy nadie sobrevive solo.

A esta altura, nadie puede sostener, racionalmente, que Venezuela es una democracia. Esto es cinismo por la desesperación de que el populismo, felizmente, desaparece en el Continente.

Lo de Venezuela no se trata de derechas o izquierdas: es una dictadura, lisa y llanamente. Usan la mentira, son pésimos en la administración, acabaron con las libertades públicas y los derechos humanos y se han robado todo. ¡No tienen comida ni medicamentos y solo pueden exportar el 30% del petróleo por falta de mantenimiento de los equipos!

El Uruguay es un país pequeño, sin peso económico ni militar. Entres dos gigantes con historias tan diferentes, nosotros siempre nos caracterizamos por nuestra seriedad, educación y generalmente una postura mundial ajustada a derecho. Cuando retornó la democracia, el presidente Sanguinetti promovió Enrique Iglesias, nacionalista, para ser el nuevo Canciller.

Entre ambos colocaron nuevamente a Uruguay en el mundo. Y lo hicieron retornando a nuestras raíces, aquellas que nos habían dado un enorme prestigio.

Un hombre brillante como Iglesias, impulsó una política de Estado en esta materia, para incorporar, entre otros, la visión valiosa de un hombre como Wilson Ferreira.

Hoy dominan el FA, los radicales, Sendic, Mujica y los comunistas.

Un millón de venezolanos ya han emigrado a Colombia, Brasil, Chile y hasta el Uruguay. ¡Está todo dicho! ¿O acaso son agentes de la CIA?

¿Por qué la gente del Frente Amplio no le pregunta a algún venezolano que anda en la vuelta en el Uruguay, las razones por las cuales vinieron para acá dejando a su familia, amigos, etc.?.

Nada más fácil, nada más evidente. Yo lo he hecho, pero claro, no tengo ningún negocio a medias y a escondidas con Maduro y su mafia. ¡No tengo una necesidad estratégica, sino humana!


Los tiempos de la oposición

Por Lole Hierro

Es necesario que los partidos opositores diseñen ahora los grandes lineamientos de sus acuerdos preelectorales

Mientras las encuestas van y vienen difiriendo entre sí en los registros, lo único más o menos constante que muestran de un cierto tiempo a esta parte, es que el malhumor del electorado crece. Lo sufre el partido de gobierno, por una economía que muestra signos preocupantes sin vislumbrar cambios a futuro, por los pedidos de procesamiento por parte la justicia que no han tenido una respuesta tajante del partido gobernante y por un estado de la seguridad pública que tiene cada día más atemorizada a la población, entre otros temas.

También lo sufre la oposición, pero en todo caso la constante de la mayoría de las encuestas muestra que el partido de gobierno no la tiene fácil de cara a la próxima elección, y los partidos desafiantes están en una posición que antes no habían ostentado.

La oposición se compone de cuatro partidos con diferente peso en la representación parlamentaria si no se cuenta a Asamblea Popular.

Han mostrado muchas coincidencias en la oposición a los grandes temas de lo que ha sido la gestión del Frente Amplio, evidenciado en posturas públicas y votaciones parlamentarias.

Si se suman las intenciones de voto de los cuatro partidos, el bloque estaría en condiciones de pelear la mayoría en una futura segunda vuelta en 2019, si es que finalmente pueden llegar a un acuerdo programático como muchos dirigentes plantean y ciudadanos reclaman.

Se ha generado un interesante debate sobre los tiempos y en qué debería consistir ese hipotético acuerdo programático.

Lo primero a señalar, es que es notorio que de ganar cualquier partido opositor la próxima elección, no tendrá mayorías parlamentarias y para gobernar deberá contar con el apoyo de los demás partidos para poder gobernar. Sería una expresión de deseo casi infantil pensar que un partido podrá gobernar sólo, y así lo indica la historia reciente cuando no ha gobernado el hegemónico Frente Amplio desde el retorno a la democracia.

Eso es lo interesante del debate. En el entendido que es posible que gane un partido opositor, la pregunta que surge es cuál es la mejor estrategia para llegar fortalecidos a la segunda vuelta.

Hay quienes sostienen que el camino es el ya recorrido las últimas dos elecciones, y luego de la primera vuelta ver cómo se posicionan el partido que accedió a la instancia del balotaje y las demás fuerzas políticas. Hay experiencia sobre los casos de las elecciones de 2009 y 2014, motivo por lo que no son pocas las voces que se alzan diciendo que seguir la misma estrategia debilitaría las posibilidades de vencer al Frente Amplio.

Por eso muchos sostenemos que es buena cosa empezar a dialogar y trabajar con tiempo para ambientar un espacio de acuerdos programáticos de los partidos opositores sobre los temas más importantes que el futuro gobierno, gane el partido opositor que gane deberá encarar con el apoyo parlamentario y político de las demás fuerzas opositoras.

Un avance en esos temas haría llegar a los partidos en posición más sólida, adelantando tiempos y mostrándole a la ciudadanía un proyecto de cambio serio y maduro de cara al futuro del país.

Naturalmente que cada colectividad tendrá su elección interna, sus candidatos mostrarán ideas y perfiles propios y luego de las mismas emergerán los candidatos únicos que luego de definir los detalles del posible acuerdo programático lo podrán comunicar a la ciudadanía.

No tienen que ser contrapuestos el trabajo a la interna partidaria con la posibilidad de avance para alcanzar una hoja de ruta que luego se cristalice en un documento conjunto. Además, si algún precandidato no quiere participar no tiene por qué hacerlo y en todo caso será una señal al electorado que podría capitalizar si así lo desea.

Sería una estrategia diferente a las ya empleadas para enfrentar a un gobierno que echará a andar todos los recursos del manejo del Estado y los cuantiosos recursos económicos de que dispone, que se suman a su presencia cultural, social y política hegemónica en el país.

Hay colorados que son reacios a llevar adelante una estrategia así por cómo marcamos en las encuestas. Otros van más allá aun y rechazan cualquier tipo de acuerdo, lo que bloquearía un futuro gobierno, olvidando que las últimas administraciones encabezados por Sanguinetti y Batlle gobernaron con acuerdos parlamentarios y coaliciones, marcados por una realidad como la actual.

Lo cierto es que nadie puede asegurar quienes serán los candidatos ni cómo arrancará cada partido luego de la interna. En el Partido Nacional podrá ganar o no Lacalle Pou, hay movimientos y se verá qué pasa.  La situación colorada es una incógnita aún mayor ya que ni la totalidad de los candidatos están definidos, lo que hoy lo perjudica en las encuestas pero a futuro seguramente hará cambiar sustancialmente su posición. De hecho, cada elección pasada ha demostrado que en muchos casos los escenarios cambiaron y quienes iban en punta no ganaron; y como siempre las campañas electorales tienen su incidencia en función de aciertos o errores de los candidatos en la evolución de las preferencias de los electores y los resultados finales.

Por tanto, quienes planteamos ganar en tiempo no lo hacemos tomando en cuenta candidatos específicos ni haciendo futurología electoral. Lo hacemos desde lo conceptual. Desde la necesidad de mostrarle una oposición preparada para gobernar con tiempo a la ciudadanía, que por otra parte muchos segmentos de la misma lo reclama y otros lo puede estar esperando, sobre todo sectores independientes, no atados a identidades partidarias que votan personas o propuestas serias y posibles de llevar a cabo. Seguramente muchos sean los desencantados, esos ciudadanos que hoy están malhumorados y estarán atentos a cada movimiento de los desafiantes.

Uruguay debe volver a encontrarse con su talante republicano herido cada día más por el frentismo cuyo proyecto en el gobierno se encuentra agotado (el principal clivaje político del país hoy es republicanos-antirrepublicanos) y necesita un sacudón transformador para ordenar su economía y generar un cambio en temas como la seguridad, la educación, la política exterior e inserción comercial, la infraestructura, entre otros.

Con sus diferencias históricas y también presentes, los partidos opositores deben mostrarse maduros para encontrar coincidencias en los grandes temas que hacen al futuro del país, y así presentarse como una real opción de gobierno esperanzadora.


La destitución de Celsa Puente muestra las luchas por el poder

Por Jorge Ciasullo

La  renuncia presentada a solicitud de los integrantes  del  Consejo Directivo Central (Codicen), por la Directora General de Secundaria Celsa Puente, es demostrativa de que las prioridades de los integrantes del Consejo y en particular de su  presidente Wilson Netto,  son el mantener espacios de poder de sectores del FA, por encima de su único  objetivo: educación.

En un canal abierto de televisión, se trasmite diariamente una novela “Golpe al Corazón” cuyos capítulos finalizan poco antes del inicio del informativo central de ese canal.  Por esa razón, quienes asistimos a ese noticiero, vemos escenas finales  de la mencionada novela y el anuncio de situaciones que se trasmitirán en la próxima entrega. El amigo lector se preguntará ¿y que tiene que ver esta novela con el Codicen? Y si tiene que ver, porque asistir a esos pocos minutos permite vislumbrar que se trata de situaciones en un hospital que van desde relaciones de traición, amores y odios,  etc. que llevan a un plano secundario al verdadero objetivo de ese centro, la salud de sus pacientes.

Pues bien, es conocido que se ha destinado el 4,5% del Producto Interno Bruto (PBI) a la educación, dándose prioridad a las remuneraciones, y que  el gremio de la enseñanza  pretende llegar al 6% del PBI, sin establecer una estrategia del gasto, algo que correspondería al Codicen.

En el pasado mes de mayo, el Instituto Nacional de Evaluación Educativa  (Ineed) presentó un informe sobre el estado de la educación en Uruguay 2015-2016, señalando que el sistema tiene un “problema crítico, ya que un 60% de la población de 24 años no ha logrado culminar la educación media y por lo tanto la escolarización obligatoria. El egreso de la educación media y en edad oportuna (19 años) aumentó solo 7 puntos porcentuales en la última década y se ubicó en 31%.”

El mencionado informe hace especial énfasis en la desigualdad que se percibe en los egresos como consecuencia del nivel de ingresos de los estudiantes: "va aumentando en los ciclos superiores del sistema educativo", por lo que los jóvenes de niveles socioeconómicos más altos tienen casi cinco veces más posibilidades de terminar la educación media superior que aquellos más pobres.

Lo señalado anteriormente, debería ser la mayor  preocupación de los integrantes del Consejo y debería ser el principal  el objetivo como primer responsable  del presidente Wilson Netto, es decir centralizar las discusiones del Consejo en cambiar radicalmente esa situación. Sin embargo, en sus ya 5 años de gestión (iniciada bajo el gobierno de Mujica en 2012) lo que trasciende es un   egocentrismo por encima de resultados y peor aún, sin planificación alguna.

Celsa Puente, es el tercer integrante del Consejo al que se le pide la renuncia, el primero, Juan Pablo Tinetto, tomó licencia en medio de un conflicto (fines de 2013) que fue considerada como inapropiada en ese momento, luego el propio presidente de la República Tabaré Vázquez,  le pidió la renuncia  a Juan Pedro Mir, por el pecado de manifestar públicamente que: “las condiciones políticas” impedían el cambio de ADN en la educación prometido en la campaña electoral. Pocos días después, cayó el Subsecretario de Educación Fernando Filgueira, esta vez por promover el llamado marco curricular común para el período 2020-2015 que tenía la oposición de Netto y finalmente la comentada de Celsa Puente.

No es la intención de esta columna -ni lo permite el espacio-  analizar cada una de esas situaciones, cuyo eje es una disputa de poder entre el Movimiento de Participación Popular (MPP) y el  Frente Líber Seregni (FLS).  En resumen, en el caso de Celsa Puente, los temas de fondo son distintos a los accesorios, como si correspondía o no tomar licencia, si ella no puede fraccionarse en períodos menores a 10 días, si se demoró expresamente la concesión de la solicitud de licencia para que el solicitante recayera en falta y su destitución.

El Codicen sigue sin tratar los temas de fondo: cómo abatir la deserción y cómo mejorar los rendimientos de los alumnos. Nada de eso es lo que trasciende, lo que trasciende es que  el señor Wilson Netto, ha fracasado en su gestión y que el Poder Ejecutivo, si pretende, como es su obligación, mejorar la educación en nuestro país, elevándola de los  resultados tercermundistas actuales por lo menos al promedio de América Latina, debe proceder a una revisión total de los integrantes del Codicen, comenzando por la sustitución de su presidente y por el recambio de un elenco que se identifica con la mediocridad.


ASSEsinando la legalidad

Por Consuelo Pérez

Los constantes apartamientos de la norma legal a la hora de contratar, en los que incurren diversas autoridades de la Administración de los Seguros de Salud del Estado (ASSE), han hecho que el Tribunal de Cuentas de la República (TCR) observara más de cuarenta veces dichas decisiones en un lapso de noventa días.

Los casos ocurrieron en Artigas, Rivera, Paysandú, Las Piedras, y en Montevideo, sobre todo en los hospitales Pereira Rossell y Maciel.

En los Hospitales de Bella unión en Artigas, de Rivera y también recientemente en Dolores, departamento de Soriano, se han constatado y denunciado abusos y apartamientos ostensibles de la legalidad.

Funcionarios del Hospital de Rivera denunciaron que en el centro hubo recientemente instrumental y medicamentos vencidos desde 2012 y 2013 y "compras irracionales”.

Ana Falótico, que se desempeñó en Mercedes, ex jerarca de la Administración de los Seguros de Salud del Estado (ASSE) tuvo el “privilegio” de que su empresa privada de traslados fuera varias veces contratada en los hospitales en que ella misma se desempeñaba y dirigía, y manifestó con naturalidad que “son varias las empresas contratadas en los hospitales en los que sus dueños son directores”, y que la práctica se da en todo el país.

La ex-directora del Hospital de Mercedes, Patricia Laxaga, admitió ante la comisión investigadora ASSE en el Parlamento, que firmó facturas para pagarle a su propia empresa de traslados de ambulancia.

