Edición Nº 980 - viernes 1 de marzo de 2024        

A propósito del archivo de la causa penal del "Antel Arena"

Independientemente del archivo de las actuaciones, las imprevisiones, las negligencias y los gastos excesivos existieron y hasta ahora no han sido explicados por los responsables políticos. Que el fiscal, en un plano subjetivo, no encuentre pruebas de la "intencionalidad" que reclama la figura penal, no quiere decir que la "fiesta" no ocurrió. Desde "desprolijidades administrativas" hasta "manejo dispendioso de los recursos públicos", advierte el fiscal pese al archivo. No existió un plan de negocios, la mayor parte de las compras se hicieron por excepción, todas las actuaciones se declararon reservadas y la obra costó tres veces lo presupuestado. La explicación que falta es política.

El jueves de la semana pasada, la Fiscalía Penal de Montevideo de Delitos Económicos y Complejos de 1° turno, a cargo del fiscal Alejandro Machado, solicitó el archivo de la denuncia presentada por presuntas irregularidades en la construcción del complejo Antel Arena. Como el lector recordará, en noviembre de 2021, la actual administración de Antel trasladó a la Fiscalía los resultados de una auditoria externa reclamando la eventual comisión de un delito de "Abuso de funciones en casos no previstos especialmente por la ley", tipificado en el artículo 162 del Código Penal.

El informe de auditoría de la empresa Ecovis, refrendado por la totalidad de los miembros de la Jutep incluyendo el representante frentista, arrojó resultados que, por predecibles, no dejan de ser graves. Hasta ahora, ninguno de los hechos allí denunciados han logrados ser desmentidos por los dirigentes frentistas, que festejan hoy el archivo de las actuaciones como si eso los eximiera de responsabilidad.

En primer lugar, la empresa auditora informó que el costo total de la obra fue de U$S 118.065.064, cuando la ingeniera Cosse había estimado el costo en U$S 40 millones. Un pequeño error de cálculo de casi U$S 80 millones. En segundo término, se constató que la mayoría de las contrataciones llevadas a cabo por el ente para la construcción del complejo fueron por compra directa y compra directa por excepción y la consultora no pudo verificar que se hayan llevado a cabo procedimientos competitivos en todas esas compras por cuanto se carece de documentación de respaldo. Otras fragilidades del proyecto detectadas por Ecovis fueron un plan de negocios incompleto, la ausencia de cronograma, plan de calidad y presupuesto financiero.

A razón de ello, la Jutep afirmó categóricamente que el precepto constitucional de buena administración, el apego irrestricto al principio de legalidad y la idónea administración de los recursos públicos, se vieron "resentidos como resultado de la acción u omisión de los gestores responsables del proyecto". Analizadas en conjunto, dice el directorio de la JUTEP; "llevan a concluir que, en general, la Administración no se sujetó al ordenamiento jurídico vigente, vulneró los principios generales de Derecho que rigen el obrar administrativo y los específicos de la contratación administrativa que dispone el TOCAF; no atendió las observaciones efectuadas por los Órganos de control -Tribunal de Cuentas y Unidad de Acceso a la Información Pública- y se apartó de los preceptos de ética pública vigentes".

En este sentido, el fallo asegura que "Antel invirtió la regla general", efectuando "todas las contrataciones" a través del "mecanismo de excepción", algo que llevó al TCR a realizar "constantes objeciones". Por si fuese poco, Antel "clasificó todas las actuaciones como reservadas" violentando, a juicio de la JUTEP, "el principio de publicidad y transparencia, así como el interés general consistente en el derecho al acceso a la información".

Pese al archivo de las actuaciones, por entender que estas desprolijidades no configuran por sí mismas un delito, el fiscal Machado es claro al advertir las mismas en varios pasajes de su dictamen.

Respecto al costo de la obra, dice el fiscal que al solicitar un informe oficial acerca del costo definitivo "se nos respondió que se carecía de dicha información". Ello puede explicarse, dice el fiscal utilizando los argumentos del auditor, "porque la documentación se encuentra dispersa en diferentes expedientes administrativos tramitados en distintas reparticiones de ANTEL y a su vez por la falta de integridad de dicha documentación". "No obstante reconocer estas falencias", continua, ello no implica que las autoridades de la época hayan incurrido en algún ilícito, según su interpretación. Pero sí, agrega, "dan cuenta de la ausencia de los debidos controles así como de desprolijidades administrativas respecto de la forma de planificar la obra".

En el "Concurso de Ideas de Arquitectura" se valoró la obra civil en la suma de U$S 40.000.000, reconoce el fiscal, agregando que el resto "se fue haciendo sobre la marcha a medida de los requerimientos y los avances de obra". Sobre este punto es contundente: "esa falta de adecuada planificación o de cierta imprevisión y hasta si se quiere en algún punto el manejo dispendioso de los recursos públicos -lo cual en lo más mínimo justificamos- son cuestiones ajenas a la esfera jurídico penal".

Sobre las millonarias pérdidas del complejo, que desde 2019 a 2022 ha perdido aproximadamente $ 1.700 millones, el fiscal argumenta que "escapa al ámbito de competencia del suscrito" y que el "enjuiciamiento de las eventuales pérdidas del ANTEL ARENA debe ser analizado en ocasión de considerar la conveniencia u oportunidad de haber realizado una obra de tal magnitud, o a la hora de examinar si los jerarcas de la época que decidieron llevar adelante la obra son administradores diligentes de los dineros públicos". En concreto, aunque no encuentre figura delictiva, es clara la referencia al manejo negligente de los dineros públicos.

Finalmente, en referencia a las compras, el fiscal argumenta que en la medida de que las mismas están jurídicamente habilitadas por el propio artículo 33 literal C numeral 22 del TOCAF, "nos encontramos en el ámbito de lo aconsejable o de las buenas prácticas y no en el marco de una obligación legal, no resulta pertinente analizar si se desplegó o no una conducta merecedora de reproche penal". O sea que no es una práctica aconsejable, pero no es delito al entender del fiscal.

En la misma línea se expresa al analizar la constitucionalidad del convenio firmado por la Intendencia de Montevideo y ANTEL para construir el complejo, que en 2013 había sido declarado inconstitucional por el Tribunal de Cuentas, porque viola el principio de especialidad de los Servicios Descentralizados, expresado en el artículo 190 de la Constitución de la República.

"Reconocemos que jurídicamente es una cuestión absolutamente opinable determinar si ANTEL se encontraba habilitada para abocarse a la construcción del citado complejo [...] pero es precisamente por ello, que debe descartarse la arbitrariedad que reclama el artículo 162 del Código Penal [...] Reconocemos y respetamos la posición sustentada por el Tribunal de en cuanto a observar la legalidad del convenio en cuestión pero ello no implica, per se, que las autoridades de ANTEL hayan cometido actos arbitrarios", expresa.

Falta una explicación política...


La Secretaría General del Partido Colorado

Por Julio María Sanguinetti

El 22 de diciembre pasado anunciamos que el 1º de marzo de este 2024 electoral, dejaríamos la Secretaría General del Partido Colorado que hemos desempeñado hasta ahora con lo mejor de nuestro esfuerzo. Le tenemos que agradecer muy particularmente a todos los miembros del Comité Ejecutivo, a los Pro-Secretarios de las diversas Comisiones y naturalmente al sacrificado personal que, con pocos medios, mantiene viva la actividad partidaria, desde lo electoral hasta lo edilicio. Publicamos entonces una columna, bajo el título de "Personal e intransferible", que hoy reproducimos, ya que poco o nada tendríamos que agregar o quitar a lo que dijimos entonces.

El lunes 27 de mayo del 2018 iniciamos una gestión que en la perspectiva del tiempo ha adquirido una dimensión mayor. No teníamos entonces representación partidaria alguna. Fue una iniciativa personal que pretendía instalar en los líderes del Partido Nacional, Dres. Lacalle Pou y Larrañaga, la idea de un proyecto de coalición. Se trataba de construir una alternativa al Frente Amplio, que lucía agotado de ideas y reacciones. Su acogida fue muy favorable y lo más importante es que la prensa le dio a la reunión una gran trascendencia, al punto de incorporar la idea en la agenda diaria.

Lo que vino después, lo sabemos. Vinieron las elecciones internas, el Economista Talvi obtuvo la mayoría y nos visitó para buscar un entendimiento que no le reconociera a Batllistas, la segunda fuerza, la candidatura la Vicepresidencia. Como compensación, me ofrecía personalmente su apoyo para ocupar la Secretaría General del Partido. Aceptamos todo y así llegamos a una elección, en la que fuimos decisivos. Se estrenó el gobierno con la sorpresa de la pandemia y allí estuvo el Partido Colorado como parte activa de la administración en roles sustantivos.

Nuestra presencia en la LUC, la campaña nacional que llevó adelante el Partido, fue decisiva, al punto que, en Rivera, donde teníamos la mayor responsabilidad, se obtuvo una mayoría mayor que la diferencia favorable que obtuvo la ley en el país. Realmente nos sentimos muy orgullosos de lo que se hizo en aquella campaña, coordinada en nuestro caso por los diputados Felipe Schipani y Conrado Rodríguez. Me ocupé personalmente de la publicidad, con enormes ansiedades, porque observaba que muchos dirigentes oficialistas importantes no advertían que estaba en juego la legitimidad misma del gobierno.

El retiro del Economista Talvi le impuso al Comité Ejecutivo del Partido, y a la Secretaría General como consecuencia, la misión de sustituir la ausencia del liderazgo personal que tenía quien se había consagrado en las urnas. La relación con el gobierno, la difusión pública de nuestras posiciones, el debate constante, la presencia de figuras de la Administración en contacto con el Comité Nacional, fueron nuestras tareas principales. Contamos con mucha ayuda y comprensión de todo el Ejecutivo y particularmente del Prosecretario Tulio Tartaglia y la Tesorera Maureen Bidart.

Aunque parezca trivial, pusimos mucho empeño en nuestra Casa del Partido, cuya atmósfera cambió con obras de arte extraordinarias como el Mural de Battegazzore, que le dio a la entrada un aire de modernidad. Al mismo tiempo renovamos la Sala de la Convención con una suerte de altar laico que configuramos con un gran retrato de Don Pepe, de 1903 y sus documentos personales más significativos.

El próximo 1º de marzo se cumplen los 4 años de gestión y se inicia el proceso de renovación. Por eso decidimos anunciar que dejábamos la Secretaría General. Para nosotros es el cierre de un período que sentimos muy fecundo en nuestra vida política. Tan importante como lo que fueron las horas de triunfo, porque se logró el retorno de las fuerzas tradicionales al gobierno.

En este lapso mantuvimos una estrecha relación con nuestra gente en el gobierno, con nuestra dirigencia y naturalmente con el presidente de la República Dr. Lacalle Pou, que generosamente nos ofreció su confianza, construyéndose una relación personal, más allá de nuestros deberes políticos. La distancia generacional no fue un obstáculo para mantener ese vivo espíritu de colaboración y aun de intimidad personal.

Al llegar a este 1º de marzo, entonces, queremos poner punto final a esta etapa. Confiamos en que se comprenda su razón. Muy generosamente, compatriotas muy distinguidos ya han manifestado su opinión de que debiéramos seguir, pero en lo personal, deseo que sea así. Viene ahora, además, la campaña interna y el recambio partidario y nacional. Por supuesto, seguiremos estando, en el Comité Ejecutivo y en el trajinar diario del Partido, con el mismo espíritu de siempre, pero relevado de esa representación muy honrosa.

Naturalmente, militaré con mi grupo, Batllistas, cuyo candidato es Tabaré Viera, pero inspirado en el mayor espíritu de confraternidad con todos los demás candidatos. En ellos hay calidades personales y confío en que la elección interna muestre trabajo y emulación, pero nunca rispideces personales. Nuestra participación será en la última línea de la lista que así nos haga el honor de incluirnos.

Somos optimistas. Nos gustaría pensar que el Partido acrecentara significativamente su caudal, o -en la versión más pesimista- que reproduzcamos el anterior, con cuatro Senadores que han dado al gobierno estabilidad y compromiso. Con esa presencia, muy seguramente la Coalición Republicana se impondrá a un Frente Amplio hoy dominado por el pensamiento clasista del PIT-CNT y los radicalismos trasnochados del Socialismo y el Comunismo, instalados en la anacrónica visión de los años 60'.

Todas las elecciones son importantes, pero ésta será muy señalada. O el país entra en la modernidad digital de los tiempos o nos quedaremos en el andén de la estación viendo cómo pasa el ferrocarril de la historia.


¡Es el socialismo, estúpido!

Aunque recién se hace público, en diciembre el régimen cubano solicitó ayuda al Programa Mundial de Alimentos de la ONU para la entrega de leche a niños menores de 7 años y en febrero esa agencia entregó 144 toneladas de leche en polvo.

A la crisis en el otrora tan ponderado sistema de salud, la crisis en el sistema educativo, la catastrófica realidad de sus ciudades, en especial de La Habana, Cuba suma también la crisis alimentaria, agudizada por la inflación.

En ese marco catastrófico, por primera vez el régimen isleño ha solicitado ayuda al Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA) para poder entregar leche a los niños menores de 7 años.

La ayuda fue solicitada formalmente por el Ministerio de Comercio Exterior e Inversiones a esa agencia internacional con sede en Roma y no se explicitó ningún "marco temporal".

PMA informó que durante febrero entregó a Cuba 144 toneladas de leche en polvo descremada, beneficiando con ello a 48.000 niños de entre 7 meses y 3 años en La Habana y Pinar del Río, lo que supone la cobertura de apenas el 6% de la meta que se había trazado el gobierno cubano.

En los últimos meses se ha agudizado la distribución de leche estatal. Algunas regiones debieron acotar las poblaciones priorizadas y las entregas son cada vez más chicas. También ha comenzado a remplazarse la leche con bebidas vitaminizadas. Se puede encontrar sí leche -en polvo y líquida- en empresas privadas pero a precios inaccesibles para la mayoría de los cubanos.

Y aún falta conocer el impacto de la suba de 400% de los combustibles que comenzará a regir a partir del viernes 1° de marzo, en el marco de un ajuste fiscal que incluye también un 25% de incremento de las tarifas de electricidad para los mayores consumidores.

Naturalmente, tanto la dictadura de Díaz-Canel como los partidarios de esa "democracia diferente" en el mundo atribuyen la crisis al "bloqueo" estadounidense, pero es un argumento que -con razón- es ya muy difícil de sostener. La grave crisis cubana no es fruto de otra cosa que del socialismo, incapaz de hacer producir nada y, por tanto, de financiar sus servicios. Sostenido artificialmente por la Unión Soviética, la implosión de ésta llevó a la primera gran crisis en los años 90 hasta que apareció la Venezuela de Chávez, que pasó el a ser el nuevo sostén artificial de la economía isleña. La crisis venezolana, fruto del mismísimo problema, ha sumido nuevamente a Cuba en un pozo.

Parafraseando a James Carville, aquel asesor de Clinton: "¡Es el socialismo, estúpido!".



Los niños como rehenes de los caprichos sindicales

El sindicato de maestros de enseñanza pública de Montevideo (Ademu), ha decidido llevar a cabo distintos paros los primeros días de clases en primaria, volviendo a asestar un golpe directo a la educación de los niños más desfavorecidos.

Con 1.551 votos a favor, 884 en contra y 488 abstenciones, Ademu resolvió hacer paro el 5 de marzo en las escuelas de la jurisdicción oeste (121 instituciones afectadas), al día siguiente en las del centro capitalino (122) y el 7 de marzo en aquellas del este montevideano (113). A su vez, como ocurre desde hace varios años, los sindicatos harán paro el 8 de marzo, en el marco del Día Internacional de la Mujer. Como consecuencia de ello, en la primera semana de cursos en primaria se dictarán clases con normalidad un solo día, el lunes 4.

Esta decisión surge como respuesta a las sanciones impuestas por la Dirección General de Enseñanza Primaria a maestras de la escuela 35 (Buceo) por violar la laicidad al leer una proclama sindical en contra de la reforma educativa dentro del mencionado centro de estudios. La directora general de Primaria, Olga de las Heras, ha señalado con razón que todo ciudadano tiene derecho a la libertad de expresión, pero realizar proselitismo dentro de un centro educativo va en contra de las normas establecidas y del espíritu laico que debe prevalecer en estos lugares.

Es preocupante que, en lugar de reflexionar sobre la gravedad de la situación y trabajar en conjunto para mejorar la educación, Ademu haya optado por paralizar las clases en los primeros días del año lectivo. Esta decisión impacta de manera desproporcionada a los niños más vulnerables, aquellos cuyas oportunidades ya son limitadas. Mientras tanto, las escuelas privadas continúan sin interrupciones, exponiendo la disparidad de consecuencias entre quienes pueden acceder a una educación privada y quienes dependen del sistema público.

El argumento de que la lectura de la proclama sindical es un ejercicio de libertad de expresión carece de validez cuando se realiza en un entorno que debería ser neutral y enfocado exclusivamente en la educación de los niños. Además, el hecho de que otros docentes hayan leído la misma proclama pero fuera del recinto escolar y no hayan sido sancionados -como ocurrió en la Escuela 47 de La Teja- muestra claramente que el problema no radica en la expresión de ideas, sino en el lugar elegido para hacerlo.

Como ya es costumbre, la medida adoptada por Ademu revela una falta de consideración hacia los estudiantes y sus familias, especialmente aquellos que no tienen alternativas educativas. Fortalecer la educación pública debería ser un objetivo común, pero las acciones impulsadas por el sindicato solo sirven para socavar la confianza en el sistema y desviar la atención de los problemas reales que enfrenta la educación en Uruguay.

Por eso es tan necesario continuar la lucha emprendida en 2020. La educación pública no puede ser rehén de caprichos sindicales; es el derecho de los niños y la responsabilidad de todos asegurar su acceso y calidad.


Pretensiones de impunidad de Carrera son descartadas por TCA

El Tribunal de lo Contencioso Administrativo no hizo lugar a planteo del senador mujiquista Charles Carrera de que se anule la comisión investigadora parlamentaria en su contra. El TCA rechazó la acción de nulidad y falló que resolver sobre una resolución del Senado no está en sus cometidos.

Como hemos denunciado reiteradamente en estas páginas, ñas sospechas que pesan sobre Carrera son de gravedad. La creación de una comisión investigadora en el Senado apunta así a dilucidar presuntas irregularidades en su gestión como director de Secretaría en el Ministerio del Interior durante las últimas dos administraciones frentistas. Entre estas irregularidades se incluye el uso indebido de recursos estatales y el otorgamiento de beneficios a individuos no autorizados.

El caso más emblemático que rodea a Carrera implica el pago de tickets de alimentación y la internación irregular de un civil herido de bala y su hermano en el Hospital Policial, así como el acceso privilegiado de su entonces pareja a los servicios de ese mismo centro de salud.

La pregunta que surge es inevitable: si el senador Carrera no tiene nada que ocultar, ¿por qué busca desesperadamente obstruir las investigaciones en su contra? Si realmente se trata de un proceso injusto o de un supuesto caso de "persecución", ¿por qué no permitir que siga su curso y demostrar su inocencia?

Es importante recordar que este no es el primer intento del senador Carrera de evadir la rendición de cuentas. En noviembre de 2022, ya había presentado un recurso ante la Presidencia del Senado argumentando persecución política. Sin embargo, la resolución de la cámara alta, respaldada por la Dirección Jurídica, concluyó que no existía violación a la normativa aplicable ni abuso de poder por parte del oficialismo.

Las sombras de la impunidad persisten, y las acciones del senador Carrera solo aumentan la suspicacia. Si no hay nada que ocultar, la cooperación plena con las investigaciones debería ser la respuesta natural...


Nuestros hermanos venezolanos ante la indolencia de la izquierda vernácula

En una reciente columna publicada en El Observador, Ángel Arellano, un académico venezolano que reside en nuestro país, expresa su frustración con una izquierda que, a pesar de respetar las reglas democráticas, se muestra reticente a condenar las atrocidades del chavismo.

El artículo, que recomendamos leer en su totalidad destaca la falta de unanimidad en la condena al régimen autoritario venezolano por parte de los partidos de izquierda uruguaya, a pesar de la llegada de miles de venezolanos a causa de la crisis humanitaria. Arellano critica la actitud de minimizar la gravedad de la situación y la falta de solidaridad hacia los presos políticos y sus familiares.

El autor cuestiona la actitud de la izquierda uruguaya, que parece evadir el tema de Venezuela, utilizando expresiones burdas y discriminatorias para desviar la atención. Arellano destaca la falta de compromiso de ciertos sectores de la izquierda con la condena a las violaciones de derechos humanos en Venezuela, a pesar de la crisis económica y el éxodo masivo de la población.