Incluso se ha priorizado en múltiples oportunidades la tarea que suponía un beneficio personal, en desmedro de otras prioridades asistenciales, según trascendió.

Las prácticas siguen siendo las mismas en 2018, aun cuando el presidente de la República Tabaré Vázquez decidió remover a los directores políticos de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), lo que no ha dado resultado, y el asunto sigue ahora otros carriles.
En efecto, se encuentra en la Justicia Penal la situación del Hospital de Bella Unión, en Artigas, en el que la dirección contrató a una empresa de ambulancias que era propiedad de funcionarios de ASSE, que son hoy, increíblemente, directores de hospitales públicos. Es el caso de Federico Eguren, actual director del Hospital Pereira Rossell, y también de Marcos García ex director del centro, hoy titular del Hospital de Salto, y también de Rodrigo Barcelona, actual director del Hospital Pediátrico del Pereira Rossell.

Las decisiones ilegales, que ya se han hecho norma, contravienen, como dijimos, lo dispuesto por el artículo 46 del Texto Ordenado de Contabilidad y Administración Financiera (Tocaf), que señala que “están capacitadas para contratar con el Estado las personas físicas o jurídicas, nacionales o extranjeras, que teniendo el ejercicio de la capacidad jurídica no sea funcionario de la Administración contratante o mantener un vínculo laboral de cualquier naturaleza con la misma, no siendo admisibles las ofertas presentadas por este a título personal, o por personas físicas o jurídicas que la persona integre o con las que esté vinculada por razones de representación, dirección, asesoramiento o dependencia”.

Más allá de no actuar contra las ilegalidades que proporcionan un beneficio propio, la actitud del directorio de ASSE - coherente con la forma en que a todo nivel se eluden sistemáticamente las explicaciones a la gente por parte del gobierno - recibió un ultimátum para que antes del 30 de los corrientes entreguen la información solicitada a la comisión investigadora de ASSE en el Parlamento, pues ello no ha acontecido.

Seguramente el amable lector calificará el accionar de la “fuerza política” en todos sus niveles con relación a este asunto, y nos evitará una tarea repetitiva, constante, y por ahora, atento a las “mayorías”, y en lo que a transparencia hacia la población se refiere, absolutamente inconducente.


¿Quiénes son los perjudicados por el paro de la Caja de Profesionales Universitarios?

Por Jorge Bentos

Como todo paro en oficinas tanto estatales con de índole privada, el único perjudicado real es el usuario.

La Caja de Profesionales Universitarios se encuentra en conflicto desde hace ya larga data. De manera inteligente el paro efectivo lo realiza el sector de cuentas, teniendo presente que es el corazón de la institución.

¿Pero por qué afecta al usuario? Porque el sistema está conectado vía intranet con todo el sistema estatal, por lo que el paro en el “sector cuentas” impide que se pueda acceder a la jubilación, tanto de la propia caja como la del BPS. Increíble pero cierto. Basta con el paro de un pequeño sector para detener la maquinaria de los beneficios, pero no así de la recaudación, que sí se continúa haciendo.

Para los usuarios que deseen jubilarse, el BPS solicita a la Caja Profesional el certificado de estar al día con los aportes privados, pero este certificado no se expide debido a la medida gremial.

Como paliativo se han extendido por parte de la Directiva la validez de los certificados. ¿Y esa medida funciona en todos los casos? Pues no. Si por error y aunque no exista, surge alguna deuda con el Fondo de Solidaridad, el certificado no se expide, quedando el usuario maniatado de pies y manos. Esto ocurre ya que, según la propia versión del Fondo, es tarea del agente de retención extender el correspondiente certificado, es decir tarea de la Caja de Profesionales. Pero como el sector cuentas no trabaja, la información veraz no circula y, por ende, las jubilaciones están detenidas. ¿Quién se perjudica entonces? Obviamente, el usuario que, tras largos años de aportes y estar al día con el bendito Fondo (que de solidario no tiene nada, sino que es otra recaudación más), no puede acceder al derecho jubilatorio.

Hay en nuestra sociedad mucho silencio y desconocimiento sobre este tema, pero las cosas deben ser expuestas para que nuestro pueblo entienda que no se puede accionar en contra de las bases mismas de la sociedad y sus individuos.

Aquí hay responsables de un sindicato que no razona, que enarbola la misma bandera de la popular “tranca”, pero que no perjudica ni al Directorio ni a los agremiados, solo a los usuarios. Este es el actual Uruguay que de ser solidario y pensante no tiene ni la más mínima pizca. Es lo que se ha aprendido desde el gobierno frenteamplista y que lo repiten las diferentes corporaciones sindicales: hoy, los funcionarios de la Caja de Profesionales Universitarios del Uruguay.


El precio de la Independencia

Con ese título, el doctor Julio María Sanguinetti publicó una columna histórica en El País de Montevideo que nos interesa reproducir.

En abril de 1828, hace exactamente 190 años, el general Fructuoso Rivera invadió las Misiones Orientales, originalmente españolas y de dominio portugués desde 1801.

Fue un acto de audacia, "una hazaña fulgurante", como dice Luis Alberto de Herrera. Rivera estaba en desgracia. Después del desembarco de los 33 Orientales al mando de Lavalleja, los dos "compadres" marcharon juntos: Lavalleja siguió de Jefe y Rivera de segundo. Así llega al 25 de agosto, en que se proclama la independencia y la reincorporación a las Provincias Unidas, rápidamente aceptada por Buenos Aires. Consecuencia inevitable, el Imperio declara la guerra ante la "agresión" por el intento de segregarle la "provincia cisplatina". Juan Antonio es el Gobernador, Fructuoso el Inspector del Ejército. Los brasileños ponen a precio sus cabezas.

Don Frutos se luce en la batalla del Rincón (24 de septiembre), donde deja sin caballadas al ejército brasileño y que será derrotado el 12 de octubre, en Sarandí. Allí estaban todos: Lavalleja, Rivera, Oribe y Flores. Recién con estos triunfos, Buenos Aires se empeña en ayudar a la Provincia Oriental, que estaba demostrando su capacidad militar. Así se forma el gran ejército "republicano" al mando del General Carlos Alvear, que el 20 de febrero de 1827 se enfrenta en Ituzaingó a los imperiales. Fue la llamada "batalla de las desobediencias" porque el mando del general porteño, gran militar pero poco querido, fue constantemente desobedecido. De cualquier manera, se logró que el ejército imperial se replegara, derrotado pero intacto en su estructura.

Don Frutos ya no estaba. Se había vuelto a distanciar de su compadre. El motivo era siempre el mismo: aceptar o no que la fuerza oriental fuera comandada por un porteño y perdiera individualidad, como en su tiempo Artigas se enfrentó a Sarratea. Ahora era el General Martín Rodríguez que disolvía los Dragones Orientales, comandados por Rivera. Los orientales tenían claro que en aquel mundo de imperfección institucional, un grupo de ellos armados era la sola "patria" posible.

Don Frutos se refugia en Santa Fe, apoyado por Estanislao López. Desde allí intenta reiteradamente arreglar su situación con Lavalleja y lograr apoyo para su plan de reconquista de las Misiones, que según su idea era el único modo de doblegar la intransigencia del Imperio a abandonar la Cisplatina. Había que llevarle la guerra a su territorio y salir de la paralización en que estaban los dos ejércitos. No se le entiende y hasta se le declara "traidor" por el presidente de las Provincias Unidas, Bernardino Rivadavia.

Entonces se lanza solo a la aventura. Tampoco Manuel Dorrego, que había sustituido a Rivadavia, comprende la estrategia. El caudillo oriental vuelve entonces a su patria a buscar alguna gente y en la noche del 20 al 21 de abril de 1828 fuerza el Paso del Ibicuy y avanza en territorio brasileño. Lavalleja le manda perseguir por Oribe, que abandona la persecución cuando Bernabé Rivera lo convence del espíritu patriótico de la operación. Mientras tanto, el avance se hace incontenible y las fuerzas de Rivera van recogiendo miles de adhesiones. El presidente de la Provincia de San Pedro, se dirige al Vizconde de la Laguna : "La audacia de Fructuoso; el terror que ha encendido; su súbita invasión, su aparente moderación, la prédica revolucionaria; el conocimiento que tiene de toda nuestra gente y la posición que ocupa, todo lo torna un enemigo peligrosísimo; y tengo por cierto que si V.E. no se digna mandar Infantería en apoyo de las insignificantes fuerzas que defienden la Frontera de este lado, él puede penetrar por el Oeste o por el Norte, tomar la villa de Río Pardo; y aún llegar hasta Porto Alegre, luego que reciba algunos refuerzos". El presidente tenía razón: ese era el plan.

Mientras Rivera organizaba autoridades de la provincia al modo artiguista, cambia radicalmente la opinión en Buenos Aires. Cuando Pozzolo le entrega a Dorrego la bandera imperial conquistada, el gobernador de Buenos Aires marcha hacia la Catedral en son de victoria, reivindica a Don Frutos y termina dándole la jefatura del Ejército del Norte.

Interín, seguían las tratativas de paz. Ya Rivadavia había hecho un intento que le costó el gobierno. Dorrego ahora estaba en lo mismo y había enviado a Guido y Balcarce a Río de Janeiro para arreglar de cualquier manera: "No hay un fusil, ni un grano de pólvora, ni con qué comprarlos", les dice.

Buenos Aires estaba exhausta económicamente. El Imperio temió una insurrección en todo Río Grande, donde Rivera era también caudillo. Lord Ponsomby, el mediador inglés (designado a pedido de las dos partes) ayuda a que se suscriba la Convención Preliminar de Paz el 28 de agosto de 1828. Ésta suponía devolver las Misiones, que de mala gana entregó Rivera, a cambio de nuestra independencia. Ratificada que fue la Convención, se instala el primer gobierno patrio, se sanciona la Constitución y en 1830 asume Rivera la primera presidencia.

Culminaron así 17 años de lucha de los orientales. Lucha con los de Buenos Aires, con los portugueses, con los brasileños. Había una nación, que desde el Éxodo, había testimoniado su voluntad de gobernarse a sí misma. "Los pueblos no se decretan, se forjan. Y el nuestro no saldría, ni salió, de las carteras diplomáticas", señalaba Herrera. No era un invento británico, como suele decirse con ignorancia de esa historia. La campaña de las Misiones es el ultimo eslabón de esa notable gesta, que aportó el precio con el que se pagó nuestra libertad.


19 de Abril

Las perplejidades de nuestra ley de feriados hacen que el lunes 23 celebremos la histórica fecha del 19 de abril de 1825, que termina desdibujada para las nuevas generaciones, que en ocasiones ignoran los hitos fundamentales de nuestra configuración de república independiente.

El desembarco de Lavalleja, con su treintena de camaradas, inmortalizado como imagen en la tela de Juan Manuel Blanes, marcó un hito en el proceso de recuperación de la soberanía que la ya “Provincia Oriental” había perdido ante el Imperio Portugués. Como se sabe, en 1820 fue derrotado absolutamente el artiguismo y Rivera, su principal sostén en aquel tiempo, negoció un armisticio con los invasores que le permitió mantener la fuerza oriental armada. En ella revistaron tanto Rivera como Lavalleja, una vez que fue liberado de su prisión en Brasil (junto a Bernabé Rivera y otros jefes).

Nunca abandonaron esos líderes la idea de retomar la lucha circunstancialmente suspendida. Mientras tanto, vivían la peripecia de una provincia, ahora Cisplatina, incorporada a Portugal, y luego, desde 1822, al Imperio del Brasil, emancipado de su madre patria en un curioso proceso adentro de la monarquía. Tan curioso fue el episodio que en cierto momento, Oribe apoya a las fuerzas portuguesas de Montevideo y Rivera a las brasileñas a la orden de Lecor, introducidos —como se ve— en la “interna” lusitana. El hecho es que en 1823 se hacen intentos fracasados, que Rivera consideró prematuros y en ese 19 de abril de 1825 se lanzó Juan Antonio Lavalleja a la aventura de independizarse del Imperio.

La empresa era difícil. Lavalleja tenía poca gente, pero felizmente se entendió con Rivera, en el conocido episodio del Monzón y allí se pudo configurar una fuerza militar oriental significativa, que venció en Rincón y Sarandí y pudo así arrastrar a Buenos Aires a esa guerra con el poderoso del Norte. La declaración del 25 de agosto, en todo caso, no era un gesto simplemente, sino que la reincorporación a las Provincias Unidas se hacía desde una entidad soberana que en los hechos acreditaba su capacidad de sobrevivencia.

Como se sabe, las acciones siguieron hasta 1828 y pese a la gran batalla de Ituzaingó, no se definía la guerra. Se necesitó de la audaz campaña de reconquista de las Misiones por Rivera para que el Emperador de Brasil aceptara pactar con Buenos Aires y  reconocer nuestra independencia.

En todo caso, si bien la campaña que arranca el 19 de abril no apuntaba a la independencia absoluta sino a una autonomía provincial insertada confederalmente en las Provincias Unidas, es inocultable la enorme relevancia que tuvo este “desembarco”, chispa que encendió la última etapa de nuestro proceso emancipador.


Pruebas implacables contra Lula

El proceso a Lula ha generado toda clase de comentarios. El historiador Gerardo Caetano hizo las veces de comentarista político y aseguró que no hay pruebas implacables en contra del ex presidente, lo que fue refutado por Enrique Rodríguez Larreta.

El periodista Leonardo Haberkorn publicó en Uruguay un comentario de Enrique Rodríguez Larreta refutando las opiniones de Gerardo Caetano sobre el procesamiento de Lula.

Rodríguez Larreta es actualmente Director del Centro de Estudios Latinoamericanos e Interculturales, East China Normal University, de Shangai. Vivió muchos años en Brasil. En el pasado integró grupos de izquierda radical.

Su comentario es muy extenso, pero preferimos publicarlo sin cortes:


A LAS 5 EN PUNTO DE LA TARDE...