"Se ha dicho ligeramente", dice Arellano en referencia a las recientes manifestaciones de la intendenta Cosse, ‘qué casualidad que cada vez que hay elecciones reaparece el tema de Venezuela'. "Como si fuera un asunto programado en el calendario televisivo o como si los venezolanos estuvieran deseosos de aguarle la fiesta electoral a las democracias del mundo...".

"De eso que se ocupen los venezolanos, mejor hablemos de cosas del Uruguay", cita Arellano como otra de las excusas que se han escuchado en el debate. "Como si en Uruguay no existiese una comunidad de venezolanos a los que les importara el tema, o el país estuviera ubicado fuera del globo terráqueo, o si la solidaridad democrática solo existiese para causas afines ideológicamente estableciendo una odiosa comparación entre ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda", cuestiona duramente.

El académico venezolano señala la contradicción en el discurso de algunos sectores de la izquierda que, mientras condenan situaciones similares en otros países, se muestran indiferentes ante la realidad venezolana. Arellano resalta la importancia de condenar no solo el término "dictadura" sino también de abordar el fondo del problema y solidarizarse con los afectados.

Dice al respecto: "¿La polémica es que al régimen de Maduro se le diga "dictadura"? ¿Con eso estamos? El problema no es el término que se utilice (dictadura, autoritarismo, autocracia...), sino el fondo. Y es ahí donde la izquierda uruguaya hace aguas. No alcanza con decir es una "dictadura" y ya, como ocurrió en la pasada campaña de 2019 donde el entonces candidato presidencial del FA, Daniel Martínez, cedió más para sacudirse a un enjambre de periodistas que por real convicción; sino de condenar realmente los abusos, solidarizarse con los sectores políticos agraviados, con los presos y perseguidos, exigir su liberación, estado de derecho y elecciones libres."

Finalmente, el autor se pregunta por qué la izquierda uruguaya no cambia su posición ante la evidencia de las violaciones a los derechos humanos en Venezuela. Arellano plantea la hipótesis de que una parte de la izquierda carga con el peso de un dogma que la hace indolente ante una situación evidente, cuestionando la capacidad de esta dirección dogmática para cumplir con promesas de futuro, innovación y progreso.

En definitiva, el artículo refleja cabalmente la incomodidad de los venezolanos en Uruguay ante la cruel indiferencia de la izquierda vernácula.


"En medio de la confusión..."

Con estas palabras, el ex Presidente Julio María Sanguinetti encabezó su habitual espacio de opinión en el diario La Nación de Buenos Aires. Compartimos su columna con los lectores de CORREO.

Allá por los años cincuenta, Charles Trenet silabeaba con gracia una inspirada canción romántica: "Que reste-t-il de nos amours? Que reste-t-il de ces beaux jours? Une photo, vieille photo...". ¿Qué queda de nuestros amores, qué queda de aquellos bellos días...? Una foto, vieja foto...

Podríamos hoy cantar algo así, con cierta nostalgia, oteando nuestro mundo en la perspectiva de los años que van desde aquel 9 de noviembre de 1989 en que se cayó el Muro de Berlín y comenzó el derrumbe del mundo comunista que había desafiado a la democracia liberal. Dos años después estallaba la vieja Unión Soviética al independizarse Ucrania, Bielorrusia y una docena de Estados más.

El seductor Ronald Reagan, el vaquero de La ley del Oeste, ahora en el traje de 40° presidente de los EE.UU., podía terminar ese año su segundo mandato como pacífico vencedor de la Guerra Fría. Su colega Margaret Thatcher llevaba adelante su revolución liberal, mientras Gorbachov se derrumbaba con su perestroika.

Europa resistía el avance liberal, con Mitterrand en Francia, cohabitando con primeros ministros socialistas, como Pierre Mauroy, o conservadores, como Jacques Chirac, mientras celebraba, en esos mismos años, con pompa y circunstancia, el Bicentenario de la Revolución. En Latinoamérica festejábamos la oleada restauradora de la democracia.

Todo estaba más o menos claro.

El símbolo del optimismo de aquel momento fue el hegeliano ensayo de Francis Fukuyama El fin de la Historia y el último hombre, que veía suspendida la dialéctica cuando la democracia liberal y la economía de mercado mandaban al desván a sus contradictores, a la dictadura del proletariado y el colectivismo. Poco después, y ya estamos en 1993, Samuel Huntington patea el avispero con el "choque de las civilizaciones". Ya no era la pulseada ideológica, sino el enfrentamiento de mundos religiosos y culturales en conflicto. Se lo acusó de belicista, cuando su ensayo era un llamado dramático a Occidente para que asumiera lo que se venía. Y se vino no más.

Hoy estamos con el choque del terrorismo islámico con la "trinchera de Occidente" que es Israel. La mayoría de los países islámicos conviven con Israel, aun los ortodoxos sunitas de Arabia Saudita, pero los chiitas, desde Irán, alimentan ese conflicto interminable. Hay mucha hipocresía: si se hubiera invertido en Gaza la mitad de lo que gastó Qatar en organizar un Mundial, hoy habría allí trabajo y paz. En 2005 se pensó que eso ocurriría, para superar -acaso para siempre- la rivalidad entre los viejos pueblos palestinos, el árabe y el judío.

Es asombroso cómo quienes debieran entenderlo se pierden en reflejos anacrónicos de la vieja Guerra Fría. Es el caso de nuestro presidente de Brasil, un hombre de paz, cordial, que se desliza a comparar a Israel con el nazismo en una disparatada acusación de genocidio. Si el mismo énfasis pudiera ponerse en la liberación de los rehenes judíos, podría alcanzarse un espacio de paz. Pero allí se suman las antipatías que genera el primer ministro de Israel, un trasnochado antiyanquismo y -aunque no se lo quiera reconocer- el viejo antisemitismo, hoy disfrazado de un antisionismo que no perdona el éxito. El propio presidente Lula no puede pedir prudencia para condenar al régimen de Rusia por la muerte en ominosa prisión de un líder opositor al que hasta se intentó envenenar.

América Latina necesita un Brasil líder de la modernidad, no un vocero de un tercermundismo fuera de tiempo. Como de una Argentina que logre superar el desquicio kirchnerista, con un rumbo bien fijado por el nuevo gobierno, pero carente, todavía, de algo imprescindible para que llegue a destino: política. Sí, política, o sea diálogo, discusión, acuerdos, respeto personal e institucional para ejecutar proyectos, para construir, para avanzar.

El gran tema está en los grandes. China es el mayor beneficiario de los años de la globalización comercial, hoy en retroceso. Compite con éxito aun en la industria tecnológica. Sin embargo, no ejerce la influencia connatural a su poderío. No ayuda a Rusia en su agresión, pero tampoco hace nada para limitarla. Ni siquiera le pone un frenazo a la pulsión armamentística de ese extraño Kim Jong-Un, el nieto de Kim Il-Sung, fundador de ese comunismo surrealista de Corea del Norte. Allí el culto a la personalidad alcanza ribetes desconocidos en Occidente: recuerdo, en una fábrica de ferrocarriles, a un ingeniero intentar convencerme de que el torno automático y el ferrocarril eran inventos de Kim Il-Sung...

La civilización china no tiene dios de la guerra. No hay un monoteísmo excluyente, sino éticas como el budismo o el taoísmo. Su mayor monumento, una muralla para defenderse, descarta una tradición agresora. Parece estar ausente de las mayores tensiones, ensimismada en administrar un capitalismo de Estado que se le ha complicado.

La potencia mayor de Occidente padece de una política debilitada. Al presidente Biden se le ha hecho un aura de fragilidad, producto de la edad, que lo condiciona en sus actos. El Partido Demócrata tampoco es lo que era, hoy sometido a la presión de la cultura woke, de minorías intransigentes. Del otro lado, el viejo partido republicano ha sido tomado por asalto por un agresivo Trump que no tenemos idea de a qué extremos puede llegar, hasta aplaudiendo eventuales invasiones. Recordemos que uno de sus presidentes, el general Eisenhower, en 1961, denunció el riesgo del "complejo industrial-militar", con un "desastroso poder usurpador" capaz de poner en peligro "nuestras libertades o los procesos democráticos". Hoy ese poder florece en el mundo.

Europa sufre al no poseer poderío militar. Ya en Kosovo hubo de admitir que no podía dirimir un conflicto en su suelo. Ahora es un acompañante de los EE.UU., que es quien tiene que poner todo su peso en la defensa de una Ucrania víctima de la agresión rusa. En ese caso no es el "choque de civilizaciones". Es un anacronismo: un imperialismo territorial del siglo XIX, con un nuevo zar, que pretende reconstruir el viejo imperio soviético. Ha enterrado de nuevo a Lenin, ha resucitado a la Iglesia Ortodoxa, lentamente deja emerger el recuerdo de Stalin y se abraza al culto imperial de Pedro el Grande.

¿Y nosotros? Una farsa electoral en Venezuela, que va desvaneciendo la perspectiva del renacer democrático. Salvo el chileno Boric, los líderes de la izquierda no se atreven a condenar claramente la inhabilitación de la líder opositora y la prisión de una luchadora de los derechos humanos. Un Perú sobreviviéndose a sí mismo. Un Ecuador agredido por el narcotráfico. Cuba en su tristeza. Un México ensimismado que se ha alejado del sur, al que nutrió con sus grandes pensadores del siglo XX; luce como un "polo excéntrico de Occidente", como dijo Octavio Paz.

Estamos desvertebrados. Ni siquiera nuestro Mercosur ha podido culminar el ajetreado acuerdo con la Unión Europea, cuyo periplo iniciamos en el Palacio de Oriente de Madrid hace 29 años.

En medio de la confusión, por lo menos, más claros que nunca con las democracias, el derecho internacional, la paz y la libertad.


Balance económico: aumentó el empleo y los salarios, bajaron los impuestos y se ordenaron las cuentas fiscales

En un contexto global marcado por la pandemia del covid-19, la guerra en Europa y una sequía que afectó a varios sectores, el gobierno de coalición logró cerrar el año 2023 con resultados económicos destacables. La gestión eficiente, centrada en el aumento del empleo, salarios y la ordenación de las cuentas fiscales, ha sido elogiada a pesar de la herencia complicada dejada por un frentismo predecesor.