En un breve texto de apenas dos carillas caracterizado por su precisión jurídica, su inteligencia política y su elegancia, el juez de Curitiba Sergio Moro, responsable por la Operación Lava Jato, decretó la prisión del líder del PT Luiz Inácio Lula Da Silva para que comience a cumplir su pena de 12 años y un mes.

Precisión Jurídica: Negado su habeas corpus en el Supremo Tribunal Federal y con una condena por mayoría absoluta en segunda instancia, el Tribunal correspondiente dictó la orden de prisión y el Juez de la causa Sergio Moro la ejecutó. No tuvo en cuenta lo que caracterizó en su mandato de prisión como “patologías protelatorias”, o sea los recursos que podían presentar los abogados del reo esencialmente para ganar tiempo sabiendo de antemano que esos “embargos de los embargos” no iban a ser tomados en cuenta.

Inteligencia política: la velocidad y la transparencia de su decisión desconcertó al PT, a los abogados de Lula y al propio establishment periodístico y político que no esperaban un desenlace tan rápido.

Elegancia. El mandato de Moro dio 24 horas a Lula para presentarse voluntariamente en Curitiba y aseguró condiciones dignas de reclusión, prohibiendo el empleo de esposas y permitiéndole llegar a la Superintendencia de la Policía Militar por sus propios medios. Lula sería alojado en una celda especialmente equipada para su uso teniendo en cuenta su condición de ex presidente del Brasil. Más tarde nos enteraríamos que Lula solicitó y obtuvo una televisión que le permitió, ya preso, asistir al partido final del torneo Paulista que ganó su equipo, el Corinthians.

Los abogados de Lula, teniendo en cuenta la situación de su cliente -ya muy comprometida jurídicamente- le aconsejaron respetar la decisión del Juez aceptando sus condiciones. No cumplir lo exigido por el juez podía llevar a que éste decretase la prisión preventiva, la cual anula la posibilidad de nuevos habeas corpus, no solamente en esta causa sino en las otras cinco que se tramitan en la justicia contra Lula y están próximas de una sentencia en primera instancia.

Pero la militancia del PT y el propio Lula optaron por la “resistencia” con la idea de producir un espectáculo filmado utilizable en la campaña electoral: Lula siendo llevado por la fuerza bruta policial de la sede del sindicato de los metalúrgicos de San Bernardo do Campo. Mientras tanto con diversos pretextos Lula iba atrasando su presentación mientras negociaba su entrega con la Policía Federal.

Todo esto se convirtió con el paso de las horas en un espectáculo grotesco que incluyó una misa sin horario marcado –hecho inédito en la liturgia católica–, un discurso político de una hora en la que llego a decir que Moro experimentaría “orgasmos múltiples ante la posibilidad de encarcelarme en Curitiba”, (sic) presentación de sus aliados políticos y compañeros de palco, un show de la cantora Maria Gadu! cerveza y música latinoamericana por la noche en el sindicato y muchos episodios más de ese estilo.

Ese evento fue un espectáculo para consumo interno de su militancia, muy escasa por otra parte en el local. No millones de personas, apenas unos pocos cientos y de estos la gran mayoría, parte de la estructura del aparato del PT.

Pero no quiero extenderme ahora en éste desenlace –trataré este episodio y el discurso de Lula en detalle en otro texto. Mi objetivo aquí es comentar la entrevista a Gerardo Caetano que tuvo lugar luego de que el Supremo Tribunal Federal negó por 6 a 5 el habeas corpus de Lula colocándolo literalmente en la puerta de la prisión.

Los comentarios de Gerardo Caetano fueron expresados en el programa de Ana María Mizrahi y se pueden ver en you tube.

Debo decir, “noblesse oblige” que conozco bien a Gerardo Caetano, a quien siempre he considerado un amigo. Lo invité varias veces a diversas conferencias internacionales, organizadas por mi en Río de Janeiro, Barcelona, Shanghai y Pekín. Siempre me pareció un buen historiador del Uruguay y leí con interés su libro La República Batllista, versión de su tesis de doctorado, presentada en la Universidad de la Plata hace algunos años. Por mi parte escribí un capítulo de la obra colectiva La Aventura Uruguaya organizada por él y Rodrigo Arocena y participé en varios eventos en el CEFIR. Fui muy amigo de su hermano mayor y ese hecho, naturalmente, favoreció un vínculo de simpatía y amistad.

Por esas razones, al escuchar intermitentemente sus intervenciones sobre la realidad de América Latina y en particular sobre Brasil, decidí no comentarlas a pesar que me parecieron siempre profundamente equivocadas .Al fin de cuentas, escuchamos todos los días en la TV y leemos en Internet, opiniones que nos parecen absurdas. Si nos dedicáramos a poner en cuestión cada una de ellas, no tendríamos tiempo para dedicarnos a nuestro propio trabajo.

Pero en la entrevista que nos ocupa, el Profesor Caetano se superó a sí mismo, formulando juicios perentorios y apresurados que en beneficio del público uruguayo deben ser refutados. Estamos hablando de asuntos demasiado serios para dejarlos en manos de un profesor que opina sobre materias que apenas conoce con una autoridad que no posee. Se expresó en un tono vehemente y tajante que tengo la impresión que sorprendió inclusive a la anfitriona Ana María Mizrahi. La periodista esbozó algunas tímidas objeciones (¿entonces la justicia brasileña no funciona?, y ¿cómo entran Venezuela y Cuba en ese análisis?) descartadas rápidamente por el Profesor Caetano.

EN EL UNIVERSO DE LA POSTVERDAD

A grandes rasgos la interpretación de Gerardo Caetano es idéntica al discurso del PT. No es casualidad que en su comentario cite a Marco Aurelio Garcia, otro profesor de historia improvisado en experto en Relaciones Internacionales. Este profesor, ya fallecido, fue el responsable -junto a Samuel Pinheiro Guimaraes y Celso Amorim, ex Canciller de Lula- de la pésima política exterior de tono bolivariano orientada por Lula (y ahora sabemos también por la Odebrecht y otras multinacionales brasileñas) que abrió camino al chavismo en la región por acción u omisión (además de promover grandes negociados como el escándalo de la refinería Abreu y Lima en Pernambuco entre muchos otros).

Esa política exterior produjo -entre otras gravísimas decisiones diplomáticas- la suspensión de Paraguay del Mercosur, para posibilitar la entrada por la puerta trasera de Venezuela. En esta aventura diplomática contó lamentablemente con el voto del Uruguay, que se puso de lado de una Dilma Roussef ungida en efímera Emperatriz y secundada por Nicolás Maduro –en ese momento Canciller de Chávez– que se reunió con militares en Asunción intentando provocar un Golpe de Estado- y Héctor Timerman canciller de Cristina Kirchner hoy procesado por el pacto con Irán mediado por Hugo Chávez). Esa es una verdadera mancha en la tradición de la diplomacia Uruguaya que colaboró así en la violación de los derechos de un pequeño país en nombre de una futura América Latina Bolivariana. Algunos compartían en Montevideo, en ese momento, esa pesadilla soñada por el Coronel Chávez.

Ausente en el conflicto con Argentina, pero autoritariamente presente para impedirle al Uruguay la realización de acuerdos comerciales bilaterales, la política exterior de Brasil tuvo el tono nacional –estatista que fue la ideología central del PT en sus trece años de gobierno. Cuando Fernando Henrique Cardoso intentó introducir en la Petrobras tímidos criterios de mercado, adivinen quienes se opusieron en nombre de un nacional– estatismo cerril: el PT y el capitán Jaír Bolsonaro (!!) que declaró en el delicado lenguaje que lo caracteriza que a Fernando Henrique Cardoso había que “cortarle los testículos”( sic) por venderse al extranjero.

Cierro paréntesis: la narrativa del PT de que estamos viviendo un golpe en el Brasil que comenzó con el “impeachment” a Dilma Roussef, continuó con el Gobierno contrarrevolucionario (o “contrareformista“ para emplear la curiosa categoría inventada por el amigo del profesor Caetano. Toda esta odisea según el PT termina naturalmente en la prisión del Lula. El origen cristiano de la alegoría es evidente y quizás no sea casual que la última entrevista de Lula antes de ser encarcelado haya sido con Freí Beto el ex cura franciscano que integró brevemente el primer gobierno del PT. Solo que los romanos fueron bien más crueles con Jesucristo que el Juez Moro que prohibió el empleo de esposas, le concedió a Lula el derecho a presentarse por sus propios medios y ser alojado en cárcel especial asistiendo al juego del Corinthians.

Según el PT y el Profesor Caetano todo ese fue un gran plan organizado por los “poderes fácticos” (la bancada ruralista, la rede Globo, los Jueces, Estados Unidos naturalmente.) El panorama que presenta Gerardo Caetano es una curiosa narrativa que combina algunos datos que están en Wikipedia con ideas que recuerdan “Imperialismo y Geopolítica en América Latina“ de Vivían Trias, quien fue evocado recientemente no por su lucidez intelectual sino debido a algunas zonas oscuras de su biografía política). El golpe del 64, Henry Kissinger, la Guerra Fría... Caetano llega a sugerir que estamos en un momento peor que la Guerra Fría porque en aquella época los campos estaban más claros…

Cabe observar, para limitarme a un solo hecho entre miles que desmienten ese discurso confuso, que la líder de la “bancada ruralista“ Katia Abreu, gran propietaria rural, fue la última Ministro de Agricultura de Dilma Rousseff y una de las senadoras que votó contra su impeachment. Esa gran propietaria rural de Goias, amiga personal de Dilma Rousseff, la acompañó hasta último momento. Como así también Antonio Delfím Neto el arquitecto económico de la dictadura militar brasileña fue uno de los principales asesores económicos de Lula. Henrique Meirelles hasta hace unos días Ministro de Economía de Michel Temer fue Presidente del Banco Central durante los dos Gobiernos de Lula y su candidato preferido para Ministro de Economía de Dilma. (El otro era Luiz Carlos Trabuco Presidente del Bradesco en ese momento y hoy indiciado en la operación Zelotes, en Brasilia, por encontrarse envuelto en un esquema de fraude impositivo).

EL GOLPE COMO MITO DE ORIGEN

No voy a detenerme demasiado en el relato del golpe, un episodio ya bastante alejado en el tiempo y que carece de credibilidad en el Brasil de hoy. Baste decir que el “impeachment” es un mecanismo constitucional legítimo en el cual el Parlamento somete a juicio político al Presidente bajo la supervisión de los demás poderes. En Brasil el PT ha promovido mediante campañas públicas el impeachment de todos los presidentes electos por voto directo, de Fernando Collor a Fernando Henrique Cardoso. Se opuso también a participar en los trabajos de la Constitución de 1988 que ahora Lula invoca como si fuera un texto sagrado.

Dilma Rousseff se sometió al ritual del impeachment, nombró abogados y presentó sus descargos. Perdió, no recuerdo por cuantos votos. Simplemente quedó en minoría, un principio que al profesor Caetano parece no gustarle demasiado. Con su criterio quizás debería revisarse la victoria uruguaya en 1950 porque se ganó por poco y en los últimos minutos. Sospecho que revisionismos históricos de ese tipo no caerían muy bien entre los uruguayos (también el plebiscito que nos sacó de la dictadura militar se ganó por “poco”). Para quien enseña ciencias políticas como el Profesor Caetano, es grave ignorar que la democracia moderna se funda en el respeto de las decisiones de la mayoría y el correlativo respeto de las minorías, simplemente porque mañana las minorías pueden convertirse en mayorías y tomarán decisiones que deberán ser respetadas. Justamente, porque ese principio no se cumple, Venezuela no es una democracia.

El impeachment contra Dilma Rousseff se apoyó en un escrito firmado por Janaina Paschoal, profesora de la Universidad de Sao Paulo, autora de trabajos sobre Jurgen Habermas, que no tiene nada de derechista, Miguel Reale Junior uno de los juristas más respetados del Brasil, Ex Ministro de Justicia de Fernando Henrique Cardoso, defensor de presos políticos durante la dictadura militar; y Helio Bicudo miembro fundador del PT y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. El proceso de impeachment fue supervisado por el Supremo Tribunal Federal a través de Ricardo Lewandowski un juez con notorias simpatías por el PT y que votó a favor de la concesión del habeas corpus a Lula la semana pasada.

Concretado su impeachment, Dilma Rousseff descendió a pie del Palacio de Planalto y luego de pasar unos días descansando en el departamento de su madre, en la Playa de Ipanema, se dedicó a defender la tesis del “golpe”. En esa campaña contó con auxilio Estatal –asesores, seguridad, viáticos para viajes a los que tiene derecho en su condición de ex presidente. Ningún integrante de su Partido fue preso o perseguido por acusar al Presidente de Brasil y a su Gabinete de “golpistas“ y organizar una campaña internacional al respecto. Por supuesto entre bastidores Lula inició contactos con los “golpistas “ inclusive con el propio Michel Temer. El supuesto agente del “golpismo” oligárquico, Eduardo Cunha, del partido de Temer, está preso en una celda a pocos metros de la de Lula, condenado a muchos años de cárcel. Sergio Cabral el otrora todopoderoso Gobernador de Río de Janeiro aliado privilegiado de Lula y Dilma Rousseff fue condenado a 87 años de cárcel. Ningún ciudadano preso en Curitiba es un preso político. Todos, incluido Lula son presos comunes, condenados por corrupción, lavado de dinero y otros delitos graves contemplados en cualquier código penal moderno. Además de sus crímenes tienen algo en común: todos ellos hablan mal de la prensa libre que los denunció y de la justicia que los condenó. Es exactamente lo mismo que dijo Gerardo Caetano en su conversación con Ana María Mizrahi.

Pero no vamos a caer en la ingenuidad de pensar que ese discurso es un autoengaño de la cúpula del PT. Eso puede ser que suceda en niveles inferiores de la militancia. En el caso de Lula da Silva, Gleisi Hoffman y los dirigentes, se trata de una mentira consciente destinada a intentar unificar a la izquierda en torno a un PT ya muy desprestigiado, arrastrándola en una delirante campaña “anti golpista”.