En su reciente exposición sobre los resultados del año pasado y las proyecciones para el 2024, la ministra Arbeleche subrayó que el país ha experimentado un crecimiento sostenido por cuarto año consecutivo, cumpliendo con la regla fiscal establecida por la ley de urgente consideración. La normativa, expresó Arbeleche, ha permitido medir la conducta del Gobierno en términos de resultado estructural, tope de gasto y tope de endeudamiento.

Los resultados económicos del 2023 reflejan un aumento del 3,6% en la actividad económica en comparación con 2019. Las exportaciones, la inversión total en obras y la creación de empleo experimentaron incrementos significativos.

Las exportaciones de bienes y servicios superaron en 4,5% lo registrado en 2019, mientras que la inversión total en obras, considerando tanto las iniciativas públicas como privadas, aumentó un 20% respecto al mismo año. La ministra destacó que se generaron 37.000 nuevos empleos durante el año pasado, superando las pérdidas registradas durante la administración anterior. En este sentido, Arbeleche explicó que hubo un total de 76.100 individuos ocupados más entre 2019 y 2023.

En cuanto a la situación fiscal, Arbeleche elogió el manejo ordenado con una baja de impuestos y control del gasto. Destacó que, a pesar de los imprevistos como la sequía, el resultado fiscal estructural de 2023 fue del 2,7% del PIB en comparación con el 4,5% registrado en 2019, demostrando la consistencia en el cumplimiento de la regla fiscal. Esto ha permitido a nuestro país alcanzar la calificación crediticia más alta de su historia.

"Hay un quiebre en la manera de hacer política económica", aseveró la ministra para referirse a la rebaja tributaria. La disminución de impuestos, incluyendo el IRPF y el IASS, ha beneficiado a la mayoría de los contribuyentes, contribuyendo a un aumento del salario real y del consumo de los hogares, señaló.

La perspectiva para el 2024 es optimista, con un crecimiento proyectado del 3,5% del PIB y la continuación del dinamismo en el mercado laboral. A pesar de un resultado fiscal estimado en -3% del PIB, derivado de la baja de la inflación, Arbeleche aseguró que el Gobierno cumplirá con los compromisos asumidos, avanzando en reformas estructurales como la de la seguridad social.

La ministra concluyó que la gestión del Gobierno ha logrado cumplir con los objetivos de dinamizar la economía, generar empleo, mantener el salario real, bajar impuestos, ordenar las cuentas fiscales y avanzar en reformas estructurales. La resiliencia y la eficiencia demostradas a lo largo de estos desafiantes años posicionan a Uruguay como un referente en la región en términos de estabilidad económica y gestión gubernamental.

La presentación completa de la ministra puede consultarse en el siguiente enlace:

https://www.gub.uy/presidencia/comunicacion/noticias/arbeleche-gobierno-aumento-empleo-salarios-bajo-impuestos-ordeno-cuentas


Se debe enseñar la historia local

Por Leonardo Vinci

Leyendo la Revista Enfoques Educacionales del Departamento de Educación de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile, encontramos un artículo muy interesante cuyo contenido compartimos.

En el mismo, el Licenciado en Historia, Mauricio Folchi, recuerda que a todo profesor de historia, alguna vez le han planteado sus alumnos: Profe. ¿Y para qué nos sirve aprender esto?

Esta frase, ingenua, pero categórica, es la respuesta a la enseñanza de una Historia que a la mayoría de los estudiantes les resulta ajena, y por lo tanto, poco útil.

El conocimiento histórico que se enseña en la escuela, se ocupa de asuntos que corren temporal y espacialmente alejados de los intereses cotidianos, reales y concretos de los estudiantes.

Así, esta historia se constituye en un saber respecto del cual resulta muy difícil establecer lazos de identificación, pertinencia o validación con los alumnos, a quienes solamente les cabe -y se les pide- un aprendizaje repetitivo del conocimiento. Los estudiantes están obligados a memorizar un repertorio de hechos, principios y datos (cuya retención resulta indefectiblemente efímera), en un desmotivante ejercicio de trasvasije compulsivo de información completamente irrelevante.

Por otra parte, este conocimiento histórico no constituye para ellos un elemento sobre el cual apoyarse para resolver su itinerario vital, ni una herramienta que les ayude a comprender el mundo que les tocó vivir. Y lo que es peor, su estudio tampoco contribuye al desarrollo, por lo menos indirecto, de algunas capacidades que les permitan alcanzar esos fines.

¿Qué sentido pueden encontrar los jóvenes de nuestro país a la enseñanza de una Historia con esas características?

Sólo una nueva enseñanza de la Historia -o lo que es lo mismo- la enseñanza de una Nueva Historia, pueden revertir esta situación.

Una de las alternativas que existe en este camino es la llamada Historia Local. Una corriente que desde hace varios años pasea próxima a los círculos académicos, pero que todavía despierta -sobre todo, por desconocimiento- alguna incredulidad o desconfianza entre los investigadores, estudiantes y docentes más conservadores.

No es extraño que ocurra tal fenómeno, la historia local es un poco hereje, es una historia que prescinde de los hechos notables de la Historia Patria, no hace referencia al Panteón Nacional, y no hace desfilar a ninguno de esos personajes notables con cuyos retratos se ilustran los libros de Historia.

La aceptación de estos planteos y de los retos que representa su adopción, han sido considerados en Chile, donde se han propuesto como tarea fundamental, que "los estudiantes perciban que la Historia y las Ciencias Sociales no constituyen un saber lejano y desvinculado de su mundo", sino un conocimiento "que les puede ayudar a comprender mejor sus vidas".

En concordancia con esto, se han propuesto "introducir, en el curriculum escolar el estudio y comprensión de las principales características del mundo que circunda inmediatamente a los estudiantes", es decir, su barrio, su ciudad o su región, o sea, su espacio local.

Con esto se ha abierto la puerta a esta nueva forma de hacer historia, que trabaja a pequeña escala; a nivel de la base social más que en el de los grandes hechos de realce nacional.

Esta nueva forma de hacer historia no sólo representa una modificación radical de, por lo menos una parte de los contenidos del sector, sino que además implica la renovación de la didáctica de enseñanza y aprendizaje, y lo que es más importante, llega a proponer un replanteamiento del sentido y justificación del conocimiento histórico. En otras palabras, lo que esta apertura plantea es- nada menos- que la redefinición de qué historia enseñar, cómo hacerlo, y para qué lo haremos

Naturalmente que el tema da para más, y sobre él, volveremos.


Señora Intendente Carolina Cosse: ¡no todo vale!

Por Jorge Ciasullo

La señora Intendente, en una acción que nada tuvo de espontánea, sino que fue, obviamente, meticulosamente preparada, estaba entre los espectadores en una etapa del Concurso de Carnaval en el Teatro de Verano, hasta que, impulsada por los aplausos -reiteramos programados- de sus acólitos, resolvió, "renunciado" a sus momentos libres, dirigirse al público presente.

No para realizar alguna manifestación, en línea de diversión, que sin duda le hubiera significado réditos, sino que, aprovechando, bajo una aparente y modesta actitud, para anunciar la siguiente fase de obras para el Ramón Collazo y sus alrededores.

Imaginamos el esfuerzo -tal vez inútil- de los responsables de tratar explicarles a los niños y hasta adolescente presentes, que la intervención de la intendenta, nada tenía que ver, con el espectáculo, aunque tal vez pudiera enmarcarse en una parodia, curiosamente en todas sus acepciones del diccionario de la Real Academia Española (RAE): "Imitación burlesca, burla, caricatura, remedo copia, simulacro".

Ha sido siempre tema de los espectáculos de Carnaval las imitaciones, algunas recordables, de personajes, principalmente políticos de nuestra sociedad. Las que, dentro de un marco de respeto, el público las recibía con beneplácito.

Pero en este caso, su actitud estuvo totalmente fuera de lugar y de tono -en tanto de aspirante a la presidencia-, además de abusar de la "propiedad" del lugar por la Intendencia Municipal de Montevideo. Fuera de lugar, porque su intervención la realizó en el transcurso del Concurso Oficial de Carnaval. Y fuera de tono, porque sus expresiones nada tienen que ver con el espectáculo.

Tal vez deberíamos acostumbrarnos, cuanto más próximos estemos a las elecciones nacionales, a ver ministros a caballo o "bajo la ducha" y, por qué no, bailando arriba de mesas de boliches.

Asumimos que, para algunos, seremos "antiguos", pero seguimos pensando que: ¡no todo vale!


Capitán Juan Antonio Artigas

Por Daniel Torena

Nació en Puebla de Albortón, el 2 de diciembre de 1793, en la Provincia de Zaragoza, del antiguo Reino de Aragón, donde los Artigas vivían desde el siglo XIV, con hidalguía militar en las guerras de la "Reconquista de España" contra los musulmanes. Eran propietarios medianos de tierras en la región, siendo su prestigio especialmente como militares, unos y otros campesinos propietarios fieles a la Corona de Aragón.

Trabajó en el campo con su familia, donde a los 16 años ingresó al Ejército Real, durante la "Guerra de Sucesión del Trono de España", entre 1701 y 1713, que culminó con el "Tratado de Paz de Utrecht". En dicha guerra, Juan Antonio integró el Ejército Real de España, al servicio del Rey Felipe V de Borbón, primero de esa Dinastía Francesa, que era nieto del Rey Luis XIV de Francia, el "Rey Sol". En esa guerra, las fuerzas de Felipe V, integradas en su mayoría por españoles, luchaban contra el Ejército del Príncipe y Archiduque de Austria, a quien los catalanes reconocían como su Rey y no a Felipe V, el Archiduque Carlos de la Dinastía de los Habsburgo que reinó en España en los siglos XVI y XVII, y que era apoyado por el Sacro Imperio Romano Germánico, la actual Alemania y Austria, más otras regiones de Europa Central, con el apoyo de Inglaterra, Holanda, Saboya, que era parte del norte de Italia, y Portugal. Toda la región de Cataluña apoyó al Archiduque Carlos, contra Felipe V, en esa guerra que movilizó a la mayor parte de Europa Occidental y que se combatió también en América del Sur. El joven soldado Juan Antonio Artigas, bajo el mando del General Bruno Mauricio de Zavala, luchará contra catalanes, ingleses, alemanes, portugueses y holandeses, siendo destacado por su valor en combate.