Esa estrategia, que consiste en llevar la candidatura de Lula hasta su límite para ver si puede transferir votos a su inevitable sucesor es un hecho evidente para todo el establishment político brasileño -políticos, periodistas, observadores bien informados. Si los políticos no lo dicen en voz alta, es porque aspiran a ganar votos cuando se produzca la desbandada del PT. Con la condena de Lula en segunda instancia eso ya comenzó y los partidos de izquierda, aliados tradicionales del PT –PDT, PC do B, PSOL–, ya anunciaron candidaturas propias. La ley de Ficha Limpia en vigencia, todos lo saben en el Brasil, excluye automáticamente la presentación de un condenado en segunda instancia a cualquier cargo electivo.

Llamo a esa estrategia “suicida” porque ha venido llevando al PT al aislamiento de los aliados del centro, con los que tradicionalmente gobernó. En las recientes elecciones municipales de octubre sufrió una gran derrota y es muy probable que pierda la mitad de su bancada parlamentaria en las próximas elecciones, convirtiéndose en un partido de porte medio sin gravitación nacional. El refugio de Lula en el sindicato de los Metalúrgicos, rodeado de su militancia es casi una premonición del porvenir del PT. De te fábula narratur.

Dentro de ese discurso la anticipadísima proclamación de Lula como candidato presidencial (casi dos años antes) cumplió la función de intentar convertirlo en un perseguido de la justicia y los medios de comunicación para impedirle ser candidato. Evidentemente, dos veces presidente del Brasil en periodos de prosperidad, sin adversarios a la vista –las candidaturas aún no se encontraban formalizadas en el Brasil en ese momento– la medición de Lula en las encuestas aparecía y todavía aparece bastante alta. Los otros Partidos todavía no eligieron sus candidatos presidenciales en sus respectivas convenciones partidarias. Estas definiciones vendrán en mayo o junio y la campaña para las elecciones de octubre, se iniciará tres meses antes como marca la ley.

Para la inmensa mayoría de la población brasileña eso significa “después del Mundial”. ¿A alguien en su sano juicio se le ocurriría, en el Brasil, emplear su tiempo escuchando un discurso de Lula, de Henrique Meirelles, de Gerardo Alckmin o de Jaír Bolsonaro antes que sentarse a mirar un partido del Mundial por Televisión?

El resultado inevitable de esta estrategia apocalíptica (el viejo y conocido “ cuanto peor mejor”) fue el nacimiento de una candidatura “anti Lula”, personificada en Jaír Bolsonaro, un ex capitán del Ejército que ya fue el diputado más votado en Río de Janeiro y que se presenta, desde siempre, con un discurso nostálgico de la dictadura militar, definidamente nacional- estatista . Con un estilo populista se dedica a ofender minorías sexuales y étnicas, defender la tortura e insultar mujeres con el objetivo demagógico de conseguir votos. Al postularse como representante del partido del descontento, comenzó a ser escuchado por sectores rurales del Sur del Brasil cansados de los constantes cortes de rutas y ocupaciones promovidas por el MST el “el ejército de Stédile” como lo llama Lula, que legitima estas acciones. Viene encontrando un eco también entre sectores medios empobrecidos de las grandes ciudades, muchos de los cuales, como lo muestran las encuestas, fueron en el pasado votantes de Lula y Dilma.

Por supuesto es obvio que en un país de las dimensiones del Brasil, con enormes disparidades regionales y sociales siempre hay lugar para partidos que busquen capitalizar el descontento con discursos maniqueístas, que estimulan los peores instintos de sectores atrasados de la población. Hay que recordar que hace dos elecciones el candidato mas votado en São Paulo fue el Payaso Tiririca cuyo slogan de campaña era “Vote Tiririca, pior que está no fica”.

No siempre es verdad, pero en este caso lo fue, que los extremos se tocan: la campaña irresponsable de auto salvación de Lula engendró a Jaír Bolsonaro empujando a los políticos de centro hacia posiciones públicas hacia la derecha.

Pero la posibilidad de victoria electoral de Jaír Bolsonaro me parece remota. Se lo ha comparado con Donald Trump. Pero además de diferencias de personalidad y discurso, Trump contó con el apoyo del Partido Republicano, luego de que ganó las elecciones primarias de ese partido. Bolsonaro para competir con posibilidades de éxito necesitaría poseer una maquinaria partidaria con la que no cuenta. Existe una posibilidad, que personalmente veo como muy lejana, de que Bolsonaro pase al segundo turno. Eso dependerá del número de candidatos presidenciales y de que Bolsonaro mantenga su nivel de intención de voto, lo cual es muy poco probable. Pero aún en el caso de que pasara al segundo turno no ganaría porque todos los partidos orientarían a sus seguidores a votar en su contra.

Lo mismo le sucedería a un PT muy debilitado que, como en el caso de Bolsonaro, tampoco creo probable que dispute el segundo turno. El electorado brasileño se inclina claramente hacia el centro y votará seguramente un candidato en ese espacio, apoyando reformas inevitables pero manteniendo y aún ampliando programas sociales. El último gobierno del PT llevó al Brasil a la peor recesión de la época moderna, además de una total parálisis política debida a la incompetencia de Dilma Rousseff en ambas áreas. Michel Temer aliado de siempre del PT, integró la fórmula presidencial con Dilma Rousseff. En su partido el MDB siempre ha sido una figura prominente entre bastidores. Apoyó los gobiernos del PT en carácter de aliado. Es un político conservador de centro derecha pero con buen diálogo con la izquierda. Su hija fue hasta hace muy poco secretaria de educación de Fernando Haddad en la administración PT de la Alcaldía de San Pablo. El y varios miembros de su gabinete están bajo fundadas acusaciones de corrupción. Pero es necesario no demonizar a Michel Temer. Es un gobierno de transición, débil, con bajísimo apoyo popular -por algunos méritos propios, es cierto, pero también porque fue el vicepresidente de Dilma. Sin embargo ha logrado algunos éxitos importantes en el área económica. La economía esta creciendo, la inflación está alrededor del 3%, y el precio de los alimentos ha bajado mucho debido a la revolución tecnológica en la producción agrícola y al insaciable mercado chino en constante expansión. El último fin de año fue el de mayor actividad comercial en las grandes ciudades brasileñas desde 2010.

Las inversiones Chinas se han incrementado en el ultimo año.

La presencia creciente de China en América Latina viene preocupando mucho al secretario de Estado de Trump, Rex Tillerson, como lo manifestó en una conferencia en la Universidad de Texas, el mes pasado.

Los más serios problemas del Gobierno Temer son políticos: la corrupción que envuelve a la clase política brasileña como un todo y la Seguridad Pública, notoriamente en el Estado de Río de Janeiro, que es muy importante porque sigue siendo una vitrina del Brasil para el mundo. El caso de Río de Janeiro es muy especial. El Estado se encuentra quebrado financieramente, atrasan los salarios de los funcionarios públicos y las pensiones pagas por el Estado. La violencia se salió de los carriles y los robos de cargas se han multiplicado en las carreteras de acceso a la ciudad, creando serios perjuicios económicos además de una permanente sensación de inseguridad. Los dos últimos Gobernadores se encuentran presos además del presidente de la Asamblea Legislativa, mientras que el Gobernador actual Luiz Pezão es investigado por corrupción. El año pasado 134 policías fueron asesinados en el Estado de Río de Janeiro, un policía muerto cada 124 mil habitantes, en Uruguay fueron 1 cada 630 mil habitantes y en Argentina 1 policía muerto cada 358 mil habitantes. A esto se suma el incremento del robo de cargas en las grandes rutas de acceso al Estado. Al fenómeno ya casi naturalizado de los traficantes de drogas que controlan el territorio de muchas favelas y barrios pobres hoy se suman las milicias, integradas por ex policías que también disputan territorio de la ciudad, mediante la violencia, un tema muy bien tratado por José Padilha en Tropa de Elite 2. José Padilha es también el autor de O Mecanismo, serie de la Netflix que trata justamente de los mecanismos de corrupción política en el Brasil actual y que el PT intentó prohibir.

Pero los comentarios del profesor Caetano tienen muy poco que ver con este contexto. Gerardo Caetano adhiere fervientemente al discurso apocalíptico del PT y relaciona algunos de estos hechos con un escenario de “militarización de América Latina” que estaría recorriendo el continente y que prefiguraría posibles golpes militares...

Historiador al fin, parece haber notado que a la novela del golpe blando le faltaban dos ingredientes que deben estar presentes en todo Golpe en serio: militares y violencia política. Llegado a este punto el relato del profesor uruguayo consigue superar el relato petista y alcanza extremos delirantes. No sospechaba que en el batllista y discreto Montevideo que, en su época de decadencia, nos dio los tonos grises del pesimismo amargo de Juan Carlos Onetti y la melancolía de Mario Benedetti podía residir una imaginación tan tropical! Bienvenidos al realismo mágico.

Gerardo Caetano afirma que el asesinato de Marielle Franco y su chofer está comprobado “que fue realizado por la Policía Federal”, que fue un “acto de terrorismo de Estado” y que el asesinato de Lula fue una posibilidad que estuvo planteada en su reciente gira del PT por Río Grande do Sul. Tres enormidades en las que es necesario detenerse por un instante. Marielle Franco, era una Edil del Partido PSOL, mujer joven de origen humilde formada en sociología, activista LGBT y muy enfrentada a los traficantes de drogas y las milicias en las favelas cariocas.

Que algún Policía Federal u otro integrante de una fuerza policial haya estado involucrado en ese cruel asesinato es bien posible. También es posible que traficantes de drogas o milicias integradas por ex policías hayan tenido algo que ver con ese crimen. Pero de ahí a calificarlo como un acto de “terrorismo de Estado“ media una enorme diferencia. Para que esta caracterización tenga sentido debemos suponer que el Gobierno de Michel Temer está haciendo desaparecer y asesinando opositores como parte de un plan sistemático. ¿La cúpula de la Policía Federal estaría controlada por las Milicias?

La gira de Lula por el Sur de Brasil habría estado amenazada por la posibilidad real de que Lula fuera asesinado, dice Caetano. Ignoro la fuente de esa información. La gira de Lula y el PT es cierto que fue accidentada porque es una región en la que encuentra mucho rechazo. Le tiraron huevos desde un edificio en la noche cuando estaba haciendo un discurso desde un escenario y Lula enfurecido llamó en público a la intervención de la Policía Federal para entrar en las casas de los responsables y “dar un escarmiento”. Dos tiros con bala 22 según las pericias, tiradas muy de cerca agujereando la carrocería de una de las bañaderas que formaba parte de la caravana están siendo investigados. El Gobernador Beto Richa del PSDB lamentó el incidente y se comprometió a investigar el caso a través de la Policía Federal. El ataque con baldes de tinta roja contra el edificio de la residencia de la Presidente del Supremo Tribunal Federal, Carmen Lucia en Belo Horizonte, atribuida al “Ejército de Stédile” no fue condenado ni por Lula ni por la dirección del PT.

Los comentarios irresponsables del Profesor Caetano tuvieron efectos de contagio muy negativos sobre la tertulia de Ana María Mizrahi. Los participantes comenzaron a trazar paralelos con la época de las dictaduras militares en América Latina, la nueva guerra fría, etc. contribuyendo a dar una visión totalmente distorsionada de la realidad brasileña y la circunstancia global. Una versión igual a la que propaga todos los días Nicolás Maduro desde Telesur, que considera que en América Latina están triunfando las fuerzas del mal. Cuando no está hablando con Chávez a través de los pajaritos, Maduro se dedica a denunciar el golpe en el Brasil y a preocuparse por la situación de los jubilados argentinos, supuestamente hambreados por la dictadura neoliberal de Mauricio Macri. Espero que le cuente a los pajaritos que las ciudades Latinoamericanas están recibiendo diariamente emigrantes venezolanos que escapan de su régimen insoportable.

La intervención militar en la seguridad pública de Río de Janeiro pedida por el Gobernador Pezão y decretada por el Presidente Temer fue la respuesta del Gobierno a una situación muy difícil. Contó con el apoyo del 85% de la población y le permitió a Temer ganar popularidad en un momento en que su gobierno estaba estancado por no contar con mayorías parlamentarias para aprobar la reforma jubilatoria. Fue y sigue siendo una decisión muy arriesgada, porque la situación de la seguridad en Río de Janeiro tiene raíces muy profundas y es dudoso que una intervención militar quirúrgica pueda dar resultados sólidos a mediano plazo. Tiendo a pensar que no. Pero lo que es indudable es que las razones de Temer fueron políticas atendiendo al reclamo de sus aliados en Rio de Janeiro y la inquietud de la castigada población del Estado. De ninguna manera fue aumentar el poder de las Fuerzas Armadas con vistas a una militarización del Estado. Por eso el asesinato de Marielle Franco parece ser más bien un mensaje a Temer, tirándole un cadáver para presionarlo a retirar la presencia militar que incomoda la acción de las milicias y/o traficantes.

El COMANDANTE EN EL CLUB DEL TWITTER

El último episodio que alarmó al Profesor Caetano fue el Twitter del Comandante en Jefe del Ejército General Eduardo Villas Boas. Hasta el año pasado según estudios comparativos, los dos líderes políticos que utilizaban más el Twitter eran Cristina Kirchner y Donald Trump, dos personas que no se distinguen precisamente por su estabilidad emocional. Ahora el General Eduardo Villas Boas, un militar de carrera de bajísimo perfil que inclusive ha estado muy disminuido en los últimos años por motivos de salud, lanzó un Twitter que dio motivo a polémicas y al que Gerardo Caetano le atribuye el carácter de síntoma de la progresiva injerencia de los militares en la vida social brasileña.

Las declaraciones del Comandante Villas Boas no fueron un llamado a un golpe militar ni nada por el estilo. Fueron de hecho muy parecidas a las de la presidente del Supremo Tribunal Federal Carmen Lucia, en el sentido de calmar los ánimos. Creo que fueron innecesarias e inconvenientes, pero de ninguna manera expresión de una intención dictatorial ni mucho menos. En cuanto a los militares de reserva, la inflación baja debe haber favorecido un consumo mayor de whisky que lo habitual en el Club Militar. Esos “ruidos de sable“ no los escuchó ni el portero del edificio.

Decir que influyeron sobre la decisión del Supremo Tribunal Federal es pura y simplemente mentira. Basta asistir a la sesión del Supremo por televisión para desmentir esa afirmación.

El Brasil se está preparando para una competencia electoral que será reñida y tendrá momentos de mucho suspenso. Pero va a ser una elección realizada en el marco de la vigencia de las más amplias garantías democráticas y con las instituciones de la Republica en funcionamiento. Le debemos al Juez Sergio Moro y su equipo del lavajato haber contribuido a limpiar el profundo pantano del capitalismo de compadrio brasileño. Las personas admiradas en el Brasil de hoy, porque representan la confianza en el futuro, son los jueces de Curitiba y no viejos Coroneles retirados y Comandantes en jefe twitteros.

EL HABEAS CORPUS: LULA EN LA PUERTA DE LA CÁRCEL

La intervención del Profesor Caetano en la Tertulia de Ana María Mizrahi tuvo como motivo inmediato la discusión del habeas corpus presentado por los abogados de Lula ante ese Tribunal Constitucional y su rechazo por 6 a 5 fue lo que provocó sus indignados comentarios.

A modo de introducción es necesario recordar que hasta el momento Lula Da Silva ha sido juzgado por dieciséis jueces si se cuentan el juez de la causa Sergio Moro, los jueces del Tribunal Regional Federal, más los jueces de las instancias superiores: el Supremo Tribunal de Justicia y el Supremo Tribunal Federal. Todas las sentencias de los jueces, más los relatos de los testigos en la primera instancia y las objeciones de los abogados defensores fueron filmados y están disponibles para el público. Son varios días de filmación…

Es importante destacar también que esos jueces están especializados en la investigación de delitos complejos, como son el tráfico de influencias, el lavado de dinero y otros crímenes contra el Estado. Todos ellos han cursado maestrados y/o doctorados en algunas de las mejores universidades del mundo. No me consta que el Profesor Caetano comprenda perfectamente el portugués, tampoco que posea formación Jurídica ni que sea especialista en el sistema político brasileño, en particular su laberíntico Poder judicial. Que un profesor uruguayo, sentado en un auditorio de TV nacional pretenda darle una clase a estos jueces, explicándoles lo que es una “prueba“ (“efectivas, incontrovertibles, implacables”) y afirme muy suelto de cuerpo que los delitos cometidos por Lula no están “probados“, es un espectáculo televisivo que usar el adjetivo ridículo para calificarlo es quedarse corto.

Hay aún más para decir sobre la exaltada diatriba de Gerardo Caetano. La copia disponible en you tube fue titulada con una de sus frases: ”Los Jueces y el Poder militar en Brasil definen el Rumbo Político del País”. Ya me referí a los militares y al fantasioso poder que les atribuye. Pero en cuanto a los jueces, si estamos tratando de delitos contra el Estado perpetrados por empresarios y políticos, ¿quién los va a juzgar sino los jueces? Hasta el día de hoy pensaba, sinceramente, que el profesor Caetano sabía cómo funciona una República.

Por otra parte, cabe observar que estos casos no son exclusivos del Brasil. Durante los mismos días en que se discutía en Brasil el caso del ex presidente Lula, la ex Presidente de Corea del Sur Park Geun-Hye hija del todopoderoso dictador militar durante muchos años Park Chung Hee acababa de ser condenada a 24 años de cárcel –ya estaba presa preventivamente, sin ninguna discusión sobre la presunta violación del principio de presunción de inocencia- luego de haber sido destituida por un impeachment parlamentario– se la condenó por favorecimiento ilegal a la empresa Samsung entre otros tráficos de influencia. A su vez Park Geun-Hye denunció una conspiración política orquestada por la prensa y sus “enemigos políticos“ y se negó a comparecer a la lectura de su sentencia. Algún parecido con el caso Lula es pura coincidencia...

En América Latina Ollanta Humala ex Presidente del Perú está preso, así como el vicepresidente de Ecuador y muchos otros. El dato que se repite, en la gran mayoría de estos casos latinoamericanos, es la presencia de la Odebrecht a través de contactos articulados por el PT. Joao Santana el organizador del marketing político de las campañas de Ollanta Humala, de Chávez, Maduro y muchas otras, fue financiado con dinero de la Odebrecht a través del PT como lo declaró la mujer y socia de Joao Santana, Monica Moura, en Curitiba. Emilio Odebrecht reconoció en testimonio ante Moro una cuenta corriente de 100 millones de dólares proporcionada al PT por su Empresa a cambio de contactos y facilitación de negocios con las élites políticas latinoamericanas y africanas. Antonio Palocci ratificó y amplió esas informaciones en su declaración, con lujo de detalles. Antonio Palocci -que se enriqueció con su Consultoría luego de salir del Gobierno pero siguió administrando el vínculo del PT con la Odebrecht y otras empresas, además de tesorero de la campaña electoral de Dilma. Palocci fue, como se sabe, el autor de la Carta ao Povo Brasileiro que aseguró la primera victoria de Lula y luego fue el estratega de su política económica. El Profesor Caetano desinforma cuando pretende explicar la corrupción del PT como la simple contaminación de este Partido con una cultura política que existía previamente. Primero, el PT siempre se presentó como el guardián de la moral frente a un sistema corrupto. Con este discurso provocó la renuncia de Fernando Collor, hoy su aliado político. Segundo y no menos importante, porque la corrupción del PT fue transnacional como lo han demostrado fehacientemente las investigaciones del equipo del Juez Moro. El chavismo financió en la era de los petrodólares al MST y otros movimientos y partidos en América Latina y las valijas de dólares de Chávez se cruzan en muchas áreas obscuras con las operaciones de la Odebrecht. Fue una época de gran exuberancia económica, la mayor de América Latina en un siglo. Pero lo que produjo esa década, fue una elevación del consumo y los salarios, no la construcción de políticas sociales específicas y de instituciones capaces de producir un desarrollo económico y social sostenido y sustentable. Basta ver la situación de las favelas en todo Brasil, de la infraestructura, de la educación básica, de los hospitales. ¿El chavismo no tiene nada que ver con el PT o muy poco como pretende hacernos creer el Profesor Caetano? La verdad es que el PT fue un fiel aliado del Chavismo y su “madurizacion” actual, (no confundir con maduración) uno de los fenómenos, este si preocupante, de la realidad política del Brasil. Mucho más que Bolsonaro, porque el PT mantiene influencia entre “minorías intensas” como algunos intelectuales, y artistas –cada vez menos– y jóvenes universitarios.

No sé de qué está hablando cuando emplea la noción de “contrarreforma”. Pensaba hasta escucharlo que ese era un movimiento que se había desarrollado en Europa e Hispanoamérica en el siglo XVII. Pero puedo estar equivocado: no leí todavía el tratado de Marco Aurelio García al respecto. ¿Será que este antiguo profesor de historia de la Universidad de Campinas se miraba a sí mismo en el espejo de Martin Lutero?

Lo que se viene configurando en el Brasil y en otras partes de América Latina en un período postpopulista, será un proceso accidentado e incierto, que quizás los hombres y mujeres de mi generación no lleguemos a ver completamente. Pero va a ser una época cargada de esperanza y oportunidades. Los movimientos hegemónicos de la década pasada crecieron al amparo de una situación única proporcionada por la coyuntura mundial y la expansión del mercado chino cuya economía con la de América Latina es complementaria. Pero los populismos de consumo no orientaron nuestras sociedades a la construcción de bases sólidas y por eso fueron perdiendo influencia y poder cuando la situación mundial cambió. Simplemente hoy tienen muy poco poder real. Todavía sueñan y se consideran los representantes del pueblo como si por la boca de Lula estuviese hablando el Brasil entero. Esa representación primitiva de sociedades complejas y en lo fundamental modernas como son las naciones de América Latina hoy, con presencia de vastas clases medias, los ha llevado a imaginar relatos apocalípticos (Macri basura vos sos la dictadura, Elección sin Lula es fraude etc. etc.) y a una política de autoinmolación. La madurización del PT es el fenómeno más notorio del escenario político brasileño.

En un ensayo que escribí hace años sobre la política exterior del Brasil observé que la política exterior de Lula padecía de un doble déficit de atención: en el mundo creía que el Brasil era más importante de lo que realmente era. En América Latina no estaba a la altura de la importancia que tenía. Mutatis mutandi es lo que le pasa al PT y a Lula hoy: creen que tienen una importancia en la política brasileña que ya no tienen. No comprenden la realidad que viven y han perdido todo sentido de responsabilidad para con su entorno.

LA CONTROVERSIA DE LA JABUTICABA

Escuchar atentamente el comentario del Profesor Caetano sobre la resolución de 6 a 5 en el Supremo Tribunal Federal que rechazó el habeas corpus de Lula produce una sensación de malestar y casi diría de vergüenza ajena. Su comentario pone de manifiesto que simplemente no hizo los deberes: no sabe de lo que está hablando. Le exige a los Ministros del Supremo Tribunal Federal “pruebas” y los acusa de fundar su voto en “convicciones” sin comprender que la función central de Supremo Tribunal Federal es la salvaguarda de la Constitución, no de discutir pruebas. Lula ya fue condenado por mayoría absoluta en segunda instancia y allí fueron examinadas las pruebas y se dictó sentencia. Lo que se trató en la sesión del Supremo fue la congruencia de un pedido de habeas corpus por parte de los abogados de Lula con la jurisprudencia del Supremo Tribunal Federal en relación a la interpretación del artículo 5, inciso LVII de la Constitución Brasileña de 1988. Esta interpretación tiene relación con el principio de presunción de inocencia puesto que es parte del artículo 5, considerada una cláusula constitucional pétrea. Pero se trata de una cuestión más específica y sutil que se le escapó totalmente al profesor Caetano. Naturalmente, no se le puede exigir que se detenga en las ramas de los árboles cuando ni siquiera es capaz de distinguir el bosque.

El inciso en cuestión que desde hace muchos años viene siendo objeto de diferentes lecturas es el LVII, dice así: “ninguém será considerado culpado até o trânsito em julgado de sentença penal condenatória”.

El texto es obviamente de redacción laxa y puede dar lugar –como en efecto dio– a interpretaciones divergentes. Con todo en la historia del STF solamente 7 ministros del Supremo interpretaron este inciso de manera absoluta considerando que “transito en juzgado “ significaba: hasta la presentación del último recurso por parte del reo. El Pacto de San José de Costa Rica ( 1969) al cual el Brasil adhirió en 1992 formula el mismo principio pero de una manera más precisa: “Toda persona inculpada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se establezca legalmente su culpabilidad“. Aquí la cuestión central pasa a ser la interpretación del adverbio “legalmente”.

El equipo de Curitiba y el propio juez Moro han argumentado, en reiteradas oportunidades, que la ejecución de la pena luego de la segunda instancia no está en contradicción con el principio de presunción de inocencia. Lo relativiza para garantizar que la ley sea cumplida y los procesos no se arrastren ad Infinitum permitiendo que autores de delitos graves permanezcan en libertad hasta que sus delitos prescriban. Y la prisión preventiva, un instrumento jurídico presente en todo Estado de Derecho implica, en ciertos casos, la relativización de ese principio.

El Profesor Caetano invoca el absoluto de las “formas” y de las “pruebas” y parece no haberse enterado que en una época postmetafisica existe una hermenéutica jurídica –así como una retórica, una genealogía y una epistemología histórica del Derecho. Sin incluir, para no complicar demasiado una materia ya de por sí compleja en el ámbito de una sola rama del saber, la relación entre las normas jurídicas y las ciencias sociales: una antropología y una sociología de la Ley (si nos guiáramos por lo que dice la Constitución brasileña sobre cuáles deben ser las condiciones de detención en los presidios deberíamos decir que todos los presidentes brasileños violaron ese precepto constitucional).

Estos temas estuvieron presentes en los brillantes alegatos presentados por los ministros Alexandre De Moraes y Luiz Carlos Barroso. Quedó en evidencia que lo que en realidad se discutió ese día a propósito del habeas corpus de Lula era la impunidad para una casta amparada en multimillonarios estudios de abogados. En ese nivel de la discusión la controversia en el Supremo Tribunal Federal merece ser llamada de “controversia de la jabuticaba” nombre de un pequeño árbol frutal que solamente existe en el Brasil. “Mais brasileiro que a jabuticaba” es una conocida expresión popular brasileña. En ese sentido ese extremo garantismo jurídico solamente se aplicó o se aplica intermitentemente en el Brasil. En ningún país del mundo occidental la presunción de inocencia se interpreta de esta manera. Y Brasil no es, que se sepa, el país mas justo y con el mejor Sistema Judicial del Mundo. Por eso la controversia jurídica en el Supremo Tribunal Federal (no puedo entrar aquí en todos sus episodios excéntricos como por ejemplo haberle concedido un habeas corpus provisorio a Lula hasta que terminase el receso de Pascua y los trabajos del tribunal fuesen retomados el 4 de abril! ) merece ser llamada la controversia de la Jabuticaba.

En la filosofía del derecho moderno estos temas vienen siendo estudiados desde la Revolución Francesa, es decir desde hace más de doscientos años. El profesor Caetano en una época se interesó por la historia conceptual. ¿No se le ocurrió pensar que un enfoque genealógico pone entre paréntesis la idea de la evidencia de la prueba y relativiza categorías que invoca con vehemencia? ¿Cómo entender la cuestión de la prueba en casos de delitos de terrorismo de Estado cuando los acusados se dedican sistemáticamente a destruir y ocultar pruebas? Los condenados por crímenes de lesa humanidad en Argentina y Uruguay por ejemplo, no tienen o hasta hace poco tiempo no tenían, condena definitiva. ¿Se les debería permitir recurrir en libertad hasta que se complete el tránsito en juzgado y hasta que el último recurso de su defensa sea presentado?