El Rey Felipe V, al culminar la "Guerra de Sucesión del Trono de España", premió al General Bruno Mauricio de Zavala con el grado de Mariscal de Campo y dentro de su Ejército al joven soldado Artigas, a quien Zavala tenía en gran aprecio por su valor como "soldado distinguido" por sus méritos militares, en la toma de Barcelona. En Cataluña, los combates siguieron hasta 1714 y Mallorca fue tomada en 1715. El Rey nombró a Zavala como Gobernador de Buenos Aires, por confiar en su persona para frenar el avance de los portugueses en la Banda Oriental, que habían fundado la "Colonia del Sacramento" en 1680, que las fuerzas españolas conquistaron durante la Guerra de Sucesión del Trono de España y por el Tratado de Utrecht, debieron devolver a Portugal.

En 1717, Juan Antonio Artigas se embarca junto a un "Escuadrón de Caballería", en el Puerto de Cádiz acompañando a Zavala a Buenos Aires. Luego de 90 días de navegación, llegan a Buenos Aires y allí conoce a una joven del patriciado porteño o criollo, la joven Ignacia Javiera Carrasco de 19 años, hija del Capitán Don Pedro Carrasco, de antiguos linajes peninsulares y americanos por la madre de Ignacia.

Se casaron y tuvieron varios hijos, entre ellos Martín José, que nacerá en Montevideo, padre del futuro prócer José Artigas.

En 1720, asolaban las costas del Plata y hasta el Atlántico, en la Banda Oriental, el pirata francés Esteban Moreau, en especial en la región de Castillos y otras zonas de Rocha hasta Maldonado y en otras oportunidades la costa del Río de la Plata, actual Canelones. Donde robaban ganado y caballos, como la faena clandestina de cueros, de los campos de la Banda Oriental. Esos cueros se vendían en Europa, razón por la cual el soldado distinguido y luego cabo mayor o principal, Juan Antonio Artigas, es enviado junto al Capitán Martín José de Echauri, a combatir a Moreau y unos 100 piratas que integraban su grupo de pillaje.

Poco después, en diciembre de 1723, los portugueses desembarcan en la Bahía de Montevideo, con el fin de levantar un fuerte y una nueva población y puerto para la Corona de Portugal, además de Colonia del Sacramento.

Zavala, con una pequeña escuadra y un ejército de 300 soldados españoles y criollos, más 1000 indios tapes, atacan por tierra y por mar a los portugueses, que abandonan sus posiciones y se embarcan rumbo a Colonia y otros a Río de Janeiro a buscar apoyo militar.

Zavala llega a fines de enero a Montevideo con su Ejército y Juan Antonio Artigas siendo parte del mismo. Zavala rápidamente ordena construir al ingeniero militar Petrarca el "Fuerte de San José", en 1724, para la defensa de la futura población. En las acciones militares figura Juan Antonio Artigas, que será recompensado por las autoridades coloniales por sus servicios prestados.

En 1724, Artigas y su familia, siendo de las primeras en llegar a Montevideo, el Gobernador Zavala como Capitán General del Río de la Plata le otorgó una manzana cerca del puerto en la futura Ciudad. Los Artigas llegaron con otro grupo de 4 familias llegadas de Buenos Aires. Posteriormente, cuando llegan las 13 familias de Islas Canarias, Zavala hace el reparto oficial de tierras y solares en la futura población, comenzando la primera parte de la fundación de Montevideo, de acuerdo al Derecho Indiano, el "24 de Diciembre de 1726". Juan Antonio Artigas tendrá "una casa de piedra y aperos de labranza", más unas tierras para chacras cerca de la futura Ciudad de "San Felipe y Santiago de Montevideo".

Cumpliendo con las "Reales Órdenes" del Rey Felipe V, "Rey de España e Indias", el Gobernador Zavala establece el primer "Cabildo de la Ciudad de San Felipe y Santiago de Montevideo", el Primero de enero de 1730. De ese primer Cabildo, Juan Antonio Artigas será nombrado Alcalde de la Santa Hermandad de acuerdo al protocolo. Juan Antonio Artigas juró el 3 de enero, "de mi mano a la suya la vara de la Real Justicia"... "por Dios y la Santa Cruz hizo conforme a derecho, en cuyo cargo prometo según su leal saber y entender"... "vigilar y guardar la campiña de la Ciudad de Montevideo". El Gobernador Zavala, en nombre de "Su Majestad Católica Don Felipe V, Rey de España e Indias", por los grandes méritos militares al Servicio de la Corona Española, es ascendido el 22 de enero, como "Capitán del Real Cuerpo de Milicias de Caballos Corazas de Montevideo", mayor autoridad militar y de seguridad pública de la Ciudad de Montevideo y su jurisdicción, del Cabildo que abarcaba en ese momento, los actuales Departamentos de Montevideo y Canelones.

Fue hasta la creación en 1750 de la Gobernación de Montevideo, que aumentó su jurisdicción hasta Maldonado y San José y el sur de Florida y Lavalleja actuales. En 1728 las autoridades coloniales, en nombre de la Corona Española, "Por Gracia Real", en un documento del Cabildo de Montevideo, le conceden a Juan Antonio Artigas una gran estancia en la región del "Arroyo Pando" o "Rincón de Pando", que abarcaba una extensa propiedad que iba desde cerca de Pando actual, Barros Blancos hasta la actual Escuela Militar de Aeronáutica. Su esposa, por los Carrasco, tendrá otra gran estancia que se ubicaba entre el Río de la Plata y el Arroyo Carrasco por el este hasta cerca del Arroyo Pando, siendo casi toda la actual Ciudad de la Costa de Canelones.

En los numerosos cargos que tuvo en el Cabildo de Montevideo se destacan los de "Alférez Real", que portaba el "Estandarte Real" en las grandes ceremonias de los "Santos Patronos de la Ciudad" y del "Corpus Christi", era un muy alto honor y fue elegido varias veces, además de haber sido "Alcalde Provincial", a cargo de la justicia y seguridad de la campiña de Montevideo y Canelones. Fue un muy distinguido jefe militar, que recorrió innumerables veces la campiña de todo Montevideo y Canelones, recorría a caballo solo toda la costa del río de la Plata desde Montevideo hasta el Arroyo Solís Grande y las nacientes del Santa Lucía, inclusive cosa que ningún otro oficial había hecho, por el peligro de los belicosos guerreros y jefes charrúas y minuanes, que asolaban la campaña y eran muy temidos por los habitantes de Montevideo. Él solo negoció con los jefes charrúas una paz provisoria y luego más extensa, los jefes charrúas y minuanes admiraban su coraje y valentía y lo habían visto combatir con gran bravura al Capitán Artigas.

La Corona Española, por intermedio del Gobernador Zavala, lo premió con el título honorífico de hidalguía o caballero, de "hijodalgo", por ser fundador de Montevideo, cuyo origen proviene de la llamada nobleza media, de Hidalgos de Castilla. Pero en el actual Departamento de Canelones, fue un verdadero pionero por su trabajo en los campos y por su rol militar simultáneamente, residiendo largos períodos de tiempo en su Estancia del Arroyo o Rincón de Pando. Justamente en 1741, prestó sus campos en el Rincón del Pando, para las caballadas de los Cuerpos de Milicias de Montevideo que él comandaba. Fue además quien envió oficios al primer Gobernador de Montevideo, Brigadier de los Reales Ejércitos, Joaquín de Viana en 1751, sobre la necesidad de tener una "Guardia Militar" en la zona este del actual Departamento de Canelones, para su custodia y luego del "Camino Real a Maldonado" y la Costa del Río de la Plata. Será justamente poco después en el sector de su "Estancia de Rincón de Pando", de su propiedad, cedió para la primera "Guardia Militar de Pando", en forma provisoria al principio y luego definitiva será después con el tiempo la "Guardia Militar de Pando", organizada por el primer Virrey del Río de la Plata, Teniente General de los Reales Ejércitos, Don Pedro de Cevallos en 1777. Estaba ubicada en el predio de la actual Escuela Militar de Aeronáutica.

En 1762, según los documentos, pese a su edad, y en 1763 combatió contra los portugueses en la toma de Colonia y en combates en la campaña circundante a Colonia, con victorias contra los lusitanos. Luego, en 1763 recorrió "los campos de Casupá, Marmarajá y Berdún", contra contrabandistas y malones, poniendo orden en la campiña y la tranquilidad para los pocos vecinos, que trabajaban en las estancias cimarronas de la región, que era muy peligroso vivir en la campiña de la Banda Oriental.

En 1773, su esposa Ignacia Carrasco falleció, haciendo que Don Juan Antonio Artigas realizara votos perpetuos como religioso de la "Orden Tercera de la Merced", de la cual era miembro desde 1747, y dejara una fuerte donación a los pobres de Montevideo. Su patrimonio era muy importante, habiéndolo aumentado considerablemente con su trabajo, incluyendo varias estancias, chacras y casas en Montevideo, así como una propiedad rural heredada de su familia en Puebla de Albortón, en España. Dejó a cada uno de sus hijos propiedades rurales, como estancias y chacras, solares con viviendas en Montevideo, y una importante suma en metálico. Por ejemplo, el padre de nuestro prócer, el Capitán Martín José Artigas, heredó una parte de la gran "Estancia del Rincón de Pando" y una gran chacra o pequeña suerte de estancia sobre el Arroyo Carrasco y el Río de la Plata al sur, un sector que hoy es parte de la Barra de Carrasco, actual Ciudad de la Costa, además de una casa en Montevideo y una chacra en "Peñarol Viejo". El Capitán Martín Artigas acrecentó su patrimonio al hacerse cargo de la "Estancia del Sauce Solo", posteriormente al casarse con Francisca Antonia Arnal. Vendió la parte de la estancia del "Rincón de Pando" que le correspondía en 1796, manteniendo las otras propiedades y comprando una gran estancia en "Casupá", Florida. Como su padre, Don Martín Artigas fue un gran militar y cabildante extraordinario por 21 años consecutivos del Cabildo de Montevideo, y fue miembro, como su padre, de la "Orden Tercera de la Merced". Ambos fueron grandes pioneros y productores rurales en el actual Departamento de Canelones, donde vivieron largos períodos de tiempo, contribuyendo con su esfuerzo y trabajo a un gran aporte al desarrollo económico de la región, siendo pilares en las zonas de Pando, Ciudad de la Costa y Sauce. De acuerdo con su testamento, Don Juan Antonio Artigas pidió ser sepultado en la Iglesia de San Francisco y amortajado con el hábito de San Francisco.