Resumiendo: como toda hermenéutica, la interpretación rigurosa de una cláusula jurídica exige tener en cuenta el texto y el contexto. En el caso de la Constitución brasileña el texto fue promulgado en 1988 luego de los años de plomo y las arbitrariedades de la larga dictadura militar que sufrió el país. Naturalmente las fuerzas democráticas que la redactaron se preocuparon de registrar derechos que venían de ser ignorados o pisoteados durante años. Es una Constitución extremadamente cuidadosa de las garantías de los ciudadanos, entre ellos el artículo 5 inciso LVII que estoy examinando. Por supuesto muchas de sus disposiciones no se cumplen en el Brasil. Ya mencioné la relativa a las cárceles pero también la tortura, prohibida por la Constitución, es práctica habitual en las comisarías y los barrios pobres del Brasil y muy pocas veces esos actos son punidos por la ley.

Los leguleyos que defienden –e incluso la OAB, la Organización que agrupa a los abogados del Brasil– se exaltan invocando el principio de la presunción de inocencia posando de tribunos ilustrados en lucha contra la Inquisición, disfrazando el hecho de que más del 40% de los detenidos en las cárceles de Brasil ni siquiera han sido condenados en primera instancia! Esos picapleitos han inventado un negocio perfecto: los delincuentes millonarios que defienden, disfrutan de sus mansiones en Morumbi o Angra dos Reís en libertad, y el dinero de sus suculentos honorarios ingresa a sus lujosos estudios de abogacía regularmente. Pagar los honorarios de sus abogados para que los mantengan libres es un gasto corriente, como pagar la cuenta de Luz de su propiedades! Desde allí presentan recurso tras recurso, alimentando un proceso penal ad Infinitum. ¿Lucha por la justicia contra tribunales Inquisitoriales? No; de lo que se trata es de garantizar la impunidad de delincuentes que más que sus clientes son sus cómplices.

Es una ironía –o un sarcasmo de la historia– que un Partido de los Trabajadores que una vez defendió causas justas, ahora a través del habeas corpus para Lula promueva abrirle las puertas de la cárcel a los condenados por la Operación Lava Jato y esté entregado a una campaña de demonización del Juez Sergio Moro. Aunque en verdad hay que concederles que es una posición bastante coherente: antes abrieron las puertas de las Estatales para saquearlas. Y ahora pretenden abrirle las puertas de la cárcel a sus compadres.

Para enfrentar eficazmente este “capitalismo de compadrio” porque los cómplices de este sistema más que amigos son compadres, el equipo del juez Moro se dotó de instrumentos jurídicos adecuados sin transgredir en ningún momento el Estado de Derecho. Es significativo que sus sentencias nunca hayan sido puestas en duda por ningún juez desmontando los esquemas de enriquecimiento ilícito en la Petrobras, los negocios de la Odebrecht y muchos otros con sentencias claras y eficaces porque producidas con la celeridad necesaria. La Controversia de la Jabuticaba ha tenido lugar justamente en el contexto de la Operación Lavajato. Una nueva interpretación de ese inciso de la Constitución se hacía necesaria porque los blindajes jurídicos del capitalismo de compadrío ya eran intolerables para la sociedad y la opinión pública. Por otra parte una enmienda Constitucional que asegura la prisión después de la condena de segunda instancia ya está en el Parlamento Brasileño para ser sometida a discusión.

LA HISTORIA NO ME ABSOLVERÁ

Cuando el joven abogado Fidel Castro fue encarcelado por la tiranía de Fulgencio Batista por intentar asaltar el Cuartel Moncada en 1954, pronunció en el juicio su famoso alegato de defensa del derecho a la rebelión conocido como La Historia me Absolverá. Popularizó esa metáfora Iluminista que colocaba el Poder de las monarquías absolutas ante la Razón Crítica, emanada del Tribunal de la Historia. Con éste alegato ese joven liberal comenzó a ganarse la simpatía de la juventud latinoamericana. En su erudita exposición que cita fuentes chinas, medievales y modernas, Fidel Castro para defender el derecho a la rebelión se inspiró en la tradición retórica de su compatriota José Martí, el mayor orador hispanoamericano del siglo XIX.

Pero, más allá del radicalismo de su discurso tuvo palabras generosas para quienes lo estaban juzgando:

“A los señores magistrados, mi sincera gratitud por haberme permitido expresarme libremente, sin mezquinas coacciones; no os guardo rencor, reconozco que en ciertos aspectos habéis sido humanos y sé que el presidente de este tribunal, hombre de limpia vida, no puede disimular su repugnancia por el estado de cosas reinantes que lo obliga a dictar un fallo injusto.”

Y concluye:

“En cuanto a mi, se que la cárcel será dura como no la ha sido para nadie, preñada de amenazas, de ruin y cobarde ensañamiento, pero no la temo, como no temo la furia del tirano miserable que arrancó la vida a setenta hermanos míos. Condenadme, no importa. La historia me absolverá.”

Pero el de la historia es un tribunal muy exigente y sus juicios son siempre cambiantes y relativos. Absolvió a Fidel en primera instancia dándole la razón por haber enfrentado una dictadura con las armas en la mano. Pero no lo absolvió en el largo plazo cuando político excepcional pero estadista mediocre cedió sus principios convirtiendo a Cuba en un Estado cliente de la Unión Soviética y terminó sus días en equipo Adidas entregado a conspiraciones menores junto al Coronel Chávez. Quizás retomó en su decadencia –hijo al fin de su cultura y de su tiempo– la nefasta tradición hispanoárabe del caudillismo latinoamericano.

Pero sospecho que a Lula –si nos atenemos al discurso incoherente y demagógico que pronunció, montado sobre un trío eléctrico en ese verdadero teatro del absurdo de São Bernardo do Campo, la historia no lo va a absolver ni en primera ni en segunda instancia. El único refugio jurídico que le queda son las “patologías protelatorias“ interpuestas por sus muy bien pagos leguleyos y la letra que le proporcionan algunos intelectuales que ya no merecen ser llamados por ese nombre.


¿Qué dirán ahora?

Los defensores de Lula en toda América Latina –acá también– repitieron la consigna de que el ex Presidente es víctima de una maniobra de la derecha. Ahora fue procesado también Aecio Neves, contrincante electoral de Dilma y representante de la alta “burguesía”. Hay otros 89 políticos y empresarios condenados.

Según Wikipedia, Aécio Neves da Cunha (Belo Horizonte, 10 de marzo del 1960) es un político y economista brasileño, miembro del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB). Fue el decimoséptimo gobernador de Minas Gerais del 1 de enero de 2003 al 31 de marzo de 2010, y fue senador por el mismo estado en 2011. Estudió Economía en la Pontifícia Universidade Católica de Minas Gerais. Es nieto del expresidente Tancredo Neves. Fue candidato de su partido para la Presidencia de Brasil en las elecciones de 2014, que perdió ante la candidata Dilma Rousseff en el balotaje.

Es decir, Aecio es, personalmente, lo contrario a Lula: un integrante de las élites políticas, económicas e intelectuales de Brasil.

Pero esa alcurnia no le salva de la acusación judicial, ya que el martes pasado, los magistrados de la Primera Sala del STF (Supremo Tribunal Federal) votaron la admisión de la denuncia de la Fiscalía General de la República en su contra acusado de corrupción pasiva y obstrucción de la Justicia.

La acusación por el crimen de corrupción pasiva acogida por unanimidad en la sala, compuesta por cinco magistrados. La de obstrucción de la Justicia fue admitida por mayoría, de 4 a 1.

Con este resultado, Aécio se convierte por primera vez en imputado de un proceso penal en el Supremo. La acusación se deriva de una grabación en la que se escucha al senador pedir R$ 2 millones a Joesley Batista, dueño del gigante de la alimentación JBS. El valor fue entregado en diferentes plazos a personas cercanas al político, según la Fiscalía. La Policía Federal llegó a grabar la entrega de dinero en efectivo a un primo suyo.

Aecio Neves se suma así a la lista de 89 políticos de todos los partidos y empresarios de gran nivel que fueron condenados por la Justicia, que lleva realizados hasta ahora  746 allanamientos, 91 prisiones preventivas, 101 detenciones de carácter temporal en el marco de la operación Lava-Jato.


Macron apuesta fuerte a la unidad europea

El presidente francés defiende la idea de una Europa unida y la asocia a la democracia, y advierte que hay que escuchar la ira de los pueblos.

El presidente francés, Emmanuel Macron, abrió el martes pasado en Estrasburgo la batalla política por el futuro de la Unión Europea. Macron, que hace un año ganó las elecciones en Francia con un ambicioso mensaje europeísta, dibujó un continente profundamente dividido entre lo que llamó "democracias iliberales", que amenazan el modelo europeo, y las "democracias liberales", que deben escuchar "la cólera del pueblo" si quieren evitar el desguace del proyecto común.

Los planes concretos del presidente para "construir una nueva soberanía europea" topan con un amplio escepticismo, no sólo entre los euroescépticos y eurófobos, sino también entre potenciales aliados como la Alemania de la canciller Angela Merkel.

"Ante el autoritarismo que nos rodea, la respuesta no es la democracia autoritaria sino la autoridad de la democracia", dijo Macron en un discurso ante el hemiciclo de Estrasburgo que abrió un debate con los grupos parlamentarios.

Por la tarde, tiene previsto viajar a la localidad francesa de Épinal para celebrar la primera de las consultas europeas, reuniones para confrontar ideas y recoger las inquietudes y propuestas con los ciudadanos, una de sus propuestas clave en el plan para refundar Europa.

En la primera ronda de intervenciones, los reproches fueron de menos a más. Desde el aviso amable, pero significativo, del alemán Manfred Weber, jefe del Partido Popular Europeo, sobre la inutilidad de "inventar nada nuevo" en Europa y la necesidad aplicar la democracia parlamentaria europea ya existente, hasta los discursos nacionalistas y euroescépticos de los eurodiputados de la derecha extrema francesa, pasando por varias críticas a la intervención militar en Siria. Los apoyos más claros provinieron del liberal de Guy Verhofstadt y el socialdemócrata alemán Udo Bullmann, una señal ante las posibles alianzas que el presidente francés puede encontrar en las elecciones europeas de 2019.

El contexto no es fácil para Macron. El Brexit, la victoria de fuerzas nacionalistas y populistas en Hungría e Italia, la imprevisibilidad de Estados Unidos y el autoritarismo de la Rusia de Vladímir Putin cuestionan, según el presidente francés, el orden multilateral que tradicionalmente ha encarnado Europa, y desafían la tradición de las democracias liberales.

"No es el pueblo el que ha abandonado la idea europea, es la traición de los clérigos lo que la amenaza", dijo el presidente francés. La ola populista, según este diagnóstico, se explica en parte porque las élites han dado la espalda a los votantes. El suyo no es europeísmo clásico, sino que, como ha hecho en Francia, intenta apropiarse del lenguaje y las inquietudes de los populistas y hacerlas suyas. "Hay que escuchar la cólera de los pueblos", añadió.

Otro concepto asociado a los populistas es soberanía, y Macron intenta reapropiárselo. Ya no es la soberanía nacional, sino de la UE. "No quiero pertenecer a una generación de sonámbulos", dijo. "Quiero pertenecer a la generación que defienda la soberanía europea".


La sombra de la vuelta al populismo

Trece países latinoamericanos votan de aquí a finales de 2019 en un clima de desconfianza hacia los políticos tras años de debilidad económica, inseguridad y corrupción, lo que para Michael Read, editor de The Economist puede convertirse cerrar definitivamente o seguir abriendo las puertas al populismo. Trascribimos aquí esa columna.

América Latina está decidiendo su futuro político en un ambiente tóxico. Varios años de crecimiento económico mediocre han frustrado las expectativas de unas clases medias que habían ganado terreno durante la última década dorada (2003-2012). La seguridad ciudadana sigue deteriorándose, notablemente en México y en algunas zonas de Brasil. Con apenas el 8% de la población mundial, América Latina registra el 33% de los homicidios cometidos en el planeta. El escándalo de la empresa Odebrecht, que pagó sobornos a políticos en una decena de países de la región, sumado a otras corruptelas han terminado dañando la credibilidad de la democracia.

En estas circunstancias tan poco esperanzadoras, América Latina se embarcó en noviembre pasado en un maratón electoral. Trece países eligen a sus presidentes de aquí a finales de 2019, incluidos los cuatro más populosos: Colombia (mayo de 2018), México (julio), Brasil (octubre) y Argentina (octubre de 2019). Esta lista excluye a Venezuela, donde en estos momentos no hay ningún indicio de que las elecciones convocadas para el 20 de mayo vayan a merecer ese nombre.

El descontento ciudadano ha llevado a muchos analistas a augurar una vuelta al populismo o, peor, un cuestionamiento del propio sistema democrático, que con tanto esfuerzo se ha ido construyendo en las últimas décadas. Precisamente en 2018 se cumplen 55 años del arranque, en República Dominicana, de la vertiente latinoamericana de la llamada “tercera ola democratizadora”, como el politólogo estadounidense Samuel Huntington definió las transiciones que se produjeron sucesivamente en el sur de Europa, en América Latina y en el este de Europa entre 1974 y 1989.

Hay riesgos. Especialmente en México. Pero no todo es sombrío. Primero, en términos comparativos, la democracia latinoamericana muestra una resiliencia saludable. En un mundo en que los autoritarismos de distinto signo están avanzando, en América Latina solo hay dos casos claros de reversión democrática: Venezuela y Nicaragua, que se suman a Cuba como las únicas dictaduras de la región. Bolivia es una incógnita, pero lo más probable es que, si los bolivianos quieren apartar a Evo Morales del poder después de 13 años, lo logren en las elecciones de octubre de 2019. Otro caso preocupante es Honduras, donde Juan Orlando Hernández consiguió ser reelegido en noviembre con una victoria salpicada por las sospechas de fraude.

Pero más allá de esta atmósfera anti-política, hay otros factores que conviene tener en cuenta. Uno es el reflujo de la llamada marea rosada en América del Sur, el giro del poder hacia el centro-derecha. Esa tendencia se manifestó en Argentina con la victoria de la coalición de Mauricio Macri en las elecciones legislativas de octubre de 2017 (y que probablemente se repetirá en las presidenciales de 2019). También se ha visto en Chile con el triunfo, por un margen contundente en la segunda vuelta, de Sebastián Piñera el pasado diciembre. Según los estrategas de su rival, Alejandro Guillier, el factor decisivo fue el temor de la clase media-baja a que la izquierda pusiera en riesgo su avance socioeconómico con políticas más radicales. Junto a la rabia ciudadana está el miedo, menos visible pero igual de importante.

La fragmentación política es otro factor clave. Los partidos tradicionales sufren un debilitamiento a nivel global, pero en América Latina las divisiones políticas se han visto agudizadas por ciertos debates sociales. Algunos evangélicos se han unido a grupos de católicos conservadores para cuestionar la “ideología de género” —un concepto inexistente— y el matrimonio gay. En Costa Rica, un predicador evangélico, Fabricio Alvarado, logró pasar a la segunda vuelta en las elecciones del pasado 1 de abril, que finalmente ganó Carlos Alvarado, ex miembro del impopular Gobierno saliente de centro-izquierda.

En México, el clima de desánimo con las instituciones políticas puede aupar al poder a Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el eterno candidato de la izquierda populista. Fracasó en 2006, aunque por los pelos. Tampoco tuvo éxito en 2012, porque, en ausencia de una segunda vuelta, los electores que no simpatizan con él se lanzaron al voto útil y apoyaron mayoritariamente al candidato con más posibilidades de derrotarlo.

Este año es diferente. Hay un hartazgo patente con el crimen y la corrupción que han reverdecido durante la presidencia del priista Enrique Peña Nieto. AMLO ha cometido, hasta ahora, menos errores en la campaña electoral. Además, el Gobierno le ha ayudado, de forma sospechosa, recurriendo a la Procuraduría General de la República para intentar liquidar a Ricardo Anaya, el joven y moderno candidato de México al Frente, una coalición del PAN (conservador) y el PRD (centro-izquierda). Sin embargo, las acusaciones de lavado de dinero en contra de Anaya no tienen, aparentemente, fundamento. Por cierto, hasta ahora Donald Trump no ha tenido ningún impacto en la campaña. La agenda es puramente doméstica.

Una victoria de AMLO no convertiría México en una segunda Venezuela, pero sí habría un retroceso económico y político. Los instintos políticos del candidato son los mismos del PRI populista y nacionalista de Luis Echeverría en los años setenta. Aquellos que llevaron el país a la bancarrota. Un triunfo de AMLO pondría a prueba los frágiles contrapesos al poder de la incipiente democracia mexicana. El populista ha prometido extirpar la corrupción con la mera voluntad presidencial, en vez de impulsar una fiscalía verdaderamente independiente. También ofrece someterse a un proceso revocatorio cada dos años, que es el primer paso para debilitar el tabú mexicano contra la reelección presidencial. En el tablero geopolítico latinoamericano, un México con López Obrador al mando ofrecería un salvavidas diplomático a Venezuela y Cuba.

En Brasil, la tendencia dominante es la fragmentación, que convierte esta cita electoral en la más incierta desde 1989 (cuando ganó Collor de Melo, un hombre del sistema con apariencia de outsider). La inhabilitación de Luiz Inácio Lula da Silva, favorito en las encuestas, dispersará aún más el voto. La decisión del Supremo Tribunal Federal, esta semana, de que se ejecute de forma inmediata la sentencia de encarcelamiento contra Lula por corrupción hace inviable su candidatura. Y, a ojos de muchos brasileños, empaña la legitimidad del proceso electoral.

El principal beneficiario de la salida de Lula podría ser Ciro Gomes, exministro y exgobernador del Estado de Ceará, de verbo descontrolado, que representa un “desarrollismo light” de centro-izquierda. Y el claro perdedor es Jair Bolsonaro, un exmilitar de extrema derecha con un discurso machista y antisistema, que promete mano dura contra la inseguridad. Que un candidato como Bolsonaro haya logrado ascender hasta el segundo lugar en las encuestas —en un país tradicionalmente moderado— se explica por el daño que han causado en el tejido social tanto la recesión provocada por las políticas económicas de Dilma Rousseff, impuestas desde una ignorancia arrogante, como el descrédito institucional debido a la corrupción. La fragmentación podría ayudar a Bolsonaro a pasar a la segunda vuelta, pero, sin Lula, su rabia tendrá menos eco entre los votantes. Ojo también con Joaquim Barbosa, negro, exmagistrado de la Corte Supremo y populista light.

Si esto fuera una elección normal en Brasil, el ganador sería sin duda Geraldo Alckmin, el sempiterno gobernador de São Paulo, un político sólido pero insulso del PSDB (centro-derecha), el partido del expresidente Fernando Henrique Cardoso. En las elecciones brasileñas son determinantes la maquinaria de los partidos, el dinero (que este año se restringe a los fondos públicos y las donaciones individuales) y el tiempo gratuito de televisión. Tanto la financiación pública de la campaña como el tiempo de televisión se reparten en función del peso de cada partido en el Congreso.

Todo esto favorece a Alckmin. ¿Pero será una elección normal o una posmoderna, en la que las redes sociales y el sentimiento de desprecio por el establishment acaben determinando el resultado? Sabremos más en julio, cuando las coaliciones y los candidatos se formalicen y la campaña despegue en serio.

En cuanto a Colombia, lleva unos años viviendo una situación paradójica. El Gobierno de Juan Manuel Santos, ya de salida después de ocho años, ha sido elogiado mundialmente, principalmente por el acuerdo de paz con los guerrilleros de las FARC, pero también por sus políticas ambientales. Sin embargo, los colombianos están mucho menos enamorados de él. Muchos desconfían del acuerdo de paz, el comportamiento económico ha sido mediocre y algunos casos de corrupción han salpicado a la clase política. No sorprende que la elección parezca decantarse a favor de los principales opositores del santismo. En la derecha está Iván Duque, un hombre más moderado y de temperamento menos volcánico que su principal apoyo electoral, el expresidente Álvaro Uribe. En la izquierda está Gustavo Petro, exguerrillero del M-19 y exalcalde de Bogotá, que ya reniega de su pasada simpatía por el chavismo. Es probable que gane Duque y que intente modificar, pero no desmantelar, el acuerdo de paz.

Para volver a un crecimiento económico más vigoroso y a un progreso social más rápido, América Latina necesita Gobiernos coherentes, con la capacidad de hacer reformas impopulares (laborales, pensiones, educación) pero necesarias para incrementar la productividad. Gobiernos que tengan la osadía de enfrentarse a la corrupción y la delincuencia y crear sistemas viables de bienestar social. Por otro lado, la sociedad civil latinoamericana está cada vez más organizada y es más exigente. Para la democracia, esta es la mejor noticia.


Ratifican que en Siria había armas químicas

El diario New York Times publicó un informe de sus corresponsales que ratifica dos asuntos principales que se pusieron en duda: primero, había armas químicas en Siria y, segundo, el ataque con misiles fue efectivo y letal. Reiteramos acá esa nota.

Cuando Siria envió fuera del país lo que aseguró era su último acervo de armas químicas en 2014, John Kerry, entonces secretario de Estado estadounidense, declaró que había quedado demostrado que se puede lograr más con buena diplomacia que con ataques a ciertas instalaciones.

“Llegamos a un acuerdo para sacar el 100 por ciento de sus armas químicas”, señaló unas semanas más tarde, cuando una embarcación estadounidense destruyó 600 toneladas de agentes venenosos.

Hace un año, después de que el presidente Donald Trump desdeñó el enfoque de la época de Obama por calificarlo de ingenuo, bombardeó un campo aéreo donde se había originado un nuevo ataque químico atribuido al presidente sirio, Bashar al Asad. El recién designado asesor de Seguridad Nacional de Trump, el teniente general H. R. McMaster, predijo “un gran cambio en los cálculos de Asad”, porque por primera vez Estados Unidos emprendió “acciones militares directas”.

Años de amargas experiencias en Siria han demostrado que la percepción de Kerry estaba equivocada y que la de McMaster era demasiado optimista.

Es algo que queda particularmente claro después de los ataques aéreos realizados antes del amanecer del sábado en Siria contra tres ubicaciones donde se sospechaba que había armas químicas. Tanto funcionarios de gobierno como expertos independientes coinciden en que, a pesar de que se empleó el doble de fuerza que el año pasado, no es probable que se haya eliminado la capacidad de Asad de lanzar gas a sus ciudadanos de nuevo.

El teniente general Kenneth F. McKenzie, representante en el Pentágono del Estado Mayor Conjunto, describió los sitios atacados el 14 de abril como “componentes fundamentales de la infraestructura de armas químicas para conflictos armados del régimen”. Quizá lo hayan sido en el pasado, pero no se sabe con seguridad si todavía estaban en uso cuando las fuerzas estadounidenses, francesas y británicas atacaron.

Los funcionarios mencionaron dos factores que les hacen cuestionarse si las instalaciones aún eran importantes para el programa de Siria. Al momento, no se ha identificado ninguna víctima en los sitios, lo que sugiere que no había nadie ahí durante la noche, o bien ya estaban abandonados. Tampoco se han identificado fugas de agentes químicos en las instalaciones, a pesar de haber sido el blanco de más de cien misiles lanzados desde el aire y el mar.
Independientemente de que esos sitios en particular aún hayan estado en uso o no, el conflicto en Siria ha revelado una verdad más grande: si bien es fácil bombardear las instalaciones químicas de Asad, también a él le resulta relativamente sencillo volver a instalarlas en otro lugar o recurrir a una sustancia disponible en el mercado, como el cloro, para elaborar un veneno semicasero que no está prohibido.

Quizá esto explique por qué McKenzie mostró más cautela que sus predecesores al predecir la efectividad de los ataques más recientes en el largo plazo. “Yo diría que todavía existe un elemento residual del programa sirio”, dijo en el Pentágono el sábado.
“Creo que le extirpamos el corazón con los ataques exitosos”, continuó. Sin embargo, añadió: “No voy a decir que ya no podrán organizar un ataque químico en el futuro”. Aclaró que, más bien, cree que “lo pensarán muy bien antes de hacerlo”.

Este comentario parece reflejar un hecho central: Asad ha descubierto nuevas formas de ocultar sus reservas de los inspectores. Uno de los puntos débiles del acuerdo suscrito en 2014 entre Rusia y Estados Unidos con el objetivo de eliminar las armas químicas en Siria es que se basa en las reservas declaradas de Siria, un matiz que Kerry enfatizó. Nunca se tuvo la certeza de que los rusos hubieran eliminado todos los lugares de almacenamiento que afirmaron haber eliminado ni de que hubieran destruido las instalaciones de producción.

Los funcionarios del gobierno estadounidense que dieron información a los periodistas el sábado indicaron que se destruyó equipo en ese lugar y en otras dos ubicaciones (las instalaciones de almacenamiento de armas químicas Him Shinshar y un “refugio subterráneo” cercano), lo que aseguraron provocará un retraso de meses, incluso años, en el programa de Asad. No obstante, tuvieron cuidado de no mencionar en ningún momento si las instalaciones estaban en uso al momento del ataque. McKenzie dijo que en Barzeh “probablemente había agentes nerviosos y químicos”, sin aclarar si estos eran residuales.

No se requieren instalaciones complejas para producir cloro, el agente que se sospecha utilizaron las fuerzas sirias una semana antes de los bombardeos para matar a decenas de ciudadanos, incluidos niños. Está disponible en el mercado. Por otra parte, el gas sarín, que la Casa Blanca sospecha se utilizó también el 7 de abril, puede producirse casi en cualquier parte, de acuerdo con un informe de inteligencia francesa.

Ese informe concluye que “los militares sirios conservan conocimientos de su programa tradicional de armas químicas que podrían permitirles utilizar sarín y producir y desplegar municiones con cloro”. Enfatizó que Estados Unidos “también ha determinado que el régimen todavía tiene sustancias químicas, específicamente sarín y cloro, que podría utilizar en el futuro en otros ataques”.

Estas declaraciones son muy distintas de las que se hicieron en junio de 2014, cuando la misión conjunta de las Naciones Unidas y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas proclamaron que Siria u otras partes habían destruido, con excepción de unas diez instalaciones, todas las “municiones y equipo declarado de producción, mezcla y llenado del programa declarado de armas químicas, así como muchos edificios asociados con el mismo”.

Ninguna dependencia investigadora internacional ha determinado hasta ahora qué sustancias químicas se emplearon en el ataque del 7 de abril en Duma, cerca de Damasco. Las evaluaciones de inteligencia de Estados Unidos sugieren que, si bien la sustancia química primaria fue el cloro, “información adicional parece indicar que el régimen también utilizó” sarín, una sustancia más peligrosa y difícil de manejar.


Trump “no está moralmente capacitado”

El ex director del FBI se sumó a la larga lista de quienes creen que Trump es inestable y que no está capacitado para ejercer la presidencia

El exdirector del FBI James Comey dijo creer que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no está "moralmente" capacitado para ocupar el cargo y afirmó que algunos aspectos de la actual administración le recuerdan a las formas empleadas por la mafia.

"Sí, pero no de la manera en que generalmente hablan sobre el tema. No creo que no esté médicamente capacitado para ser presidente, creo que no está moralmente capacitado para ser presidente", dijo Comey en una entrevista concedida al canal ABC News.