El viejo Capitán Juan Antonio Artigas falleció el 8 de abril de 1775, a la avanzada edad para la época de 82 años. Su hijo, el ilustre Capitán Martín José Artigas, fue un muy destacado miembro por largos años del Cabildo de Montevideo y un gran militar también en las guerras coloniales contra los portugueses, así como un gran pionero en la "Estancia del Sauce Solo", al igual que su nieto, nuestro prócer el General José Artigas, "General en Jefe de los Orientales" y precursor de la "Nacionalidad Oriental".


El triste final de la megaley, ¿fue realmente impericia?

¿Y ahora? El que piensa mal peca, pero a menudo adivina. Como todos somos pecadores, todos pensamos mal. Y al hacerlo, quién sabe, capaz que adivinamos, dice el historiador Loris Zanatta en sus siempre interesantes reflexiones en el diario La Nación. Las compartimos a continuación.

Ante el triste final de la famosa megaley que debía revolucionar la Argentina, al convertirse la guerrilla parlamentaria en derrota epocal, surge la pregunta: ¿fue realmente impericia? ¿Tanta y tan evidente que pareció un monumento a la impericia? Tal vez. O no. Quizá el presidente Milei jugaba a perder. Prefería la derrota total a la victoria parcial. Dicen que es un genio; vaya uno a saber cómo piensan los genios.

Pensar mal, en este caso, es pensar que Milei prefirió pasar por víctima, hacerse el mártir. ¿Lo ven? El pueblo me eligió, pero la casta me impide gobernar. ¿Qué mejor excusa para apelar al pueblo y pasar por encima de la casta? ¿Para intentar sacudirse los adornos de la democracia? Como si el pueblo eligiera a la casta en las elecciones legislativas y al monarca para combatirla en las presidenciales; como si, quién sabe por qué milagro, el pueblo fuera santo y puro y la casta, sucia y pecadora. Si esto es genial no sabría decirlo, original desde luego que no: ¿cuántas veces ocurrió ya? ¿Cuántos líderes carismáticos recurrieron a la misma artimaña? No hay nada que hacer, cualquiera que sea su contenido, progresista o reaccionario, liberista o estatista, la mentalidad populista gira siempre en torno al mismo eje ideal: mi pueblo es el único y verdadero pueblo, por tanto es todo el pueblo. Nada mejor que un plebiscito para afirmarlo, mientras los sondeos de opinión den cielo despejado, antes de que la tormenta oscurezca el horizonte: un sí o un no, a favor o en contra, tómalo o déjalo, todo o nada, blanco o negro, nada de los mil matices de gris de los regímenes constitucionales. No es casualidad que Bukele esté de moda.

Dejemos de lado los festejos kirchneristas, cínicos e hipócritas. Y glosemos las alegrías de los trotskistas, una tribu extinta inconsciente de su propia extinción. Embriagados con su fe, aturdidos por la ideología, no creen en lo que ven, sino que ven lo que creen. Que hoy se erijan en guardianes de la "democracia burguesa" que detestan y pisotearon es repugnante, pero no sorprendente. Lo que sí, acaso, se le puede reprochar al "método Milei" es que les sirve en bandeja de plata la oportunidad de hacerlo. Un gran problema, un problema atávico del liberalismo argentino y latinoamericano, un dilema inquietante: ¿no será que se confunde a menudo el liberalismo con un terco y visceral conservadurismo? ¡Cuántas sacrosantas causas liberales han sido ya entregadas a los opositores! De la igualdad de género a la diversidad sexual, de la laicidad al ambientalismo racional, ya se perdió la cuenta de los temas cedidos por necedad al colectivismo woke, a la "política de la identidad" dispuesta a convertir a cada minoría en una tribu, a cada derecho en una obligación.

Los que me sorprenden son los republicanos: algunos, claro, pero más de lo que imaginaba. No pensaba que el odio pudiera confundir tanto, nublar hasta este punto sus sanos principios. Veo brotar listas de proscriptos, insultos a los "traidores", "culpables" expuestos a la picota. ¿Qué los distingue de sus adversarios? Veo el mismo impulso violento, la misma exhibición de arrogancia, la misma intolerancia. En nombre de la libertad, como si de la libertad poseyeran el monopolio. ¿Será liberal? ¿Será libertario? Es verdad que todo "pueblo", por muy "bueno" que sea, se crea un "enemigo del pueblo".

Es esta mentalidad la que me hace dudar de Milei, me hace sospechar que juega a que peor es mejor. De plebiscito, no importa si apenas consultivo, hablaba en campaña electoral, cuando arremetía sin piedad contra quienes hoy lo aclaman; llamaba "maligno" al Papa, a quien ahora alisa el pelo; despreciaba al Congreso, al que ahora exige el voto. No sé ustedes, pero yo desconfío de quienes un día son el doctor Jekyll y al día siguiente Mr. Hyde, de quienes anteponen la ética de la conveniencia a la ética de la responsabilidad. Lástima, lástima de verdad, espero que todos recapaciten y que lo hagan a tiempo. Porque la Argentina necesita, bien hecha, la liberalización prometida por Milei, porque la que sufre es la ya mermada credibilidad de las instituciones republicanas, porque jugar con las reglas del peronismo -el que gana se lleva todo y nosotros somos el pueblo- dará como resultado una variante de peronismo.

No doy por perdida la esperanza. Aunque difícil de digerir, lo ocurrido debería tomarse como lo que es: un revés fisiológico como los que tarde o temprano sufren todos los gobiernos democráticos. ¿Quién no se ha hundido alguna vez en el Parlamento? Entendido así, serviría de lección a quienes necesitan varias sobre cómo funciona una democracia. ¿No habremos puesto demasiada carne en el asador?, podría preguntarse. ¿No hubiera sido más sensato ponerla en diferentes momentos considerando sus diferentes tiempos de cocción? Quizá no sea el caso de deshacer con los exabruptos presidenciales las alianzas tejidas por los sherpas en el Congreso. Si esta fuera la lección, nada estaría perdido y todo por ganar: las leyes que han vuelto a comisión seguirán su curso y volverán al hemiciclo. Algunas habrán sufrido cambios y otras no, pero el andamiaje general no se habrá desmantelado. El cambio será más lento, pero más sólido. De no hacerlo así, si el Presidente soñara con una marcha triunfal jugando con el fuego plebiscitario, si en serio acariciara la idea de enfrentar a los "buenos argentinos" contra los "malos", "buenos", entonces pónganse el casco y abran el paracaídas: "La fiesta que acaba de empezar", cantaba Roberto Carlos, "ya ha terminado".


Regionalismo, particularismo y el futuro de la política española

En su proceso de vaciamiento del Estado (vendiendo cachitos de él a los partidos nacionalistas), Sánchez está vaciando el PSOE, que es un partido más personalista que nunca, argumenta el periodista Ricardo Dudda en una interesante columna publicada en Letras Libres que reproducimos.

Toda elección regional se lee en clave nacional: es algo extraño en un país tan descentralizado (a pesar del relato nacionalista que señala lo contrario). Y toda elección, cualquiera, es un plebiscito sobre el líder de turno, a pesar de que tenemos un régimen parlamentario y no presidencialista. Las elecciones gallegas del domingo se han leído desde estas dos perspectivas. Han sido en clave nacional porque el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, gobernó Galicia con mayorías absolutas entre 2009 y 2022: su sucesor, Alfonso Rueda, ha conseguido mantener esa racha con un resultado excelente (40 diputados de 75). Y han sido un plebiscito sobre Feijóo y su liderazgo post-Galicia: ha demostrado que dejó todo atado y bien atado.

Pero también han sido un plebiscito sobre el presidente Pedro Sánchez. ¿Está funcionando su estrategia de alianza con los partidos nacionalistas? En parte sí: ahí sigue, gracias a su apoyo. Y el PSC fue el partido más votado en Cataluña en las elecciones generales del 23 de julio. Pero el coste para el PSOE a nivel nacional es altísimo. En Galicia, los socialistas han pasado de 14 escaños a nueve, y los nacionalistas del BNG ahora tienen 25 diputados, frente a los 19 de 2020 (o los seis de 2016).

En su proceso de vaciamiento del Estado (vendiendo cachitos de él a los partidos nacionalistas), Sánchez está vaciando el PSOE, que es un partido más personalista que nunca y sin disidencia ni pluralidad interna: solo queda Emiliano García-Page en Castilla La Mancha, cuya supuesta disidencia sirve para dar una apariencia de pluralidad en el partido. Su atractivo en las regiones no nacionalistas es cada vez menor, y en las nacionalistas quizá empiece a ocurrir lo que ha ocurrido en Galicia: el votante prefiere el original (el partido nacionalista de turno) que su copia (un PSOE que lleva años intentando vender a su votante las bondades de sus socios nacionalistas). No parece una estrategia inteligente para el largo plazo.

Como ha escrito Manuel Arias Maldonado, Sánchez ha promovido "una concepción plurinacional del país que va calando entre amplios sectores del electorado -ya es casi una cultura- y convierte la política nacional en una convención de particularistas dedicados al desguace del Estado democrático". Esta lógica se da incluso en los parlamentos regionales: Democracia Ourensana, un partido personalista del excéntrico alcalde populista de Ourense Gonzalo Pérez Jácome, ha obtenido un diputado en el parlamento gallego. Su interés no parece que vaya a ser la gobernabilidad de la región, sino que sus intereses particulares estén representados.

Esta lógica produce un incentivo muy perverso. Si eres un político murciano y quieres que te hagan caso en Madrid, crea un partido particularista y chantajista y nacionalista murciano que vaya al Congreso a decir "qué hay de lo mío". Si el líder de turno necesita tu apoyo, te acabará dando lo que quieres. Es la idea que hay detrás del partido Teruel Existe, pero también del Partido Regionalista Cántabro. Son formaciones no nacionalistas que se han dado cuenta de que la mejor estrategia para que te hagan caso en el Congreso es ser nacionalista: apelar a un orgullo herido particular que debe ser reparado moral y políticamente (y, por el camino, llevarse privilegios y prebendas). Volviendo a Arias Maldonado, es la "lógica de gobierno desarrollada por el PSOE de Sánchez en Madrid: conviértete en minoría territorial indispensable para la conformación de una mayoría parlamentaria y pide por esa boquita".


La dictadura venezolana y la humillación de Chile y Estados Unidos

El secuestro del teniente Ojeda viola la soberanía chilena en una agresión injustificada y no-provocada, argumenta el académico Héctor Schamis en una columna para el portal argentino Infobae que nos interesa compartir.