El exfuncionario se despachó así cuando se le pidió su opinión sobre la posible incapacitación del presidente, un tema que en los últimos meses ha ganado adeptos en parte de la clase política de Washington, que ve en las habituales salidas de tono del presidente indicios de una posible enfermedad mental.

La entrevista, de la cual ya se habían divulgado diversos extractos a lo largo de los últimos días, había levantado una gran expectación por algunas de las declaraciones del ex número uno del Buró Federal de Investigación (FBI), como aquellas en las que Comey compara al mandatario con un jefe de la mafia.

"Esa cultura de liderazgo me viene constantemente a la mente cuando pienso en la administración Trump", dijo Comey en referencia a los comienzos de su carrera cuando combatía el crimen organizado en Nueva York.

Este tipo de afirmaciones han provocado la ira del mandatario, quien en desde el viernes no ha dudado en utilizar su cuenta personal de Twitter para tildar a Comey de "soplón", "mentiroso" y "poco inteligente".

En todo caso, este parece ser apenas un episodio más en la ya de por sí tensa relación que mantienen Trump y Comey, y que alcanzó su momento crítico en abril del año pasado cuando el mandatario despidió al funcionario por, según apuntaron diversos medios, su labor al frente de la investigación de la llamada 'trama rusa'.

"Creí que era una locura el despedirme", sostuvo Comey al recordar una decisión que, según dijo, le pilló por sorpresa y que fue interpretada por parte de la población estadounidense como una maniobra de Trump para poner fin a las investigaciones.

Actualmente, el despido de Comey es investigado como un posible intento de obstrucción a la justicia por parte del fiscal especial Robert Mueller, que tras la expulsión de Comey pasó a liderar las pesquisas sobre los supuestos lazos entre el Kremlin y Trump.

Durante la entrevista, que forma parte de la campaña de promoción del libro autobiográfico "A higher loyalty" ("Una lealtad superior"), que saldrá a la venta esta semana, Comey volvió a insistir que Trump le exigió lealtad, al igual que hizo cuando fue llamado a declarar ante el congreso en junio del año pasado.

"Puede que hubiera sido mejor darle una contestación más explícita, tipo 'señor, no puedo prometerle lealtad'. Pero en ese momento, francamente, no se me ocurrió. Y a lo mejor no tuve el valor de hacerlo. Quería terminar la conversación sin verme comprometido", explicó.

De hecho, según contó el ahora escritor, la posible connivencia entre la campaña del ahora presidente y Moscú ha sido una sombra que se cernió en la relación entre ambos desde el mismo día en que se conocieron.

De acuerdo con el exdirector del FBI durante ese primer encuentro, en el que según bromeó le llamó la atención el laborioso corte de pelo del mandatario, ambos debían abordar dicha investigación.

Uno de los puntos de más complicados de tratar con el presidente, dijo, era el contenido del llamado expediente Steele, resultado de una investigación del ex espía británico Christopher Steele, financiado por el Partido Demócrata y en el cual se afirmaba que Trump había recurrido a los servicios de prostitutas en Moscú en 2013.

"Me preguntó: '¿acaso te parezco el tipo de persona que necesita contratar prostitutas?'", sostuvo Comey, quien aseguró no saber si es cierta otro de los puntos más controvertidos del dossier, aquel en el que se afirma que Trump instó a las meretrices a orinar sobre la cama del hotel por ser la misma en la que había dormido Barack Obama tiempo atrás.

Cuestionado sobre si considera que su decisión de anunciar la reapertura de la investigación del FBI sobre la entonces candidata demócrata Hillary Clinton a pocos días de la celebración de las pudo ayudar a Trump a alzarse con la victoria elecciones presidenciales de 2016, Comey fue claro:

"Pienso, ¡dios mío!, tuvimos algún papel en eso, tuvimos algún impacto en las elecciones".


Frases Célebres 712

“Unos ordinarios y vulgares que mintieron mucho y se lavaron las manos en algo que es importante”. Franklin Rodríguez, director y actor teatral, sobre su desilusión por el gobierno del Frente Amplio y la falta de respuesta de éste a la gente en distintos temas, especialmente en educación. Acá te quiero ver, VTV (16/04/18).

“Cuánta gente odiando y malintencionada en esta red social. (...) Aflojen un poco, sean felices y vivan la vida que seguro van a disfrutarla más”.  Daniel Martínez, intendente de Montevideo. Su cuenta de tuiter.

“No le haría bien al Frente Amplio que (Raúl) Sendic se presentara como candidato. El Tribunal de Ética del Frente Amplio ya falló sobre el caso Sendic. Ahora aguardamos lo que diga la Justicia. Si él quiere candidatearse, y cumple con los requisitos legales... tiene que pasar por el Congreso del FA”. Jorge Pozzi, del Nuevo Espacio (grupo del FA que integra el Frente Líber Seregni). Cierre 850, radio Carve (17/04/18).

“Uruguay, creo yo, modestamente, condena el éxito. Sendic era un emergente de un sistema que lleva a la izquierda a estar en el gobierno 15 años y como en todo proceso, hay desestabilizadores del sistema”.
 Gumer Pérez, abogado de Raúl Sendic. Fácil Desviarse, radio Del Sol FM (16/04/18).

“Nunca escuché tanta barbaridad. Me dijo que yo era de la CIA porque estuve en una reunión con gente de la Embajada de Estados Unidos. Es cierto, estuve en octubre pasado en una reunión en un bar de Pocitos, con además Daisy Tourné (senadora del Frente Amplio) y Carol Aviaga (senadora del Partido Nacional), porque se querían informar sobre un proyecto de ley referente a trata de personas. A partir de allí él (Bonomi) creyó que yo estaba en contacto con la CIA. Si ese es el ministro del Interior... imagínese... Ahora nos explicamos si esa es su inteligencia, como está el Uruguay. Porque ponemos a Bonomi de espía detrás de un árbol y lo mueve”. Pedro Bordaberry, senador Colorado), refiriéndose a la interpelación -sin consecuencias- que le realizó al secretario de Estado el pasado miércoles. Teledía Primera Hora, canal 4 (19/04/18).

“Bonomi ha contado con respaldo político que lo ha blindado de censuras. Desde luego que no se soluciona problemas cambiando ministros, lo que ocurre que los ministros están en los cargos para dar buenos resultados. Lo que ha mantenido a Bonomi en la cartera son las mayorías parlamentarias (...) ¿Si el ministro no paga los costos por no tener resultados quién los paga? ¿Los paga el gobierno o el partido? Si nada cambia los resultados van a ser los mismos”. Gerardo Sotelo, periodista y conductor, analizando la interpelación al ministro del Interior por parte del senador colorado Pedro Bordaberry. Informativo, radio Carve (18/04/18).

“En este día tan especial, primero los afectos, la familia, los amigos, los compañeros... viva la vida que es tan linda a pesar de los sinsabores!”. Celsa Puente, ex directora de Secundaria, previo a la reunión con el Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública que la convocó para que explicara las razones de su demora en volver al trabajo. Su cuenta de tuiter.

“En el marco del trabajo en equipo que requiere un organismo colegiado, sus razones (las dadas por Celsa Puente) no resultaron satisfactorias para este Consejo, por lo que por unanimidad el Codicen le solicitó la renuncia, la que fuera presentada y aceptada”. Wilson Netto, presidente del Codicen, en conferencia de prensa, leyendo un comunicado del organismo. Portal 180 (16/04/18).

“Hay gente muy funcional a poner en Secundaria todos los males de este mundo, y eso es una cortina de humo: porque mientras apuntás a Secundaria no mirás lo que pasa en Primaria ni en UTU ni en Formación en Educación”. Celsa Puente, ex jerarca del CES. Semanario Búsqueda (19/04/18).

“Si la educación funciona mal, todo lo demás funciona mal. Hay una negación con eso, hay una obsecuencia con aceptar errores que a mí me asombra. Hay dos posibilidades, o es de una hijaputez grande como una casa, o son ineptos, las dos cosas son reprobables. Que alguien me dé una explicación de por qué no podemos arreglar la educación si tenemos más plata que hace más de 20 años”. Franklin Rodríguez, director y actor teatral. Acá te quiero ver, VTV (16/04/18).

“Yo, sobrestante de esta obra, guardo en esta casa en lugar seguro, estas 4 líneas como testimonio del cariño que tengo a esta obra controlada por mí, y poniendo de mi parte la mejor voluntad en hacer las cosas bien. La posteridad podrá juzgarme, mi conciencia tranquila por haber hecho solo bien a mi pueblo, me dará fuerzas para seguir luchando en el porvenir, y confiado en mí”. Parte del mensaje escrito a mano por Juan y encontrado en una botella de vidrio por los obreros que trabajan en la reconstrucción del liceo de Dolores cuando levantaron el piso de madera del centro educativo. El Observador (19/04/18).

“Creo que, a pesar de que se dice que no hay diálogo, lo hay. Distinto es ponernos de acuerdo. Una cosa es tener ámbito de negociación y diálogo y otra acordar”. Eduardo Brenta, director de Gestión Humana y Recursos Materiales de la Intendencia de Montevideo, refiriéndose al relacionamiento entre autoridades de la comuna y Adeom. Portal de Caras y Caretas (17/04/18).

“El Intendente de Artigas hace trampa; electo en democracia gobierna como dictador (...) El intendente violó el acuerdo en octubre del año pasado al despedir a un funcionario, tras lo cual, el sindicato se declaró en preconflicto. Lamentablemente, es un intendente que no tiene palabra, no conoce otro sistema de gobernar que no sea la soberbia y el avasallamiento en cuanto a las potestades del intendente”. Marcelo Dacol, presidente del sindicato de funcionarios en Artigas. La República (16/04/18).

“El tema es hasta dónde se me puede pedir que vote una ley inconstitucional y que considero discriminatoria y que viola derechos adquiridos. Yo no tengo el síndrome de Estocolmo, fui preso político, estuve 5 años con libertad vigilada y un año preso y no me olvido de nada de lo que pasé, lo que sucede es que este impuesto es una injusticia, es lo que es. Además, es bastante extraño recaudar por 18 meses tal cantidad”. Darío Pérez, diputado de la Liga Federal del Frente Amplio, ratificando que no votará el impuesto militar que el Frente Amplio planeaba someter a votación el pasado martes 17.. El Observador (14/04/18).

“En la Caja Bancaria se hizo algo similar al impuesto transitorio que se busca cobrar a retirados militares con altas pasividades y no fue declarada inconstitucional. Es imprescindible que rápidamente el Parlamento se ponga de acuerdo”.
Ernesto Murro, ministro de Trabajo,  en declaraciones a la prensa sobre el impuesto transitorio que se busca cobrar a los retirados militares con altas pasividades y la reforma de la Caja Militar, que Diputados postergó  por segunda vez su tratamiento, en esta oportunidad para el mes de mayo. La 30 al Instante, radio Nacional (17/04/18).

“La seguridad social no se quiere abordar ahora por un tema de costo político. No es creíble que Astori diga ahora que el rojo del Banco de Previsión Social fue mal calculado. Ni tampoco que eso justifique el déficit fiscal. El déficit se debe al despilfarro en las empresas públicas, en el Fonasa y en el propio BPS”. Conrado Rodríguez, diputado de Espacio Abierto (Partido Colorado). Hora de Cierre, radio Sarandí (17/04/18).

“Lula nos dijo que el arma que tiene es su inocencia. Está sometido a un régimen de aislamiento y vamos a pedir que se le cambie el régimen de visitas, es un ex presidente de la república que está preso injustamente”. Gleisi Hoffmann, senadora del Partido de los Trabajadores (PT) e integrante de la comisión de derechos humanos del Senado brasileño visitaron al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva. Rede Brasil Atual (18/04/18).

“Siempre les he dicho y lo ratifico hoy: no soy mago. Me encantaría, pero no me sale eso. Pero tampoco soy estafador. Nada de lo que a uno le prometan que viene de regalo puede ser verdad”. Mauricio Macri, presidente de Argentina, sobre las tarifas. Clarín de Argentina (18/04/18).


EL URUGUAY QUE PENSÓ

Por LA LIBRERIA

“Pensadores uruguayos. Nueve pensadores y su legado para el Uruguay del Futuro.”, por Carlos Pacheco. Ed. B. Montevideo, 2018

Motivado por una biblioteca familiar de un padre de fuerte convicción batllista, Carlos Pacheco, un periodista y escritor de ya larga trayectoria, abordó el pensamiento de nueve figuras, elegidas entre quienes meditaron sobre la generalidad del país, con vigencia en el día de hoy. Ellos son: José Pedro Varela, Domingo Arena, Carlos Vaz Ferreira, José Enrique Rodó, Pedro Figari, Carlos Real de Azúa, Alberto Methol Ferré, Ramón Diaz y José Luis Rebellato. El propósito del trabajo, efectivamente logrado, es divulgar, informar, sin profundizar en análisis académicos que llevarían lejos. Es un libro para el ciudadano común, escrito bajo la idea de que  advierta que siempre hubo gente que pensó y que todavía la hay. El relato es fluido y ameno. En ocasiones incorpora razonamientos algo anecdóticos, que no hacen mucho al tema, pero que no alteran su ritmo. También recoge opiniones controvertibles, como la de que el Batllismo “arrinconó” al liberalismo, cuando en realidad sus figuras más representativas se consideraron siempre liberales y el caso de Díaz es de un extremo no asumido nunca por el país. O trata con bondad excesiva a un inteligente Real de Azúa, tan creativo para poner títulos como errático para su visión del mundo, que le llevó a ser primero fascista italiano, luego falangista, más tarde herrerista y terminar frenteamplista… En todo caso, es un acierto la pluralidad de la presencia de gente de muy distinta extracción. Podrá siempre pensarse que faltó uno u otro, pero los que están deben estar en cualquier antología del pensamiento uruguayo. Lectura interesante, en suma.

Correo de los Viernes.
Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.