La semana pasada escribí sobre el segundo asesinato de Navalny. "Segundo" porque el anterior, intento por envenenamiento, lo superó en una clínica de Berlín. Este ocurrió en prisión, sin explicación oficial sobre la causa, sin autopsia.

Trazaba un paralelo con otras muertes bajo custodia del Estado en América Latina; según las autoridades por diversas causas naturales. Sea por delicada salud, COVID, accidentes o suicidio, pretendidamente, ese es el argumento de rigor en Cuba, Nicaragua y Venezuela. El número de estos episodios está directamente correlacionado con el tiempo de permanencia de dichas dictaduras en el poder. Hoy vuelvo al tema incluyendo otro crimen en la lista: el secuestro, además en una nación extranjera.

Así ocurrió en el caso del teniente coronel Ronald Ojeda, oficial venezolano antes fugado de una cárcel en su país y hoy con status de refugiado en Chile. Se lo observa en el video de seguridad del edificio donde vive, semi-desnudo, en ropa interior y siendo llevado por la fuerza por un grupo de personas auto-identificadas como Policía de Investigaciones de Chile, pero encapuchadas y con atuendo, armas y equipamiento militar.

Dada la modalidad de la operación, las armas, los gestos y técnicas de captura que se observan, la opinión de los expertos es que se trató de un comando de la DGCIM, Dirección General de Contrainteligencia Militar de Venezuela. La hipótesis alternativa sugiere una operación ejecutada por el crimen organizado. Hablan del "Tren de Aragua", organización con presencia en toda la región, Chile incluido.

Pero es lo mismo, agrego yo. El régimen chavista siempre se apoyó en organizaciones paralelas no-estatales, colectivos motorizados, paramilitares, bandas delictivas en las prisiones (pranes) o el crimen organizado. Funciona en colusión con ellos y con diferentes grados de integración. Los vínculos entre sí no son accidentales, son orgánicos. Es la fusión de la violencia del Estado, el control territorial y los extraordinarios recursos que se originan en el tráfico de drogas y personas, la minería ilegal y el contrabando de gasolina.

Este secuestro es de mayor sofisticación. Incluye una violación de soberanía y de diversos instrumentos del derecho internacional sobre el asilo, comenzando por la propia Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 y la Convención sobre los Refugiados de 1951. La infiltración de militares en territorio extranjero, personificando a policías chilenos para una vez allí ejecutar un secuestro y posterior desaparición, constituye asimismo un acto de agresión injustificado y no-provocado hacia otra nación.

De eso se trata precisamente. La ironía de Diosdado Cabello en su habitual parodia televisiva negando la participación de Caracas en el secuestro no es más que la firma del régimen al pie de página. Precisamente, la dictadura siempre se presenta con exhibicionismo. Así de paso humilla al gobierno de Gabriel Boric, de izquierda pero crítico de la dictadura chavista, reprobación que les hace daño.

Con esta operación Maduro también humilla a Estados Unidos, nada menos, reduciendo su estatura internacional. La Administración Biden invirtió gran cantidad de recursos de política exterior en un proceso de transición conducido por el régimen de Maduro. A tal fin indultó a Alex Saab, eliminó sanciones y patrocinó la firma de contratos de exploración de gas en el Caribe operados por PDVSA. Ello aceleraría el proceso de negociación de Barbados con elecciones libres y justas este fin de año.

Proceso de negociación que quedó en un callejón sin salida. Con Saab libre y menos sanciones, el régimen emprendió una feroz razzia represiva. Ratificó la inhabilitación de María Corina Machado, encarceló a varios de sus colaboradores cercanos, persiguió a periodistas y defensores de Derechos Humanos, y produjo la desaparición, luego arresto, de Rocío San Miguel, tomando a su familia como rehenes.

Y ahora este secuestro, con el que también humilla a las fuerzas de seguridad chilenas. Ya nadie habla de transición y elecciones, como si fueran parte de un pasado lejano. Ahora el elefante está en la habitación. Es que mientras le hablaban de elecciones, Maduro se preparaba para capitalizar la coyuntura internacional que se aproxima: las elecciones en Estados Unidos.

Sabe bien que nadie estará prestándole demasiada atención a medida que se acerque noviembre. Y es la tercera vez, así lo hizo en 2016 y 2020. Todos los gobiernos cambian, el chavismo sigue allí.


La guerra en Ucrania se estanca dos años después de la invasión rusa

Rusia toma la iniciativa con tímidos avances ante la escasez de munición de las tropas de Kiev, la falta de rotación de sus soldados y las dudas sobre el apoyo de Washington. Los analistas vaticinan un conflicto largo, dice una interesante crónica del conflicto publicada en El País de Madrid que aquí compartimos.

Estancamiento, fatiga, desgaste. La "operación militar especial" en Ucrania que el presidente ruso, Vladímir Putin, anunció el 24 de febrero de 2022 acaba de cumplir dos años sin que la invasión a gran escala que puso en marcha ese día el Kremlin haya dado los resultados que esperaba. Decenas de miles de muertos y heridos después, la guerra de Rusia en Ucrania está enquistada con un frente en el este y en el sur del país de más de 800 kilómetros de fortificaciones, minas y trincheras en el que ninguno de los dos bandos logra avances significativos. Ucrania y sus aliados de Occidente comienzan a mostrar cansancio. Las municiones proporcionadas por sus socios, sin las que Kiev jamás habría podido resistir a la segunda potencia militar mundial, escasean. El Congreso de Estados Unidos mantiene bloqueado un nuevo paquete de ayudas impulsado por la Casa Blanca, mientras la industria armamentística europea no logra producir al ritmo que necesitan los ucranios, lo que ha permitido a Moscú retomar la iniciativa.

A lo largo de estos dos años, la guerra ha atravesado tres etapas. Tras la invasión a gran escala lanzada por Moscú, Kiev logró repeler la agresión, obligando a las tropas de Putin a reagruparse hacia el este y el sur del país. Luego, recuperó territorios clave en torno a la ciudad de Járkov y poblaciones como Jersón. Gracias al apoyo militar cada vez más decidido de Occidente -algunos países titubearon al principio para no verse implicados en el conflicto-; Ucrania lanzó en junio una contraofensiva para intentar echar a Rusia del territorio ocupado. Pero los nuevos tanques Leopard y Abrams, los vehículos blindados, y la formación recibida en el exterior por sus tropas no fueron suficientes para atravesar la barrera defensiva diseñada por los rusos en las posiciones que controlan. "Como en la I Guerra Mundial, hemos alcanzado el nivel tecnológico que nos sitúa en tablas", dijo en noviembre el excomandante en jefe del ejército ucranio Valeri Zaluzhni a The Economist.

"La guerra se encuentra ahora mismo en una etapa de bloqueo táctico, de estancamiento", explica Thibault Fouillet, de la Fundación para la Investigación Estratégica, con sede en París. "Desde hace cinco o seis meses, atravesamos una fase en la que no se vislumbra un impulso real. Tras dos tentativas alternas de grandes ofensivas por ambas partes, nos encontramos en una situación de guerra limitada", prosigue el experto militar. "Es cierto que ahora los rusos avanzan, pero lo hacen muy lentamente y de una forma moderada", añade. Fouillet resta importancia a la escasez de suministros militares de la que se queja Kiev. "Aunque la situación sea crítica, Ucrania no se va a encontrar mañana sin ninguna munición. Estamos en un período de escasez a nivel global, pero los suministros, aunque disminuyan, no van a desaparecer. Ucrania no va a derrumbarse por la falta de proyectiles; si se derrumba será por la falta de moral o por cansancio", señala. "Eso sí, sin suficientes proyectiles no podrá volver a poner en marcha una nueva ofensiva", añade.

En esas condiciones, mantenerse en las zonas que tiene bajo su control es todo lo que Kiev puede hacer por ahora (controla el 80% de su territorio). Así lo sostiene Mykola Beleskov, analista del Instituto Nacional de Estudios Estratégicos de Ucrania. "Nuestra meta sobre el terreno durante 2024 debe ser retener los territorios que controlamos. No tenemos otra opción que la defensa activa debido a la escasez de munición y a las dificultades de movilización" de nuevos soldados, sostiene en una entrevista con el canal de noticias de la televisión pública. Al igual que Fouillet, Beleskov admite que ahora es Rusia la que tiene la iniciativa, "pero carece de la suficiente ventaja para poner en marcha una nueva ofensiva".

Sin avances importantes de ninguno de los contendientes, el conflicto se ha convertido en una guerra de desgaste. Y para librarla, Ucrania seguirá necesitando el esfuerzo militar y económico de sus aliados, sin prisas para alcanzar resultados inmediatos. "La forma más eficaz para que Ucrania recupere su ventaja es construir una defensa eficaz y profunda que reduzca su número de bajas y sus necesidades de municiones", sostiene Franz-Stefan Gady, del Instituto Internacional para Estudios Estratégicos (IISS, en sus siglas en inglés) de Londres.

Este experto calcula que Kiev necesitará entre 75.000 y 90.000 proyectiles de artillería cada mes para lograr ese objetivo. "Occidente debe entender que el motor de Ucrania en la guerra es su capacidad de infligir un gran desgaste, causando más bajas personales y materiales que el enemigo". Gady subraya que no es momento de avanzar sobre el terreno, sino de defenderse de los ataques rusos y reconstituir sus fuerzas para lograr más adelante una ventaja en el campo de batalla. "Ucrania y los países occidentales disfrutan de una ventaja general en materia de recursos [sobre Rusia], y el desgaste puede resultar importante para lograr la victoria".

Una estrategia defensiva

"La contraofensiva del pasado verano es lo que realmente ha agotado a los ucranios en términos de hombres y de armamento, como le ocurrió a Rusia tras la invasión", insiste Fouillet, el analista francés. "Ahora necesitan resistir y movilizar nuevas tropas para hacer rotaciones entre los soldados", añade. "Ucrania tiene que recuperarse, encontrar nuevos medios de combate, conseguir nuevos suministros de Occidente. Esa es la razón por la que se encuentra en una lógica defensiva. Es el momento de regenerar sus fuerzas y perder el menor tiempo posible. Ucrania necesita más hombres, más material. Y eso no se consigue en un momento". El Parlamento ucranio debate desde diciembre un proyecto de ley de movilización cuyo objetivo inicial era reclutar a 500.000 nuevos soldados, pero la iniciativa ha encontrado un fuerte rechazo social que contrasta con la afluencia masiva de voluntarios que se produjo al comenzar la guerra hace dos años.

Si la moral está baja, las dudas económicas tampoco ayudan. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, solicitó al Congreso el pasado octubre una ayuda suplementaria para Ucrania de 56.000 millones de euros, después de que los fondos comprometidos en diciembre de 2022 por su mayor donante de armamento se agotaran en el segundo semestre del año pasado. Sin embargo, la proposición está paralizada de momento ante el rechazo de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes. La Unión Europea, por su parte, ha aprobado un paquete de asistencia de 144.000 millones de euros, de los cuales ha entregado ya 77.000. De lo efectivamente aportado por los países europeos en su conjunto, 35.200 millones corresponden a suministros militares, según el último estudio del Instituto de Economía Mundial de Kiel (IFW), en Alemania.

"Ahora, los mayores riesgos no tienen que ver con el frente", destaca Beleskov, el experto en seguridad ucranio. "En EE UU el principal problema es el inicio de la campaña electoral [de cara a las presidenciales de noviembre], en la que algunos actores [en referencia a los republicanos] evalúan la ayuda a Ucrania no desde el punto de vista de su victoria o derrota, sino de las posibilidades que su candidato tenga para ganar", prosigue. "Si Ucrania no demuestra su voluntad y disposición a resistir, será mucho más fácil que los que se oponen a ayudarnos consigan sus objetivos". Beleskov, como otros analistas consultados, recuerda también que tanto EE UU como Europa necesitan tiempo para incrementar la producción de armamento y munición: "Los años 2022 y 2023 ha sido el período en el que hemos contado con las reservas que nuestros socios acumularon hasta 2022. Ahora están exhaustos".

Si se mantiene la ayuda occidental, el conflicto más globalizado desde la II Guerra Mundial va para largo, según los expertos. La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, y el presidente de turno de la Unión Europea, el primer ministro belga, Alexander de Croo, tienen previsto escenificar ese apoyo con una visita a Kiev este sábado. "Estamos haciendo todo lo posible para que la guerra acabe cuanto antes", dijo el jueves el presidente ucranio, Volodímir Zelenski, a la cadena estadounidense Fox. "La guerra solo acabará cuando el mundo esté preparado para parar a Putin; pero seamos francos, el mundo no está preparado, el mundo tiene miedo de posibles cambios en Rusia. Cuando el mundo se dé cuenta de que Putin se ha saltado todas las líneas rojas, esta guerra acabará".


Frases Célebres 980

"Las familias y los niños no merecen la medida que tomó el sindicato de maestros de realizar un paro en la primera semana de clases". Olga de las Heras, directora general de Educación Inicial y Primaria, cuestionó los motivos que llevaron al sindicato de maestros a realizar un paro en algunas escuelas de Montevideo. Primera Mañana, radio El Espectador (26/02/2024).

"Las autoridades educativas han respetado a rajatabla las pautas reglamentarias de elección de horas en 2024. Quiero sacar esta cuestión de que hay problemas: no hay problemas (...) algunas manifestaciones de los sindicalistas contra decisiones de la ANEP son puestas en escena. No se puede decir que es un caos cuando se están acordando cosas. Este mes se celebrarán tres reuniones bipartitas con los docentes sindicalizados, cuando usualmente es una mensual. Ellos [en referencia a Fenapes] han aceptado planteos que les hemos hecho, pero después salimos a la prensa y muestran otra cosa". Jenifer Cherro, directora general de Secundaria, tras cuestionamientos por parte de sindicatos de docentes por tardanzas en la elección de horas para este año lectivo. Arriba Gente canal 10 (26/02/2024).

"El Estado está muy presente en los distintos barrios de Montevideo y en todo el país. Nos falta ajustar un poco más la interconectividad entre los organismos y hacer una especie de trazabilidad en la historia de los niños". Virginia Cáceres, presidenta de la ANEP, a raíz de los episodios de violencia en que se vieron vinculados menores de edad en las últimas semanas. Teledía, canal 4 (28/02/2024).

"La atención de niños baleados se han vuelto más frecuentes". Javier Prego, doctor del Hospital Pereira Rossell, refiriéndose a los menores baleados o muertos en episodios de violencia narco. En Perspectiva, radiomundo 1170am (28/02/2024).

"La Cámara de Representantes tiene muchísimos problemas de quórum y con el voto electrónico se generó una transparencia que deja a los legisladores expuestos". Sebastián Andújar, diputado del Partido Nacional, refriéndose a la implementación del voto electrónico. Primera Mañana, radio El Espectador (26/02/2024).

"Lo estoy meditando. Si me apurás, lo más probable es que no firme". Fernando Pereira, presidente del Frente Amplio, sobre plebiscito que impulsa Pit-Cnt para reformar la Seguridad Social. Punto de Encuentro, radio Universal (26/02/2024).

"Me preocupa más lo que va a pasar este año, que la revisión que el primer mandatario puede hacer sobre lo hecho durante la gestión en el pasado. No solo es un año electoral, es un año donde la gente vive, siente, sufre, se alegra y hay problemas que me parece que no deberían esperar a que cambie el gobierno. Se podrían resolver desde ya y me consta que la intención puede estar, así que expectantes por eso. Es lógico que un gobierno muestre los logros y es lógico también que desde la oposición mostremos la diferencia y las cosas que faltan. No tiene mucho misterio". Yamandú Orsi, precandidato presidenciable del Frente Amplio y todavía intendente de Canelones, acerca de lo que espera del discurso del presidente de la República en el Parlamento el próximo sábado. Montevideo Portal (26/02/2024).

"Hay formas de plantear las cosas que ayudan más. Pepe podía haber dicho: ‘Yamandú llega más al interior'. Me parece que es como tenemos que tener la campaña, no necesariamente generando una condición que alimente las pasiones internas. La interna es como un precalentamiento. En todo caso, yo con lo que llamé la atención es que hay que tener ojo con enfrentar demasiado los cañones hacia adentro, porque no están las diferencias principales hacia adentro. Una cosa es que un tuitero medio desconocido tire un boniatazo interno. Cuando somos los principales dirigentes, genera un riesgo". Oscar Andrade, senador comunista, sobre los dichos del expresidente José Mujica quien puso en duda la llegada de la precandidata Carolina Cosse a los votantes del interior. Desayunos Informales, canal 12 (26/02/2024).

"Todos tenemos que ser siempre autocríticos, tenemos que ser muy humildes, mucho más en ejercicio de gobierno. Y no todo está bien, hay cosas para corregir, pero todo está mucho mejor. No hay indicador que diga lo contrario, es más, no hay relato que pueda contra la realidad". Álvaro Delgado, precandidato presidenciable por el Partido Nacional. La Diaria (2802/2024).

"Creemos que es una asignatura pendiente del país. Si bien afortunadamente la pobreza bajó, sigue siendo el doble entre los niños, entonces tenemos un problema pendiente, estructural, que hay que atender y que se puede resolver". Pablo Mieres, ministro de Trabajo y líder del Partido Independiente, acerca de que si bien en su colectividad no habrá competencia interna, una de las prioridades de la campaña del PI estará enfocada en la reducción de la pobreza infantil. Justos y Pecadores, radio Uruguay (23/02/2024).

"No tengo elementos para decir que la Justicia actuó flechada (...) La construcción del Antel Arena es una buena cosa y le hizo mucho bien a la zona, aunque es otro cantar el costo y si lo tenía que hacer el ente o un privado". Guido Manini Ríos, senador y líder de Cabildo Abierto. Doble Click, Del Sol FM (23/02/2024).

"Si yo tengo una visión muy crítica con algunas cosas que pasaron en la Justicia, la salida de una fiscal del mundo de la Justicia y el ingreso a la política, tomando como base su gestión escribiendo un libro, etcétera, entorpece el análisis del funcionamiento independiente de la Justicia". Jorge Gandini, candidato en las internas del Partido Nacional y líder del Movimiento Nacional Por la Patria, sobre la incorporación de la exfiscal Gabriela Fossati al Partido Nacional. Paren Todo, radio El Espectador (26/02/2024).

"Política barata no". Gabriela Fossati, exfiscal, respondiéndole a Jorge Gandini a través de su cuenta de X (antes tuiter), tras recordarle al político el día de que él fue a su casa para que se uniera a Por la Patria.


El golpe de 1973. Las claves para entender lo que pasó

Por LA LIBRERIA

Ed. Sudamericana, 240 páginas, año 2023. Por Nelson Fernández.

Nelson Fernández (Montevideo, 1962) es un periodista y autor uruguayo. Actualmente, es Gerente de Noticieros en Canal 10. Escribe en El Observador y se desempeña como corresponsal del diario argentino La Nación.

En "El golpe de 1973..." Fernández realiza un esclarecedor recorrido periodístico a través de uno de los momentos más oscuros y trascendentales de la historia uruguaya: el golpe de Estado de 1973. Con 42 años de experiencia como periodista y un profundo conocimiento de la época, Fernández ofrece una perspectiva precisa y cautivadora que busca comprender en su totalidad el complejo fenómeno, evitando caer en afirmaciones simplistas o maniqueas.

A lo largo de diez capítulos, el autor aborda diversas dimensiones del contexto nacional e internacional que propiciaron el golpe. Desde el clima de violencia política y desesperanza económica que caracterizaba al Uruguay de entonces, hasta las raíces del fenómeno inscrito en el concierto mundial, el libro examina preguntas incómodas y desafía interpretaciones caprichosas del pasado reciente.

El texto se sumerge en el quiebre institucional anterior a 1973, destacando la historia de Uruguay marcada por golpes a su institucionalidad desde sus primeros días como Estado. Además, explora los movimientos guerrilleros en Latinoamérica, su respaldo internacional y la conexión de Uruguay con una serie de desbordes en el continente.

El autor también dedica capítulos a la unidad internacional de la izquierda, la historia del movimiento guerrillero uruguayo contextualizado en la izquierda del país, y un análisis de la economía del siglo XX, explicando la sociedad de brazos caídos ante la pérdida de la democracia debido al estancamiento e inflación.

A lo largo de cada capítulo, el autor subraya la aspereza de aquel tiempo, instando a la reflexión con un contundente "nunca más" y valorando la democracia que surgió en 1985 como la más extensa en la historia uruguaya.

En definitiva, "El golpe de 1973..." no solo proporciona una narrativa histórica detallada, sino que también invita a la reflexión sobre la importancia de preservar la democracia y recordar los eventos que la amenazaron, contribuyendo así a la construcción de una memoria colectiva que impulse el compromiso con los valores democráticos.

Correo de los Viernes.
Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.